Una investigación seria y muy bien documentada sobre un tema del que poco se habla y menos se sabe

“Venimos de pueblos incendiados”, de Juan C. Palacios

La presente nota no pretende constituir una crítica literaria, sino sólo una evaluación desde el punto de vista de periodismo informativo a cuyo enriquecimiento constituye un aporte innegable en la región.
Pocas investigaciones tan valiosas y tan bien documentadas como este trabajo de Juan Carlos Palacios, sobre un tema apasionante del que poco se habla y menos se conoce.
Por un mínimo de curiosidad sobre nuestros ancestros. Quienes fueron nuestros predecesores y quienes nos legaron tantos valores. De dónde venimos y como obtuvimos muchas de las cosas que hoy tenemos, este trabajo debería de interesarnos a todos.TAPA LIBRO
La increíble obra de los padres de la Compañía de Jesús (jesuitas) en esta tierra, dando forma a las Misiones. Nuestros orígenes guaraníes. Los heroicos y fieles indígenas que regaron esta tierra con su sangre, defendiéndola a veces al punto de dar su vida en el intento y sobre todo la increíble fidelidad demostrada hacia el caudillo José G. Artigas. El paciente y meticuloso trabajo de Palacios, durante años en los que alcanzó a recorrer las ruinas de 21 de los 30 pueblos misioneros en territorios que hoy integran las cuatro naciones (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que 500 años después de aquellas gestas intentan un nuevo sistema de integración con el MERCOSUR, es digno del mayor reconocimiento.
“Venimos de Pueblos Incendiados” es un trabajo prolijo, ordenado y muy profesional, realizado con una escritura sencilla y correcta, fácilmente entendible por todos.
La permanente referencia a las fuentes en ocasión de cada afirmación, de nombres, datos y cifras debidamente documentados enriquecen el valor de la obra.
Quienes tenemos permanente curiosidad sobre estos temas, leyendo la obra de Palacios podemos conocer aspectos poco sabidos de personajes como José Joaquín de Viana, Bartolomé Mitre y el propio Fructuoso Rivera, que en la historia nacional que nos enseñaron, fueron presentados como héroes y algunas de sus actitudes nada tuvieron de heroicas, sino todo lo contrario.
Leyendo “Venimos de Pueblos Incendiados” confirmamos quienes incendiaron y destruyeron los pueblos misioneros y por qué.
Sabemos también qué papel jugó el caudillo entrerriano “Pancho” Ramírez, en relación a la gesta artiguista.
Confirmamos los increíbles y tan parecidos ostracismos de Artigas en Paraguay y San Martín en Francia. La heroica actitud del Gral. San Martín, negándose a atacar a Artigas. La condenable actitud de Sarmiento y Mitre.
Todo esto se disfruta con la lectura de “Venimos de Pueblos Incendiados”, un trabajo seriamente documentado y una lectura que debiera ser ineludible para todo el mundo, no para detenernos en el pasado, sino para conocerlo y saber quienes fueron y qué hicieron cada uno de nuestros antepasados.
A.R.D.