“La violencia le ganó al fútbol”

Wilson “Pocho” Godoy

Tenemos que hablar de un viejo deportista que siempre estuvo vinculado al fútbol de Salto, en clubes de la Liga o ya sea en el torneo Municipal. Lo encontramos en una de estas jornadas anteriores en el Parque Forti y mientras observamos el desarrollo de un encuentro del torneo que se está jugando, mantuvimos un largo diálogo con el “Pocho” WILSON GODOY para saber su pensamiento sobre la problemática del fútbol actual.-

¿Qué tal Pocho?

“Aquí estamos, mirando un poco el torneo municipal y recordando viejos tiempos donde pude ser protagonista”

-Vamos a hablar del fútbol de Salto. Un fútbol donde cada vez se ve menos fútbol, donde cada vez hay más déficit para los clubes y más violencia en su entorno, ¿Qué hay que hacer para volver a tiempos de antes?

“Lo que pasa es que se está pidiendo casi un imposible. Los tiempos de antes y aquellos jugadores que había antes, no van a volver. Los tiempos cambian, el fútbol también. Leí casi todas las notas que han publicado sobre el tema y mi pensamiento es que hoy la violencia se instaló en el fútbol, llegó al fútbol por distintos caminos, que todos sabemos cuales son. Va a ser difícil erradicarla. Hoy hay gente que dejó de ir ya que si vas a una cancha no sabes si te vas a ver metido en un incidente y cómo vas a volver a tu casa. Los tiempos de antes donde todos los hinchas estábamos juntos, no van a volver”.

¿Pero antes también había problemas?

“Sí, pero eran un par de golpes y seguíamos mirando el partido. Hoy atrás del golpe puede venir otra cosa como ocurrió hace un tiempo aquí, afuera del Forti con un hincha de Cerro, ¿me entiendes?”

Los clubes nuestros, la mayoría, no tienen una planificación a corto o mediano plazo, ¿Qué futuro les espera?.

“Y qué futuro les espera a los que por ejemplo están hoy en la “C”. Clubes que ojalá duren muchos años, pero van a seguir trabajando mientras encuentren algún dirigente que “aporte”. Esos clubes se mantienen por el nombre y para dar deporte a un grupito muy reducido de parciales que están en su entorno. Y arriba, podés contar con una sola mano aquellos que tienen cierta solvencia económica. El fútbol nuestro va a seguir “remando” hasta que alguien diga “basta”.