¿Por qué no?

Con Sofía Sica Erburo. Jugadora de Básquetbol y Handball
«Siempre entrené y competí con varones»

Sofía ha encontrado en el básquetbol, un inigualable disfrute.
Es la única mujer citada para jugar en la Selección Salteña de varones, integrando también la Selección Uruguaya de Básquetbol de mujeres.
Entre sus actividades se encuentra la del estudio, concurriendo al Liceo de la Zona Este, donde allí también practica el Handball.
Su familia ha sido su apoyo incondicional y su padre Gustavo, con una inclinación muy importante por el básquetbol, su gran compañía en esta actividad. Incluso ha sido muy placentera en los diferentes viajes que le ha correspondido a Sofía realizar, tanto para entrenamientos como para las mismas competencias en las que participó. Actualmente con 15 años, continúa defendiendo a Juventus en la Sub 16 y Sub 18 con once varones, ya que no hay en Salto un equipo conformado por femeninas.
Es Sofía, quien continúa con su historia de vida.
¿Cuáles son tus actividades hoy?
Concurro al Nº 3 de la Zona Este y en 2018 obtuve muy buenas notas, pasando a 4º año.
Además del deporte de básquetbol, también practicó Handball en el liceo.
¿Cuándo comenzó la actividad de básquetbol?
En mi niñez. Mi papá que es un apasionado del básquet, ya que él había jugado, acostumbraba a trasladar a los chicos de Juventus en su auto y me llevaba con él a mirar los partidos, un buen día pisando los 7 le dije que quería jugaSofía 1r.
Siempre jugaban varones. Antiguamente había una chica que jugaba, pero luego al ser adulta se retiró y no había mujeres en ese deporte.
¿Cómo te diste cuenta de que te gustaba este deporte?
No recuerdo mucho porque era muy pequeña, pero sí recuerdo, que me encantaba ir a mirar los partidos. Me gustaban más los partidos de grandes. Me llamaba la atención sus movimientos, el juego y como se desenvolvía el equipo.
¿Cómo fue el comienzo?
Me tuvieron que inscribir en el club en Pre mini, que era hasta los diez años y luego comencé a subir.
Luego se arrimaron algunas otras chiquilinas y mi padre intentó buscar ayuda, solicitando a la Intendencia que nos apoyara con un colaborador físico. Fue a unos cuantos años que yo ya concurría al club.
Dos veces a la semana iba a la Casa de los Deportes en la Intendencia y dos veces concurría el preparador a Juventus, pero el espacio físico era reducido en la cancha.
Éramos un grupo de unas doce chiquilinas, que con el tiempo comenzó a disolverse. Me fui para Universitario, donde estuve durante dos años y volví a Juventus.
¿Qué es lo que más te gusta de este deporte?
Entrenar. Pero también es lindo jugar los partidos en competencia.
¿Siempre entrenaste y competiste junto a varones?
Si, siempre. Casi desde el principio. Aunque en diferentes ocasiones conformé un equipo de mujeres.
Pero siempre fui de Juventus, además de ser hincha del Club.
¿Cuándo comienza tu destaque?
Cuando me fui a Paysandú, con 11 años. La esposa en ese entonces de mi antiguo entrenador, tenía a su hijo jugando en Juventus y contactos en Paysandú.
Nos habló acerca de un técnico de básquetbol femenino del Club Pelotaris, Javier Escarabini y a partir de allí, me fui a practicar con otra jugadora de Salto, Julieta Escobar. Llegamos a esa primera convocatoria como práctica. Yo hasta el momento, nunca había tenido competencia femenina.
¿Cómo fue tu desempeño en esa oportunidad?
Me ven y me citan para jugar el campeonato allí con Pelotaris, un equipo fuerte de Paysandú.
Y es cuando comienza mi competencia con el femenino.
Luego me llaman para disputar un partido con el Club Allavena que era muy rival de Pelotaris y allí comenzó mi destaque con la categoría 15, aunque era muy chica de edad.
Luego con ese club tuve un campeonato que se realizó en Montevideo, destacando la forma de juego allí, con un nivel impresionante, por eso no me fue tan bien.Sofía 3
Luego me correspondió ir a Mercedes, donde tuvimos luego otro campeonato en U 14.
¿Tuviste oportunidad de viajar al exterior?
Sí. En principio me quedaba difícil trasladarme a Paysandú a practicar, por lo costoso, porque a los campeonatos siempre me llevaba papá.
Pero haber conocido a este grupo de mujeres en la práctica, fue lo que me permitió luego desenvolverme en la cancha y entender su estilo de juego.
He viajado además a Mercedes, donde le entregan una tarjeta a mi padre, con la noticia de que me habían observado y estaba citada para la Selección Uruguaya.
¡No lo podía creer!
De allí viajé a sudamericanos a Colombia, Bolivia y Chile. También tuve oportunidad de viajar a Concordia, en un cuadrangular.
¿Cómo fue esa primera práctica?
Siempre se hacen la prácticas de la selección mayor en Montevideo, pero como era una pre selección con todas las del interior que habían sido citadas, se realizó en Fray Bentos.
Ese día me encontraba con 39º de fiebre y papá me decía que así no podía ir porque me sentía muy mal y él insistía en que así no podía ir y me presenté igual.
No anduve.
En esa oportunidad me citaron para una U 14 y yo tenía 11 años y más aún enferma, fue todo un bajón.SOfía 2
Llegué a Salto, continué entrenando y junto a Juventus en U 14, logramos el Campeonato Salteño, que fue lo más lindo.
¿No hubo oportunidad de conformar un equipo de mujeres en Salto?
No, siempre estuve en el equipo de Juventus, en Pelotaris de Paysandú, en la Selección Salteña, pero siempre fue con varones. Conformando la Selección Uruguaya sí, fue con mujeres.
¿Qué significó vestir la camiseta de la Selección Uruguaya?
¡Súper emocionante!
Vestir la camiseta y cantar el himno uruguayo en un sudamericano, fue maravilloso. Y haber ganado dos partidos en un sudamericano como fue a Bolivia, fue maravilloso.
Pero era muy complicado ir a entrenar, porque debía viajar a Montevideo todos los fines de semana, lo hice durante todo el 2018 y sin ningún apoyo económico. Hemos viajado hasta en camión con papá, mi gran compañero. Si tuvimos apoyo del Director de Deportes de la Intendencia de Salto, de Soto, entre otros, que cuando recurrimos a ellos nos proporcionaron entrenadores como es el caso de Matías Piñeiro y a los que estamos sumamente agradecidos.
¿Cómo es tu situación actual?
Estoy integrando el plantel de Juventus con los varones y tenía un tiempo pautado hasta los 16 años, pero pidieron autorización para que pudiera continuar hasta los 18. O sea que estoy jugando en la Sub 16 y Sub 18, con varones.
¿Cómo te sientes jugando con varones?
Muy bien, tal vez porque siempre lo he hecho.
Además los conozco a todos, desde la escuela y nos veíamos siempre en Juventus, es común jugar con ellos. Y el trato es espectacular.
Me respetan tanto los compañeros jugadores de Sub 16, como en el club como persona. Y los jugadores más grandes, creo que me ven con curiosidad y admiración. Eso me hace sentir muy bien, porque somos muy compañeros y me llevo bien con todos.
¿Cómo es el apoyo de la familia en todo?
Mi familia está conformada por mi padre Gustavo, mi mamá Laura y dos hermanas que amo: Tatiana y Romina. Esta última dedicada a la danza, con el fin de recibirse de profesora.
Agradezco mucho a mis padres la dedicación que han mantenido y que nos acompañen en todo momento, repartiéndose para que cumplamos nuestro anhelo. Papá conmigo en el básquetbol y mi madre con Romina en Danza. Junto a Tatiana, que es muy pegada a mí y nos extrañamos cuando viajo.
También agradezco el apoyo de mis amigos.
¿Has cumplido metas con el básquetbol?
Ya cumplí con mi sueño que era el de vestir la camiseta de la Selección Uruguaya y lo logré.
Pero si me permiten continuar jugando, lo voy a seguir haciendo. Aunque va a ser complicado en el futuro con el estudio, ya que elegí la carrera de medicina.








  • Otras Noticias...