El 26 de octubre no fue un día más

Fútbol Uruguayo

El 26 de octubre no debería ser un día más para el fútbol uruguayo, al menos hasta que algún equipo vuelva consagrarse a nivel continental, cosa que no sucede desde hace 23 años.

Aquella vez fue Nacional el último cuadro uruguayo en salir campeón de América, ante Newell’s de Rosario en el estadio Centenario. Y también un día como ayer , hace 45 años, se daba la única consagración charrúa a nivel oficial en Europa, luego que Peñarol le ganara al Real Madrid en el Bernabéu para ser campeón del mundo. Curiosamente, estos dos hechos se dieron en años de doble dígito: 66 y 88.

PRIMERO FUE PEÑAROL

En el primero de ellos, primero Peñarol se consagró campeón de la Libertadores tras una serie interminable de partidos que desembocaron en la recordada última final de Santiago, que terminaría con la remontada de un 0-2 a un 4-2. En octubre serían las finales del mundo ante Real Madrid en partidos de ida y vuelta.

 El primero de ellos fue el 12 de octubre en el Centenario, y ganó Peñarol 2-0 (Spencer 2). La revancha en Madrid fue dos semanas después. Los hinchas madridistas (sin Puskas ni Di Stéfano, pero con Paco Gento) se tenían tanta confianza que ya tenían comprados los pasajes para el tercer partido, que se iba a jugar en Lausanna (Suiza) en caso de ser necesario. Esa noche el mirasol, dirigido por Máspoli, salió a la cancha con Mazurkiewicz; Lezcano, Varela, T. González; Gonçalves, Caetano, Abbadie, Cortés; Spencer, Rocha y Joya. Contra todos los pronósticos y ante 50 mil personas, se impuso el aurinegro por el mismo marcador que en la ida, goles de Rocha (penal) y Spencer, para ganar la segunda Intercontinental y tomarse una revancha contra el equipo blanco (había perdido en el ’60).

EN 1988 LE TOCO EL TURNO A NACIONAL

 En 1988 Nacional había armado un plantel como para “pelear” la Copa (no ganar), a la cual estuvo cerca de ni clasificar, según los recuerdos de uno de sus artífices Jorge Seré, con muchos jugadores que venían de los cuadros menores y de las juveniles (Seré, Revelez, Castro, Soca, entre otros). Sin embargo, en la Supercopa (abril) ya había mostrado cosas buenas tras ganarle dos juegos a Flamengo. En definitiva, el torneo empezó el 29 de junio con Wanderers (0-0 en el Estadio), para luego pasar bien la primera fase (segundo atrás de América de Cali y por delante de Millonarios y los bohemios).

 La segunda fase fue con Universidad Católica (7-14/set): 1-1 allá, 0-0 acá y clasificación por gol de visita (ya en esa época). La tercera ronda fue contra Newell’s (21-28/set): 1-1 en Rosario y 2-1 en Montevideo.

En este último partido, dicen que Jorge Cardaccio (tío de Mathías) se hizo un gol en contra (iban 2-0) para que Peñarol, en el día de su aniversario, no pasara a semis de acuerdo a la complicada reglamentación. Las semis fueron con América (5-12/oct): 1-0 en Montevideo y 1-1 en Cali.

 Y las finales con Newell’s el 19 y el 26. La primera 0-1 (Gabrich), y la segunda 3-0, con Seré; Pintos Saldaña, De León (gol penal), Revelez, Soca; Ostolaza (gol), Cardaccio, Lemos; Vargas (gol), De Lima, Castro. DT: Roberto Fleitas. Se jugó tiempo extra de 30 minutos por si “Newell’s hacía dos goles”, ante 80 mil personas.