Papá fue nuestro buen amigo

Raúl Jacinto
Macció Viganó
Escribano

Raúl Jacinto Macció Viganó –  Escribano

oriundo de Salto y aún  siendo muy joven, Raúl Macció se traslada a  Montevideo para llevar adelante su carrera de Escribano.

Pasado el tiempo, conoce a su esposa Martha Abdala, en el Club Remeros de Salto,

Raúl Rolly y Martín Macció Abdala.

Raúl Rolly y Martín Macció Abdala.

mientras ella mantenía todas sus raíces aquí en el departamento.

Luego de una época de noviazgo en Montevideo, contraen matrimonio y vuelven a instalarse definitivamente en Salto. Y es a los tres años, cuando llega su primer hijo Raúl Rolly, para que luego llegara Martín. Siendo ambos, los que con el tiempo le regalarían sus tres maravillas a los que adoró y con los que mucho disfrutó: sus tres nietos.

Su señora Martha  eligió la profesión de abogada, sus dos hijos Martín y Raúl Rolly, también se abocaron a la misma profesión.

Con ellos, recordamos a Raúl de esta manera:

¿Cuáles son los recuerdos que conserva de muy pequeño junto a su papá?

- Martín: Recuerdo, con tan solo 4 años, los momentos que compartíamos, cuando iba a mirar fútbol a Nacional con él.

Lo acompañaba desde las 13 y 30 hs, hasta las 15, que era cuando nos volvíamos.

Algunas veces, nos quedábamos a mirar el primer tiempo de la A.

Después de un poco más de dos años, estuvo el equipo en la B, hasta que ascendió a la A.

Raúl y uno de sus nietos.

Raúl y uno de sus nietos.

Otras de las costumbres que manteníamos, era que a mi salida del Colegio Salesiano, me iba caminando hasta el escritorio de papá y luego él me llevaba hasta casa.

Muchas veces a mamá y a mí y a veces a mi solo.

– Rolly: existe una diferencia de edad con Martín.

Es por ello  que cuando el todavía concurría a clases de primaria yo ya estudiaba en Montevideo.

Los recuerdos que guardo de papá, son muchos sobre el fútbol también.

No olvidemos que fuimos y somos parte de la familia de Nacional, ya que mi abuelo, Juan Carlos Macció era un pilar del club.

Lo recuerdo además a papá básicamente,  haciendo deportes, tenis, remo, y pádel con algunos compañeros.

Tenía un grupo de amigos de asado por otro lado, pero además,  era un remero tambien desde un ámbito de amistad con compañeros que concurrían al club. Por los deportes todo y mucho más light.

No como Nacional, que uno lo sufre, pero a su vez lo vamos a disfrutar.

Raúl en su niñéz.

Raúl en su niñéz.

¿De dónde nace la decisión de ser Raúl escribano?

-Martín: Por un tío abuelo: Hugo Macció, que era escribano y contador.

Y comenzó trabajando con él en su estudio de calle Brasil, ya que Hugo, trabajaba con Casimiro Silva y luego con el tiempo, se traslada a calle 33 Nº 57.

Cuando nos mudamos para esta dirección, él ya estaba jubilado.

¿Con qué disfrutaba Raúl?

-Rolly: Además de ir al fútbol, jugar al pádel le encantaba.

Era con un grupo de amigos que mucho se entretenía allí.

Luego tenía otro grupo de los asados, muchos amigos y era muy querido en Salto.

Le gustaba hacer los mandados, para así poder charlar con todos cuando salía a la calle.

Disfrutaba muchísimo de sus tres nietos: Nicolás, que es el mayor con 6 años, Milagros con 5 y Juan Martín con 4.

¿Cómo acompañaba mamá en todo?

-Rolly: Muchísimo. Acompañaba siempre. Tanto en los campeonatos de pádel, como en cualquier otro.

Si bien no miraba el partido, se llevaba algo para estudiar o leer, pero muy compañera de él.

¿Tiene alguna anécdota para compartir?

-Rolly: una vez, el abuelo, aún papá siendo niño, con 8 o 9 años, había comprado el terreno al lado de su casa, porque había un naranjo que le encantaba.

Este naranjo, tenía una cubierta de camión, colocada alrededor del tallo, entonces, papá junto a sus hermanos deseosos de tener la cubierta, en un momento que el abuelo no estaba, cortaron con un serrucho  el naranjo y quitaron la cubierta.

¡Cuando llega el abuelo casi se muere! Convengamos que el abuelo no era de retar mucho a los niños, es por eso que se salvaron de una paliza.

¿Cómo lo disfrutaban ustedes a su papá?

-Martín: Lo acompañábamos a los campamentos cuando se iba con su grupo, que le encantaba.

Solíamos ir a la chacra  de Juan Solari, ya que en la zona había muchas martinetas y era divertido pasarlo allí.

Tenía él también un grupo  de amigos de la barraca de mi abuelo que se iban de

Raúl con uno de sus nietos.

Raúl con uno de sus nietos.

campamento en camión, más que nada era mi tío el que lo organizaba, pero papá lo acompañaba casi siempre.

Nosotros no seguimos sus pasos en cuanto a esto, no nos llama la atención la idea de los campamentos.

¿Le gustaba viajar?

-Martín: En realidad le gustaba.

Viajó a Europa en el 2007 con mamá en un viaje de placer y tenía sus vacaciones todos los años, pero de cualquier manera no era una persona que tuviera esas prioridades.

Era una persona muy dedicada a su profesión, pero no obsesiva. Con muchos amigos en ella.

¿Cómo era su carácter?

-Martín: Serio, pero de muy buen humor. Generalmente siempre charlando y haciendo chistes. Pasaba casi todo el tiempo con sus nietos últimamente.

Y le encantaban las reuniones familiares, entretenido con ellas.

-Rolly: Por suerte, porque nos queda el placer de esa convivencia que está intacta en el recuerdo. Y es la mejor manera de recordarlo.

Mi hijo, cuando el fallece, contaba con solo 5 años recién cumplidos, guarda en su memoria recuerdos intactos del abuelo.

Tiene en su dormitorio  trofeos de papá de pádel y pasa hablando de él permanentemente, extrañándolo.

Además la tecnología con su avance, nos brinda entre otras cosas grabaciones, que sus nietos las pasan mirando y con solo escuchar su voz, nos hace mantenerlo vivo entre nosotros.

El tema de las grabaciones, son muy emotivas, pero muy buenas también.

-Martín: mis hijos también permanentemente lo recuerdan y lo extrañan.

¿Qué creen que les quedó por hacer con papá?

-Martín: Haber sido presidente de Nacional. Yo  lo hubiese acompañado.

El estuvo en la directiva en los años ´80.

-Rolly: no sé si precisamente  quedó algo pendiente para hacer con él.

Lo que sí me hubiese gustado, era que estuviera más tiempo con nosotros.

Que  él hubiese podido tener más años, para disfrutar de  los nietos, que era con lo que realmente  disfrutaba.

Me daba cuenta que por su edad, o por lo que fuera, el disfrute de sus nietos, era  mucho más intenso para él, que el nuestro, porque era joven dentro de algunas cosas.

El con sus nietos tenía más tiempo para apreciar su crecimiento y para pasarlo con ellos.

En un contacto diario y la experiencia más cercana dándole  la mamadera, ver cuando empiezan a caminar estando en el momento entre otras cosas.

Por todo esto, cuando me planteo que me quedó por hacer con él, fue haber podido estar  unos años más de vida junto a él.

¿Cómo lo definiría?

-Rolly: No sabría definirlo.

Era mi padre y punto. Muy presente.

Me recibí en el año ´97, y si bien eran distintas profesiones las nuestras, trabajamos juntos en el mismo estudio.

Por lo general uno mira las cosas del  final hacia adelante, en vez de mirarlo del principio hacia el final.

Hoy pienso, que fue el mejor abuelo que pudo tener mi hijo.

-Martín: Me gustaría reafirmar su condición de abuelo. Fue excelente.

Y para mí, un muy buen amigo.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...