Recordando a Onetti y Alfonsina

En la última semana de mayo, sobre todo en el ámbito académico de distintos lugares del mundo, estuvo presente el recuerdo de dos escritores latinoamericanos de fuerte repercusión universal. Nos referimos al narrador uruguayo Juan Carlos Onetti y a la poeta Alfonsina Storni, argentina (al menos así considerada, y con razón, aunque nacida en Suiza). Se cumplió, en el caso de Onetti, un año más de su muerte: fue el 30 de mayo de 1994, en Madrid; y en el caso de Afonsina Storni, el 29 de mayo es fecha de su nacimiento (aunque algunas biografías indican como fecha el 22), fue en el año 1892.Alfonsina Storni

La poeta suiza-argentina

Alfonsina había nacido en Sala Capriasca, Suiza, pero a los cuatro años ya estaba viviendo en la provincia argentina de San Juan, donde sus padres (Alfonso Storni y Paulina Martignoni) junto a otros familiares, ya habían estado radicados tiempo antes dedicándose a la construcción y a la fábrica de soda, hasta llegar a fundar la próspera empresa Cerveza Los Alpes.
Alguna vez escribió la poeta: “Nací al lado de la piedra junto a la montaña, en una madrugada de primavera, cuando la tierra, después de su largo sueño, se corona nuevamente de flores.
Las primeras prendas que al nacer me pusieron las hizo mi madre, cantando baladas antiguas, mientras el pan casero expandía en la antigua casa, su familiar perfume y mis hermanos jugaban alegremente”.
Luego de una brillante carrera literaria, conformada por una obra de más de veinte libros (entre los que predominan poemarios pero donde también hay piezas teatrales y ensayos), aquejada por el cáncer, se suicidó a los cuarenta y seis años (el 25 de octubre de 1938), arrojándose al mar en el balneario argentino La Perla. La noche anterior escribió este poema, titulado “Voy a dormir”:
Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides… Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido…
Onetti, el enorme escritor moderno
La narrativa de Juan Carlos Onetti, nacido en Montevideo el 1 de julio de 1909, hizo que la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi lo considerara “uno de los pocos existencialistas en lengua castellana”. O que el Premio Nóbel Mario Vargas Llosa afirmara que “es uno de los grandes escritores modernos, y no sólo de América Latina, que no ha obtenido el reconocimiento que merece como uno de los autores más originales y personales, que introdujo sobre todo la modernidad en el mundo de la literatura narrativa (…) Su mundo es un mundo más bien pesimista, cargado de negatividad, eso hace que no llegue a un público muy vasto”. Alguna vez, Vargas Llosa también comentó “Onetti es un escritor enormemente original, coherente; su mundo es un universo de un pesimismo que supera gracias a la literatura”. Juan Carlos Onetti
Lo cierto es que desde su primera novela, “El pozo” (publicada en 1939), sus cuentos y novelas conforman para cualquier lector, un universo atrapante y lleno de fascinación. Las novelas “La vida breve” (1950), “Los adioses” (1954), “Para una tumba sin nombre” (1959), “Jacob y el otro” (1961), “El astillero” (1961), “Juntacadáveres” (1964), “La muerte y la niña” (1973), “Dejemos hablar al viento” (1979) y “Cuando ya no importe” (1993), son solamente algunas de sus más notables creaciones.
Justamente, el final de “Cuando ya no importe”, su última novela, fue hace pocos días compartido en su cuenta de Facebook por el escritor Martín Bentancor (Canelones, 1979) y, sencillamente, vale la pena disfrutarlo: “Hay en esta ciudad un cementerio marino más hermoso que el poema. Y hay o había o hubo allí, entre verdores y el agua, una tumba en cuya lápida se grabó el apellido de mi familia.
Luego, en algún día repugnante del mes de agosto, lluvia, frío y viento, iré a ocuparlo con no sé qué vecinos. La losa no protege totalmente de la lluvia y, además, como ya fue escrito, lloverá siempre”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...