Aglomeración e inseguridad: sostienen que Daymán se ha convertido en piscinas barriales

Aglomeración e inseguridad: sostienen que Daymán se ha convertido en piscinas barriales

La gastronomía de Daymán trabajó aceptablemente
durante carnaval, pero no alcanzó nivel del año anterior

El sector Gastronómico en Termas del Daymán, (durante el primer mes del año y lo que va del segundo), trabajó bien, teniendo en cuenta de que enero y febrero han dejado de ser desde hace aproximadamente tres años, temporada baja en Daymán, gracias a todos los atractivos turísticos que propone termas año a año. De todas formas, los empresarios de varios restaurantes de la zona, registraron una importante retracción en sus ventas respecto al año pasado.
EL PUEBLO entrevistó a  Eber Panizza, principal del restaurante “Brisas del Day- mán”, y a Mauricio Gauthier, principal de restaurante “El Rancho”, con el propósito de conocer como se presentó la temporada para la actividad gastronómica, actividad a la que algunos denominan “ciencia”.
“NO TRABAJAMOS CON
UN TURISMO MASIVO
DE ARGENTINOS”
Eber Panizza principal del restaurante “Brisas del Daymán”, explicó que desde hace ya dos o tres años la temporada baja para Daymán, que sería diciembre, enero y febrero, ha dejado de ser tal, y que eso se debe a un montón de nuevos atractivos que se han implementado, y lo que llevó además a que Daymán mejore también durante la temporada estival.
“En lo referente a carnaval se trabajó bien, pero realmente debo decirlo, no colmó las expectativas  que nosotros teníamos, siempre trabajamos bastante bien, pero ahora trabajamos bien, ya le sacaríamos el bastante, relató el entrevistado.
Por otro lado comentó que en cuanto a lo estrictamente gastronómico, Brisas del Daymán no trabaja con un turismo masivo de argentinos, en cambio lo hace intensamente con el turismo interno. Pese a eso, durante algunas fechas como carnaval, turismo o vacaciones de julio, se puede ver un aumento de argentinos y brasileños que llegan al restaurante.
Es importante tener en cuenta que la gastronomía uruguaya es muy similar a la argentina, y que ambas tienen grandes aportes de la gastronomía europea, italiana , española, y fuertes aportes criollos e indígenas,  lo que hacen de la cocina rioplatense una cocina casi unificada, con costumbres típicas como el asado y el mate.
En la misma línea Panizza explicó que “Brisas del Daymán” ofrece un servicio gastronómico bastante integral, con un servicio de tenedor libre, servicio a la carta, pero también cuenta con un Minimarket o servicio de minutas, dentro de termas municipales.
“Tengo que aclarar que nosotros no trabajamos con platos muy sofisticados, porque no es lo que pide la gente, nuestro fuerte es el tenedor libre, que tiene un precio de 210 pesos por persona, y 170 pesos para los menores de 9 años, pero también contamos con el servicio a la carta”, agregó
Por último comentó que antiguamente el parador trabajaba muchísimo durante las vacaciones de julio, ya que tanto vacaciones argentinas como uruguayas se daban de forma simultánea, por lo que el movimiento era muy fuerte, y después durante el año bajaba un poco. Actualmente el mes de julio bajó un poco en cuanto a ventas, pero se vende mas homogéneamente durante todo el año, teniendo algo de incremento en el caso de “Brisas”, durante el mes de octubre.
“NUESTRO FUERTE ES
EL SERVICIO DE
TENEDOR LIBRE”
Por otro lado, Mauricio Gauthier, principal de restaurante El Rancho explicó que el restaurante trabaja muy bien  con el servicio de tenedor libre.
Casi un 80% de los clientes que llegan al lugar eligen esta opción, la que ha crecido considerablemente a través de los años, y que ha convertido a este restaurante en un clásico de termas del Daymán. De todas formas cuentan también con el servicio a la carta.
Gauthier dijo que durante el fin de semana de carnaval se trabajó muy bien, pero que durante la semana decayó un poco. Atribuye ese decaimiento a temas como el mal tiempo y los problemas de cambio que afectaron a los argentinos, pero de todas maneras entiende que esta temporada no es la más beneficiosa en cuanto a la gastronomía.
“Nuestro fuerte, o la parte alta para la gastronomía, es la temporada de turismo, y después se vende muy bien hasta casi fin de año, ya que se trabaja mucho con despedidas, o excursiones de fin de curso, de todas formas, hemos visto que durante la temporada de verano pasada, se trabajó mejor”, relató Gauthier.
En otro orden explicó que lo que más se consume en el lugar es el tradicional asado, y todo lo que engloba a la parrillada, pero también existe preferencia por los platos calientes, milanesas, papas fritas y tallarines, y en menor proporción se consumen ensaladas, fiambres, lengua, matambre, y los postres, que están incluidos dentro del menú.
PUESTEROS
PREOCUPADOS
En nuestro recorrido por la zona de Daymán, pudimos conversar con algunos puesteros y artesanos, los que expresaron mucha preocupación en cuanto al fuerte movimiento de salteños que concurre a termas durante los domingos, tanto así que quienes venden en la zona consideran irónicamente que las termas municipales se han convertido en “las piscinas barriales”.
Explicaron además que la policía trabaja como nunca durante la jornada de los domingos, ya que aquella seguridad que reinó en mucho tiempo, hoy ha desaparecido, y que muchos son los robos y “líos” que hay dentro del lugar.
Dijeron también que las 3.000 o 4.000 entradas que se venden durante el domingo, no son vendidas a turistas, sino a la población salteña, y que eso se ha visto reflejado en sus ventas, las que según ellos han decrecido hasta en un 50%.
“Nos preocupa mucho este tema, nos están corriendo a los turistas, ya no aguantamos la cumbia permanente dentro del predio termal, y los líos, robos, y el fuerte consumo de alcohol al borde de las piscinas ya son frecuentes durante el domingo”, agregó uno de los vendedores.