A 15 años de la última consagración de Salto en el Litoral ¿Esta fecha le resbala o le duele al fútbol salteño?

Un día como el de hoy. Pero 15 años atrás. En el Parque Dickinson, la consumada última consagración del fútbol salteño a nivel de selección de mayores en un Campeonato del Litoral. Después nunca más. Y nunca más Salto fue rey de un torneo que encontró su huella final. Desde el 2003 en tanto, el nuevo fin del Campeonato del Litoral Norte. También en esta nueva comarca de competencia, nunca el fútbol salteño alcanzó la máxima escala. Al fin de cuentas, grises reflejos de un tiempo tan adverso como esquivo.
Un día como el de hoy, a 15 años de la vuelta olímpica de aquella selección en manos de Gustavo Adolfo Ferraz. El 1 a 0 frente a Artigas, con el golazo de Pablo Enrique Quiñónes a los 37’ del segundo tiempo y 6.000 aficionados en el estadio. Jugándose en Artigas, el partido había concluido empatado.
En Salto, la dinastía del equipo de “San Ferraz” (un seudónimo que prendió folclóricamente en los estamentos populares del fútbol), en varios pasajes del juego, hasta que Pablo resolvió de derecha mandándola desde afuera del área.
15 años atrás. Después nunca más. Después la cabalgata sobre frustraciones congénitas. Podrá invocarse la palabra “dignidad” en más de un caso, pero lo cierto es que el fútbol salteño, se quedó en la impronta testimonial e histórica de aquel ya lejano 25 de marzo de 1995.
LAS DOS
VERTIENTES DE
UNA SUPOSICIÓN
Porque el hecho es ese. Rescatar desde EL PUEBLO aquella memoria de un Salto Campeón, tiene algún sentido, más allá del de la emoción puntual en algunos o muchos casos?. Es una fecha que le resbala al fútbol salteño o que le duele en alguna medida?. Trasciende el hecho como reflejo de una postergación campeona o da lo mismo o es harina de otro costal?. 15 años no es nada o tres lustros es demasiado para un fútbol potencialmente fuerte en su interna y donde los intereses deportivos y económicos son puntuales?.
A 15 años de aquel gol de Pablo Quiñónes y el 1 a 0 de la consagración, se mueve la cimiente ante una eventual auto crítica o solamente es comprobable el vendaval de frases convencionales y lejos de un contexto esclarecedor de porqué el fútbol salteño en mayores nunca más prosperó?. Lo cierto es que tantos años sin alcanzar la recompensa campeona, se va transformando en una costumbre. Al fin de cuentas, peligrosa o no hiriente?. 15 años sin un título de mayores en mano. 15 años de parálisis. De vacío. De un marco teórico para reconocer tanta frustración. Pero después de todo…. por qué?.
-ELEAZAR
JOSE SILVA-