¿Cuál es el precio de obtener petróleo en Pepe Núñez?

¿Cuál es el precio de obtener  petróleo en Pepe Núñez?
La exploración en busca de petróleo que realiza una empresa extranjera asociada con ANCAP en la localidad de Pepe Núñez (a 180 kilómetros de la capital del departamento de Salto), genera cuestionamientos y críticas de parte de investigadores y movimientos sociales, que señalan que en el contrato estipulado por el Estado con los privados que llevan adelante la tarea, está previsto el empleo del fracking para excavar en el lugar, una técnica tan peligrosa como cuestionada, al punto que fue prohibida en países del primer mundo.
En esta oportunidad, un periodista uruguayo especializado en medio ambiente, que accedió al contrato firmado por la empresa estatal con la privada que realiza la exploración en Pepe Núñez, a través de la ley de acceso a la información pública, porque expresó que ANCAP se negaba a darle el documento, afirma que el uso de fracking en el lugar está previsto en el contrato y que su uso es inminente. Mientras tanto ANCAP lo niega y afirma que no tienen previsto el uso de esa técnica.
En consecuencia, se levantan voces en contra como algunos movimientos sociales y un edil nacionalista de Salto le pide a la Junta Departamental que al igual que sus pares de Tacuarembó y Paysandú, declaren al departamento Libre del uso de Fracking, empero un abogado constitucionalista dice que por más declaración que haya, la misma no tiene efecto vinculante y que no puede impedir que la empresa cumpla con lo previsto en el contrato que firmó y que la habilitaría a su uso.
Se trata de un tema de interés que se expone a la luz pública en el presente informe de EL PUEBLO para dar a conocer la situación y sus distintos puntos de vista.
QUÉ ES FRACKING
Para la extracción se realiza una perforación horizontal por la napa de la roca y después se introduce un fluido que está compuesto por agua, arena y productos químicos a altísima presión como para que, a una profundidad de 2 o 3 mil metros, poder fracturar la roca en el subsuelo y de esa manera ampliar la superficie de contacto de los fluidos que se introducen, con el gas y con el petróleo, para que se combinen, luego extraer esa mezcla y en la superficie separar el gas o el petróleo que se pudo haber capturado.
El periodista consultado por este diario al respecto, Víctor Bacchetta, indicó que a esta tecnología se le dice “experimental” lo que quiere decir que “no es una tecnología consolidada, ni segura”. “Eso se sabe y aún así se lo está aplicando, incluso masivamente en Estados Unidos (EE.UU) que fue donde se originó esta tecnología, porque más allá del incentivo de las empresas que están haciendo esta explotación, hay un interés político de superpotencias como EE.UU que los hace decir que ésta es la posibilidad de la autonomía energética de países que históricamente no tenían hidrocarburos. Inclusive se ha llegado a hablar de que EE.UU., nunca tuvo petróleo suficiente para abastecerse,  ya que su interés es exportar este gas o petróleo que se extraiga de ésta manera en cualquier lado”, dijo el periodista consultado a EL PUEBLO.

La exploración en busca de petróleo que realiza una empresa extranjera asociada con ANCAP en la localidad de Pepe Núñez (a 180 kilómetros de la capital del departamento de Salto), genera cuestionamientos y críticas de parte de investigadores y movimientos sociales, que señalan que en el contrato estipulado por el Estado con los privados que llevan adelante la tarea, está previsto el empleo del fracking para excavar en el lugar, una técnica tan peligrosa como cuestionada, al punto que fue prohibida en países del primer mundo.

En esta oportunidad, un periodista uruguayo especializado en medio ambiente, que accedió al contrato firmado por la empresa estatal con la privada que realiza la exploración en Pepe Núñez, a través de la ley de acceso a la información pública, porque expresó que ANCAP se negaba a darle el documento, afirma que el uso de fracking en el lugar está previsto en el contrato y que su uso es inminente. Mientras tanto ANCAP lo niega y afirma que no tienen previsto el uso de esa técnica.

En consecuencia, se levantan voces en contra como algunos movimientos sociales y un edil nacionalista de Salto le pide a la Junta Departamental que al igual que sus pares de Tacuarembó y Paysandú, declaren al departamento Libre del uso de Fracking, empero un abogado constitucionalista dice que por más declaración que haya, la misma no tiene efecto vinculante y que no puede impedir que la empresa cumpla con lo previsto en el contrato que firmó y que la habilitaría a su uso.

Se trata de un tema de interés que se expone a la luz pública en el presente informe de EL PUEBLO para dar a conocer la situación y sus distintos puntos de vista.

QUÉ ES FRACKING

Para la extracción se realiza una perforación horizontal por la napa de la roca y después se introduce un fluido que está compuesto por agua, arena y productos químicos a altísima presión como para que, a una profundidad de 2 o 3 mil metros, poder fracturar la roca en el subsuelo y de esa manera ampliar la superficie de contacto de los fluidos que se introducen, con el gas y con el petróleo, para que se combinen, luego extraer esa mezcla y en la superficie separar el gas o el petróleo que se pudo haber capturado.

El periodista consultado por este diario al respecto, Víctor Bacchetta, indicó que a esta tecnología se le dice “experimental” lo que quiere decir que “no es una tecnología consolidada, ni segura”. “Eso se sabe y aún así se lo está aplicando, incluso masivamente en Estados Unidos (EE.UU) que fue donde se originó esta tecnología, porque más allá del incentivo de las empresas que están haciendo esta explotación, hay un interés político de superpotencias como EE.UU que los hace decir que ésta es la posibilidad de la autonomía energética de países que históricamente no tenían hidrocarburos. Inclusive se ha llegado a hablar de que EE.UU., nunca tuvo petróleo suficiente para abastecerse,  ya que su interés es exportar este gas o petróleo que se extraiga de ésta manera en cualquier lado”, dijo el periodista consultado a EL PUEBLO.

Accedió al contrato y allí abre la posiblidad

Periodista afirma que ANCAP tiene previsto usar técnica de fracking en la exploración en Pepe Núñez pero no lo dice

El periodista especializado en medio ambiente, Víctor Bachetta, brindó una charla en el local de la Asociación Agropecuaria de Salto para informar acerca de qué es y qué consecuencias produce sobre el suelo, la técnica del Fracking. Allí planteó su inquietud por la posibilidad de que luego de la etapa de exploración que realiza la empresa Schuepbach, contratada por ANCAP para estas actividades en Pepe Núñez, la misma emplee esta técnica para la extracción de hidrocarburos no convencionales que, según indicó, solo se pueden extraer utilizando la técnica fracking.

Al ser consultado por EL PUEBLO, para el presente informe, cuestionó el hecho de que ANCAP diga toda la verdad acerca del uso de esta técnica.

HIDROCARBUROS NO CONVENCIONALES

Según los datos que pudo recabar este diario, los hidrocarburos no convencionales son la fase muy anterior de la formación de petróleo y el gas natural donde lo que hay es una roca seca, una capa en el subsuelo de una roca que tiene en burbujas pequeñas gas y petróleo. Indicó que esas burbujas todavía no están interconectadas entre sí y para ello han inventado una tecnología capaz de extraer gas o petróleo de esa roca.

IMPACTOS AMBIENTALES

El periodista hizo referencia a los impactos ambientales que tiene el uso de fracking. Indicó que lo que se extrae después que se ha producido la fractura no llega a más del 50% de lo que se introdujo. “Esos productos químicos a pesar que están reservados, porque las empresas declaran que forma parte del secreto comercial, en algunos casos las han obligado a revelar el contenido de la fórmula de los químicos utilizados y ya se sabe por estudios de universidades que son altamente tóxicos.

Además al producirse la fractura, no solo van a quedar en el subsuelo parte de esos componentes, sino que además se liberan componentes que existen en el subsuelo como elementos radioactivos que previo a ese procedimiento, son neutros para quienes están en la superficie”, comentó.

Subrayó que “se ha verificado que a través de esa fractura, ese metano ha contaminado acuíferos e incluso ha llegado a la superficie contaminando pozos de agua superficial, lagunas, etc., contaminando el suelo y haciendo inviable en esas zonas la producción tradicional que ha tenido esa zona rural”, expresó.

“Esta tecnología además no permite que se haga solo un pozo vertical, sino que al ser roca seca, esa tecnología sólo puede ir hasta 2 o 3 mil metros de distancia del pozo original y después a esa distancia hay que hacer otro pozo y otro y entonces se va cubriendo el territorio para tratar de extraer algo del gas y del petróleo de esas napas subterráneas, de manera que la afectación del terreno es mucho mayor que la de la explotación tradicional”.

URUGUAY TIENE COMPROMETIDO EL 14% DEL TERRITORIO

Bacchetta agregó que en Uruguay, por las informaciones científicas en ésta zona norte del litoral se dice por estimaciones de Servicio Geológico de los Estados Unidos que habría una reserva técnicamente explotable pero que es de las menores que puede existir en la región, donde las reservas consideradas más promisorias se encuentran en el sur, en Argentina, Brasil y México. Pero Uruguay ya tiene comprometido el 15% del territorio, concentrado en esta zona para la explotación.

EL CONTRATO

Explicó que el primer contrato firmado por ANCAP en el 2009, era de prospección que es solo estudio, pero en el 2012 firmó con la empresa Schuepbach otro contrato por 30 años y es de exploración y explotación (extracción), ese contrato ya contiene la posibilidad de pasar a la fase extractiva.

Dijo que lo que ésta empresa está haciendo ahora con algunas perforaciones verticales que va a hacer, es “completar la etapa de exploración que se hace para hacer una medida más precisa del yacimiento para determinar si es económicamente rentable explotarlo. Si la empresa decide que sí, va a pasar a la fase de extracción y para extraer gas o petróleo de éstas formaciones geológicas la única tecnología posible, es el fracking”.

Señaló que “hay algunos países que lo han prohibido como Francia, Bulgaria o Alemania más recientemente pero en EE.UU esto ha generado una movilización  social porque como están en ese país las grandes petroleras del mundo, tienen un poder económico y político muy grande y el gobierno de EE.UU no ha sido hasta hoy, políticamente capaz de tomar una determinación sobre esto”.

LO NIEGAN

El  periodista afirmó que las empresas que están trabajando se dedican a la extracción de hidrocarburos no convencionales y acá no esta prohibido. “Pero si hoy consultan a las autoridades de ANCAP o al propio gobierno, les dicen que no hay ninguna decisión de hacer fracking, que esto no está en los planes, que es peligrosa, niegan tener la intención de aplicarlo. El problema es que el contrato ya lo admite, si bien no habla de la tecnología, habla de hidrocarburos no convencionales, y hoy la única tecnología que hay para explotar hidrocarburos no convencionales es el fracking”, reiteró.

“Yo puedo decir que en el contrato está involucrada la posibilidad del fracking y el mecanismo de decisión para las eventualidades que surjan, entonces prevé que si la empresa lo considera rentable  lo tiene que plantear en un comité de administración que está previsto en el contrato, en ese comité la composición es uno a uno la empresa y ANCAP, en ese comité no se pueden tomar decisiones que no sean unánimes y si no hay acuerdo una de las partes puede recurrir a un arbitraje internacional. Además esos tribunales ya salen de jurisdicción uruguaya y la experiencia internacional que existe es que en esos tribunales predomina el interés de las empresas por encima del interés de los países”, aseguró el periodista especializado en medio ambiente, Víctor Baccheta.

“Esto ha sido manejado por pocas personas a espaldas de la población”, dijo Jorge Dalmás

Movimiento “Paysandú Nuestro” sostiene que el uso del Fracking dañaría irreversiblemente el Acuífero Guaraní

Jorge Dalmás integra el Movimiento “Paysandú Nuestro”, que se opone absolutamente a la práctica del Fracking, a sabiendas luego de informarse y acceder a estudios e investigaciones acerca de que el sistema “impacta negativamente” en el medio ambiente y “provoca daños irreversibles” en el suelo. Se verían dañadas las aguas termales, así como la posibilidad de utilizar el acuífero en un futuro para abastecer de agua potable las ciudades, tal como se hace en Sao Paulo y que a juicio del entrevistado el agua potable “es el capital que tenemos y que vale más que todo el petróleo que pueda llegar a encontrarse”, aseveró Dalmás.

Un gran paso ha obtenido el movimiento al lograr que el departamento de Paysandú haya sido declarado “Libre de Fracking”, empero Dalmás, sostuvo que si la práctica se lleva a cabo en otra zona o departamento del país en el que se despliega el Acuífero Guaraní, el daño y la contaminación puede llegar a propagarse a todos los sectores del mismo.

En Salto ya se advierte preocupación por esta realidad, sobre todo en el sector rural, motivos por los cuales recientemente se organizó una reunión con el periodista uruguayo especializado en medio ambiente, Víctor Bacchetta, quien brindó una disertación sobre el fracking.

Recibieron información acerca de los riesgos que implica el fracking, hace ya dos años, que los hidrocarburos que se estaban implementando en la práctica del sistema no proceden del petróleo convencional, que están contenidos en una formación rocosa que para ser extraídos solamente existe una tecnología que se ha desarrollado que se denomina la fractura hidráulica (fracking).

“ANTE ESTA SITUACIÓN ANCAP HA JUGADO SIEMPRE A LA AMBIGÜEDAD FRENTE A LA PRENSA”

“Luego de ver también un documental que revela las consecuencias del sistema, advertimos que el tema revestía mucha gravedad, considerando que nos encontrábamos frente al contrato firmado por ANCAP con la empresa norteamericana”, expresó.

Dijo que en el contrato no solamente se comprometía la exploración, si no también la explotación. Siguiendo el razonamiento se llegó a la conclusión de que si ello era rentable se iba a extraer, lo que implica definitivamente realizar el fracking.

Por su parte, Dalmás reveló que ante estas inquietudes ANCAP “ha jugado siempre a la ambigüedad, no hay declaraciones muy claras porque este tipo de tecnologías despiertan muchísima resistencia en la población local, la que va a verse oportunamente damnificada”. Frente a una audiencia pública,  Héctor de Santa Ana, representante de ANCAP, “negó enfáticamente que se fuera a practicar fractura hidráulica”.

Sostuvo que siguieron investigando y que finalmente ANCAP, terminó reconociéndole a la Junta Departamental de Paysandú que está previsto que si los yacimientos son comercialmente viables, se va a utilizar esa técnica con las medidas precautorias necesarias.

“Ante la multitud de dudas, decidimos recorrer todos los caminos que pudieran conducirnos a una información clara y confiable. En una primera instancia, recurrimos a contactos con la fuerza política en el gobierno nacional, con la pretensión de obtener información fidedigna sobre la cuestión. Como las respuestas a estas iniciativas fueron difusas y evasivas, decidimos tomar una actitud proactiva tratando de generar eventos académicos y sociales que contribuyeran a generar una opinión pública al respecto”, aseguró Dalmás.

“LIBRE DE FRACKING”: UN GRAN AVANCE

Dalmás afirma que el hecho de haber logrado con el movimiento “Paysandú Nuestro” que se haya prohibido la práctica de este procedimiento en aquel departamento, significa un “gran logro”, no obstante, señala que “es necesario concientizar al resto del territorio que comprende el Acuífero Guaraní”.

“Según el Sistema de Reordenamiento Territorial, los departamentos tienen no solo la posibilidad, sino el deber de bregar por el medio ambiente y admite que se determine qué tipo de actividades económicas se van a desarrollar en el mismo. En este caso la fractura hidráulica está plenamente reconocida por los juristas y que la soberanía departamental tiene el derecho de negarse a tales maniobras”.

LA IMPORTANCIA DE LA CONCIENTIZACIÓN

“A todos nosotros como sociedad civil nos preocupan dos aristas de este asunto: Por un lado, la tecnología empleada que es el ‘fracking’, una técnica experimental, aplicada sin estudios suficientes, muy controvertida y que por sus impactos ambientales y sociales ha sido prohibida en varios países y regiones; y por otro lado, las decisiones del gobierno uruguayo, que hasta el momento carecen de transparencia para los ciudadanos interesados en saber de qué se trata”, admite el integrante del Movimiento social “Paysandú Nuestro”.

Se entiende entonces que, “una vez determinado el interés económico en el recurso, irán a buscarse las licencias ambientales y sociales requeridas pero bajo las reglas consentidas en el contrato. Las autoridades de ANCAP negaban que existiera la posibilidad de emplear la técnica de ‘fracking’ aunque el contrato firmado no lo excluye. Como vemos, un año de tesón en la búsqueda de información nos ha llevado a lo que sospechábamos”, afirmó Dalmás.

“Se admite la posibilidad de usar el ‘fracking’ y esto ha sido negado sistemáticamente a la población. Ante esta forma de manejar la situación creemos que podemos permitirnos especular sobre los por qué de estos procedimientos. Es sabido que la técnica es sumamente riesgosa, contaminante y muy resistida por las poblaciones que la conocen, por lo que se pretende con estas maniobras dilatorias ganar tiempo para pretender luego, con el hecho consumado del yacimiento encontrado, obtener el consentimiento de la población, la licencia social para su explotación”, añadió.

“Nosotros, como sociedad civil, entendemos que los procesos para obtener el consentimiento de la población deben ser, antes que nada, de generación de confianza, brindando todos los elementos e informaciones requeridos. Las intenciones pueden ser legítimas, pero se invalidan cuando se invierte el orden de los procedimientos adecuados”, dijo.

“No se puede firmar, en nombre del estado uruguayo, un contrato por 30 años con una empresa que admite la posibilidad de usar el ‘fracking’ sobre el Acuífero Guaraní. Esto ha sido manejado por muy pocas personas, a espaldas de la población”, concluyó.

Experto en explotación petrolera de ANCAP asegura que existe apenas un 5% de posibilidad de encontrar petróleo en nuestro país

“Hablar de fracking en Uruguay es como hablar de lanzar una nave a Júpiter desde Salto o Montevideo”

Las perforaciones que se llevan a cabo en la localidad de Pepe Núñez (y en otras partes de la región) tienen apenas “un 5%” de probabilidades de encontrar petróleo o gas natural, según el gerente de Exploración y Producción de ANCAP, Héctor de Santana, quien así lo aseguró a EL PUEBLO.

Santana, que es experto en exploración petrolera, descartó “rotundamente” que la empresa estadounidense Schuepbach (la encargada de la exploración y explotación de hidrocarburos en la zona y contratada por ANCAP para esto ya que la empresa estatal no cuenta con infraestructura para eso), vaya a aplicar el procedimiento de fracking para extraer hidrocarburos no convencionales en nuestro territorio.

“No es un método que esté en línea con lo que estamos trabajando. No encontramos una roca generadora para realizar fracking, porque no hemos identificado ninguna roca que pueda ser susceptible a este tipo de procedimiento. Además, no tenemos la tecnología necesaria para llevarlo a cabo. No hay equipamiento disponible en toda América del Sur para realizar fracking. Hay un equipamiento muy primario en Argentina, pero insuficiente. Diría que por muchísimo tiempo, quizás eternamente, no estaremos en condiciones de realizar este procedimiento en la región. Hablar de fracking en Uruguay es como hablar de lanzar una nave a Júpiter desde Salto o Montevideo”, enfatizó De Santana, quien ocupa el cargo técnico de mayor jerarquía en el área Explotación y Producción de la empresa estatal.

De Santana remarcó a este diario además que “no existen condiciones económicas” en nuestro país para poder sustentar el polémico procedimiento, por sus elevados costos y que incluso sería prohibitivo para Schuepbach o cualquier otra empresa extranjera.

“Realizar un pozo para fracking no sale menos de 40 millones de dólares y dura, a lo sumo, dos años, lo que minimiza la producción. En cambio, hacer un pozo para explotación de hidrocarburos convencionales tiene un costo de cuatro millones de dólares. ¡10 veces menos! Y dura 15 años, sin pestañar. Entonces, ¿a quién se le puede ocurrir gastar 10 veces más en un pozo que tendrá mucho menor rendimiento? No hay ninguna forma posible de hacerlo viable. Y si tengo que hacer un pozo cada tres metros, su producción no me pagará ni la vigésima parte de lo que sale el pozo”, subrayó el funcionario.

El alto costo del fracking elevaría el precio final del barril de petróleo, que “no podría ser inferior a 250 o 270 dólares, en condiciones totalmente disímiles a las actuales, dado que el precio del barril en el mercado es de 100 dólares”.

“ESTE TEMA LO REGULA DINAMA”

De Santana insistió en que “no vamos a considerar ningún tipo de explotación que no sea sustentable económica ni ambientalmente. De todas formas, hay que tener en cuenta que es DINAMA (Dirección Nacional de Medio Ambiente) quien regula este tema y debe autorizar cualquier tipo de técnica. De parte nuestra, reitero, tenemos claro que la tecnología que tiene Uruguay para desarrollar las condiciones necesarias para realizar fracking, son las mismas que tiene de mandar una nave a Júpiter”.

Dijo que actualmente se quiere hacer ver al fracking “como un tema de interés desde el punto de vista ambiental, pero no es un tema que le pueda preocupar a la población, porque está manejado por un sector político que desconoce realmente cómo es el asunto, pero igual lo plantea por propios intereses. Este grupo de gente está promoviendo el tema para instalarlo en la sociedad”.

La perspectiva de encontrar petróleo es “muy baja”, arguyó De Santana. “Lo más probable es que no encontremos petróleo. Ningún productor rural de la zona vino a decirnos que hay un manantial de petróleo en su propiedad. Y eso ocurrió en cada país donde se encontró petróleo. Lo primero que hay que ver es si hay petróleo en superficie. Si no hay, es difícil que haya un manantial, porque no se explota brea, ese petróleo que está biodegradado”, añadió el especialista de ANCAP.

Por todo lo expuesto “el fracking está lejos de ser una posibilidad a realizar en Uruguay. Por muchísimo tiempo seremos incapaces en la región de realizar ese tipo de procedimiento y quizás nunca estemos capacitados para hacerlo”.

EL VALOR AGREGADO

De acuerdo a la visión de De Santana, más allá de que los trabajos que se realizan en nuestro territorio no den los frutos esperados “el país habrá ganado mucho, porque quedará un conocimiento que es incluso más importante que encontrar petróleo. Estamos en una fase de investigación, logrando dar lectura a algo que no conocemos y que va a ser parte de la soberanía del  país. Conocerlo sale muy caro y ese gasto sería imposible de solventar por el Estado. Y todo el conocimiento que se adquirirá será una valor fundamental para ANCAP y para el país. Uruguay es el único lugar del Atlántico Sur con exploración en el mar. El polo exploratorio del Atlántico Sur hoy es Uruguay y eso  tiene un gran valor”.

¿Qué dice el contrato con Schuepbach?

El 29 de octubre de 2009 ANCAP firmó un contrato con la empresa estadounidense Schuepbach Energy Uruguay SRL, para “el otorgamiento de áreas para la exploración y explotación de hidrocarburos en el área continental (onshore)” de nuestro país.

El extenso documento de 56 carillas marca derechos y obligaciones para ambas partes. Si bien no se establecen restricciones en cuanto al procedimiento a utilizar por la empresa Schuepbach para llevar a cabo su trabajo, sí se especifica que la misma “deberá cumplir todas las normas internas del Uruguay y con los tratados y convenios internacionales sobre protección del Medio Ambiente”.

Una de las obligaciones de ANCAP, por su parte, es la de “gestionar, con la información y documentación suministrada por el contratista, la obtención de las autorizaciones medioambientales que pudieran corresponder para el cumplimiento del contrato”.

El documento marca que ANCAP “encomienda al contratista (Schuepbach) a que realice, en forma exclusiva y en nombre de ANCAP, los trabajos correspondientes a la exploración y eventual explotación de hidrocarburos en el área del contrato”, sin detallar qué tipo de procedimientos se realizarán. El acuerdo entre las partes tiene una validez de 30 años.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...