Pese a lo que se cree, “Israel es un país con una vida cultural muy fuerte”

A menudo, cuando se habla de Israel, se piensa en un país en permanentes guerras. Sin embargo, el Cónsul de aquel país en Uruguay, Ariel Bercovich (de 39 años), en diálogo que mantuvimos en su visita a Salto a comienzos de la pasada semana, sostuvo que ese es un aspecto negativo que casi siempre se exagera en los medios de comunicación, ya que en realidad “Israel es un país que siempre está buscando la paz, lo que pasa es que si fuera tan fácil ya se hubiera logrado”. Pero además, según Bercovich (que también es Primer Secretario y Administrador General de la Embajada de Israel en nuestro país), es lamentable que muy poco se diga de aquellos aspectos positivos del país, como “la vida cultural muy fuerte” que posee. Quien conozca a Israel sólo por lo que muestran los medios de comunicación y un día lo visite, se sorprenderá “al ver que es un país normal, con gente normal, que vive en casas generalmente lindas, con plazas, es gente común que va a tomar un café, va al teatro, lee libros, va a la escuela”.
“Es una vida muy amable, linda, muy alegre, es un país muy vívido”, comentó el diplomático. Dijo asimismo que es una comunidad muy diversa y que “hay una cultura muy diversa y es una muy buena cultura, de hecho muchos artistas tienen mucho éxito en artes plásticas, en danzas, en música, la filarmónica de Israel es famosa mundialmente.
Hay muy buenos escritores que han sido traducidos a todos los idiomas. Es decir que hay una vida cultural muy fuerte. También hay muy buena vida a la noche, con pubs, restaurantes, gente que vino de todos lados trajo una comida muy diversa y muy buena”.
Un país con seis Premio Nobel en 50 años
Otro de los aspectos que Bercovich destaca como positivos de Israel es la tecnología. Al respecto sostuvo que “Israel siempre está inventando muchas cosas”.
Muchas de ellas son buenas y no quedan en Israel sino que van a todo el mundo y la gente a veces anda con aparatos o cosas de medicina que no se imagina que son hechas allá. Un 60 o 70 % de las computadoras portátiles que usted ve, quizás los chip son hechos en Israel. Es un país que está dando tantas cosas al mundo, a pesar de ser un país tan chico.
¡Hay seis Premios Nobel en 50 años!… quiere decir que hay gente que está pensando y haciendo cosas que después van a servir a toda la humanidad”.