Aptitud con condiciones

Entrevista a Wilson Daniel Caballero

Encargado de turno de Producción en Panadería y Confitería Merco Pan, con 26 años de labor

Wilson llega desde Montevideo siendo pequeño. Comienza muy pronto a sentirse cómodo entre nosotros y hoy Salto ya lo da por adoptado.
Su trayectoria laboral, tiene inicio en una conocida panadería del medio, donde con el paso del tiempo, logra 18 años de permanencia.
Ya respaldado por una vasta experiencia, descubre a Panadería y Confitería Merco Pan, para quedar fascinado con la forma de trabajo y la comodidad que encontró para hacerlo posible.
Con mucho apoyo de parte de la patronal y del grupo de compañeros que lo recibió, le dan la bienvenida para cubrir un horario de cuatro horas, haciendo una «changa» por unos días.
«¡Fué una «changa» de 26 años!» comienza diciéndonos Wilson, sonriendo:
¿Dónde comenzó desarrollando su actividad laboral?
Trabajaba anteriormente en una panadería, ubicada en Uruguay y Piedras y lo hice durante 18 años. Aprendiendo el oficio y dedicándome de lleno a la tarea. Siempre me gustó.
¿Cómo se integra a la familia de Merco Pan?
Una persona conocida me llama para saber si deseaba realizar una changa cubriendo cuatro horas.
Fueron unos cuarenta y cinco días y dadas algunos aprendizajes que comenzaba a adquirir, el trato de los compañeros hacia mi, lo mismo que el de los patrones en su mayoría, me fue atrapando.
Comencé hace 26 años, como ayudante en la panadería.
Fui aprendiendo en su forma de trabajar desde el comienzo cada vez más y a gustarme por sobre todo.
Con algún tipo de cursos temporariamente, pero más que nada aprendiendo en la práctica.
Me enamoré del lugar y de la tarea. No solamente de los cambios en la forma de trabajar, sino en todo lo que me brindaban.
Allí fue que traté en lo posible de comenzar a cumplir y que se notara mi responsabilidad.
¿Hubo luego una invitación a quedarse?
Sí, de parte de uno de los patrones.
Me invitó a quedarme planteándome la parte económica y confiando de su parte, que nos íbamos a arreglar. No lo pensé dos veces y así fue.
En treinta días, me di cuenta de cómo se trabajaba. Me gustó, me quedé y nunca me arrepentí.
¿Su familia apoyó la decisión?
Sí enseguida.
Mi esposa Lourdes, junto a mis hijos Martín, Marcos, Marisela y Maicol, siempre han apostado por mí. Cuando llegó el momento de quedarme del todo trabajando, les comentaba cómo era el cambio, con qué beneficios contaba si me decidía. Y me apoyaron para que me quedara.
Aunque posiblemente en lo económico iba a ser equivalente al empleo que dejaba atrás, estaba más cómodo.
¿Cuál fue el cambio que notó al llegar?
Cuando comienzo, la Merco se había instalado hacía poco tiempo en la vereda de enfrente, donde actualmente se encuentra el local de electricidad.
Llego al local, mirando todos los detalles de la panadería: ¡qué lindo era todo, que higiene, mucha organización!
Para luego llamarme mucho la a tención la forma de trabajar.
Donde se preocupaban más que nada por contar con toda la materia prima para hacer el trabajo, en general.
No lo había ni hacían problemas por nada, como pasa hasta ahora.
Un lugar donde uno logra trabajar bien cómodo.
¿Con qué expectativa entró a trabajar?
Lo que deseaba era estar bien económicamente y lógicamente contar con la posibilidad de lograr un progreso. Pero además, quería trabajar con la tranquilidad de contar con todos los insumos para la fabricación y por sobre todo, que me fueran tomando confianza para con el tiempo lograr un cargo, como lo tengo.
¿Cuándo se lo asignan?
Enseguida. Por el hecho de tener conocimientos sobre el rubro.
Uno de los patrones que hoy se encuentra con nosotros, me valoró por los conocimientos que tenía y me lo dijo. Era por la experiencia que ya traía conmigo.
Y luego, fuí trabajando y eso se fue reflejando en el aprendizaje de todos los días. Creciendo laboralmente.
En total son 44 años de trabajo en panaderías.
¿Por qué eligió ser panadero?
No lo elegí, sino que se fue dando.
Tal vez porque sin dudas, cuando comencé a hacerlo, fue algo que me gustó.
No es estar trabajando porque no hay otra, es porque me gusta lo que hago.
Además del horario, que es durante la tarde. Cuando entré, era ese el horario y en la actualidad, volvió a ser el mismo del principio.
De ser de noche, es muy complicado.
Uno pasa mal durante el día, por no lograr descansar bien a la noche y es un pasar mal todo el tiempo. No descansa el cuerpo, ni la mente.
Además de la atención y los momentos que uno le queda debiendo a la familia, a los hijos, que necesitan ésa conexión con los padres.
Para estar con ellos y darle una mejor calidad de vida.
¿Qué se implementa en cada curso que llega a realizar?
Mucho sobre los productos.Wilson Caballero 1
Es muy importante la materia prima, tanto la harina como los demás ingredientes que utilizamos.
¿A qué se debe el éxito de Merco Pan?
Se debe a la calidad.
Al cuidado de la materia prima. Se vigila el más mínimo detalle, para que no se nos pase nada y lograr demostrarle al cliente una buena imagen y buen gusto del producto, en todo lo que hacemos.
¿Cómo se logra esa variedad de productos que actualmente consumimos los salteños?
Se van creando casi en forma continua.
Tanto en la parte del pan como de confitería.
Los encargados y principales, son los que se encargan de ir innovando. Año a año, implementando variedades y gustos.
Tanto en lo dulce como en lo salado.
¿Cómo es la relación con el grupo de compañeros?
Somos unos cuantos y es un grupo muy lindo.
Cada tanto hacemos una hamburgueseada o alguna comida como para entretenernos y lograr estar todos juntos.
Una muy buena conexión existe entre los treinta y cinco funcionarios que somos, en su totalidad.
¿Qué tiene que tener un buen panadero?
Tener ganas de hacer las cosas bien.
Dedicar su tiempo.
Siempre le digo a mis compañeros: «el día que no tenga esas ganas tan necesarias de hacer las cosas bien, más vale ni vengo».
Si uno no hace las cosas con amor, no va a salir nada bueno de allí.
A mi me gustó desde el comienzo ésa forma de trabajar y trato de hacerlo con el mayor cuidado posible.
¿Hay alguna tarea que no le guste hacerla?
No, me gusta todo lo que hago.
Lo que sí no me gustaría, pero de todas formas si lo tengo que hacer lo hago, es trabajar en horario nocturno. De la medianoche en adelante.
¿Qué le brindó todos estos años la Merco Pan?
Tranquilidad.
Me ayudó en gran parte de mi vida. Me ayudó a aprender.
Y económicamente hablando, me ayudó a progresar.Wilson junto a parte del grupo de tareas de Merco Pan
¿Y usted que siente que le brindó a la empresa?
Responsabilidad en todo.
Y a veces no está bien decirlo, pero incluso fue muy escaso el ausentismo que he tenido.
Fue mínimo, gracias a Dios.
Siempre he estado al pie del cañón para poder cumplir.
Me parece que le he dejado muchas cosas.
La empresa es parte de mi vida y le estoy muy agradecido por todo.
Desde el momento que ingresé a ella, cuando eran cuatro los principales y me dieron la oportunidad, hasta ahora.
Un agradecimiento y un saludo también al equipo de trabajo que logramos, que es muy bueno, comprometido además en su tarea y otro muy especial para mis cuatro preciosos hijos y a mi señora.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...