¿Por qué no?

Con Nelly Del Valle Pistera en Turigal S.A

Este próximo 29 de enero, Nelly cumplirá los 11 años trabajados como pistera en la Estación de servicio de Turigal S.A.
Es una tarea en la que se desenvolvió muy bien desde el comienzo, encontrando allí un grupo excelente de compañeros que la recibió y la hizo sentir muy bien.
Familiarizada al trato con el público por su anterior relación laboral con algunas empresas del medio, donde se desempeñó como administrativa en una oportunidad, en un hotel en otra, entre otros.
Su familia está compuesta por tres hijos y un nieto, los cuales son sus compañeros, ya que tratan de brindarle todo su apoyo, así como su tiempo.

Hoy, feliz de compartir todos estos años en Turigal S.A, esto nos decía:Nelly Del Valle 1
«Mi trabajo consiste en la atención al cliente, sirviéndole el combustible, aceite, entre otras actividades», nos dice Nelly.
También cumpliendo la tarea de cajera, como lo hacen todos los pisteros que allí trabajamos.
Ya que cada uno tiene su dinero para devolver el cambio cuando hay que hacerlo, facilitando el sistema.
Hubo un cambio en cuanto a ello, ya que cada uno de los funcionarios tiene consigo un llavero con una identificación, que es lo que nos habilita al surtidor, pero a su vez, controla lo que vendemos.
Y este control es por medio de la computadora allí existente, identificando y habilitando al vendedor.
O sea que el trabajo de alguna forma se vuelve independiente porque muestra la tarea de cada uno por separado.
Es una tranquilidad muy grande que así sea, porque cada uno se hace responsable de lo que hace y además hay mucha transparencia.
¿Y agiliza mucho la atención además?
Sí, cada uno lo practica.
No tiene que estar dependiendo del cajero, como para caminar hasta él y solicitarle el cambio, como antes se hacía.
¿Cómo llega a Turigal?
Siempre pasaba por la estación, había allí un señor conocido y un día conversando, me dijo que trabajaban mujeres también y que me animara a dejar un curriculum.
Lo llevo y pasaron desde entonces nueve meses.
Cuando me llaman para la primera entrevista, había cinco muchachos jóvenes y ni me imaginé qué me podrían llamar.
«Ellos siendo varones y más jóvenes», pensé. Llegué y le comenté a mi madre: «va a ser difícil que me llamen, porque estaban estos muchachos también en la entrevista».
¡Y al otro día me llaman para trabajar!
¿Era comenzar en una tarea desconocida?
Sí. Todo era nuevo.
¿También difícil?
Yo no conocía nada del rubro, pero mis compañeros fueron muy buenos como para ayudarme y aprendí.
Lo que pensaba me iba a costar, era el trabajo con la computadora, pero no, enseguida aprendí.
Tenía solamente un requisito que era de tiempo. Si transcurría un mes en la prueba y la pasaba, me quedaba trabajando. Y así fue.
¿Cómo fue el primer día?
Recuerdo que llegué a mi casa y le comenté a mi mamá lo divino que era trabajar allí.
Estaba muy contenta, porque me gustó todo lo que realicé durante el turno.
¿Qué es lo que más le gusta de lo que hace?
Sin dudas, el trato con la gente.
Aunque no es lo mismo ahora, que como se trabajaba cuando entré.
La gente parece más exigente, está siempre apurada, con un carácter fuerte y Nelly Del Vallenosotros tenemos que tener mucha paciencia.
Además por momentos hay mucha gente esperando y se ponen nerviosos.
¿Y lo más lindo?
Siempre estoy muy animada, me gusta lo que hago y pongo todo de mi, para que todo salga bien.
Trabajé desde muy jovencita, siempre me gustó ser independiente y ganarme la vida en lo que sea trabajando. Pero estoy muy cómoda en Turigal.
¿Cómo se conforma su familia?
Por tres hijos. Uno de 27 años, otro de 24, mi hija de 18 años y un nieto, Santiago, que es mi adoración.
Y todos viven conmigo. Es un placer estar todos juntos.
¿Cómo se siente trabajando junto a los compañeros varones?
Muy bien.
Fue muy fácil acostumbrarnos y hoy más aún con la experiencia que traemos de tantos años.
Es un trabajo que se lo puede hacer tan bien, una mujer como un varón.
Porque toda tarea que hay en la pista, nos corresponde a todos. No importa si es un camión que espera, un auto o una moto. Todos atendemos todo y de la mejor manera posible.
¿Cuántos compañeros conforman el equipo de trabajo en la pista?
Somos dos mujeres y diez hombres.
¿Cómo ve el trabajo de Turigal en relación a las demás estaciones de servicio?
Siempre me pareció, que nosotros trabajamos más, que algunas otras.
Pasa que es la entrada y salida de Salto.
Y así como automóviles, también llegan motos por cantidad. El espacio físico es grande y da lugar a ello.
Es bastante lo que atendemos. De motos, ni hablar.
¿Reconfortan las propinas también?
Sí, sí, claro.
Se saca muy buena propina, que es de gran ayuda.
El cliente lo entrega en forma individual y podemos llegar a reunir durante las horas de trabajo para algunos productos comestibles, como el pan, la leche u alguna otra cosa que necesitemos.
¿Cuál es su hora de ingreso al trabajo?
Tengo diferentes turnos.
Uno es el que entro a trabajar a las 6.00 de la mañana y salgo a las 14.00 hs. Y el otro es de 14 hs. y salgo a las 22, y son como horas inseguras en cualquiera de los dos.
Pero por suerte y aunque muchas veces voy con un poquito de miedo, me queda relativamente cerca mi casa.
Mas que nada en invierno para uno que es mujer y va sola, porque en verano cambia el horario de la salida del sol y a la noche, la gente todavía anda dando sus vueltas y es para uno como una compañía, en cierta forma.
De todas maneras hay que andar muy alerta, porque cambió todo y se instaló la inseguridad.
¿Con qué disfruta además de su trabajo?
Me encantan las plantas y es para mi un desenchufe.
Me gusta salir. Pasear con mi hija en verano, al Parque Acuático, Termas y diferentes lugares.
Ver a mi nieto que tiene 6 años, me fascina. Hay mucho para disfrutar.
¿Sus vacaciones son ahora en verano?
Siempre es por sorteo. Me la tomaré seguramente en febrero a mi licencia.
Pero de todas formas, me gusta cualquier época del año, la disfruto mucho.
Porque como trabajamos a veces los domingos, trato en lo posible de descansar y desenchufarme.
¿Qué planes tiene?
En cuanto al trabajo, me queda solamente un año para trabajar y ya me jubilo.
Lo más probable es que en el 2020, ya esté jubilada.
Aunque me siento fuerte como para continuar.
Estoy muy bien de salud y no voy a quedarme sin hacer nada, cuando me jubile.
¿Desea enviar un saludo para estas fiestas tradicionales?
Un saludo especial a mi familia. Felices fiestas y un próspero año en cuanto a seguridad, a salud que es lo principal y también trabajo.
Porque es además, lo que nos hace dignos.








  • Otras Noticias...