“Patio”, de Leonardo Garet: una obra culminante

“Una obra culminante” ha titulado el crítico literario Alejandro Michelena (Montevideo, 1947) a una nota escrita sobre el último libro de poemas del salteño Leonardo Garet: “Patio”. El libro fue editado por la editorial capitalina Yaugurú y presentado sobre fines del año pasado en Montevideo. Compartimos seguidamente la nota de Alejandro Michelena, asiduo colaborador de esta página de EL PUEBLO:
UNA OBRA
CULMINANTE
El más reciente libro de Leonardo Garet puede considerarse un logro culminante en su larga, intensa y rica tarea de creación poética. Y afirmamos esto, porque en Patio (Editorial Yaugurú, Montevideo, 2012) lo que de inmediato percibe el lector experimentado es el placer de encontrarse con textos de estructura firme, con versos precisos, con una respiración rítmica que viene de lo más profundo, con una carga conceptual que sin embargo no perturba lo sensible y lo musical, todo en el marco de un libro que se caracteriza por esa sencillez que es privilegio de los clásicos.
Y Garet ya lo es, a su medida. En la mejor tradición de los mejores poetas litoraleños de esa fecunda región que bordean el bajo Paraná y el río Uruguay, este creador del Salto Oriental, ribereño urbano –al estilo del recordado poeta Juan L. Ortiz en su ciudad de Paraná- está atento a los detalles pequeños pero grandes de la naturaleza (cantos rodados, agua que fluye, árboles), y también a los patios, a las habitaciones, a los rincones secretos y solariegos propios de la provincia. Pero ese mundo, personal y en sentido literal pequeño, en las manos de ese orfebre de las palabras de Leonardo Garet se transmuta en un ámbito universal. La magia de su palabra poetiza, ilumina y transfigura, la arcilla de sus temas y asuntos.
El volumen, integrado por dos conjuntos –Patios, y Viajes- que el poeta decidió mezclar en sabia alternancia de los textos. Recorre por un lado patios provincianos que el lector adivina evocados por la memoria del autor, pero que son también y por sobre todo recintos maravillosos e intemporales, o mejor dicho ámbitos donde todos los tiempos se dan cita en un recorrido extraordinario parecido a aquel “viaje alrededor de una mesa” de Cortázar. Y el otro refiere a un viaje, que es estrictamente un viaje interior, y también un transitar en el tiempo.
Es destacable la elocuencia y la síntesis que logra Garet en pocos versos: “ah los patios eternos / como el paso inseguro / del hombre hacia el cielo”. Y también cómo se proyecta, en tan pocas y exactas palabras, de lo palpable a lo existencial, alcanzando lo metafísico; todo con originalidad indiscutible. Y este talante, hondo en su claridad y consistencia, se percibe claramente en la otra serie de textos: “lo único que sobresale / es el filamento que se quema / iluminando un camino / que dejó de ser”. Versos que sin perder su vibración sensible bordean la filosofía, y lo hacen con esa sencillez imantada de elocuencia de los sabios poetas chinos.
Un libro de poesía imprescindible el de Leonardo Garet. Lo que es mucho decir en un momento donde proliferan en el género lamentablemente los materiales prescindibles. Un verdadero libro en el sentido integral, donde la combinación de las dos series potencia el conjunto como las partes de una sinfonía.
Alejandro Michelena

“Una obra culminante” ha titulado el crítico literario Alejandro Michelena (Montevideo, 1947) a una nota escrita sobre el último libro de poemas del salteño Leonardo Garet: “Patio”. El libro fue editado por la editorial capitalina Yaugurú y presentado sobre fines del año pasado en Montevideo. Compartimos seguidamente la nota de Alejandro Michelena, asiduo colaborador de esta página de EL PUEBLO:

UNA OBRA CULMINANTE

El más reciente libro de Leonardo Garet puede considerarse un logro culminante en su larga, intensa y rica tarea de creación poética. Y afirmamos esto, porque en Patio (Editorial Yaugurú, Montevideo, 2012) lo que de inmediato percibe el lector experimentado es el placer de encontrarse con textos de estructura firme, con versos precisos, con una respiración rítmica que viene de lo más profundo, con una carga conceptual que sin embargo no perturba lo sensible y lo musical, todo en el marco de un libro que se caracteriza por esa sencillez que es privilegio de los clásicos.

Y Garet ya lo es, a su medida. En la mejor tradición de los mejores poetas litoraleños de esa fecunda región que bordean el bajo Paraná y el río Uruguay, este creador del Salto Oriental, ribereño urbano –al estilo del recordado poeta Juan L. Ortiz en su ciudad de Paraná- está atento a los detalles pequeños pero grandes de la naturaleza (cantos rodados, agua que fluye, árboles), y también a los patios, a las habitaciones, a los rincones secretos y solariegos propios de la provincia. Pero ese mundo, personal y en sentido literal pequeño, en las manos de ese orfebre de las palabras de Leonardo Garet se transmuta en un ámbito universal. La magia de su palabra poetiza, ilumina y transfigura, la arcilla de sus temas y asuntos.

El volumen, integrado por dos conjuntos –Patios, y Viajes- que el poeta decidió mezclar en sabia alternancia de los textos. Recorre por un lado patios provincianos que el lector adivina evocados por la memoria del autor, pero que son también y por sobre todo recintos maravillosos e intemporales, o mejor dicho ámbitos donde todos los tiempos se dan cita en un recorrido extraordinario parecido a aquel “viaje alrededor de una mesa” de Cortázar. Y el otro refiere a un viaje, que es estrictamente un viaje interior, y también un transitar en el tiempo.

Es destacable la elocuencia y la síntesis que logra Garet en pocos versos: “ah los patios eternos / como el paso inseguro / del hombre hacia el cielo”. Y también cómo se proyecta, en tan pocas y exactas palabras, de lo palpable a lo existencial, alcanzando lo metafísico; todo con originalidad indiscutible. Y este talante, hondo en su claridad y consistencia, se percibe claramente en la otra serie de textos: “lo único que sobresale / es el filamento que se quema / iluminando un camino / que dejó de ser”. Versos que sin perder su vibración sensible bordean la filosofía, y lo hacen con esa sencillez imantada de elocuencia de los sabios poetas chinos.

Un libro de poesía imprescindible el de Leonardo Garet. Lo que es mucho decir en un momento donde proliferan en el género lamentablemente los materiales prescindibles. Un verdadero libro en el sentido integral, donde la combinación de las dos series potencia el conjunto como las partes de una sinfonía.

Alejandro Michelena







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...