«Un canto al alma». Sandra Beatriz Suárez Bitancurt. Directora de Coro de AJUPENSAL Docente en Educación Primaria y Secundaria. Pianista-Escribana.

«Lo importante no es cantar bien, sino sentirse bien cantando»

Entregada por entero desde pequeña a la música, hoy Sandra siente que de la mano del Coro de Ajupensal, han conseguido transitar experiencias maravillosas. Coro de AJUPENSAL
Es su Directora desde hace 8 años, encontrándose el Coro en su mejor momento.
Apostó a este grupo coral todo su entusiasmo y energía, para demostrar junto a sus coreutas, que conforman un Coro de lujo.
La trayectoria de Sandra es muy valiosa y así nos la cuenta, entre proyectos y realizaciones:
¿Desde cuándo se interesa por la música?
En mi casa se escuchaba mucha música siempre y desde niña fui mamando el arte.
Mi papá cantaba, le gustaban muchísimo los tangos y por eso siendo una niña, me interesó.
A los seis años, comienzo las clases de piano con mucho entusiasmo, estudié con Adelina Gournet, una francesa que falleció con 92 años y fui yo su última alumna.
¿Cuándo comienza a involucrarse con el canto?
El canto comienza a gustarme cuando en la Escuela N° 1, se incorpora a trabajar Beatriz Arregui. Coro de AJUPENSAL 1
Fue ella quien dio el puntapié inicial para que yo aprendiera lo que era un coro, un trabajo polifónico, a pesar de que estaba yo en primaria.
Integré los coros escolares, cuando paso al Liceo Ipoll, participé en el coro de allí todos los años, también con encuentros interdepartamentales.
O sea que el amor por el canto estuvo siempre.
Y eran trabajos hermosos, que en la actualidad no hay esos encuentros de escuelas. Sí, en el liceo.
Fue Gonzalo, el Director de Coro del Colegio Santa Cruz que organizó un encuentro de coros donde estuvimos presentes.
Me llenó de alegría poder apreciar todos los coros liceales juntos, que hacía mucho tiempo que no se veía.
¿Cómo es su currículum musical?
Fui docente y Pianista en Secundaria y actualmente soy docente en primaria de música, haciendo todos los cursos de perfeccionamiento docentes que surgen en CEIT, también todo curso que sale en UdelaR en la Escuela Universitaria.
Lo que me falta para la frutillita de la torta, es el curso de Educación coral.
¿Cómo llega al Coro de AJUPENSAL? Coro de AJUPENSAL 11
Porque se jubila «pequela» Cocco y AJUPENSAL estaba llamando a pianistas.
En ese momento Elba Valverde era la Directora y nos presentamos con otra compañera. Ella desistió y al final, quedé trabajando. Con el visto bueno de Elba, que me apoyó para que ocupara el cargo.
¿Cuánto tiempo hace?
Del Coro, hace 8 años que soy la Directora, pero como pianista hace un año más.
¿Cuáles son las condiciones que debe tener un Director de Coro?
En el Coro de AJUPENSAL, no hay prueba de voces.
Las personas van por el solo gusto de cantar.
Solemos decir que el canto tiene un fin terapéutico, porque hay muchas personas que están solas en su casa y ese es el momento de salir de ella.
Y el Director tiene que ser sobre todo responsable. De ésas personas que son todos adultos y que a veces parecen niños, a pesar que yo muchas veces mencione, que éstos abuelitos no son los de antes.
Los que se quedaban a tejer y abordar.
Tienen muchísima energía y mucho cariño por lo que hacen.
En este Coro, más que las exigencias de las buenas voces, sí está presente el cumplimiento de estar en hora y de atender a la Directora.
Es un compromiso de parte de todos.
¿Con que dificultades puede encontrarse la agrupación coral?
Las dificultades suelen aparecer cuando debemos trasladarnos a algún lugar a cantar, por ejemplo.
AJUPENSAL nos brinda mucho. Nos da un espacio, entre otras cosas.
Todo que decidamos hacer, asi sean los uniformes o los mismos traslados, son solventados por los coreutas. Y lo entendemos perfectamente ya que la Institución cuenta con diferentes talleres y no puede solventar los gastos de todos.
Nosotros de todas formas, para reunir algo de dinero para gastos propios, estamos haciendo encuentros sociales en la Institución y algún sorteo. Pero en la gran mayoría de gastos, lo solventan los coreutas.
¿Cuál es la expectativa que mantenía al principio con el grupo?
Mi primer pensamiento fue: tengo colegas que están algunos recibidos y otros a punto de recibirse.
Pero yo también estaba concurriendo a UdelaR.
Mi primer desafío, fue cambiar el carácter del Coro.
Que no se diera un Coro de adultos abuelitos y abuelitas con bastón. Sino que yo quería, abuelitos alegres.
Y con el correr de los años, lo hemos conseguido.
Porque la persona que era muy reservada e introvertida, se retiró y me ha dado mucho dolor.
Pero necesitaba cambiarle el espíritu al Coro y que vieran personas felices. Y creo que lo logramos con todos ellos y entre todos.
¿Cree que se está haciendo esfuerzo para difundir a las agrupaciones corales?
Sí, se está haciendo.
Porque creo firmemente que desde que Andrea Iglesias comenzó a organizar «Coros en invierno», hubo un puntapié inicial para todos.
Se lo realiza en el mes de agosto y allí ella invita a todos los Coros de Salto.
El año pasado el Coro Ostinato, organizó en la Catedral, los Coros de Villancicos. Nosotros nos encontrábamos en ese momento en Camboriú, pero supimos que fue hermoso.
¿Viaja mucho la agrupación coral?
Si hemos viajado mucho. A Atlántida, Punta del Este, Rivera, Carmelo, Bella Unión y por todo el país.
Y actualmente tenemos planeado un viaje para noviembre a San Martín de los Andes y Bariloche.
¿Existe público para este tipo de música?
Sí. Si se difunde bien, sí.
El año pasado organicé un encuentro de Coros en UdelaR y pensamos que iban a estar presentes solamente nuestros familiares y amigos y UdelaR se llenó.
Era un día de mucho frío y sin embargo lo logramos.
Y por otras organizaciones, estamos comprobando que de a poquito, estamos volviendo a esa costumbre.
Se está dando a conocer mucho más que en años anteriores.
¿Existe la competencia?
Yo no la siento.
Siento integración, porque siendo el Coro de AJUPENSAL un coro de adultos mayores y viendo que no hacemos un trabajo polifónico como están acostumbrados nuestros compañeros de otros agrupaciones corales, sentimos que nos integran.
En el último encuentro pasó algo muy bonito.
Veníamos de oír coros liceales, modernos y muy bien trabajados y pensé que nosotros teníamos que hacer los temas «Lluvia de Plata», «Honrar la vida», en fin, algo más fino.
Cuando llega el momento de actuar, mis coreutas me dicen: nosotros queremos cantar «Adoro».
¡Pero era «Adoro», en la versión de Bronco, cumbianchera!
Y no podíamos creer, cómo levantó el ánimo y a la gente le gustó.
Le gustó ver esa gente grande cantando animadamente y pidieron un «bis».
Entonces hicimos un «Mariachi» de Antonio Banderas.
Allí sentimos el amor, la integración y nos colmó de felicidad.
Y cuando vamos a los encuentros, nunca sentimos que somos «los de afuera».
¿Que destaca del grupo que lleva adelante?
El amor, el compañerismo, la unión.
El esperar ese día muy entusiasmados e ir contentos.
¿Qué tienen los corazoncitos que dirigen?
El amor por lo que hacemos.
Todos los que estamos en esto, lo hacemos porque lo sentimos.
Porque realmente nos llena el alma.
En cada encuentro, es como una caricia al alma y más, cuando alguien reconoce el trabajo.
El lema de nuestro grupo es: «Lo importante no es cantar bien, sino sentirse bien cantando».
Porque nosotros no hacemos un trabajo profundo de vos.
Va el que tiene ganas de cantar, entonces creo que ahí está la esencia de lo que hacemos.
O sea que los corazoncitos que dirigimos, sentimos que amamos lo que hacemos y debemos transmitirlo a nuestros coreutas.