Antonio Ernesto “Pichu” Vargas, jugador y DT de fútbol “No es lo mismo ser jugador que DT…hoy que la vivo al costado de la raya me doy cuenta”

Cuando me sugirieron que entrevistara a
“Pichu” Vargas sobre su historia como jugador de fútbol y DT, sin conocer su verdadera
personalidad y  teniéndolo presente en su
etapa de DT únicamente, creía encontrarme con un hombre gruñón, de “pocas pulgas” y con respuestas evasivas, pero no fue así.
Antonio Ernesto Vargas es un hombre lleno de sentimientos, se definió como “querendón”, que muchas veces debió ejercer el rol de
padre, aconsejando a jóvenes futbolistas,
carentes de afectos familiares y que
encontraban en “Pichu” los consejos más
sabios. Antonio Ernesto “Pichu” Vargas,
su vida, sus pasiones, sus sentimientos
encontrados, fue un placer hablar con Vargas y recorrer gran parte de su historia.

LUIS DIAZ

…………

Por qué el sobrenombre de “Pichu”?
Lo traigo desde niño, no se quién me lo puso ni porqué, pero en realidad mucha gente me conoce por “Pichu” y no por mi verdadero nombre.
¿Cuántos hijos tiene?
Estoy casado, tengo tres hijos, dos varones y una mujer, dos del primer matrimonio y uno que está conmigo.
¿Salieron futboleros los gurises?
Jugaron, el que está conmigo tiene 24 años, yo lo dirigí en Gladiador, tiene condiciones, le gusta pero como la juventud de ahora no quiere mucho sacrificio, uno era mucho más “querendón”, el otro jugó al fútbol e hizo de DT también, tuvo la oportunidad de dirigir a Gladiador, salió campeón del Clausura o Apertura, después perdió una final en la Liguilla.
¿La Sra y la gurisa también de Gladiador?
No, mi señora es de Sud América y de Ferro Carril, sus hermanos Rubén Silveira, Hugo y Ariel Silveira siempre jugaron en Ferro –Rubén falleció-, claro cuando yo estaba en Gladiador y me jugaba cosas importantes ella estaba junto a mí.
¿Cuántos años tiene?
Si Dios quiere el mes que viene cumplo 67 años.
¿Dónde nació?
Nacido y criado en el Barrio Artigas, mi casa paterna estaba a unas cuadras de aquí –donde vive actualmente-, después viví con mi madre y hoy estoy en mi casa, siempre “a la vuelta” en el Barrio Artigas.
¿Dónde comenzó a jugar al fútbol?
En los potreros del barrio, por aquí no había llegado el baby fútbol, pero por suerte sobraban campitos libres, como había poco tránsito, con los chiquilines del barrio poníamos arcos de piedras y jugábamos los clásicos de Peñarol y Nacional.
¿Y quién ponía la pelota?
La hacíamos nosotros, de trapo, de goma, y cuando no teníamos inflábamos una vejiga de animal y le pegábamos a la vejiga de zurda y derecha, no habían reglamentos ni nada y éramos muy felices.
¿Está jubilado?
Si, de mi otra gran casa, el frigorífico La Caballada, trabajé 30 y pico de años.
LA INSCRIPCION
EN GLADIADOR
¿Y los comienzos formales en el fútbol?
No podría ser de otra manera, en la Tercera de Gladiador, con 19 años debuté en Primera.
¿Siempre jugó en Gladiador?
No, tuve un pasaje de siete años en Sud América, el equipo de Barrio Williams, dicho sea de paso esa institución quedó marcado en mi corazón, por la amistad que tenía y tengo con la gente de Sud América. Como jugador estuve en esas dos instituciones, como le dije me inicié en Gladiador, al tiempo me fui a Sud América donde jugué unas siete temporadas y en el año 1972 volví a Gladiador, ese año perdimos la final del “Salteño” con Ferro Carril 2 a 0, jugué toda la temporada 1973 y a mediados del 74 me retiré.
¿En qué puesto jugaba?
Comencé de 5 que me gusta muchísimo, cuando me retiré estaba jugando de 3 back adelantado, que me encantaba.
¿Derecho o izquierdo?
Derecho
¿Fue citado alguna vez a la selección?
No, como DT estuve en la mesa, cuando dirigí Salto Uruguay, me dijo un directivo que se manejó mi nombre y que disputé con otros dos técnicos, pero no se dio, como jugador nunca me desviví para estar en la selección, cuando las cosas no se dan debemos aceptarlas.
¿Nunca tuvo oportunidad de militar en otro equipo?
Sí, en una oportunidad vino un directivo de Hindú, Nicola Firpo que era médico veterinario a buscar mi pase, pero el Presidente de Gladiador no quiso, que era el Sr Felipe Nan en ese momento.
SU DEBUT COMO DT
¿En el 74 dejó el fútbol y se fue para su casa?
Si, decidí dejar a mitad de temporada, Gladiador iba último, tratando de salvarse del descenso, y en ese ínterín se va el DT que era el finado Lalo Ibáñez –muy buena persona, muy buen compañero, siempre me aconsejó-, y cuando se fue Ibáñez los muchachos se juntaron y vinieron hablarme para que me hiciera cargo del plantel como DT, y yo hacía poquito que había dejado de jugar con ellos.
¿Y qué decidió?
Era difícil, el cuadro estaba en la zona del descenso, pero como a mí siempre me gustaron las difíciles les dije “yo agarro si ustedes se comprometen a trabajar en serio” y ellos se comprometieron hacerlo, y fue así, entrenábamos todos los días, era un grupo lindo, y se dio, estábamos últimos para descender y llegamos a definir en una final con Chaná y River Plate, ese año salió campeón River.
¿Del descenso a una final por el título, como logró eso?
Todo en base a trabajo, y como los jugadores me apreciaban mucho y veían mi actitud se contagiaron, supieron recibir el mensaje que les enviaba, yo recién había dejado de ser jugador, no es lo mismo ser jugador que DT, hay una diferencia muy grande, el DT debe saber trasmitir a sus jugadores todo lo positivo, hoy que la vivo al costado de la raya me doy cuenta, yo me comprometí con ellos y fuimos ganando y cuando nos acordamos llegamos a la final, nada menos que disputando el campeonato salteño, de eso no me olvido jamás.
¿DT por casualidad y después?
No paré de dirigir desde ese comienzo
¿Qué cuadros dirigió?
Pasé por Salto Uruguay campeón en 1987, estuve también en 1988 que perdimos en la liguilla, nos ganó Ferro 1 a 0 y se quedó con el campeonato, estuve en Saladero en tres oportunidades, un pasaje corto por Arsenal, en Almagro, en Cerro, Sud América, Santa Rosa cuando ascendimos después de 37 años, con Saladero ascendimos en un campeonato a 3 ruedas perdimos un solo partido, para que tenga una idea tengo campeonatos ganados como DT en las cuatro divisionales.
Varios campeonatos como DT, ¿y cómo jugador?
Ascendimos de la “C” a la “B” con Sudamérica, con Gladiador una final por el Salteño que perdimos para Ferro Carril.
¿Si a Ud le preguntan de qué cuadro es, qué responde?
Soy de Gladiador y de Sud América, tengo el corazón compartido.
¿Qué raro, dos equipos, Ud nació y se crió en Gladiador?
Sí, pero estoy dolorido con dirigentes de Gladiador, me entregué entero a la causa, pero me pagaron mal, en cambio la gente de Sud América me ha tratado muy bien.
¿Ud no cree que esas cosas que lo han molestado se borren con el tiempo?
Hay cosas que no se borran fácilmente, hay mucha gente que me aprecia que me dicen que tengo que volver a Gladiador, otras quizás no quieren que vuelva.
¿Por qué será?
Por que tengo actitudes muy firmes, soy una persona que en ningún orden me gusta que me manoseen, no soy manejable, soy humilde cuando tengo que serlo, pero cuando tengo que rebelarme ante injusticias lo hago, y así fui también dentro de la cancha.
¿De Montevideo de que cuadro es?
De lo más grande del mundo
¿Nacional?
No, hoy por hoy andamos horribles, pero el viejo Peñarol me ha dado muchas satisfacciones, muchas alegrías, he saltado arriba de la cama festejando los goles y campeonatos de Peñarol.
¿Qué jugador del medio le gustaba como jugaba?
Vi. a tantos, en mi juventud estaba en Gladiador un gran jugador Irineo Silva, jugaba en todos los puestos, hasta de arquero se desempeñaba muy bien, y en cuanto a rivales me enfrente a Walter Finozzi un jugador “de peso”, no era fácil aguantarlo, había que saltar con ellos muy firmes porque sino íbamos a tierra,  también estaban los Quintana, el “Loco” Cuello, el “Pinocho” Sanabria, etc., fuimos rivales en el buen sentido. En Salto hubieron grandes arqueros, “el Ronco” García, Ramón Rivas, “Coyungo” Bourdín, el “Perro” Silveira” que era de Paysandú, Flores, Sagradini, todos eran buenos arqueros, algunos jugadores que no jugue contra ellos pero los ví cuando se retiraban como el Rubén Grassi, el “Coco” Gonzáles –contra el hijo del Coco, el maestro Sergio González tuve oportunidad de jugar.
¿Y del profesionalismo qué jugador le gustaba?
Habían grandes jugadores, voy a empezar por mi cuadro rival, en Nacional Montero Castillo, era un crack, también estaba Manicera, un fenómeno, en Peñarol el “Tito” Goncálvez, tuve la oportunidad de estar tres o cuatro veces con el”Tito” y un vez le dije “van a pasar 20 años y Peñarol no va a conseguir un 5 como Ud, capaz me quede corto” y ahí ve, ¿quién apareció?
Yo también era hincha de este nene “foto”, este fue el “Matador” Fernando Morena,  me gustaba el “Indio” Olivera, era uno de esos jugadores que todo DT quiere tenerlo dentro de la cancha, y el chileno Elías Figueroa, un grande.
¿Me dijeron que Ud cuando jugaba era “duro en la pata?
Sí, hasta ahora, en el buen sentido de la palabra, con temperamento, fuerza, garra, por físico, pero con buena intención, nunca “jodí” a nadie, porque nunca aprendí a pegar de mala fe.
¿Fue expulsado muchas veces?
No, muy pocas veces.
¿Qué diferencias existen entre el fútbol que jugó y el de ahora?
Sin lastimar a nadie, era mejor el fútbol de antes, el de nosotros era un fútbol total, hoy la mayoría de los muchachos jóvenes están para otras cosas, no les gusta entrenar, están con los celulares,  metidos en otra cosa, no se cuidan, son “menos querendones”, muchas veces los DT tenemos que cumplir doble función, de técnicos y de padres, no pongo a todos en una misma bolsa pero algunos jugadores necesitan un consejo, una referencia que no la encuentran en su casa.
¿Cuándo se dio el caso de dirigir a otras instituciones contra su Gladiador o Sud América que pasaba?
Yo les decía a mis jugadores “hoy soy de ustedes, de esta institución, vamos a jugar con equipos que vestí la camiseta y lo dirigí pero hoy quiero ver que Uds los derroten, aunque me duela en el alma, bien clarito.
¿Qué piensa hacer “Pichu” Vargas en el futuro?
Esperar que se me den las oportunidades, todavía me siento bien, con ganas y fuerza para trabajar, estoy a la orden.
¿Qué clase de DT es Ud?
Un DT compañero del grupo, de los jugadores, dirigentes, con mentalidad ganadora, mil por mil, quiero y quiero, muy trabajador.
¿Hizo cursos de DT?
No, respeto a aquellos que hicieron cursos, miro mucho y escucho a DT de otros lados, de todos aprendo un poquito.
¿Qué DT le gusta?
De afuera al “Bambino” Vieira me encanta, al “Bambino” lo sigo, cuando lo veo en la TV le digo “si venís a Salto me voy a hablar con vos”, también esta Bielsa, muy estudioso, con una gran seriedad, del profesionalismo uruguayo De León, Gregorio Pérez, el maestro Tabarez, Fossatti.
¿De aquí de Salto?
No puedo decirlo, no lo he analizado, soy amigo de todos,  de Cavani, Ramón, el “Bochón” Bordagaray, muy buenas personas y trabajadores.
¿Ud como DT cumplió con sus sueños?
Yo siempre digo, salí campeón Salteño con Salto Uruguay en 1987, pero me faltaba algo, mi gran sueño era salir campeón con Gladiador y lo fui en el 2001.