“No achicarse nunca”

Cuando se iba el primer tiempo y cuando Artigas había alcanzado el transitorio 1 a 0. Cuando esa pelota le quedó justa para CHRISTIAN CAVANI. El derechazo seco se clavó contra el palo, ahí donde no llegó Jackson Pérez.
Pero además, el rendimiento otra vez, altísimo. Nadie discute que fue aprendiendo lecciones. El equilibrio fue ganando espacios, en el tiempo de Cavani.
“Claro que se nos complicó. En determinados partidos suele pasar. Sobre todo en el primer tiempo costó, sobre todo porque Artigas metió gente a defender en aquellos sectores donde en partidos pasados, encontramos más facilidad. Lo bueno es que se insistió siempre. Esta selección tiene bien claro que no hay que achicarse nunca. Fue la primera vez que nos vimos en desventaja y para nosotros significó una situación nueva. Lo bueno es que se encontró lo que nunca dejamos de buscar, pese a algunos errores que no hay problemas en reconocer. ¿El penal?…El juez interpretó que lo tomé de la camiseta. No fue así. Nunca lo hice. Después, esa pelota que me queda justa para entrarle. Fue como una revancha. Lo tomé así. Para un defensa, convertir un gol, no es algo que esté mal. Reconocemos que no hicimos el mejor partido, ni mucho. Pero ganar y a veces no convencer, también es un mérito”.
Desde el fondo y escalando. Al fin de cuentas, este Christian del maduro equilibrio. Y ese derechazo del empate, casi con sabor a desquite…

Christian Cavani

Cuando se iba el primer tiempo y cuando Artigas había alcanzado el transitorio 1 a 0. Cuando esa pelota le quedó justa para CHRISTIAN CAVANI. El derechazo seco se clavó contra el palo, ahí donde no llegó Jackson Pérez.

Pero además, el rendimiento otra vez, altísimo. Nadie discute que fue aprendiendo lecciones. El equilibrio fue ganando espacios, en el tiempo de Cavani.

“Claro que se nos complicó. En determinados partidos suele pasar. Sobre todo en el primer tiempo costó, sobre todo porque Artigas metió gente a defender en aquellos sectores donde en partidos pasados, encontramos más facilidad. Lo bueno es que se insistió siempre. Esta selección tiene bien claro que no hay que achicarse nunca. Fue la primera vez que nos vimos en desventaja y para nosotros significó una situación nueva. Lo bueno es que se encontró lo que nunca dejamos de buscar, pese a algunos errores que no hay problemas en reconocer. ¿El penal?…El juez interpretó que lo tomé de la camiseta. No fue así. Nunca lo hice. Después, esa pelota que me queda justa para entrarle. Fue como una revancha. Lo tomé así. Para un defensa, convertir un gol, no es algo que esté mal. Reconocemos que no hicimos el mejor partido, ni mucho. Pero ganar y a veces no convencer, también es un mérito”.

Desde el fondo y escalando. Al fin de cuentas, este Christian del maduro equilibrio. Y ese derechazo del empate, casi con sabor a desquite…