¿Por qué no?

Con María de los Ángeles Machado.
Directora de Instituto Nacional de Rehabilitación de Salto.
«En nuestro equipo de trabajo, las oportunidades así como las responsabilidades, van más allá del género»

Culminando nuestro ciclo «¿Por qué no? y como no podría ser de otra manera, deseamos compartir con ustedes una historia que nos hace sentir orgullosos como salteños.
El área de «Tratamiento y Convivencia» de la Unidad Penitenciaria Nº 20 del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) de Salto, está dirigido por María de los Ángeles Machado.
Cargo desde donde se designa la total coordinación de toda actividad que se lleve adelante, en un sistema orientado a la rehabilitación.
María de los Ángeles, comenzó su actividad en INR en el año 2014 como Operadora Penitenciaria en diferentes áreas. En el mismo año, es nombrada Sub Directora Administrativa, desempeñándose en el cargo hasta su designación actual como Directora.
Los funcionarios a su cargo, tanto hombres como mujeres, realizan su tarea en un amplio contexto de contacto permanente con personas privadas de libertad, resolviendo todo tipo de inquietudes, bajo su supervisación.
La responsabilidad de parte de María de los Ángeles, recibiendo la Dirección del mencionado Centro, viene siendo una experiencia única a nivel país.
Aunque dice sentirse muy satisfecha con sus actividades en equipo y en un total orden y respeto por los derechos humanos de todos los involucrados.maría-de-los-ángeles-machado
En un diálogo muy ameno, así recordamos como fue el transitar por sus comienzos y como disfruta su actual desempeño en la labor que lleva adelante:
¿Cómo encuentra la posibilidad de ingresar al Ministerio del Interior?
En su momento desempeñaba tareas en otro Ministerio, cuando la actual Sub- Directora Técnica del INR en Salto, me motiva a que me presente al llamado que se estaba cursando en ese momento.
Es así que me presenté al llamado, fuí seleccionada y ahí comenzó mi carrera adentro del Ministerio del Interior.
¿Cuáles fueron las condiciones exigidas para el ingreso?
Las condiciones exigidas en el marco de un concurso público realizado por Uruguay Concursa.
¿Cuánto hace que trabaja en la institución?
Desde el mes de febrero de 2014, inicialmente como Operadora Penitenciaria en diferentes áreas y en agosto de 2014 comenzó mi desempeño al frente de la Sub Dirección Administrativa, lugar que ocupé hasta antes de asumir la Dirección del establecimiento.
¿Qué ha significado para usted ser promovida a Directora Departamental del INR?
A nivel profesional y en el curso de la carrera funcionarial, es muy importante, sobre todo si se evalúa el contexto y que uno es parte de un proceso innovador del que estamos en curso. Que se designe a una mujer y civil al frente de un centro penitenciario habla de ese cambio de rumbo en la política institucional.
Entonces, es un reconocimiento importante, que me produce un gran orgullo, pero que también va acompañado de un compromiso.
¿Lo vió más como desafío ya que a la responsabilidad la traía incorporada con anterioridad a los cargos que ocupaba?
Toda responsabilidad es asumida como un desafío y esto no está ajeno a ese sentimiento. Sería irresponsable de mi parte no tomarlo como tal, he tenido la enorme suerte de estar siempre acompañada de un gran equipo, tanto, que son el bastión del desarrollo del trabajo. En este sentido el poder construir y desarrollar un plan del trabajo con el personal policial como el civil con el que contamos, hace bastante más fácil la tarea.
¿Qué tareas en concreto le son asignadas?
La responsabilidad total de la Institución, esa es mi tarea principal. Planificar, ejecutar y controlar que se desarrollen las líneas impartidas por el Instituto Nacional de María con VIce Presidenta de la República.Rehabilitación, pero a su vez, el trabajo y desarrollo de una política penitenciaria ligada al trato y al tratamiento con las personas que están privadas de libertad.
Sabido es, que el Ministerio del Interior tiene por su propia naturaleza una estructura muy vertical y de la cual evidentemente soy parte. Esto no quita que en el día a día en diferentes ejes de trabajo que desarrollamos, nos exijan a tener un comportamiento más horizontal, de actuar desde lo colectivo, pero desde el vamos.
Es decir, siempre me cabe en la Unidad la decisión final. Por responsabilidad del mandato es así, pero la impronta en el día a día es la de trabajar en equipo, de evaluar conjuntamente las situaciones, de pensar en colectivo las soluciones, de darle cabida a quien tiene puntualmente en cada caso la experiencia, conocimiento y dominio de ciertos temas específicos y de distribuirnos las tareas de acuerdo a cada circunstancia.
Son tareas de gestión penitenciaria, es un lugar de toma de decisiones que son coordinadas con el equipo de Sub Directores que atienden diferentes áreas.
En la estructura del INR, existen protocolos a cumplir, un desarrollo de la planificación técnica a aplicar en la Unidad.
Cada Unidad penitenciaria posee sus características determinadas.
¿Qué experiencia le genera el hecho de desempeñarse conjuntamente con hombres en el entorno laboral?
Pienso que es indistinto al trato con las mujeres.
Acá se construye un equipo paritario, en dónde las oportunidades así como las responsabilidades van más allá del género.
Ahora, uno no es inocente, uno convive en una estructura que históricamente ha sido construida por varones, pero los cambios y los acciones en esta estructura, han sido determinantes.
En tal sentido, el compartir esta experiencia con mis compañeros y compañeras es totalmente equitativo.
Su cargo amerita respeto y disciplina como puede ser o no, un puesto en otra empresa: ¿se ha sentido en algún momento discriminada por ser la primera mujer Directora de una cárcel?
Nunca, he sentido siempre el respaldo de mis compañeros y compañeras.
¿Cuáles han sido las satisfacciones hasta ahora?
El desafío de estar al frente de una institución donde las oportunidades hacia la población son mínimas, genera la posibilidad de poder tener un marco de creatividad colectiva distinta a otras Instituciones. El hecho de que se concreten, genera grandes satisfacciones.
La posibilidad de reinsertar socialmente a nuestra población, aparte de ser un desafío, conlleva a la obtención de esa recompensa.
Poder ver que la sociedad tiene manos tendidas y puertas abiertas, nos gratifica.
¿Cuál es su expectativa en cuanto al tiempo venidero y dedicado a la actividad?
Hay una planificación a desarrollar, que deberá ir más allá de quien dirija la Institución hoy.
Hay procesos para dar y batallas para concretar que no deberán depender de quien ocupe la Dirección en este momento.
Cuando se solidifican los equipos, esto trasciende al Jerarca de turno y eso es por el camino que uno debería bregar. Esta es una Institución de muchísima movilidad, sabés que hoy estás y mañana posiblemente no. Lo que personalmente me interesa, es que el equipo se constituya y que el desarrollo del camino se sostenga.
¿Con qué disfruta fuera de su labor?
El tiempo libre no es algo que posea, salvando los períodos de licencia reglamentaria, este es un trabajo de dedicación total. No obstante cuando lo tengo, lo utilizo en algunas cosas que me gustan hacer.
Disfruto el tiempo que tengo de mi familia, quienes siempre me perdonan las ausencias.
Si pudiera ser reelegida, ¿volvería a ocupar el cargo?
Sí, una y mil veces. Este es un caso en el que aplica la frase «el camino es la recompensa». Y si encima en este camino lo volvemos a compartir con mis compañeros mejor.
¿Cómo ve la situación de la mujer y del hombre, en cuanto a igualdad de actividades y condiciones?
No creo que sean condiciones que tenga que tener yo por ser mujer, sino que mucho tiene que ver con las condiciones que generamos en el entorno justamente para que esto no pase, para que a una mujer no se le pida que tenga condiciones diferentes a las de un hombre para la misma tarea.
La equidad es y será siempre el norte.