Rodolfo Nario, como si nadara entre versos y prosa

Uno en prosa y algunos en versos, textos de Rodolfo Nario ocupan hoy esta página que EL PUEBLO dedica a la creación literaria salteña.Rodolfo Nario Jubilado como trabajador de Salto Grande y amante del deporte (es nadador y participa permanentemente en diversas competencias), Nario es autor de algunos libros de cuentos y poemas como “Regreso a la ilusión” (2016) y “Cazador de sueños” (2017), además de haber sido incluido en libros colectivos. Actualmente viene trabajando en próximas publicaciones.

Sentido del humor

Si con seriedad autosuficiente
rechazamos el sentido del humor,
el mundo de nuestra sociedad
adquiere tono gris e intransigente,
que nos lleva a la crítica inclemente,
censurando opiniones diferentes.

La equivocada y negativa intolerancia,
nos aparta de las otras realidades
y se hermana con la mojigatería,
nos eleva en el altar de nuestra mente
como dueños de todas las verdades,
y elimina risas, humor e ironía.

La verdad revelada sólo es hipocresía,
una enfermedad muy difícil de curar,
si se encuentra entronizada en nuestra mente,
con cerradas visiones únicas e inclementes,
que no dejan paso a otras reflexiones,
ni escuchan de nadie las razones.

Dentro de este oscuro panorama,
las oscuridades nos impiden ver,
los oídos silencian las palabras,
y el árbol queda con sólo una rama,
solitaria y sin ninguna hermana,
que a nadie nos permite comprender.

La mejor manera de entender el humorismo,
es la de reírnos de nosotros mismos,
entender que el universo es tan ingrato,
que la única forma de sobrevivir,
es alcanzar la tolerancia en nuestra alma,
abrazando la sonrisa y logrando calma.

El poeta muerto

Los poetas realmente nunca mueren,
sus cenizas renacen en las letras,
y la belleza danza con su prosa;
solo ha muerto la máquina roja
dejando latidos en cada palabra,
dibujando soles de luces hermosas
que iluminan por siempre…
sentidas, delicadas y gloriosas.

Aun cuando su cuerpo se degrada,
llegando al final de su existencia,
persisten sus serenos pensamientos,
como eterno legado de la idea,
experiencias marcadas a fuego
en caminos recorridos sin rencores,
que impiden olvidar su ausencia…
ayudando a germinar nuevos amores.

Imagino ese mundo diferente
desde donde las almas de escritores,
observan sus libros entreabiertos;
tal vez por un lector de atardeceres,
esperando tibieza y sentimientos,
alegrando soledad con su poesía,
superando los muros de la muerte…
trayendo rastros a una nueva vida.

Alumbrando oscuridad

Las palabras no se olvidan,
se conectan a lejanas regiones;
maman de la misma génesis
y emitidas una a una forman cumbres,
de las humanas costumbres.

Desde la misma historia de la especie,
emana del hombre y la mujer,
a veces pensante y hermana,
en otras dogmática y conflictiva,
disciplinada y posiblemente humana.

Nadie muere sin haber nacido,
ni tampoco ignora el camino recorrido,
amanecemos desde la dualidad,
de esa oscuridad antigua y ancestral,
que tiende a traernos soledad.

La voz nos comunica y acerca,
o forma muros de intolerancia,
que nos lleva a encerrarnos en vida,
llenando huecos dentro las almas,
aisladas y hastiadas… pero en calma.

Sólo una palabra en el idioma,
brinda sentido, dirección y guía,
alumbra oscuridades y temor,
nos impulsa a superar ideologías…
es la que todos llamamos amor.

Paz consciente

Sucinta, acariciante, leve,
disfruto el sabor
de la cansina brisa,
que me camina en el rostro
suspendida en el éter
y baja de la colina
impregnada de bosque…
sutil como una caricia.

El perfecto amor de natura,
girando con briznas verdes
y pétalos silvestres desprendidos,
gráciles aves trinando;
todo el paisaje feraz
levita mi pensamiento,
y trae momento a momento…
mis mejores sentimientos.

Es la paz de la conciencia,
la felicidad latente,
alejada de egoísmos
y actitudes inclementes,
el rencor se desvanece,
me acuno en la humanidad,
como en mi lecho de niño…
inocente una vez más.

Consejos para princesas

Cuando llegues a sentirte como la bella princesa, de aquel viejo cuento de hadas que leíste siendo niña, recuerda que sólo tú hablarás con la conciencia… no llegues a confundir los deseos o ilusión con verdadera existencia. Camina mirando al frente consciente de tu valía, mira directo a los ojos sin temor y sin rubor. Entiende que ser sincera te blindará de respeto, detectarás los engaños y te encontrarás viviendo dentro de las realidades de un mundo grande y complejo, con la ayuda del motor cargado de un combustible llamado conocimiento. Pues sólo educándote lograras tu crecimiento, con amistades sinceras, desechando falsedades y mirando en los reflejos el espejo de tu vida. El amor te alcanzará sin apurar los momentos, es una carrera larga que tendrá vientos cruzados; que habrán de doblar las ramas del árbol de tu destino, arrancando de su anclaje hojas y tallos nacientes. Vas a tener que aprender a ser flexible y consciente, a conjugar confrontados tu corazón y tu mente, resolviendo finalmente lo que entiendas conveniente.
Dialoga, discute, analiza, confronta y recién luego decide con plena objetividad, las variadas y múltiples opciones de enfrentar la realidad. Confía en los que te aman, pues ya han recorrido el tiempo acumulando experiencia… y nunca digas “sé todo” porque ello es un desatino, el que cree que sabe todo ha extraviado el recorrido, asumiendo fantasías que nunca tendrán destino. Busca siempre respeto en las personas, sin alejarte de aquellos que puedan pensar distinto o tengan mayor edad, pues en general son quienes demuestran sinceridad y expresan sus opiniones con respeto y claridad. Si los que están a tu lado siempre te dan la razón, es que no están razonando, o simplemente te ocultan su verdadera opinión y es probable que te encuentres rodeada de falsedad… por lo que tómalo en cuenta en momentos de aceptarlo como una real amistad.