- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Por ese Cavanna del final… ¡el mágico inventor de un golazo!

Estaba para Cerro. Estaba.
No solo por el 2 a 1, sino porque se metió con esa diferencia a favor en los tres minutos adicionados por Marcelo Díaz. Tenía el control de mando, la pelota, el manejo de situación. Una corriente a favor, desde el momento que Hindú pasó a ser en el segundo tiempo, un dependiente de contragolpe y nada más. El gol del empate de Sebastián Masseroni al minuto de la recta final, con el tiro libre que llegó.
Ya Cerro 1 a 0,  por el gol de Álvaro Aranguren a a los 32’ del primer tiempo. Una definición exquisita, de la buena, contenido y ejecución. En 26’ del tiempo final, la aparición de Aranguren, en este caso con el frentazo al gol.
Fue el 2 a 1, y más que  nunca Cerro se convenció que ganar era posible. Más que posible. Sobre todo, porque Hindú fue limitando el repertorio, acentuando males de construcción y llegada. Sobre todo llegada.
ENTONCES…ESE CAVANNA
El partido, al margen de la dinámica en el primer tiempo. Por eso del fútbol anunciado. Hasta en cámara lenta. Por eso, más allá del gol de Alvaro Aranguren, ¿qué más para el rescate entre tanta pelota jugada sin destino? Y de última…Cerro.
Estaba… ¿no es cierto Cerro? ¿Quién podía convocar a los duendes de la duda?
¿Qué suspenso, Cerro, si el partido estaba controlado? La pelota. La circulación.
El “Pollo” Aramburo y el “Nito” Sequeira para fortalecer el armado y más allá de las dudas para resolver, el polo opuesto de Hindú. Sin ideas más o menos claras, para aventurarse en la réplica.  Hasta los minutos adicionales. Hasta que de 35 metros, Aníbal Cavanna, el volante central, mandó un balazo bárbaro.
El grito le salió desde el alma. El “5” en la espalda fue un “10” perfecto a la hora del taponazo novelesco. Imposible que Luciano reaccionara en el arco. Imposible.
¿Por qué no encenderle el mérito a ese volante que creyó y ejecutó sobre la base de la certeza? Por eso, Hindú. Por ese invento mágico.
Estaba para Cerro. ¡Sí que estaba! Pero ese invento no ingresaba en los cálculos, hasta que Cavanna arremetió contra la historia del no se puede.
Y pudo. Y pudo. Y pudo. Y pudo. Y pudo. Seguro que también pudo…
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

Estaba para Cerro. Estaba.

No solo por el 2 a 1, sino porque se metió con esa diferencia a favor en los tres minutos adicionados por Marcelo Díaz. Tenía elIMG_2736 [1]control de mando, la pelota, el manejo de situación. Una corriente a favor, desde el momento que Hindú pasó a ser en el segundo tiempo, un dependiente de contragolpe y nada más. El gol del empate de Sebastián Masseroni al minuto de la recta final, con el tiro libre que llegó.

Ya Cerro 1 a 0,  por el gol de Álvaro Aranguren a a los 32’ del primer tiempo. Una definición exquisita, de la buena, contenido y ejecución. En 26’ del tiempo final, la aparición de Aranguren, en este caso con el frentazo al gol.

Fue el 2 a 1, y más que  nunca Cerro se convenció que ganar era posible. Más que posible. Sobre todo, porque Hindú fue limitando el repertorio, acentuando males de construcción y llegada. Sobre todo llegada.

ENTONCES…ESE CAVANNA

El partido, al margen de la dinámica en el primer tiempo. Por eso del fútbol anunciado. Hasta en cámara lenta. Por eso, más allá del gol de Alvaro Aranguren, ¿qué más para el rescate entre tanta pelota jugada sin destino? Y de última…Cerro.

Estaba… ¿no es cierto Cerro? ¿Quién podía convocar a los duendes de la duda?

¿Qué suspenso, Cerro, si el partido estaba controlado? La pelota. La circulación.

El “Pollo” Aramburo y el “Nito” Sequeira para fortalecer el armado y más allá de las dudas para resolver, el polo opuesto de Hindú. Sin ideas más o menos claras, para aventurarse en la réplica.  Hasta los minutos adicionales. Hasta que de 35 metros, Aníbal Cavanna, el volante central, mandó un balazo bárbaro.

El grito le salió desde el alma. El “5” en la espalda fue un “10” perfecto a la hora del taponazo novelesco. Imposible que Luciano reaccionara en el arco. Imposible.

¿Por qué no encenderle el mérito a ese volante que creyó y ejecutó sobre la base de la certeza? Por eso, Hindú. Por ese invento mágico.

Estaba para Cerro. ¡Sí que estaba! Pero ese invento no ingresaba en los cálculos, hasta que Cavanna arremetió contra la historia del no se puede.

Y pudo. Y pudo. Y pudo. Y pudo. Y pudo. Seguro que también pudo…

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

Campo de juego: Parque Ernesto Dickinson. Partido correspondiente a la primera fecha de la liguilla. Divisional Primera “B”.

Árbitro central: Marcelo Díaz (Bien). Asistentes: David Argain-Milton Farinha.

CERRO (2)- Luciano Díaz: José Texo (Nicolás Maidana), Hugo García, Marcelo Martínez, José Enrique Maglio; José Reina, Roberto González (Braian Maidana), Humberto Sequeira, Juan José Armaburo; Alvaro Aranguren, Fernando Bueno (Cristian Duarte.

Director Técnico: Alejandro Martín Texeira.

HINDÚ (2)- Cristian Frola; Cristian Ferreira, Edison Echagüe, Gustavo Cafre, Franco Silva; Jonathán Martínez, Aníbal Cavanna, Bernardo Salsamendi, Gabriel Pintos; Cristhian Ramos, Sebastián Masseroni.

Director Técnico: Jorge Caffre.

GOLES: 32’ Alvaro Aranguren ©. Segundo tiempo: 2’ Sebastián Masseroni (H); 26’ Alvaro Aranguren ©; 47’ Aníbal Cavanna (G).

EL MEJOR DE LA CANCHA: Juan José Aramburo-Alvaro Aranguren.

EL MEJOR DE HINDÜ: Aníbal Cavanna.

CERRO, uno por uno.

Aranguren-Aramburo:

del decir y el hacer

********************

Luciano Díaz (2)- No siempre afloraron los recursos reconocidos en él. Más de una duda

José Texo (x)- Algunos minutos y la lesión que obligó a la variante.

Hugo García (3)- Bien. Sólido.

Marcelo Martínez (3)- Hizo sentir su potencia de marcaje y anticipo.

José Enrique Maglio (2)- Aceptable. Sin lucimiento.

José Reina (3)- Arrancó para gran partido. Después no tanto.

Roberto González (2)- Peleado con la pelota, hasta la lesión en el segundo tiempo.

Humberto Sequeira (3)- El “Nito” fue esencial para el orden. Y ordenó.

Juan José Armaburo (4)- Va y viene. Marca y crea. De los más aptos.

Alvaro Aranguren (4)- Dos goles y la amenaza permanente. Validez incuestionable.

Fernando Bueno (2)- Escaso aporte. Lejos, muy lejos de gravitar.

Nicolás Maidana (3)- Rentable. Bien.

Braian Maidana (x)- Sin desentonar.

Cristianb Duarte (x)- Alguna pretensión de área.

HINDÚ, uno por uno.

Ese volante central,

el de la clase pura…

Cristian Frola (2)- En el segundo gol de Cerro, de los que dudó.

Cristian Ferreira (2)- Menos de lo que vale y puede.

Edison Echagüe (3)- Todo lo que trasmite el “Pollo”. Razones y fogueo.

Gustavo Cafre (3)- Acople en el fondo. Más que bien.

Franco Silva (2)- Vacilante primer tiempo. Evolución en el segundo.

Jonathán Martínez(3)- De los volantes a los que no le faltó nivel. Lo tuvo.

Aníbal Cavanna (4)- Es muy buen volante. Y no solo por el golazo del final.

Bernardo Salsamendi (2)- Opaco esta vez.

Gabriel Pintos (2)- Con desniveles permanentes.

Cristhian Ramos (2)- Sin atreverse. Además, lo anticiparon siempre.

Sebastián Masseroni (3)- Sin socios arriba. Cuando quiere ser bueno queriendo y llegando, no hay caso…es bueno.