¿Quién se hace responsable de quienes más los necesitan?

¿Quién se hace responsable de quienes más los necesitan?

Tras el accidente de un móvil policial que oficiaba en ese momento como ambulancia contra una moto en un cruce con semáforos, con un resultado fatal, la polémica se instaló sobre los cometidos y las responsabilidades de las instituciones. ¿La Policía debe oficiar como ambulancia? ¿El Hospital debería prestar este servicio? ¿Un móvil a sirena abierta puede cruzar un semáforo en rojo? Ante la situación la pregunta surge…

“Clave 8” es una clave policial, conocida por los efectivos que cumplen servicio y por quienes ejerciendo actividades conexas, como el periodismo policial conocen el término para saber de qué se trata, cuando se informa acerca de un procedimiento que gira alrededor de esa clave. Se trata cuando la Policía asiste a una persona que se encuentra con una afección determinada y debe ser trasladada a un centro asistencial en forma urgente. Entonces, hasta ese lugar concurren los móviles en busca de quien lo necesite.

Así ocurrió en la madrugada del sábado 16 de febrero, cuando a las dos de la madrugada, una Clave 8, surgió para la policía. Los familiares de una mujer que padecía un presunto preinfarto, solicitaron a través del servicio de urgencias 911, que alguien trasladara a esta persona hacia el Hospital para su atención.
El llamado recayó ante la Seccional Quinta de Policía, puesto que se trataba de la seccional policial más cercana al domicilio de la mujer que acudía por ayuda a la policía. Pero los funcionarios de la unidad policial de marras se encontraban en un procedimiento y en ese momento, no pudieron concurrir.
Por lo cual, solicitaron a la mesa de radio de la Jefatura de Policía, que es la que recepciona los llamados, que derive a otro móvil. Así lo hizo con el de la Seccional Primera que se encontraba realizando patrullajes en su jurisdicción y como a éste tipo de llamados, hay que asistirlos, los funcionarios no lo pensaron dos veces, acataron la orden y concurrieron al lugar.
Pero al regreso no sabían que iban a encontrarse con un episodio que los marcaría a ellos por el resto de sus vidas y que además, llevaría a que la Policía se replanteara la posibilidad de seguir atendiendo este tipo de casos, generando un debate sobre las responsabilidades de los servicios de emergencia, de la participación de la policía en estos casos y que pusiera bajo la lupa al servicio de ambulancias del Hospital, para atender a sus usuarios cada vez que una situación de esta naturaleza así lo requiera.
Sin embargo, el eje de la discusión (que incluso dio para un pase de facturas entre las máximas jerarquías de la Policía local y del Hospital de Salto, aunque en forma subrepticia pero pase de facturas al fin) está lejos de terminar. Porque a esto se le suma la de los límites de la responsabilidad de los choferes de las unidades de emergencia médica, de la Policía y de los Bomberos, cada vez que la luz del semáforo esté en color ojo a su habilitación, algo que ameritó que buscáramos la palabra del director de Tránsito de la Intendencia de Salto y que recurramos a la ley de tránsito Nº18.191 para aclarar los parámetros legales sobre este asunto.
El hecho generó una discusión que recogió EL PUEBLO con la finalidad de acercarle a nuestros lectores un tema tan polémico como discutido. Con respuestas diversas y con un desconocimiento general de una situación que nos toca vivir a diario, pero que además nos atañe a todos.
Por eso, en el presente informe daremos a conocer la discusión interna en la institución policial sobre este asunto. La posición del jefe de Policía, que se convierte en una orden implícita para todos sus subalternos, desde el Sub Jefe hasta el agente de primera más nuevo en la función.
Los argumentos del director del Hospital de Salto, sobre la realidad del servicio de ambulancias que presta el principal nosocomio salteño, el que cuenta con más de 65 mil usuarios, y las carencias del mismo, además del cometido de su funcionamiento.
En ese sentido, abordamos una posición que todos cuestionamos, ¿quién es el responsable de prestar  un traslado a un usuario del Hospital cuando éste lo requiere? ¿Está bien que la Policía preste el servicio de ambulancia cuando su cometido esencial es trabajar en la prevención y represión del delito? ¿Pueden un móvil a sirena abierta pasar por un cruce cuando un semáforo está en luz roja a su circulación? Esto y más en el siguiente informe de EL PUEBLO.

“Clave 8” es una clave policial, conocida por los efectivos que cumplen servicio y por quienes ejerciendo actividades conexas, como el periodismo policial conocen el término para saber de qué se trata, cuando se informa acerca de un procedimiento que gira alrededor de esa clave. Se trata cuando la Policía asiste a una persona que se encuentra con una afección determinada y debe ser trasladada a un centro asistencial en forma urgente. Entonces, hasta ese lugar concurren los móviles en busca de quien lo necesite.

Así ocurrió en la madrugada del sábado 16 de febrero, cuando a las dos de la madrugada, una Clave 8, surgió para la policía. Los familiares de una mujer que padecía un presunto preinfarto, solicitaron a través del servicio de urgencias 911, que alguien trasladara a esta persona hacia el Hospital para su atención.

El llamado recayó ante la Seccional Quinta de Policía, puesto que se trataba de la seccional policial más cercana al domicilio de la mujer que acudía por ayuda a la policía. Pero los funcionarios de la unidad policial de marras se encontraban en un procedimiento y en ese momento, no pudieron concurrir.

Por lo cual, solicitaron a la mesa de radio de la Jefatura de Policía, que es la que recepciona los llamados, que derive a otro16 2 13 030 móvil. Así lo hizo con el de la Seccional Primera que se encontraba realizando patrullajes en su jurisdicción y como a éste tipo de llamados, hay que asistirlos, los funcionarios no lo pensaron dos veces, acataron la orden y concurrieron al lugar.

Pero al regreso no sabían que iban a encontrarse con un episodio que los marcaría a ellos por el resto de sus vidas y que además, llevaría a que la Policía se replanteara la posibilidad de seguir atendiendo este tipo de casos, generando un debate sobre las responsabilidades de los servicios de emergencia, de la participación de la policía en estos casos y que pusiera bajo la lupa al servicio de ambulancias del Hospital, para atender a sus usuarios cada vez que una situación de esta naturaleza así lo requiera.

Sin embargo, el eje de la discusión (que incluso dio para un pase de facturas entre las máximas jerarquías de la Policía local y del Hospital de Salto, aunque en forma subrepticia pero pase de facturas al fin) está lejos de terminar. Porque a esto se le suma la de los límites de la responsabilidad de los choferes de las unidades de emergencia médica, de la Policía y de los Bomberos, cada vez que la luz del semáforo esté en color ojo a su habilitación, algo que ameritó que buscáramos la palabra del director de Tránsito de la Intendencia de Salto y que recurramos a la ley de tránsito Nº18.191 para aclarar los parámetros legales sobre este asunto.

El hecho generó una discusión que recogió EL PUEBLO con la finalidad de acercarle a nuestros lectores un tema tan polémico como discutido. Con respuestas diversas y con un desconocimiento general de una situación que nos toca vivir a diario, pero que además nos atañe a todos.

Por eso, en el presente informe daremos a conocer la discusión interna en la institución policial sobre este asunto. La posición del jefe de Policía, que se convierte en una orden implícita para todos sus subalternos, desde el Sub Jefe hasta el agente de primera más nuevo en la función.

Los argumentos del director del Hospital de Salto, sobre la realidad del servicio de ambulancias que presta el principal nosocomio salteño, el que cuenta con más de 65 mil usuarios, y las carencias del mismo, además del cometido de su funcionamiento.

En ese sentido, abordamos una posición que todos cuestionamos, ¿quién es el responsable de prestar  un traslado a un usuario del Hospital cuando éste lo requiere? ¿Está bien que la Policía preste el servicio de ambulancia cuando su cometido esencial es trabajar en la prevención y represión del delito? ¿Pueden un móvil a sirena abierta pasar por un cruce cuando un semáforo está en luz roja a su circulación? Esto y más en el siguiente informe de EL PUEBLO.

“Si tenés un llamado hay que atenderlo, para eso sos Policía”, dicen los jerarcas

La Policía quiere dejar de prestar el servicio de ambulancia pero no puede hacerlo si el Hospital no presta alternativas

Luego de que se registrara el accidente fatal en el cruce de las calles Brasil y Osimani y Llerena, cuando un móvil policial que en ese momento estaba cumpliendo funciones de ambulancia, trasladando a una persona con un preinfarto hacia el Hospital local, al recibir el llamado por parte de sus familiares, y en el transcurso chocara contra una moto a raíz de lo cual falleciera un hombre de 26 años de edad y resultaran varias personas heridas, entre ellos tres policías, desde las huestes policiales surgió el disparador sobre si cabe o no la responsabilidad de la institución de tener que acudir a los llamados de esta naturaleza.

El debate, que en cierta medida se dio en la interna policial por parte de las jerarquías locales, ocurrió sobre todo cuando durante el análisis, la Policía comenzó a contar las bajas sufridas en este episodio, que fue de tres policías y el único móvil con el que contaba la Seccional Primera para cumplir su función.

Sobre todas las cosas, cuando en aquel momento uno de los funcionarios policiales que se trasladaban en el móvil que se vio afectado por esta situación, y que desde el momento del accidente quedó internado en CTI, fue trasladado a la ciudad de Paysandú, para su posible intervención y cuidados más rigurosos, afín de no agravar las heridas que sufrió en la cabeza.

Además, la policía cargó con un fallecido por esta causa y encima contando con  un joven que acompañaba al motonetista que se encontraba internado y ellos atentos a su evolución. La presión crecía y las decisiones hay que toma las cuanto antes.

Tras esto, los jerarcas consultados por este diario para el presente informe, hicieron saber en reiteradas ocasiones que ante la falta de funcionarios para cumplir a cabalidad las situaciones de inseguridad que suceden a diario, hechos como éste, donde la policía “se arriesga a prestar este tipo de servicios” generan bajas que impactan en el servicio.

Por eso en principio, negaban la posibilidad de que los funcionarios afectados por ese accidente, al menos los que no están graves, tuvieran que tomarse una licencia prolongada que afectara el servicio.

Sin embargo, uno de los policías no ha podido regresar a ocupar su puesto de trabajo, ya debió mantener una internación bastante compleja, debido al golpe sufrido.

NO VA MÁS

La Policía quiere que cada vez que prenda la sirena, sea para reprimir un delito o asistir a un llamado atinente a la prevención de un hecho ilícito, de los que suceden por decenas a diario en nuestro departamento. Sin embargo, dadas las circunstancias, deben atender de todo.

“Nosotros siempre tenemos que ir, siempre tenemos que responder a cualquier llamado donde nos convoquen”, dijo en una oportunidad al ser consultado por este diario el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Carlos Ayuto.

Por esa razón, una de las funciones más comunes que viene realizando la Policía de todas las dependencias desde los últimos tiempos, es la de actuar en “clave 8”, es decir, como ayuda en una situación donde hay una persona que requiere de asistencia médica. Es decir, actuar como ambulancia.

“Y por más que uno entienda que esa no es la función principal de la Policía, cada vez que suena el teléfono y te llaman porque a alguien le está pasando algo, como un infarto, o un problema similar y está tendido en la vía pública o en su casa mismo, tenés que ir”, decía a EL PUEBLO el director de Seguridad de la Policía de Salto, Juan Pintado en oportunidad de haber sido consultado sobre esta situación que mantiene ocupada en la resolución de la misma al Comando de la Jefatura local.

“Es que en realidad no podes decir que no a ningún llamado cuando estos surgen, porque para eso sos policía, ni tampoco podes desentenderte de ningún asunto, por más que luego los derives a un centro asistencial o a otra dependencia que corresponda, porque esa es nuestra función como policías, a nosotros nos llaman y tenemos que ir, no hay vueltas”, dijo el jerarca policial.

En ese aspecto, es que la Policía aumenta sus riesgos de acción y el fin de semana cuando surgió el lamentable accidente no fue la excepción.

Las autoridades anunciaron en su momento a este diario, “adelantar las reuniones” que pretendían llevar adelante, con el director del Hospital local, el Dr. Juan Pablo Cesio, con la finalidad de poner sobre la mesa las cartas que con las que cuenta cada uno para resolver la asistencia del servicio de ambulancias cada vez que se recibe un llamado por el servicio de emergencia 911.

Según pudo saber EL PUEBLO hasta el momento tales reuniones no se llevaron a cabo, y por ahora la situación del servicio de ambulancias la policía lo sigue cumpliendo.

La idea de estos encuentros formales por parte de la Policía, según lo informaron a este diario los jerarcas, era la de “ayudar a encontrar soluciones” ante la falta de servicio de ambulancias con el que cuenta el Hospital y así evitar que el problema se le sume a la policía, que para estos casos, debe dejar de lado sus actividades habituales y sus funciones normales, para oficiar de ambulancia. Encima, otro de los aspectos que asomaron cuando saltó este tema, es la falta de preparación del funcionario policial para atender situaciones de problemas de salud, entonces en el caso de que se descomponga una persona mientras está siendo trasladada, el funcionario policial cuenta con conocimientos básicos de reanimación, pro no va más allá del asunto. Todo un tema en el que hasta ahora las máximas autoridades locales de los ministerios del Interior y de Salud Pública, no se han puesto de acuerdo.

Los coches deben permitirle el paso según la ley de tránsito

Cuando un móvil de emergencia circule con sirena abierta, debe fren

Luego de esta polémica instalada sobre la responsabilidad del traslado de personas convalecientes por parte de la policía, en los casos que un usuario acuda a sus servicios, varias voces surgen en cuanto a la situación planteada.

Por un lado, el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Carlos Ayuto, informó que la policía va donde es requerida y si tiene que hacer de ambulancia “por más que no sea su cometido específico, si la llaman para eso, lo tiene que hacer igual”.

16 2 13 028No obstante, el director del Departamento de Tránsito de la Intendencia de Salto, José María Aguirre, sostuvo que tanto los móviles policiales, como las emergencias móviles y los carros de bomberos, deben cumplir con las normas de tránsito, y en los casos de que los semáforos no les habiliten el paso por tener la luz roja a su circulación, en el caso de que lo haga, queda sujeto a la responsabilidad del chofer, sostuvo que se trata de un criterio general y no de una disposición normativa.

Asimismo, el numeral 8 del artículo 17 de la ley de Tránsito Nº18.191, establece que los “vehículos darán preferencia de paso a los de emergencia cuando éstos emitan las señales audibles y visuales correspondientes”.

Más allá de esto, la situación generada a raíz del accidente de tránsito ocurrido en la madrugada del pasado 16 de febrero, donde un móvil policial que venía oficiando como ambulancia, chocó contra un motonetista, quien terminó falleciendo, determinó que ahora todos se replanteen este tipo de casos y midan sus responsabilidades para seguir evitando tragedias.

“TENEMOS QUE SEGUIR”

El jefe de policía de Salto, complementó días pasados lo señalado por los oficiales que componen el comando de la Jefatura y que han sido consultados en reiteradas ocasiones por EL PUEBLO, sobre lo que implica el hecho de que sus móviles presten un servicio que no está dentro de sus cometidos esenciales.

En ese sentido, el máximo jerarca de la policía local, afirmó que “la Policía es una institución que está al servicio de la población y así tiene que ser, esa es su función primordial. Por lo tanto en el caso de tener que hacer el traslado de una persona que se descompensa hasta el Hospital, por más que el caso originalmente tenga que hacerlo una ambulancia de salud publica, pero si ésta no lo hace, como se trata de un caso de especial, donde hay una urgencia, lo hacemos Policía igual, tengamos que ver o no, y por lo tanto, si ahora hay otro llamado lo vamos a atender”.

En cierta medida, la policía manifiesta un desgaste por este tipo de actuaciones, sobre todo después del hecho que le produjo tres bajas temporales, con funcionarios que se encuentran recuperándose paulatinamente y un móvil menos, el único que contaba la seccional actuante y que ahora, la administración policial deberá orientar esfuerzos en procurar un nuevo vehículo para recuperar el que resultó destrozado.

En definitiva, el hecho resultó en una preocupación más para la policía que ahora mide con una vara los esfuerzos que realiza para atender situaciones de esta naturaleza, con la finalidad de que no sea peor el remedio que la enfermedad.

EL CHOFER ES RESPONSABLE

Por su parte, el director de Tránsito de la Intendencia de Salto, José María Aguirre, ante la consulta de EL PUEBLO para el presente informe, aclaró que la responsabilidad cuando un móvil de emergencia cruza con el semáforo con luz roja a su circulación, es estrictamente del chofer, quien mide el daño que pueda causar esa actitud.

En el caso de que así lo haga, sin consecuencia alguna, está exento de una multa por tratarse de una emergencia, siempre que se trate de una situación de esa naturaleza y que el móvil venga con la sirena abierta por tratarse de un hecho de estas características.

“Todos los vehículos que circulen con sirena abierta, sea una emergencia médica, un móvil policial, sea un carro de bomberos, el chofer evalúa y toma el riesgo si el semáforo tiene luz roja a su circulación. Si está en ese caso, y ve que no viene nadie del lado que habilita la luz verde, puede pasar. Pero si choca estando el semáforo en rojo a su desplazamiento, la responsabilidad es del chofer”, aseguró Aguirre.

Dijo por su lado que “el chofer asume el riesgo, si pasa y no pasa nada, está todo bien, pero si ocurre algo es culpa del chofer. Porque hay un mito de que los Bomberos pueden pasar aunque el semáforo esté en rojo, y eso no es así. Ni los Bomberos, ni las ambulancias de emergencia, ni los móviles policiales, aunque sí toman el riesgo cuando lo hacen. Pero la decisión la toma el chofer en el momento”.

Señaló que si bien “no hay una disposición general, sí es un criterio amplio que se utiliza en todo el país. Hay unidades de emergencia que circulando con sirena abierta, cuando llegan a la esquina, frenan, miran y si no viene nadie, siguen. Y sino no. Nadie les pone una multa por una cuestión de que vienen en una situación de emergencia, pero aún así todos deben frenar en las esquinas para evitar daños”, dijo.

Por otro lado, indicó que la gente “debe correrse y habilitarle el paso a un móvil que viene en caso de emergencia, aunque sea por cortesía pero debe hacerlo, porque es una manera de contribuir a la situación”.

LA LEY LO DICE

No obstante, el numeral 8º del artículo 17 de la LeyNº18.191 que legisla sobre el Tránsito en nuestro país establece claramente que “Los vehículos darán preferencia de paso a los de emergencia cuando éstos emitan las señales audibles y visuales correspondientes”. Aunque si bien esta situación no está reglamentada en una ordenanza municipal, la situación se hace exigible por estar planteada en una ley ya vigente.

En ese aspecto, cuando un móvil de emergencia, cualquiera sea su naturaleza, se desplace a sirena abierta los coches que están delante deben permitirle el paso.

“Obviamente que vamos al lugar donde nos llamen”, declaró

El Hospital realiza unos 350 servicios mensuales de traslado de pacientes en sus ambulancias, dijo Cesio

El Hospital de Salto cuenta con varias ambulancias que están al servicio de la población. Así lo confirmó a este diario el director del Hospital de Salto, el Dr. Juan Pablo Cesio, quien afirmó que las mismas se dedican a realizar traslados de pacientes “siempre que están disponibles”, desde el nosocomio hacia otros centros asistenciales, así como también a otros departamentos.

Cesio afirmó que además el Hospital contrata el servicio de una empresa privada para que cubra aquellos traslados especializados de pacientes graves que deben ser llevados hacia otros departamentos, con un equipo médico que asista a ese usuario durante el traslado.

Conforme a esto, el jerarca afirmó que el principal centro asistencial del cual es su director, cumple alrededor de 350 servicios de traslados de pacientes en nuestro departamento. Y aseguró que en el caso de que convoquen el servicio de ambulancia del Hospital, quien recepciona el llamado evalúa la presunta gravedad del caso y deriva a la unidad de emergencia hacia el lugar con la finalidad de realizar un traslado hacia el nosocomio.

El jerarca quiso aclarar a EL PUEBLO para este informe, que el servicio de ambulancias del Hospital existe y presta servicios dentro de la capacidad de respuesta que tiene para hacerlo.

TRASLADOS

“El servicio de ambulancia del Hospital es para servicio de traslado de pacientes no graves. Lo que tiene que ver con el servicio de puerta. ¿Por qué?, porque no tiene conformado los equipos de salud que deben ir en una ambulancia para la asistencia de pacientes graves. Nosotros tenemos en estos momentos la posibilidad de tener permanentemente una ambulancia las 24 horas del día y hay un momento, donde nosotros contratamos el servicio a una empresa privada”, consignó Cesio.

“El estado de las ambulancias de puertas, que en algún momento del día llegamos a tener dos ambulancias en el servicio, es aceptable para realizar una tarea para las cuales están llevando adelante. Y si bien son ambulancias que la mayoría de ellas tienen muchos años de antigüedad, están en condiciones de realizar ese servicio”, expresó.

Cesio por su parte, afirmó que el Hospital realiza aproximadamente unos 350 servicios mensuales de traslado de pacientes. “Son pacientes que están internados y hay que hacerles estudios en clínicas privadas, los pacientes que se dializan y que los llevamos desde su domicilio a Diálisis y al salir de la diálisis los volvemos a llevar hasta su casa”.

Y en ese aspecto señaló que “prestamos el servicio de llevar desde la terminal de ómnibus hasta el centro de diálisis a pacientes que vienen desde otros lugares o del interior del departamento, y luego se los devuelve a la terminal para que viajen. También prestamos servicios a algunos pacientes oncológicos que los llevamos hasta las clínicas correspondientes y ese es el servicio real que prestan las ambulancias de puerta del Hospital”.

Sostuvo que independientemente de eso “que es el eje de la discusión que ha habido, nosotros teníamos tres ambulancias prácticamente nuevas, hay una que fue renovada el año pasado y otra que vino el año anterior, que están equipadas para hacer los traslados especializados, es decir, con pacientes graves, tanto a hacer estudios en Salto como para hacer los traslados hacia otros lugares. Siempre viajan con un equipo conformado por un chofer, un enfermero y un médico”.

Admitió que cuando hay mucha demanda por distintas razones de coordinación interna de prestación de servicios y las ambulancias del Hospital no están disponibles, el Hospital contrata un servicio privado de ambulancias, pero dijo que el mismo “se utiliza para los casos de traslados especializados”.

E informó que también utilizan una de las ambulancias que han recibido en los últimos tiempos, que es una camioneta marca Hyundai, “la que está nueva, que no tiene un año todavía, y la usamos para hacer traslados que denominamos comunes, donde van solo con el chofer, o con un chofer y un enfermero. Esa es la situación del servicio de usuarios del Hospital”.

LO IDEAL

Aunque teniendo en cuenta la cantidad de usuarios que tiene el Hospital local, donde hay más de 65 mil usuarios en todo el departamento, el director del principal centro asistencial público de Salto, el Dr. Juan Pablo Cesio indicó que “lo ideal es que tuviéramos por lo menos dos ambulancias en todos los turnos. Por lo menos desde las 6 de la mañana hasta las 18 horas. Pero siempre para prestar este tipo de servicios que se detalló anteriormente”.

Y afirmó que en el caso de que ocurra un llamado desde alguno de los barrios de la ciudad, donde se  solicite la ayuda de la ambulancia del Hospital para el traslado de una persona que pueda presentar una afección de salud catalogada como grave en ese momento, dijo que “obviamente que vamos al lugar donde nos llamen”.

Y añadió “es más, cuando surge algún llamado, mientras una ambulancia está llevando a cabo un traslado, y ese llamado convoca a un caso que pueda presentar aún mayor gravedad que el del paciente que en ese momento está siendo trasladado, aunque digo que se considera porque hasta que no se está en el lugar, no se puede evaluar la gravedad de una persona sino se constata su situación en el contexto de ese paciente, se concurre hasta el lugar y se deja a buen recaudo el paciente anterior”.

Cesio dijo que “desde hace un tiempo atrás, todas las ambulancias estaban provistas de GPS y teníamos contratado un servicio con una empresa particular que nos decía dónde estaba esa ambulancia, a qué velocidad iba y todo lo que estaba pasando con esa unidad”. A partir de hace unos meses atrás, todo cambió porque informó que ANCAP a través de un moderno sistema le ha colocado a todas las ambulancias otro GPS y tenemos ese servicio, donde nosotros podemos ubicar dónde están las ambulancias, lo cual es muy importante para nosotros. Porque así sabemos si efectivamente está haciendo un traslado o está detenida haciendo otra cosa”.

Sobre la polémica del servicio de ambulancias que presta la policía

“Todos los servidores públicos deben prestarle asistencia a los que lo requieran”, dijo Cesio sobre reclamo de la Policía

El director del Hospital de Salto, Juan Pablo Cesio, aseguró que el nosocomio que dirige cuenta con un déficit de funcionarios que prestan la función de choferes, pero dijo que están trabajando en la cobertura de esas vacantes. Además, el director del Hospital aseguró que los recursos del nosocomio “no son infinitos” y que por esa razón no se prestan servicios de emergencia prehospitalaria, ya que no se cuenta con los recursos necesarios como para esto.

Aunque admitió que “sería lo ideal” y que en ese caso, los usuarios que tienen participación en el directorio de ASSE y en la Junta Nacional de Salud, pueden plantearlo para ver cuáles son las posibilidades que existen.

No obstante, Cesio dijo a EL PUEBLO con respecto al servicio de ambulancia que muchas veces presta la Policía, que todos “los servidores públicos deben prestarle asistencia al que lo requiere porque sino puede incurrir en omisión de asistencia”. Y acusó que cuando la Policía lo hace a quien le presta el apoyo “es a la comunidad”.

DEFICIT

Con respecto a la cantidad de choferes con los que cuenta el Hospital para hacer circular las ambulancias, Cesio indicó que en ese caso hay “un cierto déficit de choferes generado entre otras cosas por algunas situaciones de enfermedad y de fallecimientos. En este momento está a apunto de completarse una de las vacantes, ese trámite ya está pedido, está en el área de recursos humanos, va a ingresar un chofer más, y empezamos a hacer los trámites para poder tener transformaciones de algunos cargos que quedaron vacantes en el Hospital por jubilaciones o fallecimientos, para poder transformarlo en choferes y contar con más choferes para poder tener la posibilidad de brindar el servicio”.

Ya que dijo que “muchas veces  el propio grupo de choferes en determinado momento es el que hace los traslados especializados fuera del turno en el que están”.

A su vez, Juan Pablo Cesio, fue consultado sobre la situación de malestar que puede llegar a causar a las autoridades policiales, según lo han dejado entrever al formular declaraciones públicas, cuando tienen que llegar a cumplir la función de ambulancias y esto, según entienden, desvía la función que deben llegar a cumplir.

En ese caso, el director del Hospital sostuvo que “considero que todos los servidores públicos, tanto la policía como la salud pública, o como inclusive un particular, porque si usted es un trabajador cualquiera y va en un automóvil y encuentra una persona tirada y sigue de largo y no le presta asistencia, puede incurrir en la omisión de asistencia, tienen la obligación cuándo alguien lo requiere de prestarle asistencia”.

Asimismo, Cesio señaló que “históricamente la Policía ha brindado un servicio y un apoyo a la sociedad, no a la gestión pública de salud, en cuanto a colaborar con esto”.

Asimismo, dijo que actualmente hay nuevos elementos para cumplir esa tarea. “Hay un acuerdo de la cámara de unidades móviles, donde a través del servicio 911, la Policía en algunas situaciones está habilitada a llamar a esas emergencias móviles que sí están equipadas y preparadas como para levantar los accidentados de tránsito”.

FINITOS

Por otro lado, Juan Pablo Cesio aseguró que con respecto a que sería bueno que el Hospital contara con un servicio de emergencia móvil, dijo que “quizás sería lo ideal que la institución pública contara con ese servicio, ahora los recursos no son infinitos, sino finitos, y en alguna manera, quienes entre todos los que circunstancialmente estamos a cargo de estas instituciones y la propia sociedad, tendrán que determinar a través por ejemplo, del directorio de ASSE, donde están integrados los trabajadores y los usuarios, o a través de la Junta Nacional de Salud, donde también están integrados los usuarios, deberán ver cuál es la canasta de prestaciones en cuanto a lo que es el servicio pre hospitalario del traslado de pacientes. Porque eso tiene un costo y un costo muy elevado”.

En ese aspecto sostuvo que “la idea nuestra es tratar de seguir mejorando y brindando este servicio que nunca se niega, a veces tenemos dificultades para llegar en función del volumen de trabajo. Pero en la medida que puedan ingresar un poco más de funcionarios que es lo que hemos determinado, para poder derivar los recursos que nosotros tenemos y que en su momento fueron para otros sectores del Hospital, ahora vamos a tratar de reforzar este servicio para brindar con lo que tenemos la mejor calidad posible de atención al usuario”.

Asintió además que “la situación es compleja en función de que contamos con los recursos acotados, por eso no siempre tenemos una ambulancia con un equipo médico disponible para atender una situación de emergencia, pero en el caso de que exista una situación grave, que amerite nuestra presencia, como un caso de un hecho tremendamente complejo, el Hospital concurre y cumple el servicio”.