¿Por qué hubo un solo juez rechazado? ¿Qué razones?

Cada año, desde los clubes que militan en la Divisional “A”, la situación se plantea: esto es, avalar o rechazar a los jueces que se registran a los efectos de controlar partidos en la Liga Salteña de Fútbol. De años a esta parte, el registro es individual y no como parte de un bloque suministrado por una asociación u otra.
A la luz de ello, los representantes de clubes puntean en cada caso y con un específico porcentaje, surge la postura de aceptar o no aceptar. Semanas atrás en ocasión de la primera tanda expuesta a consideración de las instituciones, solo un árbitro no fue aceptado: Sergio Manrique De Los Santos. Al paso de los días, las repercusiones surgieron y detrás del rechazo al juez aludido, no faltan las especulaciones en una dirección sí y en otra también.
LAS RAZONES O SINRAZONES
Cierto es que el hecho no pasó de largo ni a nivel de la Asociación Salteña de Árbitros de Fútbol (Asdaf) ni de la Agrupación Salteña de Árbitros (A.S.A). Porque además en buen romance la preocupación se planteó, porque a determinados niveles parece interpretarse que hubo “quien” o “quienes” asumieron roles concretos para los clubes casi en marea, resolvieran la negativa de inclusión de Sergio Manrique De Los Santos en la plantilla de jueces habilitados para esta temporada. ¿Qué pretenden sus colegas?: saber las razones por las que fue rechazo…porque en lo aparente (y no tan aparente), no es un rechazo más.
Tendría que ver con algunas actitudes asumidas por De Los Santos y que no habrían sido “bien vistas” a nivel de determinadas áreas de mando y decisión de la Liga Salteña de Fútbol.
¿POR QUÉ PASA LO QUE PASA?
En tanto, los distanciamientos parecen tornarse palpables a nivel de ambas asociaciones referiles, no faltan descontentos comunes “por el tema Sergio Manrique De Los Santos”, porque se entiende que hubo “determinadas influencias”, que al fin de cuentas inclinaron la cancha desde los clubes contra el árbitro aludido. A la luz de lo comentado, la semana que se inicia no será menos que capital, porque no faltarán entrevistas o contactos que busquen aclarar lo que aún parece difuso: las verdaderas razones por las que De Los Santos fue blanco del rechazo. Sobre todo a nivel de ASDAF, los cuestionamientos surgen puntuales. Para los miembros de esa asociación, sobran preguntas y faltan respuestas. ¿Para A.S.A definitivamente también?.

Cada año, desde los clubes que militan en la Divisional “A”, la situación se plantea: esto es, avalar o rechazar a los jueces que se registran a los efectos de controlar partidos en la Liga Salteña de Fútbol. De años a esta parte, el registro es individual y no como parte de un bloque suministrado por una asociación u otra.

A la luz de ello, los representantes de clubes puntean en cada caso y con un específico porcentaje, surge la postura de aceptar o no aceptar. Semanas atrás en ocasión de la primera tanda expuesta a consideración de las instituciones, solo un árbitro no fue aceptado: Sergio Manrique De Los Santos. Al paso de los días, las repercusiones surgieron y detrás del rechazo al juez aludido, no faltan las especulaciones en una dirección sí y en otra también.

LAS RAZONES O SINRAZONES

Cierto es que el hecho no pasó de largo ni a nivel de la Asociación Salteña de Árbitros de Fútbol (Asdaf) ni de la Agrupación Salteña de Árbitros (A.S.A). Porque además en buen romance la preocupación se planteó, porque a determinados niveles parece interpretarse que hubo “quien” o “quienes” asumieron roles concretos para los clubes casi en marea, resolvieran la negativa de inclusión de Sergio Manrique De Los Santos en la plantilla de jueces habilitados para esta temporada. ¿Qué pretenden sus colegas?: saber las razones por las que fue rechazo…porque en lo aparente (y no tan aparente), no es un rechazo más.

Tendría que ver con algunas actitudes asumidas por De Los Santos y que no habrían sido “bien vistas” a nivel de determinadas áreas de mando y decisión de la Liga Salteña de Fútbol.

¿POR QUÉ PASA LO QUE PASA?

En tanto, los distanciamientos parecen tornarse palpables a nivel de ambas asociaciones referiles, no faltan descontentos comunes “por el tema Sergio Manrique De Los Santos”, porque se entiende que hubo “determinadas influencias”, que al fin de cuentas inclinaron la cancha desde los clubes contra el árbitro aludido. A la luz de lo comentado, la semana que se inicia no será menos que capital, porque no faltarán entrevistas o contactos que busquen aclarar lo que aún parece difuso: las verdaderas razones por las que De Los Santos fue blanco del rechazo. Sobre todo a nivel de ASDAF, los cuestionamientos surgen puntuales. Para los miembros de esa asociación, sobran preguntas y faltan respuestas. ¿Para A.S.A definitivamente también?.