Porque siempre se puede…

img089

Carlos “Charo” Ballesteros nació el 4 de  julio de 1949 en Salto – Uruguay . Es hijo de madre soltera, criado por su abuela y su tío en el Barrio Cerro ubicado al norte de Salto. A los 13 años comenzó sus actividades como boxeador, ganando más de 100 peleas, también se dedico toda su vida al trabajo de herrería como lo hacía toda su familia.

Hoy en día es un ex boxeador que recuerda sus momentos de gloria en el ring y comparte un poco de su historia de vida con nosotros.

¿Cómo transcurrió su niñez?

“Bueno yo tuve una niñez de niño humilde, soy hijo de madre soltera y fui criado por mi abuela y un tío al cual le decía mi viejo. Yo les cuento a mis nietos que eran tiempos difíciles, no había televisión, no había ventiladores, era bravo, pero siempre viviendo dignamente. Terminé la escuela a los 13 años y hay comencé a boxear. Me acuerdo que mi tío me preguntó si quería ir al liceo o a la UTU y yo le dije que quería aprender herrería y a boxear.”

¿Cómo estaba compuesta su familia cuando era niño?

“Era mi abuela, mi tío al cual lo llamaba mi viejo, un primo hermano que era como yo los dos criados por la abuela, y éramos nosotros cuatro que vivíamos juntos. “

¿Y cómo está compuesta ahora?

“Y ahora mi familia son mi esposa, dos hijos y  mis nietos. Mi hija que está en España hace 7 años y mi hijo que tiene su familia  y que vive acá en Salto a unas cuadras de mi casa, él es el que va llevando adelante todo, y yo que pongo mi granito de arena si tiene alguna duda en algo”

¿Tiene antecedentes familiares en el ambiente del boxeo?

“Sí, empezó primero un tío que era el mayor de los Ballesteros, el llegó a ser profesional y después de él comenzó mi viejo (tío) que fue el que más estuvo en el boxeo y dirigió también. El siempre saco muchos campeones en Montevideo y acá en Salto era muy conocido Hugo “Tin-Tin” Ballesteros que ya falleció hace unos años. Fue un hombre excepcional siempre con buena onda, una forma de tratarte tenia; él era muy buen boxeador y le encantaba.”

¿Cómo se fue dando su inclinación hacia el boxeo?

“Mi inclinación al boxeo se fue dando al ver a mi viejo y él me fue enseñando todo, como se colocaban las manos, los movimientos que tenía que hacer.”

¿Quién le dio la oportunidad de acercarte a este deporte?

“El que me dio la oportunidad de boxear fue Hugo “Tin-Tin” Ballesteros mi viejo primero comencé como amateur y después fui a boxear a la Argentina pero sin dar la prueba en Montevideo o sea boxeaba como profesional con profesionales pero no lo era.”

¿En dónde fue su primera pelea? ¿Contra quién fue?

“Mi primera pelea fue en el club Universitario contra Walter Silva un morochito que lo dirigía Bortagaray. Fue en el año 1963”

¿Ha ganado algún título?

“Sí, sabes que si, tuve la oportunidad de ganar un cuadrangular que se hizo acá en Salto que fue muy importante, había buen dinero. Las casas comerciales en aquel entonces donaban muchas cosas que luego las daban como premios”

¿Se acuerda más o menos cuántas peleas tuvo?

“Sí fueron 126 aproximadamente, unas cuantas”

¿Cuál fue la más difícil?

“Fue en Montevideo. Yo llegué a la capital con 18 años, había un técnico que venía seguido a Salto se llamaba Francisco Pereira, este señor me había visto boxear acá cuando yo tenía 17 años y le dijo a mi viejo que cuando yo cumplieron 18 me mandara para Montevideo que él me iba a poner en un campeonato nacional. Y bueno un 4 de julio 1967 cuando cumplí 18 años salí rumbo a Montevideo, un camionero amigo me llevó. Recuerdo que llegué un miércoles y el viernes ya estaba boxeando. Fue ahí cuando tuve la pelea con un muchacho de Rivera alto, un físico tenía…, y bueno me ganó por puntos la primera pelea en el Palacio Peñarol, impresionante como estaba lleno de gente.”

¿Cuál fue la pelea más importante que tuvo?

“La más importante fue cuando pelée con Washington Fonseca del club Cerro, la semana anterior de pelear conmigo había salido campeón nacional; invicto iba,  la segunda pelea fue con él. Pero nunca me voy a olvidar lo que habían escrito en diario El País, decía: Carlos Ballesteros debido a su físico desgarbado fue motivo de burlas por parte del público pero esta noche demostró guapeza y buen boxeo ganándole al campeón nacional Washington Fonseca. Y ahí me consagré; todas las peleas que vinieron después las gane”

¿Ha peleado en otros países?

“Sí, tuve la oportunidad de ir a la Argentina, estuve en Paraná, en Santa Fe, y muchos lugares más. A veces había oportunidades que peleaba los martes y los viernes ya me llamaban de nuevo para pelear, me encantaba y siempre mi viejo me acompañaba”

¿Usted cuando boxeaba lo hacía por amor al deporte o lo hacía para obtener dinero?

“En aquel entonces se pagaba cierto dinero, pero en realidad era como un premio a lo que estábamos haciendo, me acuerdo que mi viejo cobraba el dinero de todos los boxeadores que dirigía y después le daba a cada uno lo que le correspondía, pero en realidad no era mucho, la única que en realidad valió la pena fue la del cuadrangular que te nombré anteriormente, era muy buen dinero que había ese día; yo me gane 87500 pesos que en aquel tiempo era mucha plata. Hice una fiesta para 200 personas en el Club Nacional debido a que a los 3 días después de la pelea me casé con mi señora”

Hoy en día en el boxeo se mueve mucho dinero y los  deportistas se cotizan bien ¿Antes era rentable ser boxeador?

“Mirá, a nivel amateur éramos todos del montón nomás, pero el que tenia oportunidad de salir a pelear afuera era mucho mejor pago. Pero después era todo como es hoy por hoy los muchachos tienen sus costos, su alimentación, el cuidado que hay que tener, no hay que tomar, no hay que fumar”

¿Que otros boxeadores salteños integraron su generación?

“Éramos compañeros en Montevideo con Castor Alvez muy buen boxeador, después estaba Rubén Darío; y después acá en Salto con mi viejo sacamos 5 campeones que son Juan Vica que hoy es mi consuegro, Nelson Ballesteros, Álvarez Paladín, Miguel Ángel Borges y Roque Ribero.

¿Había mucha rivalidad entre ustedes?

“Sí, había tremenda rivalidad, por ejemplo Ringo Tavarez y Napoleón Fagundez se peleaban arriba y abajo del ring, pero lo que yo siempre resalte es que me llevé bien con todos los que he boxeado”

Cuando había peleas ¿El marco de público era importante?

“Era muy lindo, cuando pelée en el palacio Peñarol en Montevideo si se llenaba de gente pero uno de los mejores que vi fue cuando se hacía boxeo en Universitario, en Peñarol, en Chaná, después se empezó  a hacer en Nacional, en Círculo y en Salto Uruguay”

¿Cuándo se retiro del boxeo? ¿A qué edad?

“Me retiré a los 25 años, ya tenía a mis hijos, el trabajo y entonces me dediqué un poco más al taller y a la familia”

¿De esa época de gloria que tuvo le quedaron muchos amigos?

“Sí, Juan Carlos Otella, él está en Buenos Aires (Rep. Argentina) ahora. Con él hace 43 años que boxeamos aproximadamente en el Palacio Peñarol. Me acuerdo que él era un zurdo excelente venía ganando todas las peleas por nocaut y a mí me tocó pelear con él después de finalizado un campeonato y  mi técnico me dijo “esta noche deja tu mano izquierda en tu casa” y yo lo mire y le dije “mirá que yo manejo bien la izquierda” y él me dijo “no, esta noche camínale por la derecha porque él es zurdo y métele tu derecha”, pero mira empezó la pelea y me largo un zurdazo… y yo le caminé por la derecha como me dijo mi técnico y le pegué y al suelo, a los 3 rounds lo noqueé, la verdad que fue espectacular”

¿A qué se dedico?

“Y siempre desde chico estuve vinculado al trabajo de la herrería”

¿Cómo era un día antes en su vida cuando boxeaba?

“ Y bueno era trabajo hasta la tardecita y después me iba para el gimnasio, de la experiencia que tomé de otros gimnasios de Argentina en los que entrenaba lo volqué a mi entrenamiento y a la academia de mi viejo para darle una mano y preparar boxeadores; incluso cuando fuimos a Bs. As. a un campeonato panamericano que había, él se enfermo y no pudo dirigir estuvo casi todo el campeonato en el hotel y yo dirigí a todos los boxeadores que habían ido de acá de Salto”

¿Cómo es ahora?

“Y ahora es recordando los lindos momentos, porque en realidad hace 20 meses que estoy sentado o acostado, debido a que tuve fracturas en las dos rodillas lo que no permite movilizarme, desde hace 15 años me hago tratamientos de hemodiálisis y ahora tengo cataratas en ambos ojos por lo cual no veo. A la mañana me levanto y me traen hasta mi sofá, luego al mediodía me sientan en la mesa a almorzar y después me llevan a la cama a dormir una siesta, como a las 4 me despierto y me traen a mi sofá de nuevo cuando no tengo que ir al centro de diálisis. No es fácil pero uno se adapta y trata de salir adelante en todo, con mucha esperanza”

¿Hoy por hoy cuáles son sus puntales de vida?

“Mi familia, empezando por mis hijos y mis nietos. Si bien tuve la dicha de ser herrero, hoy en día puedo decir que tengo una familia de hierro, tanto mi hija que está en España pero cuando la necesito o las cosas se ponen difíciles siempre está presente incluso ahora está con ganas de venir porque sabe que estoy con unos problemas, tengo 3 operaciones por delante así que en cualquier momento la tengo por acá, mi hijo que es el que trabaja y lleva todo adelante y me ayuda mucho y  mi señora que siempre me acompaña”

Que les diría a los chicos que están comenzando a boxear en este momento…

“Mira, yo he tenido en muchos años oportunidades de ir en ambulancia al centro de diálisis, pasábamos a buscar a unos compañeros que viven en Barrio Don Atilio, en Barrio Burton, etc. y después me traía a mi casa casi siempre hacíamos el mismo recorrido. Y yo veía esa cantidad de muchachos que hasta ahora hay en las esquinas  como que sin tener un rumbo, he visto su botellita de vino, su cigarro yo les diría a esos muchachos con la experiencia que he adquirido en estos años que se arrimen a un gimnasio de boxeo que es algo muy lindo porque si ellos tienen condiciones van a salir adelante y si no las tienen les va a servir  para aprender a defenderse, a que no les sirve la bebida ni el cigarro ni nada de eso, ahi todo es salud, vida sana y también tengo un mensaje para aquellos que ya boxean que queriendo y teniendo mucha voluntad se puede”.

Eugenia Aguirre Nessi

El señor Carlos “Charo” Ballesteros tuvo el gusto de brindar a EL  PUEBLO la siguiente carta la cual está dedicada a su querido y respetado tío o su viejo como él le dice y en la que cuenta y recuerda algunos momentos de su carrera, dice así:

“Te acordás querido Balle aquel día de junio cuando se realizó aquel  img088cuadrangular de los cuatro mejores boxeadores que había en Salto, éramos Marcos “Ringo” Tavarez, Luis Álvaro Garcilazo, Napoleón Fagúndez y yo.

Hasta el día de hoy me acuerdo que nosotros cuatro éramos rivales en el ring y amigos de la vida.

El “Ringo” era un boxeador nato, tenía un físico privilegiado; era ágil en su desplazamiento y tenía buena vista. Era bueno.

Luis Álvaro Garcilazo era frío y calculador, pegaba siempre en el momento justo. Conocía muy bien el ring.

Napoleón Fagúndez, él sí que era un guerrero del ring, soldado de mil batallas, había que ponerse en el “palo a palo” y el “iba e iba”

Y mi boxeo que más bien era técnico y caminaba muy  bien el ring. Hoy después de cuatro décadas recuerdo que el día que se realizó ese cuadrangular estaba lleno de gente, cada uno tenía su hinchada, fue espectacular.

Sabés querido viejo que le estoy peleando a la vida, y sé que estoy en el último round; pero estoy aplicando lo que me enseñaste. Hace 15 años que estoy en diálisis y con algunas cirugías en trance. Quiero ganarle a la adversidad, de lo negativo sacar siempre lo positivo, sacar fuerzas de la flaqueza.

Hoy no estás en este ring pero hago de cuenta que te tengo y como sé que en el ring de la vida no hay reglas, voy a pedir un round más y ahí voy a recordar cuando me decías “vamos Charo que es el último” y te prometo que lo voy a pelear segundo a segundo y minuto a minuto. Y esta vez sée que va a ser a muerte pero quédate bien tranquilo de que voy a dejar todo de mí, me ganará pero sé que voy a dejar todo lo mejor de mí.

Sé que siempre estás presente mi viejo querido en cada espectáculo de boxeo, estás presente con todos tus boxeadores y compañeros míos, amigos y jueces que ya no están.

Con esta carta también quiero agradecer al personal de diálisis desde los doctores y doctoras, nurses, enfermeras y enfermeros, auxiliares de servicio, personal de seguridad, hasta mis compañeros. También a mi familia y a todos los que me apoyaron en el correr de mi vida.”

Carlos “Charo” Ballesteros







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...