¿Por qué no?

Con Josefina Alves Nadadora en estilo pecho Competidora en Prueba de rienda

Desde que cumplió sus dos años, Josefina sintió que la natación, era en su vida una especie de inclinación para un futuro disfrute.
Con esa edad caminando alrededor de la piscina de su casa, cae sin querer dentro de ella y es su abuelo, quien le sugiere a su mamá, que la deje. Que sabía, Josefina «iba a salir airosa de la situación», aun sin saber nadar. Y así fue.
A partir de allí, fue una seguidilla de satisfacciones con este deporte.
Hoy tiene 15 años y se encuentra en su mejor momento.
Nos visitó y dialogamos de esta manera:JOsefina 1
¿Desde cuándo tomas conciencia de querer practicar natación? 
Inmediatamente de haber caído en la pileta de casa con dos años, ya comencé a concurrir a las piletas del Club Remeros.
Nunca había nadado, pero de todas formas, cuando era pequeña tenía mis problemas con el asma y ya me lo habían recomendado hacerlo.
Comencé concurriendo con mis dos primas, que luego abandonaron.
Al cumplir mis seis años, me pasaron al plantel del club y empecé a entrenar, mucho más que en la escuelita que más que nada eran juegos.
Y a los 12 años, comencé mi entrenamiento con Rodolfo Da Cunda que aún nos entrena tres veces a la semana, durante dos horas cada día.
¿Traes contigo alguna veta en la sangre?
Sí. Mi abuelo fue nadador, mi mamá Magdalena también lo fue en pecho y logró llegar compitiendo, hasta los americanos, pero no pudo seguir porque estuvo muy mal con problemas del pecho.
Luego abandonó para cuidarse.
Y mis tres tías, también son nadadoras.
¿Tienes además una actividad escolar?
Si, este año cursé 4° año en Colegio Salesianos y aunque todavía no me dieron las notas, creo que da para un 10.(sonríe)
Me juega mucho en contra, las faltas por las competencias.
¿Cuándo fue tu primera competencia?
A los 10 años cuando competí en lo nacional, donde gané un Pin para colgarnos en la campera.
Eso me entusiasmó y comencé a esmerarme.
A los 12 me propuse mejorar los tiempos para competir. O sea, mi objetivo era competir.Josefina 2
Aunque se que me perdí muchos momentos lindos, como cumpleaños y momentos en familia para dedicarme a la natación.
También dejé la gimnasia artística con telas, hacia Hockey con el Colegio Vaz Ferreira y andaba mucho a caballo en el grupo de Cabalgatas Guiadas.
Pero de todo, elegí la natación porque me apasiona y mi deseo era seguir compitiendo.
¿Cómo se fueron sucediendo las competencias?
Cuando competí a nivel nacional por primera vez integrando la Selección Uruguaya me fue muy bien.
Salí primera en pecho que es lo que hago y a partir de allí comenzaron a invitarme a distintas competencias.
Enseguida tuve la oportunidad de concurrir al Harold Barrios en Argentina a un torneo muy importante.
Comencé a entrenar muy fuerte y surgieron otras competencias, como El cono sur: Mococa en Brasil, Argentina y Paraguay.
¿Hay varones en el grupo de nadadores?
Si, en el club, son más varones que mujeres.
Se han retirado unos cuantos, porque se aburren.Josefina en competencia
¿Es muy exigente la natación?
Demasiado.
Siempre que coincide que tengo una competencia y una semana antes estoy invitada para unos quince, u otro cumpleaños o fiesta, no voy a la fiesta.
Porque hay que estar bien descansada, con horas de sueño adecuadas.
No se puede tomar alcohol y hay que tener una dieta muy estricta. No consumir demasiados dulces y refrescos, por ejemplo.
Cuando me avisan de la fecha de una competencia, ya dos semanas antes, intento no tomar ningún refresco, ni comida chatarra.
Uno sube de peso enseguida.
¿También hacer gimnasia juega su rol?
Si, es fundamental.
Para tomar fuerza en la musculatura.
¿Cómo es la indumentaria?
Cuando fui por primera vez a Mococa, al entrar al club se ubican unos stands donde puedes encontrar mallas y suplementos, entre otros.
Y lo primero que hice fue ir a mirar las mayas. Porque son difíciles de encontrar con diseños y esa calidad. Están re lindas.
¿Existe la coquetería entre las nadadoras?
Como ejemplo te digo (sonríe), siempre que vamos a competir fuera de Uruguay, tratamos de comprar esa maya que tanto nos gusta, para poder lucirla, diciendo de dónde es.
¿Cuentas con una colección?
Ahora son solo cuatro. Aunque la indumentaria queda conformada con los lentes, la gorra y la maya.
Nada de accesorios, como anillos, cadenas o caravanas, cuando vamos a las competencias.Josefina en Prueba de rienda
¿Cómo te acompaña la familia?
Soy hija única, vivimos en familia con mi tía, su esposo y su hija Anastasia que es como mi hermana, junto a mi abuela y mamá.
Siempre me apoyan en todo y son bastante exigentes con el estudio además.
Es entendible, porque quieren que me vaya bien.
Pero todavía, no me decido por qué camino tomar en el estudio, creo que mi inclinación es por Biológica.
¿Cuál es tu situación hoy en natación?
Actualmente estoy ubicada en Juveniles A en 14 y 15 años.
El año entrante ya paso a juveniles B. De 16 a 18 años, donde competimos todos juntos y por categoría.
¿Qué tienes en planes próximamente?
Estoy entrenando para un nacional argentino, que va del 5 al 8 de marzo del 2019, para tratar de conseguir tiempo y poder llagar al sudamericano juvenil y a Brasil.
Donde voy a intentar hacer marca A, ya que estoy en la B para el Juvenil Sudamericano en el año entrante.
¿Con que disfrutas además?
Los sábados de tarde y domingos de mañana, formo parte del grupo de Cabalgatas Guiadas con Pablo Rossi y cuando hay competencias en Tira de riendas, que me gusta mucho, me encanta participar.
Voy desde muy pequeña allí, ya que vivía en Termas y me quedaba cerca.
¿Ya tuviste oportunidad de competir en competencias mayores?
Si, fuimos a Colonia Lavalleja, donde se organizó una competencia de Prueba de rienda y no había categoría damas.
Surge que tuve que realizar la competencia en categoría juveniles, donde participaban varones de hasta 16 años y tuve la suerte de salir primera.
¡Les gané a los varones la Prueba de Rienda!
Sabía mas andar a caballo, porque concurrí a Deportivo Artigas haciendo saltos y dejé de ir por la natación.
Además, dentro de mis actividades, también voy al gimnasio con Valeria Balbi en forma personalizada.
¿Tomas algún tipo de cursos para superarte?
Si, en el año 2016, fuimos a un curso en Estados Unidos, con Lucía Libardi y Octavio Leal.
¿Cuáles son tus mejores compañeras en natación?
Serena Silva y Lucía Libardi, que además con la última, somos primas segunda.
Pero nos llevamos todos muy bien en el grupo.
¿Cuentas con algún sponsor?
No, no cuento con esa suerte.
Nunca tuve un apoyo ni de una empresa, ni de parte del gobierno. Todas las veces que he viajado me lo ha abonado mi familia, algunas veces con la ayuda del Club Remeros Salto, con una cierta cantidad de dólares para gastarlos en una competencia.
Incluso ahora está apoyando bastante.
¿Te gustaría poder contar con algún apoyo económico?
Me gustaría mucho poder contar con alguien que le guste el deporte y sienta esa necesidad de un aporte hacia quienes dependemos mucho de la familia únicamente.
Sería muy importante para poder continuar, de esa forma no tendría únicamente el apoyo de la familia.
Yo nado por mi porque me gusta, pero digamos que también me motiva la familia, porque a ellos les gusta cuando gano y que me vaya bien, representando al país con la selección.
Para mi un apoyo en este momento, sería una motivación más a la gran responsabilidad que ello representa y poder seguir nadando y compitiendo.