Camino a casa…

«Nos cuesta creer que lo hemos logrado»

Con Carol Píriz y Nicolás Da Rosa

Desearíamos poder transmitirles, la alegría y el entusiasmo con que Carol y Nicolás nos contagiaban dándonos a conocer su historia.
Es maravilloso detenerse por un momento a pensar, que con una voluntad de hierro y con algunas privaciones, en dos años lograron la compra de su terreno y edificar la casa.
Nicolás es empleado y Carol se encuentra instalada en su propia casa, Barrio La Chacrita, calle 21 y 10 metros, en un amplio local con «Carol Peluquería».

Carol y Nicolás, junto a sus niños

Carol y Nicolás, junto a sus niños

Al consultarles cómo nace la idea de proyectar la casa propia, esto nos respondía Carol:
«Nosotros estábamos abonando un alquiler en una casa pequeña, un poco húmeda. Y con dos niños, era como que nos sentíamos muy apretados en espacio.
En ése entonces, buscábamos otro lugar más cómodo para alquilar, cuando surge la idea de comenzar a averiguar por terrenos para adquirir.
Nos hablaron de éste que estaba para la venta, con una entrega bien en cuenta en cuanto a nuestras posibilidades».
¿Cómo se realiza la compra?
Contábamos con una camioneta que decidimos venderla, para poder reunir el dinero y entregar en el terreno, porque no le estábamos dando una utilidad de negocio, sino era simplemente para nuestros paseos.

Nicolás en los  inicios de su casa

Nicolás en los
inicios de su casa

Aunque ya veníamos juntando muy de a poco. Pero lo que además nos resultó atractivo, fue la cuota bastante baja. ¡Y nos animamos!
Si, continuamos viviendo en donde estábamos, ya que era un alquiler bajo.
-Nicolás: fue sorprendente lo que sucedió, porque hace mucho que teníamos para vender la camioneta y no salió negocio alguno por ella. Compramos el terreno y a la semana la vendimos.
Al reunir ese dinero con nuestros ahorros, logramos el terreno.
Allí comenzamos a pensar, si comprábamos otro vehículo, o comenzábamos a hacer la casa. Y nos inclinamos por lo último.
¿Cómo es el plano de la casa?
-Carol: de tres dormitorios, living comedor, cocina y baño. Con un porche delante y otro en el fondo.
¿Fue muy difícil la construcción?
-Nicolás: Mi viejo y mi cuñado, fueron fundamentales en ese comienzo.
El cimiento como comienzo, fue muy trabajoso y muy costoso.
Mi actividad laboral es en el rubro de la electrificación, incluso la rural y cuento con algo de conocimiento en cuanto a construcción.IMG-20200219-WA0004
Pero además cuento con compañeros, colegas que venían a darme una mano, además de un amigo y un primo de Nicol, Rolando que trabaja en sanitaria y así comenzó todo.
En ocasiones especiales, solicitaba ayuda para que alguien me alcance algunas cosas desde abajo, pero los demás días, fuimos nosotros solitos realizando toda la tarea. Entre sábados y domingos, sin saber lo que era descansar en esa época, nos entregamos a la casa.
Pero nunca pensamos en que ya en estos tiempos, íbamos a poder contar con ella.
¿La ansiedad estaba presente?
-Carol: Antes de que las ventanas fueran ubicadas, ya deseábamos venirnos.
Pero cada cosa que hacíamos, era emocionante. Todo nos dejaba re conforme.
Y con lo que no se podía, lo escuchábamos a Nicolás mencionar que era una pena no haberlo podido hacer.
Él es una persona muy activa y es un placer, verlo hasta ahora tan dedicado a la casa.
Además, él fue muy compañero en momentos en que no me quería dejar sola, porque no me podía mover, debido a un accidente que tuve hace dos años, provocado por un intento de robo de mi cartera, una de las noches en que dejaba de estudiar. Fue en calle Brasil y Blanes.
El resultado de ese intento, me costó una fractura de rodilla y tibia, con una operación en la pierna izquierda, donde me colocaron doce tornillos. Luego me los quitaron por haber adquirido una infección y aún no me permite caminar bien, ni apoyar la pierna sin dolor.
Venía a la casa ayudaba a alcanzar ladrillos, por ejemplo y alguna otra cosa, aunque me hubiese gustado ayudar mucho más, porque me veía muy inútil viendo que me necesitaban y no lo podía hacer.
¿Cómo está su salud hoy?
-Carol: Estuve muy complicada, siento aún el dolor y me pone muy mal el hecho de contar con niños y no poder atenderlos como debo.
Mi actividad laboral es de Estilista y es de lo que estamos viviendo, porque Nicolás actualmente está en seguro de paro, pero yo no puedo mantenerme mucho tiempo parada trabajando.
¿Cómo se conforma la familia?
Tenemos dos niños, Tomás de 12 años y Benjamín de 4.
¿Cómo fue costear los materiales?
-Nicolás: Hasta la altura de la caída, compramos todo al contado.
Hasta que cuando llega el momento de techarla, nos sentimos obligados de hacer algunos préstamos, con el fin de terminarla.
Gracias a Dios, pudimos terminar todos ésos créditos que nos habían facilitado.
¿Colmó la expectativa que tenían de su casa?
-Carol: La soñábamos, la visualizábamos.
Muchas veces, aprontábamos el mate y nos veníamos, por el solo placer de estar acá.
Estaban puestas solamente las estacas de los límites del terreno, nos sentábamos con unas sillas plegables que traíamos y planificábamos (sonríen).
¿Cuánto tiempo duró la construcción?
-Nicolás: aproximadamente ocho meses.
En dos años, compramos el terreno e hicimos la casa.
¡Fue muy rápido todo!
¿Qué fue lo más difícil de conseguir?
-Carol: Considero que fue haber agotado el dinero y tener que esperar que Nicolás cobrara su sueldo y para poder continuar, teníamos que sacar préstamos, que luego costaba pagarlos.
Pero debemos estar felices porque ya no debemos nada, o sea que agotamos recursos con tal de estar al día con las cuentas.
-Nicolás: gracias a Dios, la alimentación nunca nos faltó y cuando yo parecía decaer, porque incluso cobraba las quincenas y pagaba y pagaba cuentas, Carol era la que me daba aliento, diciéndome: «Bueno, pero mira todo lo que llevamos hecho». Dándome valor para seguir.
¿Qué queda por hacer?
-Carol: Cerrar el muro en los costados y algunos pequeños detalles adentro, como pintura, entre otros.
¿Qué sienten hoy con la casa pronta?
-Carol. Me siento realizada, feliz.
Hasta ahora me cuesta creer que lo hemos logrado.
Me gustan las plantas y planifico como voy a dejar pronto el frente con césped y demás.
-Nicolás: deseamos lograr un autito nuevamente, aunque sea más adelante, de a poquito.
¿Cuál es el mensaje que le dan a aquellos que deseen seguir su ejemplo?
-Carol: ahorrar.
Nosotros nos privamos de muchas cosas durante esa etapa.
Hoy disfrutamos en familia, estamos tranquilos…
-Nicolás: lo más importante es tener voluntad.
Y que la pareja que uno tiene, lo entienda y lo impulse. La unión es esencial.
¿Estuvo presente la inauguración?
-Carol: (sonríe)si, hemos realizado algún festejo, pero muy reducido. Ojalá que cuando se cumpla el año de haber terminado la casa, podamos hacer uno más grande.
Yo estoy súper feliz con la casa y la familia.
-Nicolás: me gustaría agradecer a los familiares y a todos los que de una u otra forma han venido a dar una mano, así fuera a cebarnos un mate cuando estábamos ocupados.
Eso es fundamental.
Un agradecimiento a los vecinos de la cuadra, que siempre estuvieron presente y cuidando la obra, muy pendientes por compañerismo.