“En periodismo no es la respuesta la que lleva a la verdad, sino la pregunta”.

…Hoy nos acompaña: Jorge Rodríguez –  Periodista.

Comenzó Jorge su carrera, con veintidós años.

Estudió Tecnicatura en Educación Social, en la Universidad del Trabajo en Montevideo y en el año ´91, comienza su tarea en los medios de comunicación en nuestro departamento.
Es Canal 8 quien lo recibe, bajo la Dirección de Carlos Gelpi. Haciéndose cargo Jorge, de coordinar las entrevistas y ser el informativista del medio, conjuntamente con Gabriela Cardozo, actualmente comunicadora radial.
Desde hace cinco años, lleva adelante la Conducción y Producción de “Animal Político”, programa elegido y disfrutado por muchísimos salteños, que esperan expectantes su comienzo.
Disfruta todo con su familia, y le gana el apego por las cosas sencillas.Jorge Rodriguez
Así dialogamos:
“Cuando comencé en los medios de comunicación, las perspectivas laborales eran otras y nos hacíamos de las primeras herramientas también para poder desempeñarnos y comenzar a aprender” nos dice el profesional.
“Aprender de los que ya habían hecho camino. ¿Quién no recuerda al flaco Echeverz, a Soler, a Luis Bertiz, Ardaix, Hugo Rollón?
Hombres que vivían de la comunicación, haciéndola a diario y que también transitaron por este medio.
Si bien aprendíamos, quizás teníamos la impronta, no solo de la juventud, sino de querer hacer algo distinto, para el medio en el cual trabajábamos. Fue una muy linda experiencia.
¿Cuáles son tus actividades?
Tengo a mi cargo la conducción y la producción del programa “Animal Político”, que se emite a través de Canal 4 de Cable Visión Uruguay. Vamos por el sexto ciclo de programa.
Fui, a lo largo de mi experiencia en los medios, atravesando diferentes etapas. Comencé en Canal 8, luego inicié la coordinación del informativo de Canal 4, llamado TV Mundo, donde su Director era Paulino Delsa. Quien me dio la oportunidad de comenzar a trabajar y llevar adelante un programa que estuvo mucho tiempo al aire: “Ver en color”.
Consistía en mostrar diversas situaciones que sabíamos que existían en la sociedad, pero sin lograr llegar estas a los medios de comunicación. Nos fue muy bien.
Luego llevamos a cabo “Ombusman”, con la coordinación y la producción de Jorge Jacques, que nos dio la oportunidad de ser los canalizadores de denuncias realizadas por el público, que marcó también una buena etapa de nuestras vidas.
Volví luego a hacer “Ver en color” y pasado el tiempo, me dediqué a realizar el proyecto de “Animal Político”, que fue el programa que me permitió madurar periodísticamente dentro de la línea que yo había elegido.
¿Cómo fue pararte frente a una cámara por primera vez?
No recuerdo mucho, pero seguramente he estado nervioso.
Hasta ahora me pongo nervioso. Cada jueves es un nervio diferente porque es un compromiso diferente, pero siempre con la misma meta.
Pero los nervios siempre están presente.
¿Cómo nace la iniciativa del actual programa?
De parte de la propuesta de Canal 4.
Es la Directiva del Canal, conjuntamente con alguien que considero que es muy bueno dentro de lo que hace, Nicolás Jardim, Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Me invitan a participar, acercándome nuevamente a Canal 4, con el programa que llevaría el nombre de “Animal Político”.
¿Qué se exige a un periodista político?
La gente exige pluralidad, imparcialidad y búsqueda de verdad.
Los tres pilares fundamentales, dentro del periodismo. Creo que es el secreto, no digo del éxito o el triunfo de “Animal Político”, creo que es el secreto de haberse impuesto en la gente.
Logrando un programa en donde está presente la imparcialidad en el momento de entrevistar.
¿Qué es lo que tiene que tener un político para debatir?
Dentro de los entrevistados encontramos personas que hablan mucho y facilitan la entrevista. Y están las otras en las que hay que sacarle las palabras con tirabuzones.
Jamás armé una entrevista y nunca lo voy a hacer. El día que tenga que hacerlo, dejo de ser periodista.
Si hay un tema de relevancia en la semana, seguramente van a ser invitados por él.
Ya viene la persona, sabiendo de antemano que el desarrollo de la entrevista se basará en ese tema, no acostumbro a pactar preguntas con el entrevistado.
Una cosa es que yo haga mi producción, todos los periodistas nos hacemos un guía memoria, que nos va a marcar el sendero a conducirnos durante la entrevista. La tienes tú en este momento. Y aunque surjan otros temas, la guía te sirve para no perder el rumbo. Pero la persona no sabe nunca lo que se le va a preguntar.
En periodismo, no es la respuesta la que lleva a la verdad, sino la pregunta.
Respuestas, puede tener miles, pero pregunta que apunte a la verdad, una. Si en mi caso yo no formulo la pregunta, no se va a saber la verdad.
¿Qué papel juega tu carácter, para llevar adelante el programa?
Me lo he planteado y tengo amigos, que me preguntan si existe el enojo.
El enojo siempre existe, cuando de repente sabes que en la cara se están diciendo cosas desacertadas o que uno las considera injustas.
Pero aquí hay un tema que es interesante: ¿nosotros buscamos la verdad en función de qué? ¿En función de buscar una satisfacción propia, en satisfacer la necesidad de quienes nos miran y nos escuchan, o buscamos la verdad en función de satisfacer la necesidad de alguien que nos dijo que teníamos que preguntar eso, para quedar bien con esa persona?
Toda persona puede canalizar su carácter. Los años también calman, bajan la ansiedad y hacen ver las cosas de otra manera…y enojarse menos.
Me parece que el gran secreto del periodista es la imparcialidad, trabajando en base a los valores enseñados, aprendidos y puestos en práctica. Si seguimos esa línea seguramente todo enojo va a pasar.
Y no deberle favores a nadie.
Es fundamental, no deberle nada a los políticos.
En “Animal Político, hemos logrado mostrar al espectador, una imagen de imparcialidad, de pluralidad, de búsqueda de la verdad y que no tiene precio.
Yo prefiero poca plata en el bolsillo e independencia en mi trabajo.
¿Qué sientes con la tensión que genera el programa al espectador?
Sí, hemos tenido programas en donde ha habido mucha tensión y saber manejar la situación.
Políticos que se han enfrentado ante cámaras y fuera también.
Pero si la tensión generada está dentro de los límites del respeto, es que vamos bien.
Porque si se genera una tensión entre los entrevistados, es porque hay algo que aún, resta decir.
Actualmente hemos incorporado a “Chamuyo”, que es la voz de los vecinos, que ha gustado bastante, teniendo una visión muy particular de todo. Anda muy bien.
¿Se puede llegar a mostrar, si un político está haciendo una buena o mala gestión?
Depende de las condiciones que este, haya encontrado en su labor.
Pero si se encuentra en una etapa de finalización de su período, ya hablamos de balance de gestión.
Pongamos como ejemplo al Intendente actual. Podemos hablar del tiempo que lleva su gestión. Y mi función es preguntar sobre lo que él ha hecho, en este tiempo, pero sin medir, si son acciones políticas acertadas o desacertadas.
Si en la entrevista hablamos de lo que hizo bien o mal, eso lo va a medir la gente. Mi función es preguntar, no es de hacer de juez durante su tiempo de gestión.
¿Te ha quedado alguna pregunta para formular al finalizar un programa, que te haya dejado un mal sabor?
Sí, me ha quedado. Y se siente frustración.
Los periodistas debemos trabajar por la imparcialidad, la verdad, la pluralidad y debemos trabajar mucho la frustración. Del no reconocimiento, de la no pregunta hecha a tiempo, la frustración de no haber podido hacer una mejor entrevista…
Alguien me dijo que es mejor una entrevista corta y justa, que extensa y llana.
Pero mientas haya preguntas, hay periodistas.
¿Cómo seleccionas a un invitado?
Es una gran pregunta.
El invitado debe estar relacionado a los hechos que ocurrieron en la semana.
No es el único modo, pero si hay un tema polémico, se invita a ésa persona, en base a ello. Pero la idea, surge siempre, entre el equipo de trabajo.
¿Qué opinión te merece los medios de comunicación?
Se habla de que los medios y su influencia a nivel social, es un poder más. Yo creo que sí.
Pero también creo, en el poder que tiene la gente, para decidir que es lo que necesita es escuchar, leer o ver. Y en base a eso, decidir y armarse de una opinión.
Algunos actores políticos aseguran que hay en demasía, notas que tienen que ver con la delincuencia.
Desde la izquierda se acusa a los medios de derechistas, hasta de  golpistas, y de crear una situación de la que no es tal. Y allí, nos damos cuenta de la influencia que tiene en las masas, los medios de comunicación.
También en algunos casos, se está dejando de lado, las herramientas que debe tener el periodista para desarrollar su función. Están ingresando otro tipo de valores y conveniencias que tienen más que ver con lo personal y lo político. Por lo menos en el terreno que yo trabajo.
Hay mucho periodismo militante en el cual no creo. Y lo digo con muchísimo respeto por quienes lo hacen. Sí creo, que el periodismo militante es una deformación del periodismo.
Creo que mientras hayan periodistas, como es el caso de Alberto Rodríguez, de este diario: excelente periodista, excelente editorialista, que marquen determinado rumbo, habremos periodistas que queramos continuar levantando la bandera de la imparcialidad, la pluralidad y la veracidad.
De las cosas que no hay que decirlas, sino hacerlas. Yo puedo decir soy imparcial, pero tengo que demostrarlo.
No puede decir un periodista que es parcial, cuando después lo vemos militando y repartiendo listas.
No digo que esté mal, simplemente yo no lo haría.
Prefiero un periodista que sea honesto y diga: “yo milito en un partido político, apoyo la candidatura de determinado candidato y hago periodismo desde este lugar” y no que esté, en forma diaria, sembrando enfrentamientos.
Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y con los demás.
La gente no es tonta y no hay que subestimarla.
Y los políticos son hábiles, para poder apegarse a los periodistas que le demuestran que están en su línea.
El tema está, en que, si existe un planteamiento, se puede decir no.
¿Con que disfrutas?
Con la familia. Vivo con mis padres, Gladys Porley y Cristóbal Rodríguez, luego de veintisiete años, decidimos vivir juntos.
Llevo una vida muy tranquila y disfruto de lo poco que tengo.
De las cosas simples. De estar en familia, tomar un mate, de mis amigos y todo lo que sea sencillo.
También tengo una actividad que tiene que ver con la espiritualidad, soy Pae de Santo. Es una veta que me hace ver las cosas diferentes.
La religión para mí, es un disfrute. Y más porque tiene que ver con la evolución espiritual. Tengo tantos años en el periodismo como de religioso y ha sido para mí un pilar muy importante.
Cuando hoy me preguntabas, cómo manejo la tensión, pensaba que almejar la religión y la fe, ayuda también en ese momento.
A bajar decibeles, los enojos y broncas.
Para mi es importante que la persona que vaya a mi programa, se sienta bien y tiene que salir satisfecho de la entrevista que se le ha hecho, aunque no le haya gustado lo que se le preguntó.
Que cuando se vaya, nos demos un abrazo y me diga. “Muchas gracias, me gustó estar”.
Yo trabajo para eso. Para que la gente se sienta bien.
¿Un sueño?
Dirás que soy un ser extraño. No tengo sueños marcados.
Se lo digo a mis discípulos religiosos: pasamos la vida luchando por lo que no tenemos y no disfrutamos lo poco o mucho que hemos logrado.
El sueño mío, es seguir disfrutando, día a día. Soy muy desprendido de las cosas.
Me he vuelto con la edad que tengo, más emocional.
Y el hecho de volver al regazo materno es sentirme cuidado y ellos también muy contentos. Tengo dos hermanos María Noel (mayor que yo) y Álvaro (menor), con los cuales disfruto de estar.
¡Te veo satisfecho contigo mismo y con la vida!!
No eres la primera persona que me lo dice:
“Sos diferente al de la tele”.
En un pasaje de mi vida, donde algunos problemas de salud, me han jugado una mala pasada, necesitaba saber la razón de lo que me estaba pasando.
Y entre tantas cosas, decidí hacer terapia, porque quería tener, la fe por un lado y una visión de lo científico por otro, de lo que me había pasado.
(Recuerdo que diario EL PUEBLO, fue el primer medio que publicó la descompensación de mi salud).
Y cuando llego al Psicólogo, éste me dice: “Si supieras Jorge, la imagen que proyectas en la gente. Es tan diferente a la que tienes hoy acá”.
Yo soy responsable de lo que puedo, pero no de lo que la gente crea. Por allí el saco, la corbata y el ambiente creado, proyecta otra imagen. Pero no soy siempre así.
Por ello mi desacuerdo, cuando muchas veces, desde el periodismo, se ha atacado a personas públicas, con su vida privada.
Debemos recordar que detrás de cada persona pública, hay una familia, una madre, un padre, hermanos, novia, etc.
Las personas públicas también tenemos vida.
¿Pero tampoco voy a un supermercado y te encuentro?
(Sonríe). Porque no soy salidor. Pero voy a los supermercados.
A pesar de tener un trabajo público, no soy un ser muy social.
Tengo amigos que suponen que vivo de fiesta en fiesta, y no.
Prefiero resguardarme. Quedarme con mis afectos, ir a la costa en un lugar tranquilo y tomar mate.
Soy bastante chúcaro a las multitudes.
También me he dado cuenta de que me conocen menos de lo que yo pienso que me conocen. Lo digo desde un lugar humilde.
Paulino Delsa, me dijo un día: “el día que te la creas Jorge, vas a perder todo lo que estas construyendo”.
Y me parece que todavía no me la creo, (sonríe).
Porque yo trabajo para la gente. Aunque haya parte de ésta, que llegue a mencionar que trabajo para algún sector político. No logro entender que razonamiento hacen, cuando piensan eso.
¿A quién admiras?
No tengo a alguien que admire.
A mí me parece que los maestros, dentro del periodismo, están dentro de los centros donde enseñan la profesión y brindan las herramientas.
Después puedes encontrarte con los maestros que aunque no pasaron por grandes escuelas del periodismo, continúan manteniendo vivo, ese afán de querer saber, desligándose de los sectores de poder. Esos pueden ser mucho más admirables.
Te nombré un periodista que me parece que valió la pena nombrarlo, mas allá de que esta nota, vaya a salir en Diario EL PUEBLO.
Alberto Rodríguez, es un valor dentro del periodismo y por algo Diario EL PUEBLO, lo ha sabido mantener.
Pero me gusta, porque es una persona que demuestra a través de lo que escribe lo que piensa, manteniendo la imparcialidad.
Otro ejemplo, es el periodista uruguayo, Galeano.
¿Tú mejor programa en Animal Político?
Tuvimos muchos.
Fue un programa que lo tuvo a José Mujica. ¿Quién no quiere tenerlo?
Dentro de la coyuntura que se vivía internacionalmente y de lo que Mujica representaba, para el contexto nacional e internacional, que haya estado en Animal Político, por todo lo que el hombre representa, me parece que fue un pico importante en nuestros programas. ¿Y sabes cuántas preguntas me quedaron pendientes con Mujica?
Pero solo teníamos cuarenta y cinco minutos.
Pero sin desmerecer a ningún invitado, todos han sido importantes.
Un saludo especial a todos lo que han transitado por él, a los que transitarán y también a la teleaudiencia, que dedica parte de su tiempo para seguirnos, jueves a jueves”.







El tiempo

Ediciones anteriores

agosto 2018
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

  • Otras Noticias...