La brutal patada que noqueó al arquero de Manchester City

La aplastante victoria 5 a 0 de Manchester City frente a Liverpool se vio apenas opacadas por la lesión del arquero Ederson, quien salió lesionado tras recibir una brutal patada en la cabeza.
Corrían 37 minutos del primer tiempo y el City se imponía 1 a 0 cuando el camerunés Joel Matip despachó un pelotazo largo desde su campo en busca de Sadio Mané. El senegalés ganó la espalda de la zaga del equipo de Josep Guardiola y fue a buscar un balón que parecía irse demasiado largo.
Ederson salió a la medialuna a anticipar con la cabeza y lo consiguió, pero se encontró con la suela del botín derecho de Mané que se estrelló directamente contra su rostro. Inmediatamente el arquero cayó noqueado sobre el césped del Etihad Stadium y ya no se levantó.
El guardavalla fue asistido durante cinco minutos en el campo y luego retirado en camilla. Su lugar fue ocupado por el chileno Claudio Bravo. Las extensas explicaciones esgrimidas por Mané fueron infructuosas, ya que el árbitro Jonathan Moss le mostró la tarjeta roja.
Una hora más tarde, cuando el partido ya estaba por terminar, Ederson, ya vestido con un jogging y una chomba celestes, se asomó al campo con un apósito sobre su mejilla izquierda que cubría la herida que le había provocado el senegalés.