Autoridades y vecinos tienen una mayor “sensación de seguridad”, que se apoya en la baja de índices delictivos

Autoridades y vecinos tienen una  mayor “sensación de seguridad”, que se apoya en la baja de índices delictivos

La Guardia Republicana en Salto, a un mes de su llegada

Hace un mes aproximadamente que la Guardia Republicana está en Salto con el objetivo de colaborar con el accionar policial en las zonas de calor (más conflictivas) de la ciudad.

La alta incidencia delictiva que se dio en el mes de febrero con hurtos y rapiñas que superaron en un mes los delitos del año pasado, llevaron al cambio de las máximas autoridades policiales en el departamento y la llegada del Crio. Gral. (R) Oldemar Avero, con más de 40 años al servicio, el pasado 7 de abril.
Desde entonces se armó un mapeo con las zonas más proclives al delito para atacarlas con más dureza, pero la última creciente demandó más presencia policial, lo que hizo que el Jefe de Policía, solicitara la llegada de la Guardia Republicana para poder continuar con el trabajo y no alejarse de sus objetivos, fundamentalmente terminar con la presencia de tantas personas en estado de “zombie”, afectados por el consumo de drogas, lo que más le llamó la atención durante su primer visita a la ciudad.
En el presente informe periodístico, pretendemos abarcar varias miradas sobre el accionar de la Guardia Republicana en Salto, a un mes de su llegada. Saber si se lograron bajar los índices delictivos, qué opinan los comerciantes que se vieron afectados por la última ola de hurtos y rapiñas, así como el ciudadano de a pie, para conocer todas las voces sobre la presencia de la Guardia en Salto.

EL TRABAJO DE
LA GUARDIA

La Guardia Republicana como dirección nacional dependen directamente del Ministro del Interior (Eduardo Bonomi) y en Salto, está a cargo del regional Norte, con asiento en Artigas, el Mayor Severo. Vinieron entre 20 y 30 efectivos, que rotan cada semana, hacen un trabajo de 12 horas diarias y las autoridades departamentales les brindan el alojamiento.
Son personas entrenadas para un tipo de trabajo, vienen a trabajar en una zona ya diseñada y atienden la problemática y todos los conflictos y emergencias de esa zona, no atienden ninguna otra emergencia por fuera de ese lugar. Y en eso se diferencian con el resto de los efectivos policiales que más allá del diseño que exista, si surge una emergencia en otro lado deben dar respuesta, como violencia doméstica, emergencias en la vía pública que requieren la presencia policial y muchos hechos más.
El personal de la Guardia Republicana viene con sus oficiales y una vez que están acá, trabajan de acuerdo al diseño del mapeo de calor de todo el país (que lo maneja el Director de la Policía Nacional) y hacen específicamente ese trabajo, forman cuadrantes, lugares de mayor conflicto, actividades y desarrollan todos sus efectivos en ese lugar, con la misión de atender toda la problemática que se da en esa zona. En el momento tránsito está trabajando en los lugares que está presente la Guardia Republicana.
De esta forma, tres cuadrantes (zonas calientes) quedan bajo la jurisdicción de la Policía y dos para la Guardia Republicana.
En lo que respecta a las zonas donde está trabajando la Guardia Republicana, las mismas no fueron detalladas por las autoridades policiales, por una cuestión de estrategia, pero varios lectores informaron a este medio que su presencia se ha notado mucho en la zona de Salto Nuevo y otros puntos de la ciudad.

LLEGARON POR LAS INUNDACIONES
Y PARA MANTENER EL SISTEMA DE
PATRULLAJE

Se manejó en ese momento que el Intendente de Salto, Dr. Andrés Lima, era quien pedía la Guardia Republicana en Salto y por eso lo primero que hizo el Jefe de Policía, Crio. Gral. (R) Oldemar Avero, al asumir sus funciones, fue a consultarle a él, “porque es la autoridad máxima en el departamento”, quien le aseguró que “no la había pedido”.
Entonces, el Jefe no le pudo afirmar al Intendente si la iba a pedir o no, pero que sí iba a hacer un análisis de la situación en Salto y ahí iba a decidir.
En ese momento visitó nuestra ciudad el Director de la Policía y Avero acordó que que si veía que en un mes más lo necesitaban iban a pedir la Guardia Republicana.
“Pero pasó que vinieron las inundaciones y ahí le dije, me vas a tener que mandar sí o sí la Guardia porque el sistema de patrullaje que tengo diseñado para el mapa de calor y los puntos de mayor conflicto no lo voy a poder mantener porque tengo este otro problema y eso demanda presencia de personal policial. Así fue que vino la Guardia Republicana”, informó el Jefe de Policía.

El Jefe de Policía se mostró conforme con la presencia de la Republicana
«Hay gente a la que le molesta que la Guardia esté», pero no hubo «denuncias concretas» por abusos en su accionar

Denuncias concretas no hemos tenido, de maltrato, en ningún momento», afirmó a EL PUEBLO, el Jefe de Policía, Crio Gral (R) Oldemar Avero, al ser consultado por el accionar de la Guardia Republicana en la ciudad.

«Yo he sentido los comentarios y he visto en las redes sociales.
Pero me parece que hay gente a la que le molesta que la Guardia esté», comentó, haciendo alusión a delincuentes que buscan dar una mala imagen de dichos efectivos, pero sin afirmarlo expresamente.
«Si alguien tiene alguna queja que venga y haga la denuncia en la Seccional, en la Jefatura o al 0800-5000 donde la denuncia es anónima y se investiga», agregó.
La Guardia lo que hace es lo que le permite la ley de procedimiento policial, puede pedir la documentación de la persona, del vehículo en que anda, pedir antecedentes a la central de operaciones para saber si está requerida y nada más.
Sobre el trato, dijo «la formación del GRT (Grupo de Reserva Táctica) es entrenado por el mismo personal que entrena a la Guardia Republicana, van allá a entrenarse. No hay diferencia en la capacitación, hay diferencia en el funcionamiento.
Evidentemente el GRT y el patrullaje están destinados a atender todas las emergencias de la ciudad y la guardia únicamente atiende la zona a que está destinada», comentó a modo de ejemplo por la rudeza con que algunas personas tildaron al accionar del personal de la Guardia en Salto.
Más allá de esos comentarios, Avero aseguró que la presencia de la Guardia «tiene otro efecto, persuade más y eso implica que tengamos 30 efectivos más en la ciudad para poder nosotros desplazarnos en otras áreas», puntualizó.

DESCENSO EN
LOS DELITOS
«Se viene trabajando fuertemente y hemos tenido un descenso en los delitos», aseguró el Jefe.
El mapa de calor (zonas conflictivas) se lo analiza cada dos semanas y va cambiando si es necesario, incluso puede haber desplazamiento hacia otros lugares.
Si bien el Jefe, no precisó la ubicación en que se encuentra dicho personal, reconoció que Salto Nuevo fue uno de los primeros barrios donde se reunió con los vecinos y comerciantes de la zona, afligidos por la creciente ola delictiva en ese barrio.
«Salto Nuevo fue el lugar que la policía se ocupó y preocupó por bajar los índices delictivos, antes de que viniera la Guardia Repubilcana», dijo ante la pregunta de este medio sobre una notoria presencia de la Guarida en ese barrio.
«Nosotros hicimos una apreciación de situación, diseñamos un nuevo sistema de patrullaje, marcamos metas y entendimos que la situación de la seguridad en Salto pasaba principalmente por el tema drogas.
De ahí que formamos una brigada de drogas para tratar solamente ese tema, que la sacamos del área de investigaciones y ahora depende directamente del Jefe de Policía. Eso fue en una primera etapa. En el diseño estratégico entendimos que tenemos que hacer prevención y para eso hay que lograr un buen sistema de patrullaje.
Armamos los mapas de calor (con las zonas más proclives al delito) con el sistema de gestión policial y ahí establecimos los puntos y los índices donde ocurrían más delitos y actividades que entendíamos afectaban a la ciudad. Así fuimos diseñando el modelo y eso fue teniendo sus efectos con tendencia a la baja en los delitos.
Después vino el tema de las inundaciones y ahí aparece la Guardia Republicana para poder seguir con esos objetivos. Nosotros veníamos desde febrero con un alza en hurtos y rapiñas como si se hubiese desbalanceado la cosa», comentó.

UN NUEVO MAPEO
TRAS EL OPERATIVO
RETORNO
Avero afirmó que la Republicana no viene con un tiempo preestablecido, y su presencia depende del análisis de la situación y los resultados que se obtengan. «Hoy por hoy estamos con el operativo retorno, eso nos hace tener que hacer un nuevo mapeo y así se seguirá viendo. Salto y San José son los departamentos que habían subido las rapiñas y hurtos y en los últimos meses los hemos ido bajando.
En febrero tuvimos más de la mitad de las rapiñas del año pasado, fue un mes complicado, pero hoy estamos dentro de la lógica y tendiendo a una baja. Es un trabajo a largo plazo, la barita mágica no la tiene nadie», señaló

«LA GENTE SE
SIENTE MÁS SEGURA»
Sobre la respuesta de la gente, dijo «la sensación que me han hecho llegar es que han visto más policías en la calle, la gente se siente más segura.
Eso no va acorde a los números, tiene tendencia a bajar el delito, pero la sensación es más positiva todavía. Hay mayor empatía hacia la policía, hay un mejor sentimiento de seguridad de la población, y evidentemente estamos recibiendo más denuncias, la gente nos está creyendo más porque teníamos es imagen de que la policía no hacía nada.
No puedo no estar conforme con la Guardia porque me suma gente, y lo único que tengo para decir es que queremos ser trasparentes y la buena crítica nos mejora la gestión», concluyó.

Nicolás Sant’Anna, Presidente del Centro Comercial e Industrial de Salto
“A más orden, más seguridad”, dijo en relación a la seguridad que brinda la presencia de la Republicana

El Centro Comercial e Industrial de Salto, como institución que nuclea a la mayor parte del sector empresarial del departamento, expresó, a través de su Pte. Nicolás Sant‘Anna, la conformidad, que tanto comerciantes como ciudadanos en general, sienten con la presencia de la Guardia Republicana en nuestra ciudad, como resguardo ante una inseguridad latente y que preocupa.
Al respecto, EL PUEBLO dialogó con el dirigente.
-¿Qué repercusión cree que tiene en los comerciantes y en la sociedad toda, -la presencia de la Guardia Republicana en Salto; el Centro Comercial ha recibido inquietudes o beneplácito al respecto?
-Sí; nos lo transmitieron y le podría resumir dos aspectos que surgen claramente con la presencia de la Guardia Republicana acá en Salto, que son: primero, que el comercio y la gente en general están muy conformes con el orden, en el entendido de que a más orden, más seguridad; y el segundo aspecto, es que se puede con la inseguridad, dominándola, al querer y tener la voluntad de hacerlo.
Esas son las dos cosas que surgen como resultado de estas pocas semanas que tenemos de experiencia con la presencia de la Republicana.
¿El comerciante anhela una mejor y mayor seguridad porque siente miedo a la hora de abrir su negocio?
-Claro que sí; y sabemos que va a ir empeorando si no se toman las medidas necesarias. Por suerte esta medida de traer a la Guardia Republicana, la colocación de cámaras, incluso los whatsapp entre vecinos en los barrios, son todas medidas que ayudan a revertir un proceso que, si uno lo deja crecer –y lo sabemos por experiencia de otros lados- empeoraría las cosas.
Entonces, este conjunto de medidas, con un Jefe de Policía nuevo, etc., son elementos que intentan, reitero, revertir la realidad, a la que, si no le damos pelea, empeorará.
-¿Las cámaras de seguridad han dado el resultado esperado?
-En cuanto a las cámaras de seguridad podemos decir que todavía falta muchísimo, incluso que estamos en el inicio de las cosas que se quieren hacer; pero al mismo tiempo, con las pocas que hay, se ha dado seguridad, y lo vemos cuando la gente decide colocarlas por motus propio, más allá de que la Intendencia, la Policía o el Centro Comercial las recomienden, al ser un elemento más de seguridad que es valorado.
Y en cuanto, en la órbita comercial, está el viejo anhelo de que las calles estén controladas, porque las cámaras -como funciona en los países desarrollados-, van tomando cada metro de las veredas, por lo cual, pase lo que pase, siempre alguien va a quedar filmado, lo cual está demostrado, que da buen resultado.
-De acuerdo a lo manifestado por usted y teniendo en cuenta de que la Guardia Republicana estaría por un corto período en nuestra ciudad –según lo informado por las autoridades de la Jefatura de Salto- ¿cabría la posibilidad de que el Centro Comercial solicitara la permanencia de dicha fuerza?
-Sí; incluso en Salto Nuevo hay vecinos que están pensando en juntar firmas para que la Guardia Republicana no se vaya, por el buen resultado que les ha dado. Entonces, el hecho de que dé resultado, obviamente que uno lo quiere aprovechar y no ir para atrás, porque si hay algo bueno y que da resultado, que siga. Si bien no hemos mantenido una reunión al respecto con el Jefe de Policía, todavía, sin duda que el buen resultado alcanzado, marca un antecedente que nos va a hacer pelear porque la misma se mantenga, o algo similar.
-Y como ciudadano, ¿qué opina?
Obviamente que el orden trae aparejada alguna molestia, a la que no estamos acostumbrados; pero esas cosas, y me baso en lo personal y en el sentimiento de la mayoría de la gente, es de alegría; porque, qué queremos, qué preferimos, que nos paren y nos pidan el documento, o la situación de inseguridad, frente a la cual no sabemos si nuestros hijos van a volver a casa, por ejemplo.

Opinan los comerciantes frente a la presencia de la Guardia Republicana

Vicente Massarino, Comerciante de la zona de Salto Nuevo

“Los efectivos de la Guardia Republicana suelen instalarse en Salto Nuevo en la esquina de Avenida Solari e Itapebí; están en el horario a partir de la una hasta la una de la mañana, cumpliendo un horario de doce horas de patrullaje. Se hacen ver porque se desplazan en un espacio pequeño. Van y vienen caminando, también circulan en motos y camionetas.

-¿Los comerciantes y ciudadanos se sienten cómodos frente a este sistema de vigilancia?
-”Puedo decir que sí porque muchos de los que andaban robando y pidiendo ni se asoman a la avenida. Igual molesta un poco que nos paren más de una vez y procedan con el operativo… revisan hasta debajo del vehículo y piden toda la documentación. En general la gente se siente más segura. Los ciudadanos se molestan cuando se los para tres, cuatro o más veces para pedir documentos, pero estamos contentos y más tranquilos porque sin dudas la delincuencia ha mermado.

“LA GENTE TIENE QUE RESPONDER”
¿La gente responde positivamente?
-”Es que hay que responder sí o sí cuando piden los documentos o realizan los controles, piden los datos completos y anotan en una planilla, la libreta de conducir y la constancia de propiedad del vehículo. En el caso de alguna irregularidad, llaman a Tránsito.

-¿Cuál es el comentario de los comerciantes?
-Están todos contentos… los que se muestran un poco molestos son los vecinos porque los han parado más de una vez. Creo que es muy positiva la presencia de la Guardia Republicana porque la inseguridad estaba muy acentuada en el barrio”.

¿Cree que sería buena la presencia permanente de los efectivos?
-”De todos no porque son demasiados… el lugar es muy chico para la cantidad que son… veinte para tres manzanas… podrían ir por otras zonas”.

Algunos están de acuerdo con su presencia y otros les recriminan la manera de proceder
Hay posiciones encontradas entre los salteños sobre el trato que tienen los efectivos de la Republicana con la población

Varias personas dieron a conocer su posición sobre la presencia de los efectivos de la Guardia Republicana en Salto. Consultados para este informe, algunos salteños están de acuerdo con la presencia de los policías capitalinos, entendiendo que cumplen con su labor de brindar seguridad, en tanto, otros los acusan de generar malos tratos a quienes detienen.
LO PARARON TRES VECES Y LO TRATARON DE MALAS MANERAS
Una de las personas entrevistadas para este informe, es un joven de 20 años; la primera vez fue en la intersección de Cervantes y Treinta y Tres; Juan (nombre apócrifo) circulaba en su moto, y se dirigía a su trabajo. En esa oportunidad le pidieron los documentos “pero no me hablaron bien, medios malos, eran 5 o 6 efectivos de la Guardia Republicana”. Juan tenía al día todos los documentos que le solicitaron, pero “me preguntaron por qué usaba caravana (tiene un piercing) yo les respondí ‘porque me gusta’, y después de que llamaron, averiguaron sobre mi, me preguntaron cómo me portaba, les dije que me portaba bien, me tuvieron como 15 minutos”.
Hace pocos días, lo pararon de nuevo, esta vez en calle Treinta y Tres unos metros antes de llegar a Cervantes, “me hablaron de pesado, me preguntó si quería disparar, y le dije que no, que tenía todos los papeles, le di todos los documentos y nuevamente llamaron, averiguaron y me dejaron ir”.
ESTOY A FAVOR DE QUE NOS CUIDEN
A Daniel lo pararon el sábado cuando se dirigía al fútbol sala, “pero todo bien, estaban en la esquina de Brasil y Soca, me pidieron documentos e incluso cuando les dije para dónde iba y para dónde trabajaba, me hicieron guardar todo y que siguiera”.
Había dos inspectores de tránsito de la Intendencia y dos efectivos de la Guardia Republicana, y uno de los inspectores me conocía. Daniel tiene una opinión positiva acerca de la presencia de la Guardia Republicana en la ciudad, considera que “patrullan las 24 horas del día y el chorro antes de hacer algo lo piensa dos veces”.
“Yo estoy a favor de que nos cuiden, no de que hagan abuso de autoridad como lo vi en la cancha un día, que había gente de la (Guardia) Republicana en Barrio Artigas y como que noté que estaban buscando algo para proceder. No pasó nada, no pudieron proceder. Sin embargo sé de otra muchacha que va al liceo nocturno, que la pararon, le preguntaron qué andaba haciendo y recomendaron que tuviera cuidado, que fuera por una calle iluminada; ahí está bien”.
LE SACARON LA MOTO
Ana (nombre apócrifo), contó a EL PUEBLO que el jueves próximo a las 19 horas, cuando salía de trabajar, la pararon, le pidieron los documentos, y si bien tenía la propiedad de la moto (que no está a su nombre), no tenía libreta para conducir ese modelo de moto.
Dijo que la trataron mal, que le generaron miedo, “eran como diez, estaban con los inspectores, pero me trataron de pesado, me dio miedo, sé que no tenía la libreta, pero creo que podían hablarme de otra forma, parecía como que me iban a pegar”, comentó.
LAMENTABLEMENTE QUIENES ESTARÍAN PARA
CUIDARNOS HOY NOS GENERAN MIEDO
Una señora de 35 años, opinó que ha visto a los efectivos de la Guardia Republicana en la zona del Barrio La Estrella, pero lamentablemente no le dan tranquilidad, “hoy quienes estarían para cuidarnos, nos dan miedo, porque te paran, te provocan, pueden inventar cualquier cosa, te detienen, te dejan incomunicado –como ha sucedido- y te da una impotencia tremenda. Porque paran a los delincuentes, pero también y pareciera que mucho más a la gente bien, que anda trabajando”.
“¿Por qué no van a los barrios conflictivos en horas de la noche?”, se preguntó y agregó que sus hijos les tienen miedo a los policías y hasta a los inspectores de tránsito, que han generado esa imagen.
TRATAN MAL
Jesús de 23 años, dijo que ha visto a los efectivos de la Guardia Republicana pero no se siente más seguro con su presencia, “tratan mal a la gente, de pesado, he visto cómo le hablan a los jóvenes diciéndoles: ‘de dónde sos vos, qué andas haciendo acá, andate para tu barrio’, como te buscan para que les respondas y te puedan pegar, andan como de a diez, te rodean y parece que te van a dar un mangazo”.
ESTÁ DE ACUERDO
Otra de las personas entrevistadas manifestó que está de acuerdo con la llegada de la Guardia Republicana en Salto, “desde que llegaron en el barrio no se ven más muchachos pidiendo, ellos (los funcionarios) se paran en las esquinas, y desde que están, han bajado los robos en el barrio. Ana vive en la zona céntrica y considera que si llegaron, fue porque había una necesidad”.
HAY DE TODO, PERO LA GENTE TIENE LA CULPA
Luis, (nombre apócrifo), tiene 60 años, ha visto a los efectivos de la Guardia Republicana patrullar diferentes zonas de la ciudad y entiende que su llegada va a bajar la delincuencia. Dice que si bien tratan de pesado a quienes paran para pedir datos o documentos, la culpa es de la gente que muchas veces los tratan mal “llegaron para apoyar a los inspectores que cuántas veces son atropellados o golpeados por cumplir su trabajo”, opinó.
“Hay de todo, hay algunos que piden las cosas educadamente, pero otros están cansados de ser maltratados y proceden así”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...