ALEXANDER MEDINA: EL CACIQUE SALTEÑO DEL GOL

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

juanjoalberti@hotmail.com                                                                                     www.losfavoritosdejuanjoalberti.blogspot.com

“En febrero no tenía equipo y… ahora éste sueño con Nacional”

d4Nos encontramos en la zona de Pocitos, por más datos en la rambla y 21 de septiembre, es prácticamente mediodía, el sol está muy fuerte y parece acariciar las olas, que van y vienen hasta llegar a su cauce. El viento también está ahí presente, mientras acaba de estacionar su cuatro por cuatro, desciende, se acomoda sus impecables gafas solares y “El Cacique” saluda…  “Hace rato que estás?…”  Con vestuario sport, jeans a la moda, t-shirt de llamativa leyenda, de rápida conversación, Alexander Medina nos habló de sus cosas, su pasión por Nacional y de su vida dedicada por entero al fútbol.                                                                               

-¿Nombres y apellidos completos?

-Alexander Jesús Medina Reobasco.

-¿Fecha de nacimiento?

-8 de agosto de 1978.

-¿Lugar?

-Salto, Uruguay.

-¿Barrio?

-Mi tío, arriba de la sede de Progreso, en las viviendas.

-¿Cómo se llaman tus padres?

-Ana María Reobasco y Alberto Medina.

-¿Hijo único, verdad?

-Así es…

-¿Equipos que jugaste?

-Comencé en Peñarol de Salto, baby fútbol, con cinco años. Después Sol de América; Ferrocarril, en baby y juveniles, sigo en primera división en Ferro…

-¿A qué edad?

-Debuté con catorce años, en 1992…

-¿Jugando en la misma posición que ahora?

-No, Jugaba de mediocampista, toda la época del baby y…  después en primera debuté como volante, por derecha o por izquierda, eh…  luego un entrenador llamado Pedro Turino, ahora desaparecido, me hizo jugar de delantero. Más adelante, me ratificó “Pata” Izaguirre en el mismo puesto.

-¿Y, después de Ferrocarril?

-Llegó el Frisa Tacuarembó en 1997, jugué en la selección mayor de Tacuarembó y de ahí me vengo a Montevideo, a Huracán Buceo, en 1998, jugando por espacio de dos años, enseguida Central Español, 2000-2001, Liverpool, 2002-2003, Nacional, 2004-2005, Cádiz de España, 2006-2007, Racing Club de Ferrol, 2008, Nacional, 2008-2009, Arsenal de Sarandí, 2009, Unión Española, 2010, River Plate, 2011, Nacional, 2011.

-Te noto contento, Alexander.

-Si, estoy contento, la verdad que por muchas cosas. Principalmente por haber llegado a Nacional, que es mi club, y por haber salido campeón de la primera parte del torneo uruguayo.

-Hiciste un buen contrato con Nacional, ¿no?

-Bueno… dentro de lo pobre que es el mercado uruguayo… La verdad te digo a nivel sudamericano, creo que estamos en el último lugar, en el tema económico.  No… en lo deportivo, que Uruguay ya ha demostrado suficientemente que está muy bien…

-Y lo sigue demostrando.

-Claro, vamos a más, con los juveniles incluídos.

Estamos en muy buen nivel deportivamente, pero somos un mercado pobre y lamentablemente los jugadores para hacer una diferencia se tienen que ir al exterior, de eso no hay vuelta.

-¿Buena campaña con los tricolores, antes y ahora?

-Todas las veces que jugué en Nacional la verdad que me fue bien de bien. A mi y al equipo. La primera vez que estuve salimos campeones uruguayos, fui goleador de ese torneo, ganamos todos los clásicos, menos uno que lo empatamos. La segunda vuelta nuevamente campeones después de las finales con Defensor, conseguimos ganar todos los clásicos del año, llegamos a la semifinal de la Copa Libertadores de América… Y ahora en la tercera, salimos campeones de la primera parte. Mejor que esto, hubiese sido salir campeones de la Libertadores, y estuvimos ahí…

-El reconocimiento con los hinchas es muy grande.

-Bueno, eso es una palabra de agradecimiento que tengo por siempre al hincha de Nacional, la verdad… el cariño que me brinda en la calle, las palabras de aliento, el aguante que me hace es impresionante y yo lo mismo, es recíproco, o sea ellos tienen memoria y también viven el presente. Es reconfortante, porque en el fútbol de repente hoy no estás y mañana te toca estar nuevamente, así que nunca lo sabes eso.

-¿Tu corazón es enteramente bolso o hay lugar para otro sentimiento?

-Soy hincha de Nacional, pero también eeehhh…  es verdad que desde el momento que una institución me llama y me da trabajo, la verdad que asumo un compromiso total con ese club. He tratado de ser muy honesto, muy profesional en ese sentido y trato de volcarle el cien por cien a la institución que me da de comer, no?

-En ese momento pasa cerca nuestro una chica escuchando música tropical uruguaya, el “Cacique” se da vuelta y dice…  “Qué buena las plenas viejas… ”  Acto seguido, le pregunto: ¿Te gustan las plenas y las cumbias?                                                                                                                

-Ah… me encantan. Todo lo que sea buena música me gusta. Por ejemplo me agrada Conjunto Casino, Borinquen, L’Auténtika, La Revancha y algunos otros…

-¿Sabés mucho de eso?

-Yo conozco algo, pero algunos compañeros de Nacional, también saben. Se pasan escuchando “Azuquita p’al café”.                                                             

-Y…  ¿Cómo sos bailando?

-En eso más o menos. Más me gusta hacer bailar.

-La pregunta de la nota. ¿Dónde salió lo de “Cacique”?

-El apodo de “Cacique” me lo puso un técnico…

-¿Qué técnico?

-Julio Rivas en Liverpool.

-¿Qué buen DT?

-Excelente, me dejo mucho de lo bueno. Y el seudónimo viene por él… Enseguida cuando llegué desde el primer día empezó con lo de “Cacique”, hace de esto como diez años…

-¿Alguna vez le preguntaste porqué te decía asi?

-Me lo decía por lo del pelo largo, era aguerrido para jugar y bueno… por todo eso me puso “Cacique” jajaja… decía también que poseía la fisonomía de un indígena…  (nuevamente risas) y me quedó, son cosas de él, y luego todo el mundo se subió al carro y me llamó “Cacique”.

-Y vos aprovechaste a festejar los goles con el arco y la flecha (risas otra vez) Está todo en lo mismo, ¿no?                                                                         

-Si, está todo enrabado. Es que hubo un compañero que en Liverpool al año siguiente, después de un año y medio que me llamaban “Cacique”…

-¿Qué compañero?

-Oscar Suárez, lateral derecho que jugó en Nacional, me dijo bueno ya que te dicen “Cacique”, vos tenés que tener arco y flecha, tendrías que festejar los goles de esa manera…

-¿Y quedó?

-Y me dijo justamente saliendo para un partido…  Y al minuto de juego se me da un gol contra Wanderers en el Parque Viera y me acordé de eso. Y lo festejé así. Y sabés que después esa celebración la tomé un poco de cábala y me trajo suerte, porque ese año terminé siendo el goleador del campeonato, y al año siguiente volví a serlo en Nacional. Entonces, más que nada fue por un tema de cábala, de continuidad para la buena racha.  

-¿El festejo la primera vez te costó hacerlo, o te salió de adentro nomás?

-Se dio por algo natural…si bien había planificado como podía ser, se dio enseguida porque me acordé. Todo por el gol tempranero.

 -¿Tu escuela en Salto?

-Sagrada Familia.

-¿Ahí también desarrollabas tu pasión por el fútbol?

-Es que me moría por la pelota de fútbol. Por sobretodo en los recreos y… bueno al concluir el colegio iba a jugar al fútbol, a entrenar, o sea que siempre lo mío giró en tornó a la pelota. Tuve la suerte de que mis padres me apoyaron en lo que quería. No es que me inculcaron o me dijeron vos tenés que ser jugador de fútbol, no, no, eso salió de mí. Yo proyecté desde niño que iba a jugar al balompié y ganarme la vida con esto. Por suerte pude conseguir hacer algo que me gusta, y que es mi pasión.

-¿Y.. quién fue tu consejero?

-Mi consejero siempre fue mi padre. El que siempre me habló, me aconsejó. Y bueno ta…

-¿Qué te decía?

-Al final discutíamos. Porque hasta fue entrenador mío y dejó porque había mas peleas que… Todos los fines de semana, eran peleas. Porque a veces me sacaba, se la agarraba siempre conmigo. Pero, te digo algo siempre me aconsejó, me llevó por el rumbo bueno. Lo tomaba en ese momento de otra forma, porque era un niño y me enojaba.                                   

-¿Con cuántos años te fuiste de Salto?

-Con 17 años me fui…

-Pensando en bailes?

-Y si. Oasis, una discoteca en la costa, Planeta X, Salto Uruguay. En ese tiempo había muchas discos que concurría.                                                           

-¿Te entreverabas ahí con amigas y amigos?

-También. Había de todo.

-¿Disfrutaste de esos tiempos?

-Los disfrute y los recuerdo. De todo Salto tengo nostalgias, un gran departamento, una gran ciudad.

-¿Lo recordás a Salto?

-Sí, me acuerdo mucho, lamentablemente no cuento con el tiempo suficiente para ir seguido. Pero, siempre tengo a Salto en mi memoria, eso no se olvida nunca.

-¿El mejor gol de tu vida, cuál fue?

-(Silencio y piensa) El más lindo que recuerdo fue uno que le convertí a Bella Vista con la camiseta de Liverpool, en el Franzini, uno a uno. Un tiro muy bueno de afuera del área y en el ángulo. Y el más emotivo y más importante, fue al Real Madrid con la camiseta del Cadiz en el propio Bernabeu. Porque justamente en esa época mi viejo no la estaba pasando bien, le habían diagnosticado una enfermedad, y él estaba presente esa tarde en el Bernabeu. Para la familia fue una emoción muy grande.

-¿Cuántos goles convertiste hasta ahora?

-Más de ciento sesenta.

-¿En pocos años?

-Fijáte en trece años de fútbol.

-¿Cómo debe ser un goleador?

-Y los goleadores lógicamente que lo más importante que deben tener es intuición y estar donde tiene que estar un goleador. El área. Los goles se hacen dentro del área, la mayoría.

-“Cacique” ¿sos calentón dentro de la cancha?

-En esto alguna recibís y alguna pegás. No soy de buscar camorra, de buscar problemas. Pero, cuando se complica, me gusta el roce dentro de la cancha, no le saco el cuerpo a las patadas, ni a los golpes.

-¿Cómo es un día en tu vida?

-Un día en mi vida es un día normal… Voy a entrenar, me levanto temprano, vengo, almuerzo, descanso un rato, y de repente de tarde estoy con mis hijos, voy a la casa de algunos amigos, voy al gimnasio, miro alguna película, no se, hago muchas cosas, no me encasillo en algo monótono.

-¿Que sigas triunfando!

-Muchas gracias. Saludos para todos.







El tiempo


  • Otras Noticias...