Entrevista:

Con Juan Dalves Técnico de control de plagas en Insect.
Con 20 años de trayectoria.

Cuando la vida brinda excelentes oportunidades laborales, también nos devuelve mucha satisfacción.
Así se siente Juan, quien nació en esta profesión, conjuntamente con Insect, siendo su primer colaborador.
Insect, dedicada al control de plagas y fumigaciones, nos viene acompañando con una trayectoria de un servicio excelente a toda la región noroeste del país.
Y caminando con pasos seguros, ha sumado una importante cartera de clientes, con algunos fieles desde su comienzo.Juan Dalves
Quisimos dialogar con Juan, para saber de su trayectoria en empresa Insect y su inserción en la misma:
“Comienzo a trabajar en Insect, aproximadamente dos meses antes de que abriera sus puertas”, nos dice.
Vine a la oficina de mi empleo anterior y quedaba esta a media cuadra de donde estaba la gente de Insect con su proyecto. Me animé a llegar a saludarlos, ya que conocía a algunos de ellos y se presta una conversación que mantuvimos, para brindarme la posibilidad de empezar a trabajar con ellos.
Conocí la idea de los tres socios, que eran el Ing. Joaquín Azanza, Apattíe y Franco Rivas, en aquel momento organizando el local para instalarse.
Y es así que me quedo, para sumarme a esa organización, donde comenzamos pintando y arreglando el espacio donde se iba a instalar su oficina.
Siendo yo el colaborador que comenzó a trabajar, antes de que la empresa empezara a funcionar.
Estaba ubicada en 8 de Octubre 2144 y se llamó al principio “Service del Este”.
¿Cuál es la primera tarea que desempeñaste?
Como la empresa contaba con muy pocos clientes que decidieron quedarse, de Service del Este, la empresa los hereda, pero a su vez nosotros iniciamos una campaña de socios con Apattíe, por diferentes barrios, promocionando sobre el control de plagas y la fumigación.
¿Cómo fue evolucionado la tarea del fumigador?
Reacondicionarse a las exigencias que luego hubo por parte del Ministerio correspondiente.
Además de adecuar el local, para que se pudiera contar con su aval y ser habilitados en todos los servicios, ya que tienen muchas exigencias.
¿Cuáles son las tareas que seguiste llevando adelante.
Una es la de Operario de control de plagas y la otra es la de fumigación, lo que ha variado mucho en todo.
La experiencia que nos brinda este rubro, es que uno puede controlar con el insecticida, teniendo la certeza de lo que sirve para cada cosa.
En aquella época era aprender para generar experiencia, hacer lo que me decían.
Luego variar, para ver qué era lo que mejor resultado daba, solucionando el problema.
Se aprendía en el comienzo y se sigue aprendiendo día a día.
La plaga misma, varía a la resistencia y demás.
¿Cuál era tu expectativa al ingresar?
En ese momento mi expectativa era trabajar de todas formas allí, no tenía muy en claro cuánto tiempo iba a permanecer en la empresa.
Tuve una enseñanza de vida a los 14 años, que me llevaba a caminar dos horas para llegar a una chacra a trabajar. Y dos horas de vuelta.
Además de llegar y concurrir al liceo, del cual me faltaron dos materias para recibirme de Bachiller, en 6º de Arquitectura.
Eso me dio una cultura de trabajo y no quería perder el hilo conductor que me guió desde los 14 años y nunca paré de trabajar.
¿Cómo se conforma el grupo de trabajo en Insect?
Fueron llegando. Por lo general, se invitaba a acompañarnos en las tareas a personas conocidas y jóvenes, como para poder educarlos a lo que había para hacer.
¿Cómo es el compañerismo entre el grupo, así como con la Directiva?
Franco Rivas, que es nuestro principal, para quien no lo conoce, es un hombre serio.
Luego de conocerlo, es uno más de nosotros, te trata con mucha deferencia y es una persona muy solidaria.
Constantemente, está intentando apoyar y ayudar a sus colaboradores, a todos por igual.
Él no hace diferencias con nadie y tiene además un corazón muy grande.
Franco es mi amigo de la vida.
Y en cuanto al grupo de compañeros, son excelentes. Muy unidos.
¿Qué es lo que más te gusta de tu tarea?
Controlar una plaga difícil, es muy placentero. Ya que al terminar con ella, el cliente se sienté satisfecho.
Tengo una anécdota de la semana pasada: donde me llama un cliente, porque tenía una comadreja dentro de la casa.
Yo estando con mi hijo, que es pequeño y fuera del horario de trabajo, lo invité a acompañarme y quedarse dentro de la camioneta.
Luego de solucionarle el problema al cliente, que no creía tuviera solución, al final me lo agradeció de una forma que me hizo sentir muy bien.
Están otros casos, como no poder con la plaga de la cucaracha, diciéndome el cliente que no tiene solución.
Yo voy, le aplico un producto que las aniquila y con los días me llama para decirme que se terminaron las cucarachas.
Eso para mi es una de las más grandes satisfacciones, porque te reconocen el trabajo.
Es muy lindo.
Otra de las satisfacciones sin dudas, es cuando una empresa llama, prefiriendo tal o cual empleado para realizarle la tarea.
En mi caso, muchas veces me llaman directamente a mí para hacerlo y luego aviso en la empresa.
También está la muy apreciada confianza que la empresa me ha brindado. Por eso lo puedo hacer.
Además la que los clientes me han facilitado, ya que algunos de ellos, cuando saben que vamos y no se van a encontrar en sus domicilios, nos entregan la llave para resolver el problema con total confianza. Eso es invalorable para nosotros.
¿Qué es lo que no te gusta hacer?
En cuanto a mi tarea, son dos cosas.
Luego de un tiempo de estar trabajando, me dieron la posibilidad de ser cobrador y luego ingresar a la parte administrativa de la empresa.
Estos son como una especie de reconocimientos que recibimos los operarios que trabajamos allí.
Franco me lo propuso, ya que piensa que yo no debía pasar tanto trabajo todo tiempo en la calle y me dice: “Vos te ganaste esto”.
Pero no era lo mío y se lo dije, quedando yo muy agradecido.
¿Cómo se posiciona Insect en nuestro medio?
Tiene un reconocimiento ya. Sigue con nosotros una clientela que estuvo, está y que nos reconocen.
¿Existe una clientela fiel?
Sí, existe. Hay muchos. Y algunos de ellos, nos acompañan desde que se inició la empresa y otros se van sumando todos los días.
¿Tus planes?
Terminar mi carrera laboral en la empresa, ya que mi lugar en el mundo es en Salto y mi lugar en el trabajo es en Insect.
¿Con qué disfrutas?
Jugando al fútbol en Remeros C, mirando Nacional, además disfruto mucho con mis hijos: Ignacio y los mellizos: Joaquín y Lucas.
¿Qué te dejaron estos años en Insect?
Como en el fútbol, una cantidad impresionante de amigos, que al principio fueron clientes.
Me deja el vínculo que es lo más importante, que nos da la posibilidad de reunirnos y organizar un asado. Además del disfrute de reírnos, contándonos anécdotas y otras vivencias.
¿Y tú, qué le has brindado a Insect?
Le dejo todo, es parte de mi vida y a la empresa la siento mía.
La defiendo como que así lo fuera, llevando la camiseta puesta siempre.
Insect me ha dejado mucho y me lleva a hacer todo lo que yo hago.
Cuento con un superior, como lo es Franco Rivas, excelente como empresario y mejor persona aún, siendo un gran compañero, solidario y siempre tratando de ayudarnos a todos cuando lo necesitamos.
Es mi amigo de la vida y a quien agradezco mucho por darme la oportunidad de transitar juntos en este camino que lleva ya veinte años.
¿Por qué elegir Insect?
Por la calidad de nuestros servicios y por brindarnos al cliente, en una entrega de manera incondicional.
¡Gracias a todos ellos por su preferencia, por ese vínculo que logramos conseguir y que nos llena de satisfacción!







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...