Silvio Previale y el recuerdo para una comparsa legendaria e innovadora: “La Salteñita”

El apellido Previale no puede pensarse en Salto sin vincularlo a la música y especialmente al acordeón. En diálogo con EL PUEBLO, Silvio Previale sostuvo que felizmente el acatamiento o la adhesión a este instrumento viene creciendo notablemente en todo el mundo. Hizo notar, a modo de ejemplo, que las mejores comparsas del carnaval de Brasil, actualmente cuentan todas con un ala de acordeones, cosa que antes no sucedía.
En este 2016, Silvio Previale ha actuado como jurado (en letra y música) del concurso de comparsas que participan del carnaval salteño, experiencia que no le resulta nueva y que según él, lo gratifica, “porque de alguna manera significa volver al carnaval, aunque en otra función”. Al respecto, recordó lo que ocurrió en Salto en el año 1986 cuando sale a la calle por primera vez su comparsa, La Salteñita: “Nosotros le incorporamos acordeón a la comparsa y el jurado entendió que era un instrumento que no correspondía a una comparsa. Al año siguiente, además, le anexamos teclados y también aparecieron quienes decían que no correspondía. Sin embargo hoy no hay una sola comparsa que no tenga teclado, porque además es un instrumento muy adaptable y muy fácil de conseguir, pero por otra parte, ¿dónde está escrito que esos instrumentos no pueden estar en una comparsa? En ningún lado dice eso”.
Sostiene Previale que en aquella (ya lejana) ocasión, en realidad no fueron entendidos por el jurado “porque presentamos una propuesta nueva y no lo aceptaron, pero el tiempo nos dio la razón; así como también hay que decir que hoy no existe un solo conjunto folclórico que no tenga acordeón”.
Reflexiona asimismo que “hay que tener en cuenta que no había habido nada antes de ese año 86… nosotros resurgimos con el Carnaval Naranja y estuvimos diez años, de 1986 a 1996. Vale la pena recordar a Carlos Ardaix, a quien le dieron aquel año el cometido de generar algo y nosotros surgimos porque teníamos un grupo de patín en el club Salto Nuevo y Ardaix nos dijo si podíamos desfilar en patines en el carnaval. Entonces a los patines le agregamos el acordeón y la percusión, y así pasamos a ser la segunda comparsa que salió y al año siguiente la tercera”.