Histórico empate boliviano Argentina 1 – Bolivia 1


El partido de arranque mostró al equipo argentino que intentó desequilibrar, encerrando al equipo boliviano prácticamente en su cancha, pero poco a poco se fueron equilibrando las  acciones. Argentina continuó con la manija del partido pero no concretó, fue  irresoluto, impreciso, liviano y carente de profundidad, no supo vulnerar a uno de los equipos más débiles del torneo, que se limitó a agruparse atrás y esperar.

Messi asumió el rol de enganche asistidor, lejos del nueve retrasado de Barcelona que juega para definir en los últimos metros y apilar gente con campo abierto.

Más allá de alguna corrida, el elenco del altiplano se paró bien, no dio espacios en el mediocampo y lo controló. Sólo un par de veces pudo conectarse con los puntas, y antes de la media hora Argentina tuvo un par de aproximaciones en pies de Lavezzi y Tévez.

Recién a los 32′ hubo una opción clara de gol, cuando Lavezzi habilitó a Messi por el medio, éste definió muy débil con su pierna menos hábil y Cambiasso no aprovechó el rebote del arquero Arias. La única jugada clara e hilvanada del equipo de Sergio Batista en 45 minutos y así se fueron al descanso sin goles.

Ya en el segundo tiempo, en el arranque mismo, 2´ cayó un balde de agua fría en el Estadio Único de la Ciudad de La Plata, en un tiro de esquina favorable a Bolivia, taco y Vanega intenta despejar y no hace más que meter el balón adentro,  marcando sorpresivamente el equipo boliviano el 1 a 0. Recién a falta de 15 minutos del final, Burdisso baja una pelota con el pecho en el área boliviana, y Agüero la “empalma” empatando el partido 1 a 1,  resultado que a la postre sería el definitivo.







Recepción de Avisos Clasificados