Ceibal: echaron a Castagnaro

En la edición de días pasadoa en EL PUEBLO, se incluía una nota puntual, en que por sobre todo se analizaba la situación que se creaba en el Club Atlético Ceibal, con la conducción técnica del Prof . Jorge Castagnaro. Un capítulo especial: la ausencia de identificación del hincha con el mencionado Director Técnico. En el análisis expuesto, la realidad de un divorcio entre Castagnaro y quienes desde la tribuna “damos la vida en el aliento por Ceibal”, al decir de uno de los miembros más notorios de la barra de “la 12”.
El empate del último domingo frente a Saladero en el Parque Rufino Araújo, tornó insoportable la continuidad de Jorge, por lo que la Comisión Directiva liderada por Mauricio Martínez, cortó de cuajo: no más Castagnaro al frente del plantel superior de Ceibal. Los riesgos del equipo son reales de cara al ingreso a la liguilla, aunque es cierto que la chance tampoco está hipotecada.
“NOS PONIAMOS A
LA GENTE
EN CONTRA”
Tratándose de la interna de Ceibal, la conclusión es una de acuerdo a lo que se apuntara a cronistas de este diario: “Los dirigentes aguantaron al Prof. Castagnaro hasta que pudieron. El hecho es que nunca quisieron echarlo, pero todo tiene un límite porque caso contrario, se ponían a la gente en contra”. Aunque algunos dirigentes de Ceibal puedan establecer que se trató de “un mutuo acuerdo entre las partes”, lo concreto es que desde la dirigencia de Ceibal surgió la decisión: no más Castagnaro al frente del plantel.
LA RAZON
DEL DESGASTE
A principio de temporada, la Comisión Directiva de Ceibal acordó con Jorge Castagnaro, su ingreso a la Dirección Técnica. Su designación fue reprobada por varios sectores de influencia en el club y cuando el equipo “hacía agua” en el Apertura, se alzaron voces de desacuerdo respecto a su continuidad. La Comisión Directiva lo ratificó en funciones, con una consecuencia concreta: cada vez menos ceibaleños en la escena de los domingos y jugadores que en algunos casos, no asistiendo a los entrenamientos, revelaron su declarada disconformidad con el mando. De hecho, el técnico les pasó factura, postergándolos del equipo superior y siendo partes de la nómina de relevos.
El desgaste en el relacionamiento con algunos futbolistas fue específico. El hincha de Ceibal va pensando en voz alta: lo de los dirigentes, respecto a Castagnaro es “tarde piaste” o caso contrario “el manotón de ahogado”?.
Se verá.