La hora de los padres

Más allá de los dirigentes de la Liga, más los colaboradores puntuales, no faltan en la cruzada quienes son parte de la misión: los familiares directos de los futbolistas. Los que por ejemplo, programan la excursión en cada caso, cuando la selección Sub 18 es visitante. Una suerte de amparo a cuenta de los gurises. Mañana domingo se hacen a la ruta como en todo este ciclo. No ha faltado ocasión en la que han tendido mano, cuando se les fue requerida desde el Cuerpo Técnico, dejando en claro cuales son los límites de participación. Mucho más allá del resultado final, desde ya, valoración a esos familiares de los juveniles. No ha ocurrido lo mismo con la selección de mayores. Habría que preguntarse porque no se produce la misma sintonía de adhesión.