Wimbledon: Federer campeón

A un mes de cumplir 31 años, el Rey volvió a ocupar ese trono que, por calidad, nunca debió abandonar. De hecho, circunstancialmente lo volverá a perder, quién sabe cuándo, pero en la historia difícilmente se lo arrebaten. Sus 17 títulos de Grand Slam, incluyendo siete de sus ocho finales ganadas en Wimbledon, valen más que mil palabras.
La humildad que lo caracteriza desde el inicio de su carrera y esa calidad intacta que hace disimular alguna falencia física, lo llevaron a volver a lo más alto de la clasificación mundial cuando ya muchos pensaban que se trataba de una utopía. En junio de 2010 Roger Federer cayó al segundo puesto por culpa de Rafael Nadal, y llegó a estar durante poco más de un mes cuarto, a fines de 2011. Pero la victoria del viernes sobre Djokovic le despejó el camino para volver al primer lugar desplazando al hasta hoy monarca.
Con el triunfo sobre Murray igualó el record de Pete Sampras en cantidad de semanas primero (286), y lo pasará. A pesar de perder el primer set, se mantuvo inmutable y se llevó los tres siguientes con su mejor versión a lo largo del torneo. Los dolores en la espalda que lo tuvieron al borde de la eliminación ante Benneteau quedaron atrás, así como también el esfuerzo realizado para ganarle a Djokovic el viernes.
El partido arrancó con quiebre de Murray, que fue contestado en el cuarto game por el suizo para quedar 2-2. En el noveno volvió a capitalizar un break el escocés, pero fue el último que aprovechó en todo el encuentro. Se puso 5-4 y confirmó la primera manga con su servicio, pero nunca más le pudo romper el saque al hombre con el que tenía un historial positivo de ocho victorias y siete derrotas, aunque ninguno de esos 15 cotejos sobre césped.
Ya en el segundo set, llegaron 4-4 sin quiebres y con break point para Murray, pero Federer se recuperó y cerró con un quiebre en el 12º game para irse 7-5 arriba y poner las cosas 1-1. A poco de comenzado el tercer set, la lluvia obligó a suspender el partido durante casi una hora, hasta que se cerró el techo del All England Club y todo continuó con ritmo suizo. El ahora número uno del mundo se llevó 6-3 la tercera manga, quebró en el quinto game de la cuarta para ponerse 3-2 arriba, y lo cerró sacando para el 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4 final.
Gran Bretaña, que volvió a ver a un tenista local en la final del torneo de tenis más antiguo de todos después de 74 años, no pudo quebrar la racha de 76 años sin títulos (Fred Perry en 1936), y se rindió a los pies del jugador que por séptima vez en su carrera se consagra allí, igualando el record de Sampras. Sí, otro record compartido con el gran Pistol Pete, a quien podrá seguir relegando al segundo lugar de la historia, mientras sus actuales adversarios lo ven cada vez más lejos.
Fuente: Montevideo Portal

A un mes de cumplir 31 años, el Rey volvió a ocupar ese trono que, por calidad, nunca debió abandonar. De hecho, circunstancialmente lo volverá a perder, quién sabe cuándo, pero en la historia difícilmente se lo arrebaten. Sus 17 títulos de Grand Slam, incluyendo siete de sus ocho finales ganadas en Wimbledon, valen más que mil palabras.

La humildad que lo caracteriza desde el inicio de su carrera y esa calidad intacta que hace disimular alguna falencia física, lo llevaron a volver a lo más alto de la clasificación mundial cuando ya muchos pensaban que se trataba de una utopía. En junio de 2010 Roger Federer cayó al segundo puesto por culpa de Rafael Nadal, y llegó a estar durante poco más de un mes cuarto, a fines de 2011. Pero la victoria del viernes sobre Djokovic le despejó el camino para volver al primer lugar desplazando al hasta hoy monarca.

Con el triunfo sobre Murray igualó el record de Pete Sampras en cantidad de semanas primero (286), y lo pasará. A pesar de perder el primer set, se mantuvo inmutable y se llevó los tres siguientes con su mejor versión a lo largo del torneo. Los dolores en la espalda que lo tuvieron al borde de la eliminación ante Benneteau quedaron atrás, así como también el esfuerzo realizado para ganarle a Djokovic el viernes.

El partido arrancó con quiebre de Murray, que fue contestado en el cuarto game por el suizo para quedar 2-2. En el noveno volvió a capitalizar un break el escocés, pero fue el último que aprovechó en todo el encuentro. Se puso 5-4 y confirmó la primera manga con su servicio, pero nunca más le pudo romper el saque al hombre con el que tenía un historial positivo de ocho victorias y siete derrotas, aunque ninguno de esos 15 cotejos sobre césped.

Ya en el segundo set, llegaron 4-4 sin quiebres y con break point para Murray, pero Federer se recuperó y cerró con un quiebre en el 12º game para irse 7-5 arriba y poner las cosas 1-1. A poco de comenzado el tercer set, la lluvia obligó a suspender el partido durante casi una hora, hasta que se cerró el techo del All England Club y todo continuó con ritmo suizo. El ahora número uno del mundo se llevó 6-3 la tercera manga, quebró en el quinto game de la cuarta para ponerse 3-2 arriba, y lo cerró sacando para el 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4 final.

Gran Bretaña, que volvió a ver a un tenista local en la final del torneo de tenis más antiguo de todos después de 74 años, no pudo quebrar la racha de 76 años sin títulos (Fred Perry en 1936), y se rindió a los pies del jugador que por séptima vez en su carrera se consagra allí, igualando el record de Sampras. Sí, otro record compartido con el gran Pistol Pete, a quien podrá seguir relegando al segundo lugar de la historia, mientras sus actuales adversarios lo ven cada vez más lejos.

Fuente: Montevideo Portal