¿Salto está libre de los incendios catastróficos?

¿Salto está libre de los incendios catastróficos?

La mayoría de los locales bajo exigencia no tiene habilitación de Bomberos

Hace diez días el supermercado El Trébol, era “devorado” por las llamas en un incendio que implicó enormes pérdidas materiales, e implicó un alto impacto en toda la población que no podía creer lo que había ocurrido. Incluso desde este medio se manifestaron opiniones acerca de los riesgos que se tienen ante eventuales situaciones que podrían darse.

El presente informe de EL PUEBLO procura dar a conocer una aproximación a la realidad local respecto del cumplimiento de la normativa vigente en materia de certificación de proyectos de incendio, las comúnmente llamadas “habilitaciones de Bomberos” para todo tipo de emprendimiento público. Y podemos adelantar que falta mucho por hacer porque en Salto: casi nadie está habilitado, no se toman las medidas de seguridad correspondientes y las propias oficinas públicas son omisas en el cumplimiento. En ese sentido, el jefe regional de Bomberos, estima que “es parte de la idiosincrasia del uruguayo esperar que pase algo para poner las barbas en remojo, pero ¿no estamos llegando tarde? La Dirección Nacional de Bomberos ha implementadouna manera más ágil de hacer la tramitación para otorgar las habilitaciones, pero lograr los resultados, sigue dependiendo de la voluntad que pongan quienes deben hacerlo.

La necesidad legal de la habilitación

La Ley Nº 15.896 sobre “Prevención y defensa contra siniestros”, establece en su artículo 4º que “ninguna construcción, salvo las destinadas a vivienda de un núcleo familiar, podrá ser habilitada para su uso sin la previa autorización de la Dirección Nacional de Bomberos de acuerdo con la reglamentación”. La ley no hace excepciones, y todas las instituciones públicas y privadas deben tener habilitación.

¿CÓMO ERA EL TRÁMITE ANTES?

El jefe regional de Bomberos, Robert Uscudum, indicó a EL PUEBLO que “hasta hace poco tiempo el interesado tenía que concurrir al destacamento, presentar 2 juegos de planos, memorias descriptivas del local y completar una serie de formularios, luego de lo cual un oficial de bomberos iba al local y asesoraba de acuerdo a la carga de fuego, a la cantidad de extinguidores, bocas de incendio, luces de emergencia, salidas de emergencia, y otros tipos de cosas.

Así, se formaba un expediente que era enviado a Montevideo.

Era el llamado Asesoramiento Primario, que luego que volvía de la capital y el interesado implementaría todo para que se volviera ha efectuar una inspección final. Esta manera de hacer el trámite, según Uscudum, en cierta forma desalentaba al interesado por el tiempo de demora, y de hecho “tenemos muchas cajas de planos y expedientes iniciados pero que nunca más se interesaron y fueron dejados”. La duración promedio para lograr la habilitación era de unos 6 o 7 meses.

¿CÓMO ES EL TRÁMITE AHORA?

Uscudum nos indicó que la normativa actual, el decreto 222/2010, está vigente desde el pasado 23 de noviembre del presente año. Esta nueva norma hace referencia a lo que se conoce comúnmente como “habilitaciones de Bomberos”, que se denominan ahora “Certificación de Bomberos”, porque finalmente el que da la habilitación de un comercio o una empresa (por ejemplo) es la Intendencia Departamental, que exige como requisito la habilitación de bomberos”.

Entonces la tarea de Bomberos es “certificar las medidas contra incendios asesoradas o proyectadas por un técnico habilitado y registrado, de  una lista que está disponible en la web de Bomberos. La presentación de los proyectos se efectúa a través de dicha página web, a través de un programa que se llama “prometeo”. En la oficina local “ya existen trámites iniciados, aunque aún no han vuelto las certificaciones”.

INVERSIÓN EN INFORMÁTICA

Esta informativización de los trámites significa “todo un avance, y demandó mucha inversión del gobierno. En todo esto trabajó la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información (AGESIC), con una inversión de cientos de miles de dólares, para que mediante el uso de la informática se faciliten las tareas del usuario”. Uscudum nos mostró equipos informáticos que se “han instalado exclusivamente para que el jefe de cada destacamento reciba los proyectos, los imprima, haga la inspección, llene un formulario y lo reenvíe a Montevideo”.

COSTO Y VIGENCIA

El costo de la certificación va de 2 a 10 Unidades Reajustables (con costos desde $946 a $4.730 pesos a diciembre de este año) según el metraje cuadrado de la construcción. La habilitación tiene una vigencia de tres años. En el caso de la Intendencia y de algunas instituciones públicas, están exoneradas de pago, es solamente tener la intención de habilitar tales lugares.

CURSOS DE CAPACITACIÓN

Un requisito previo de la habilitación es el dictado de charlas por parte de los bomberos, que dan herramientas para practicar el manejo de los extinguidores, en donde se explica la prevención y otros extremos referidos.

INFRACCIONES Y SANCIONES

Todas las certificaciones son precarias y revocables ante la constatación de cualquier incumplimiento. Aún cuando un local esté certificado, si Bomberos constata alguna irregularidad puede solicitar su subsanación. Por ejemplo si en un local bailable la salida de emergencia está cerrada con un candado y el inspector lo observa, y se informa a la justicia.

Bomberos está habilitado para clausurar un local hasta que se subsane el problema. Si se reitera se vuelve a clausurar por dos o tres meses. El decreto 222/2010 (art. 12) establece que las infracciones serán sancionadas con multa, entre un mínimo de 10, y un máximo de 200 Unidades Reajustables (entre $4.730  y $ 94.600 pesos uruguayos).

VINCULACIÓN CON LOS SEGUROS COMERCIALES

Uscudum nota que hace un tiempo la habilitación de Bomberos tenía mucha importancia para las compañías de seguro, pero afirma que hoy en día ya no lo tiene y que en ese aspecto, considera que se han bajado las condiciones de seguridad.

Jefe Regional de bomberos, Robert Uscudun

En Salto un alto porcentaje de locales no tiene habilitación

Lamentablemente hay un alto porcentaje de locales comerciales y empresariales que no tienen la habilitación de Bomberos”, indicó Uscudum a este diario.

En primer lugar los centros educativos privados “casi todos tienen la habilitación, pero por el contrario en el caso de los públicos, es al revés, ninguno la tiene”. No lo tiene la Regional Norte, ni el CERP, ni la UTU. El jefe dice que es “un problema de la idiosincrasia de los uruguayos, que piensa que nunca les va a pasar nada y el día que les pasa algo, le van a caer todos los problemas arriba”.

CÁRCEL

El de la Cárcel es un tema especial. Ninguna cárcel en el país tenía habilitación de bomberos, hasta que sucedieron hechos peligrosos en el Complejo Penitenciario Santiago Vázquez (ex Comcar) y en la cárcel de Rocha. Fue entonces cuando desde el Ministerio del Interior, se dio la orden de que las mismas fueran visitadas por los Bomberos.

Desde entonces se han venido dando charlas y cursos tanto para el personal y a los reclusos: referido a los daños que produce la quema de un colchón, por ejemplo. En la cárcel de Salto “ya está encaminada la habilitación”.

Uscudum nos indicó que “se ha hecho una nueva instalación eléctrica completa, se han comprado los extinguidores, tuvimos charlas y ya estamos esperando que venga la habilitación”.

OFICINAS PÚBLICAS

En nuestro departamento, prácticamente ninguna de las oficinas públicas tiene habilitación de bomberos para funcionar: por ejemplo no lo tiene la oficina del Ministerio de Trabajo, no lo tiene el palacio de Oficinas Públicas que abarca varios servicios entre ellos los juzgados letrados civiles y de Familia, la Oficina Electoral y el Correo, entre otros.

Uscudum entiende en ese caso “que hay que empezar a combatir el problema desde nuestra casa, dando el ejemplo desde los organismos públicos, para exigirle al privado”.

EMPRESAS IMPORTANTES INHABILITADAS

Hay empresas muy importantes que no tienen habilitación. Si bien el jefe de Bomberos aduce que no puede dar nombres, la ley exige que todos tengan habilitación. El caso del Shopping es un local “que ha trabajado la habilitación y la ha logrado pero recientemente. Incluso luego de logrado este permiso, hubo un inconveniente con las luces de emergencia que no funcionaron en un apagón. Además de lograr la habilitación el Shopping y Terminal de Salto, también cada local comercial que lo compone debe contar con una propia”.

MATERIAL PIROTÉCNICO

Hay un local céntrico que se ha transformado en un polvorín, y no tiene ni siquiera habilitación de bomberos, pero se coloca a la venta del público. Según el jefe local de Bomberos dentro de sus competencias él puede ir “de oficio a controlar y se están tomando las medidas en ese tipo de cosas”.

LOCALES BAILABLES DE LA COSTA

El jerarca también expresó que “de todos los locales bailables de la costa hay uno que tiene habilitación (Tijuana) y hay otro que está en trámite (Sahara). El resto de los locales han tenido habilitación alguna vez, pero se han vencido y no las han renovado, o no vinieron nunca a hacerlo”.

TEATRO Y ATENEO

En cuanto a los máximos centros culturales de nuestro medio, el Ateneo y el Teatro Larrañaga éstos “tienen que tener la habilitación de bomberos, pero en la actualidad se está supliendo esa habilitación con el envío de un servicio en cada espectáculo, pero eso no debe ser así. El bombero no tiene porqué ir, el teatro tiene que estar habilitado como corresponde”.

Algunos casos locales

Los complejos de viviendas “Horacio Quiroga” y “Julio Emilio Suárez” que fueron recientemente inaugurados por el Ministerio de Vivienda “están habilitados y cuentan con un hidrante (que es una exigencia de Bomberos) de OSE en cada apartamento”.

BOCAS DE INCENDIO INDEPENDIENTES

Pero en otros casos, el jefe de Bomberos de Salto indicó que se está tratando que “las bocas de incendio que están en las grandes empresas, como el Frigorífico, no vengan de OSE, que sean de pozos o de tanques elevados e impulsadas por bombas, porque en ciertas épocas la red de OSE tiene poca presión y no tenemos suerte con el abastecimiento de agua”.

Las bocas de incendio pueden venir de una red de OSE, aunque antiguamente eran de una red especial que era distinta de la de agua potable que iba a su casa, y ahora puede ser la misma.

CASO DE UNA CARPA

Uscudum dijo que hubo un problema con una carpa que “no estaba habilitada para espectáculos y no le permitimos que fuera usada para un baile que se quería hacer en ella.

Los interesados hicieron todos los trámites y lograron la habilitación, pero el problema que se plantea es saber cuál es el grado de combustibilidad o inflamabilidad de los materiales que constituyen la carpa. Y a eso lo determina un ingeniero que se hace responsable”.

INCENDIO DE “EL TRÉBOL “

El Jefe comentó lo sucedido en el incendio del Supermercado “El Trébol”. Dicho local estaba asegurado por el Banco de Seguros del Estado, pero ese organismo estatal no preguntó si estaba habilitado por Bomberos, y le dio el seguro.

“Estas cosas llaman la atención, porque si ese local hubiese estado habilitado se habrían dado charlas a los empleados. Fue un problema de una manguera que escapó de un tubo de 45 kilogramos de gas y lo atacaron con extinguidores cuando se tendría que haber cerrado la válvula.

Uno no está en el lugar pero la capacitación es muy útil ante eventos como estos”, manifestó.

En Salto hay dos técnicos habilitados para frendar solicitudes

El decreto 222/2010 establece que el proyecto para conseguir la habilitación por parte de bomberos debe ser refrendado y presentado ante la Dirección Nacional de Bomberos por arquitecto, ingeniero o por una persona física que acredite fehacientemente poseer calificación técnica en protección contra incendios.

Dicha acreditación podrá realizarse mediante la presentación de título universitario o técnico, nacional o extranjero, expedido por una institución  educativa oficial o autorizada por la autoridad pública competente. Los oficiales de Bomberos del sub escalafón de Policía ejecutiva en situación de retiro podrán presentar proyectos de protección contra incendios” (art. 3). En la web de Bomberos se puede verificar un listado de técnicos habilitados: para Salto hay dos técnicos habilitados: Atilio Dante Carnicelli Agarayúa (ex comisario de Bomberos) y Juan Alberto Rebollo Espinosa (de profesión arquitecto).

Los técnicos habilitados al iniciar los proyectos presentan los planos en un programa “autocad”, incorporan sobre el plano las medidas de defensa contra incendios, que tienen determinadas simbologías, hacen la memorias descriptivas, entre otras cosas”.

La inscripción de los técnicos no tiene costo, y la regulación de los honorarios de los mismos lo determinará, según Uscudum, “la oferta y la demanda”. Esta realidad recién empezó, e inclusive se está creando una tecnicatura para ser dictada, y va a haber mucha gente interesada.

Los anexos del decreto 222/2010 categorizan las distintas empresas o edificios que van a solicitar la habilitación y de acuerdo a esa categoría hay medidas de protección que son obligatorias: cantidad de extintores, la presurización de escaleras, etc.  Antiguamente podría haber criterios diferentes de los inspectores al momento de habilitar, pero ahora hay que regirse por el decreto 222 que establece que cada tantos metros cuadrados, tiene que haber tantos extinguidores, se  tiene que documentar la carga de fuego en mili joules por metros cuadrados y otros aspectos que controla el departamento técnico de la Dirección Nacional de Bomberos. La página web de la Dirección Nacional de Bomberos es www.bomberos.gub.uy

En el sitio se puede ver el registro y lista de técnicos habilitados, los locales habilitados, los distintos formularios e instructivos técnicos para la presentación de proyectos de Incendio.  Si cualquier interesado quiere saber los locales habilitados en la web se ingresan ciertos datos y se puede saber al instante si se está en regla o no.

Medidas de protección

La reglamentación clasifica las categorías de construcciones según el destino en: hospedaje (alojamiento y hoteles); comercial; servicios en general (profesionales, financieros, laboratorios); educación; reuniones públicas (local religioso, fúnebre, centros deportivos, terminal de pasajeros, auditores y medios de comunicación, clubes sociales, local de comidas, recreación); servicios para vehículos (Garaje, abastecimiento de combustible, talleres mecánicos, hangares), servicios de salud e institucionales (Veterinarias, centros asistenciales, dependencias públicas, detención de personas, clínicas); industria; depósito; explosivos (comercio, industria y depósito) y especial (túnel, tanque para productos peligrosos, central de comunicación y energía, procesamiento de residuos, playa de contenedores).

Para cada grupo se establecen medidas de protección contra incendio, de acuerdo al espacio físico que ocupe, tales como: acceso de vehículos de emergencia, seguridad estructural, compartimentación horizontal y vertical, control de materiales y revestimientos, salidas de emergencia, detección del incendio, alarma, señalización, extintores, bocas de incendio, rociadores automáticos, control de humo.

Plan de evacuación de edificios

La altura es algo que no se ha podido superar a nivel mundial. ¿Cómo llegan los bomberos a un octavo o noveno piso de un edificio de Salto, que no tiene escaleras? Refiriéndose a esto, Uscudum manifestó el ejemplo de un incendio en un quinto piso, en donde la temperatura, el calor, el humo y los gases tóxicos se van canalizando por los ductos de las escaleras, por los ascensores, y las personas que están encima del quinto piso, van a tener serias dificultades. No pueden bajar, el humo se les empieza a meter por debajo de las puertas y ahí empieza el pánico. El propio edificio tiene que solicitar la habilitación de Bomberos, para lo que se van a tomar una serie de medidas: por ejemplo en cada palier tendría que tener un grifo o una boca de incendio, extinguidores y bocas de incendio en los garajes, y fundamentalmente los moradores tendrían que estar capacitados por bomberos en un plan de evacuación, que es lo más difícil de lograr. Este plan suele ser especial por la heterogeneidad de personas que vive en el edificio, de distintas edades, con discapacidades, y hay que ver como se hace para dar alerta.

OSE brinda conexión complementaria contra incendio

El Reglamento para la Prestación de Servicios de Obras Sanitarias del Estado (OSE) establece que “la conexión contra incendios  comprende todos los componentes del servicio que están entre la red de distribución (punto de conexión) y el punto de empalme a la instalación hasta 60 centímetros de la línea de propiedad, pudiendo incluir cañería, llave de paso, tee, ferrul y abrazadera, válvulas reductoras de presión, válvulas de retención, entre otras”. El servicio que presta OSE “contra incendio comprende la prestación de agua complementaria para atender incendios”. Para solicitar este servicio el solicitante deberá presentar informe de la Oficina Técnica de la Dirección Nacional de Bomberos en el cual se aconseja la colocación del servicio de OSE, plano de ubicación de las instalaciones en el suministro y características técnicas (presión, caudal, etc) a los únicos efectos de la determinación del diámetro de la conexión a colocar por OSE. Este servicio podrá concederse mediante conexiones directas e independientes”.

El mismo reglamento, establece las características de las conexiones. De esa manera se establece que “podrán ser con o sin medidor y se empalmarán con la conexión interna por medio de una llave de paso que será precintada por OSE. En lugar de ello podrán precintarse tomas, llaves u otros dispositivos similares en cada local donde se instalen. El titular será responsable de la conservación del precinto, el que solo será removido en caso de incendio o para efectuar pruebas de funcionamiento de la instalación”.

Se dispone también que “es una obligación específica vinculada al servicio comunicar a la Dirección Nacional de Bomberos cuando se disponga el corte del servicio, dando cuenta las motivaciones de las mismas”.

Pese a todo esto, las oficinas públicas, los principales centros culturales de nuestra ciudad y la mayoría de los locales comerciales no cuenta con la habilitación de bomberos, mientras los clientes, contribuyentes y aficionados a los eventos culturales seguimos desprotegidos.