Esos cuatro meses

Procedente del Liverpool cuando tenía 27 años (llegó como Bota de Oro, compartida con Cristiano Ronaldo), el fichaje del uruguayo se cerró para incrementar el potencial goleador del conjunto catalán, a buen recaudo bajo la dirección de Messi y en menor medida del brasileño Neymar Jr. La cuantía descomunal abonada por su traspaso (81 millones de euros; contrato hasta el 30 de junio del 2019), y más cuando el jugador iba a tener que cumplir cuatro meses de sanción de la FIFA por haber mordido al italiano Chiellini en el mundial de Brasil, no ha sido nunca una objeción en el club catalán, donde están convencidos de haber hecho el negocio del año. Luis Suárez vivió en el purgatorio cuatro meses, como un apestado por la sanción tras morder a un rival, hasta que pudo debutar en un amistoso con la zamarra azulgrana a finales de septiembre de la temporada anterior, contra la débil selección de Indonesia sub19. Marcó y volvió a experimentar el placer de llevar el balón al fondo de las mallas.