Alertan de los daños que provocan los desechos: Difunden en Salto la increíble biodiversidad marina de la región Atlántica de Abrolhos

Alertan de los daños que provocan los desechos: Difunden en Salto la increíble biodiversidad marina de la región Atlántica de Abrolhos

Se realizó días atrás en el aula Magna de la Regional Norte, sede Salto de la Universidad de la República, una charla abierta sobre Biodiversidad en la región de Abrolhos (Bahía-Brasil), un archipiélago de 56 mil Km cuadrados de extensión, formado por 5 islas, Sueste y Guarita, (áreas de preservación ambiental), Santa Bárbara (única isla habitada), Redonda y Siriba, ambas abiertas a la visita del público. Es importante destacar que el parque nacional marino de Abrolhos, al que se estima llegan unas 5 mil personas cada año, está ubicado a unos 70 Km de la costa, sobre la ciudad de Caravelas, en el extremo sur del estado de Bahía.
EL PUEBLO entrevistó al Licenciado en Geografía y  Medio Ambiente, Pablo Faget Rosamiglia, con el interés de conocer las principales características de la región de mayor biodiversidad del océano Atlántico sur.
“NO EXISTEN FRONTERAS PARA LA NATURALEZA”
Faget explicó que todos los desechos que se tiran aquí en el Río Uruguay se reflejan en la contaminación de Bahía y en sus aguas, así como también todo lo que tiran al Río de La Plata los argentinos, los uruguayos y los brasileños del sur, se refleja en las costas de Africa, lo que indica en definitiva que pese a que existen grandes distancias marítimas entre un lugar y otro, el planeta es uno solo, y no existen fronteras para la naturaleza.
Esto obliga a ser cuidadosos, porque lo que se vierte en un curso de agua cualquiera sea, necesariamente va a parar a los mares y océanos, con los daños que esto supone.
Dijo además que si los dorados que suben río arriba, no tuvieran en su camino una barrera creada por el hombre como lo es la represa de Salto Grande, llegarían al Brasil, como lo hacen las aves y las codornices que tanto cruzan entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.
Es importante destacar, que la profundidad media en las aguas de Abrolhos es de 50 metros, pero en algunas zonas llega a medir hasta 3 metros.
En el mismo orden Faget explicó que el agua cristalina, producto de la poca profundidad que existe en la extensión de Abrolhos, así como las temperaturas templadas, proporcionan una excelente visibilidad que permite apreciar la gran variedad de fauna y flora submarina y, especialmente, las exuberantes formaciones de coral y los restos de naufragios. El nombre del archipiélago, según la leyenda, deriva de la advertencia que se hacía a los marineros portugueses sobre los peligros enfrentados al navegar por la región: “Abram os olhos”. Es que las enormes barreras de coral submarinas, así como la escasa profundidad del agua, siempre representaron una seria amenaza a los navíos que pasaban por allí.
BIODIVERSIDAD EN ABROLHOS
Faget explicó que la biodiversidad de la zona es riquísima, y que es única en el mundo, ya que muchas de las especies animales y vegetales existentes en el archipiélago, solo crecen allí. Dijo además que en la región, existen alrededor de 260 especies de peces, 2 mil tipos de plantas vasculares, 600 especies de árboles en toda la floresta, 25 especies de simios, 14 especies diferentes de aves, 250 especies de mamíferos, y alrededor de 340 especies de anfibios.
En otro orden, Faget explicó que los arrecifes de coral, son uno de los ecosistemas más ricos existentes en el mundo, y que la región de Abrolhos posee la principal formación de corales, (animales carnívoros) del atlántico sur.
“Si se terminan los arrecifes de coral, se termina la proteína básica del mar, y también se termina la actividad de pesquería, por lo menos en la zona”. “Además los corales actúan protegiendo la costa, ya que a mayor cantidad de corales, mayor tranquilidad en las aguas”, relató el entrevistado.
Por último Faget comentó que entre las principales atracciones que tiene Abrolhos, están los “Chapeiroes”, que son columnas de coral de hasta 20 metros de altura que emergen abruptamente desde el fondo y se abren en arcos hasta cerca de la superficie, pudiendo llegar a medir hasta 50 metros de diámetro, un tamaño que solo es posible en Abrolhos, gracias a  la intensa claridad de sus aguas, las que en definitiva benefician el crecimiento y la biodiversidad de estas.