Vivencias», el nuevo disco de Tango Nuestro se presentó en el Ateneo

En la noche del pasado sábado se vivió en el Ateneo una velada musical de primer nivel, que dejó, sobre todo para los integrantes del conjunto Tango Nuestro -aunque no solamente, sino también a todos los amantes de este género musical- un cúmulo de emociones y mucha satisfacción. Fue la presentación en público de su último trabajo discográfico, el disco titulado «Vivencias» (cuarto disco del conjunto), conformado por doce taJulio Garet Masngos. El espectáculo contó con la participación de otros artistas invitados (músicos, cantantes, bailarines) que contribuyeron a que fuera una noche de gran despliegue y calidad. Entre ellos puede mencionarse a la propia Directora del Conservatorio Departamental de Música, Prof. Beatriz Volpi o a los tecladistas Janet Suárez y Dimas Svedov (ex integrantes de Tango nuestro), etc.

«Vivencias», disco en el que estos músicos salteños vienen trabajando desde hace casi un año, fue grabado enteramente en Salto, concretamente en las instalaciones de la Usina Cultural del MEC.
presentábamos a “Tango Nuestro” con estas palabras: es un grupo salteño de vasta y laureada trayectoria dentro y fuera del país, que ha cosechado destacadas distinciones y ha participado – además de eventos en otros departamentos del país – de importantes festivales internacionales del Tango, como por ejemplo en Perú – donde se presentó en dos oportunidades- y, el año pasado, en Porto Alegre, Brasil. Con el paso de los años, la integración del conjunto se ha ido modificando, han pasado otros músicos -como el bajista Lidio “Bacho” Dacol o los tecladistas Janet Suárez y Dimas Svedov-; actualmente se conforma por Juan Nilo Núñez como vocalista (y percusionista en ciertas ocasiones), César Borghetti como bandoneonista, Enrique Pucholo en el bajo y Jorge Rodríguez en guitarra.

Quedó inaugurada la muestra en homenaje a Ma. Irene Olarreaga
Por estos días se viene homenajeando a María Irene Olarreaga Gallino, con una muestra que se inauguró el pasado viernes en el museo que lleva su nombre. La muestra, que aún puede continuar visitándose, es organizada por integrantes del Taller Arte Espacio, que dirige la reconocida profesora y artista plástica salteña Elsa Trolio.
En esta ocasión las artistas que exponen son: Estela Algorta, Gabriela Castillo, Mirtha Cincunegui, Cecilia Chiara, Graciela Darriulat, Beatriz Farinha, Graciela Forti y Corina Roig.
María Irene Olarreaga, quien donó la casa que hoy se destina al museo, y que lo hizo justamente con ese objetivo dado su desinteresado amor al arte, falleció a mediados del presente año. En el año 2013 hCésar Borghetti, bandoneonista de Tango Nuestroabía sido declarada Ciudadana Ilustre de Salto y, por esa fecha, el pintor Daniel Amaral Oyarvide, pintó su imagen en un cuadro de grandes dimensiones que se exhibe en el hall de ingreso al museo.

Gerardo Ciancio sobre la poesía de Julio Garet Mas
En la edición del pasado domingo dábamos cuenta de la reedición del libro «El nauta», de Julio Garet Mas. La misma cuenta con un prólogo (minucioso análisis) del crítico literario Gerado Ciancio. Lo que sigue es un fragmento: «La multifacética figura de Julio Garet Mas (Montevideo 1899 – Salto 1984) en el sistema cultural uruguayo, y agregaría, regional, no ha sido aún considerada en su verdadera dimensión. Hombre de letras, intelectual, poeta. Garet Mas desborda estas aproximaciones. Fue poeta, sí, de variados recursos, posibilidades, repertorios retóricos, prolífico creador. Fue periodista cultural, sí: Numen, la revista que dirigió en Montevideo y en Salto durante años, sea quizás su obra más caracterizante en este aspecto. Docente, polemista cultural; hombre de ideas políticas apoyadas en su propia producción periodística y discursiva. Viajero impenitente. Conferencista profesional. Crítico literario durante toda su vida. Estudioso de la dimensión histórica de algunas figuras célebres de nuestro devenir. Gestor de proyectos culturales variados; frecuentador de tertulias. Biógrafo; cuentista; prosista de variedades; jurado en eventos literarios; corresponsal de medios extranjeros; testigo implicado del suceder histórico en Uruguay y en otros países de América Latina; editor; integrante de asociaciones culturfotoales, sociales, incluso de protección a los animales. Promotor de nuevos creadores; incentivo y referente para los habitantes inquietos de Salto, su ciudad adoptiva desde 1945. Lector fervoroso. Padre, esposo, hijo, hermano, nieto. Una vida profunda, cargada de búsquedas, contemplación y acontecimientos dentro y fuera de su imaginación. Un rasgo puede dibujar el territorio de su poesía, o bien perfilar el sesgo de su vasta producción y su dilatado quehacer: el perfeccionismo. La perfección como un logro a alcanzar, como una meta que entusiasma y acicatea la tarea diaria, el oficio del hacedor. Al mismo tiempo, leyendo sistemáticamente su obra, revisando su labor de casi setenta años de escritura, esta necesidad de alcanzar el perfectible, sin darse tregua ni hacerle concesiones a facilismos, modas, ismos o decires en boga, se acompaña o complementa, estrechamente, con su gesto de humildad, su entrega desinteresada, su honesta mirada sobre el hecho cultural. El asumir el soneto como la forma señera de su producción lírica, nos habla de esta tendencia perfeccionista. El soneto es una forma que llega a Garet Mas con setecientos años de uso. Siete centurias de amasar, macerar, recorrer esos catorce versos, parecen demasiado tiempo y forja sostenida, como para hacer el intento de frecuentarlo. A esta dificultad, se suman las inherentes a la estrofa que nos legó la península itálica. No obstante, Garet Mas transforma esta matriz convencional del género lírico en una fuente de posibilidades. Su ductilidad, su repertorio de recursos, su conocimiento disciplinado del soneto, lo llevan a componer cientos de textos estructurados en este molde”.