¿Cómo actuar ante una emergencia?

¿Cómo actuar ante una emergencia?

A la hora de afrontar una emergencia, propia, de un familiar, un amigo o una persona que se encuentra ante este tipo de situaciones, se vuelve fundamental tener un conocimiento que nos permita reaccionar adecuadamente y no quedarnos paralizados o inmóviles.
En la mayoría de estos casos se vuelven vitales esos primeros minutos previos a la llegada del auxilio profesional, del personal de la salud, de un guardavidas, bomberos o cualquier otra institución u organización especialmente preparada para atender esos casos.
Una emergencia se define como una situación que no admite ni demoras, ni traslados por un inminente riesgo de vida, es una situación que requiere una atención inmediata y en esto se diferencia de la urgencia que se da cuando la situación no implica un riesgo de vida.
Por ese motivo, se vuelve importante saber como actuar en estos casos, y saber que ante una emergencia lo primero que hay que hacer es tratar de mantener la calma a pesar de la situación. Transmitir esa tranquilidad a quienes se encuentren involucrados en la emergencia puede ayudar a serenar a una persona y así salvar una vida.
De inmediato se debe dar aviso al número de emergencia que es el 911 y al momento de ser atendido se debe brindar la mayor información posible, para que el equipo que acuda ya este informado y tenga un mayor conocimiento acerca de con que se va a encontrar en el lugar.
También es fundamental permanecer en el lugar todo el tiempo que sea preciso, hasta la llegada de la emergencia que atenderá la situación.
En el presente informe EL PUEBLO brinda la información necesaria para afrontar diferentes situaciones de emergencias y urgencias.

Personas que caen en la vía pública, sufren convulsiones,
tienen accidentes domésticos o paros cardiorrespiratorios

El médico de la UCMS (Unidad Cardiorrespiratoria Móvil Salto) Dr. Julio Álvez, se refirió a algunas situaciones en las cuales podemos intervenir y ayudar en esos minutos vitales que se dan previo a la llegada de la emergencia médica. En este sentido se refirió a situaciones como la caída de personas mayores en la vía pública, personas que sufren convulsiones, accidentes domésticos, quemaduras, asfixias o paros cardiorrespiratorios y remarcó la importancia de saber que hacer ante este tipo de casos.
PERSONAS QUE CAEN EN LA VÍA PÚBLICA
Ante la caída de personas en la vía pública, sobre todo en épocas de verano por lipotimia (desmayo sin pérdidas de conocimiento) o síncope (pérdida de conocimiento por unos minutos con recuperación espontánea), en estos casos hay que ver si la persona esta respirando porque puede darse que estemos ante un paro cardiorrespiratorio. Si la persona está consciente se le puede consultar si toma algún medicamento que lleve consigo, si es hipertensa y sufre una baja de presión lo correcto es elevarle un poquito las piernas y llamar al 911. Si la persona es diabética y empieza con sudoración y desorientación o habla incoherencias, en estos casos si la persona lo indica o lleva algún marcador que dice que es diabético y sufre una hipoglucemia (bajada de azúcar) entonces sí se le puede dar algo dulce.
DESTERRAR EL MITO DE DESTRABAR LA
LENGUA ANTE UNA CONVULSIÓN
Si uno puede apreciar que está teniendo una convulsión hay que tratar de poner a la persona de costado porque lo que puede darse en estos casos es la aspiración de vómitos y eso es lo que hay que evitar. Un mito que el médico remarcó para desterrar en este tipo de situaciones pasa por evitar poner los dedos, una cuchara, una lapicera o cualquier objeto extraño para mover, destrabar o sacarle la lengua. Lo único que se debe hacer es poner a la persona en posición cúbito lateral para que no se aspire un vómito y desterrar otro tipo de acciones que son un mito.
ACCIDENTES DOMÉSTICOS
Los accidentes domésticos más frecuentes son las caídas de los adultos mayores en sus hogares, que en muchas ocasiones llevan a una fractura de cadera y por ese motivo no se debe mover a la persona ante este tipo de caídas. Lo que sí se puede hacer es dar tranquilidad y tratar de que la persona esté lo más cómoda posible en esa situación, colocarle una almohada para que repose la cabeza y mostrar serenidad para evitar la angustia y desesperación del adulto mayor. En el caso de las quemaduras con agua caliente que son muy frecuentes en niños, lo aconsejable es colocar la zona afectada debajo del agua fría y no colocar ningún tipo de cremas o pasta dental sobre la quemadura como muchas personas creen. Ese es otro mito a derribar. Lo mejor es colocarle mucha agua fría en la zona y llamar a la emergencia.
SABER REALIZAR
MASAJES CARDÍACOS
Cuando la persona sufre un paro respiratorio o cardíaco, los primeros minutos son fundamentales y es importante saber como se realiza una reanimación por eso el médico remarcó la importancia de que se cualquier persona sepa realizar los masajes cardíacos correctamente. Esto es lo que se llama RCP (Respiración Cardio Pulmonar), y generalmente el primero en llegar ante esta situación cuando alguien se cae y no respira porque tiene un paro cardiorrespiratorio puede ser cualquier persona y esos primeros minutos son vitales y dan una alta chance de que la persona se pueda salvar si se hacen correctamente. Álvez, señaló que es importante cumplir con al cadena de supervivencia, pedir ayuda y de inmediato empezar con los masajes cardíacos.
ASFIXIA POR OBJETOS EXTRAÑOS EN LA VÍA AÉREA
Otra situación de emergencia se da cuando a través de la ingesta de alimentos una persona sufre una asfixia y como consecuencia se puede dar un paro cardiorrespiratorio. Esta asfixia se puede dar por la ingesta de alimentos o por algún objeto extraño que es introducido a la boca como en el caso de los niños pequeños. En los adultos y niños no tan pequeños se realiza una maniobra denominada “Heimlich”, que es una presión a nivel de la parte del esternón baja que se hace tomando de atrás a la persona presionando con el puño de la mano en la boca del estómago, haciendo golpes fuertes para desobstruir la vía aérea. En el caso de los bebés, lo que se aconseja es ponerlos boca abajo, sobre una mano y darle unos pequeños golpes sobre la espalda con el talón de la mano para tratar de desobstruir la vía aérea y nunca tratar de meterlos dedos para desobstruir o sacar el objeto porque lo que podemos hacer es meterlo más adentro de la vía aérea porque es casi imposible sacarlo de esa manera.

Protocolo de SINAE en caso de lluvias y tormenta

La activación del protocolo implica que se ajusten todos los aspectos necesarios para hacer frente a una posible emergencia y que se exhorte a la población a extremar los cuidados y a tener presente las medidas de prevención.
Ello significa que se dispone de los recursos humanos, materiales, técnicos y logísticos necesarios. Asimismo, se ajustaron los planes de contingencia, la identificación y adecuación de los eventuales albergues temporales, las coordinaciones interinstitucionales previstas en materia de alimentación, seguridad, logística, atención sanitaria y el monitoreo permanente de la situación y de los pronósticos.
Esta fase de “Preparación” también involucra a los municipios, de modo que el Estado, en sus tres niveles de gobierno, trabaja en forma articulada para poder brindar una respuesta efectiva frente a una eventual situación de emergencia.
La instancia específica y permanente de coordinación de las instituciones públicas para la gestión integral del riesgo de desastres en Uruguay es el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE). Su objetivo es proteger a las personas, los bienes de significación y el medio ambiente de fenómenos adversos que deriven, o puedan derivar, en situaciones de emergencia o desastre, generando las condiciones para un desarrollo sostenible. El SINAE se concreta en todas las acciones que realiza el Estado para la gestión del riesgo de emergencias y desastres en sus diferentes fases: prevención, mitigación, preparación, respuesta, rehabilitación y recuperación. Esencialmente es un espacio de articulación vertical y horizontal, la Ley no previó, por ejemplo, la creación de un cuerpo específico de protección civil. Es por ello que todas las fases de la gestión del riesgo, incluida la respuesta a las emergencias y desastres es, en Uruguay, una tarea interinstitucional.
La instancia superior de coordinación y decisión del SINAE radica en el Poder Ejecutivo, a través del Prosecretario de la Presidencia. En 2015 se designa un Director Nacional que tiene bajo su responsabilidad la coordinación nacional de la gestión del riesgo a nivel nacional en las diferentes etapas de las emergencias.

Formular políticas, estrategias, normativas y planes nacionales para la reducción de riesgos y manejo de situaciones de emergencia. Adoptar medidas para reducir la vulnerabilidad y fortalecer las capacidades de preparación, respuesta, rehabilitación y recuperación.
•Establecer comisiones asesoras técnicas y operativas para la toma de decisión.
•Plantear estudios de identificación y evaluación de riesgos, en referencia a las actividades a cargo del Sistema Nacional de Emergencias.
•Formular, monitorear y evaluar los planes de recuperación. Al nivel departamental funcionan los Comités Departamentales de Emergencias (CDE), que son los órganos responsables de la formulación en el ámbito de sus competencias y, en consonancia con las políticas globales del Sistema Nacional de Emergencias, de políticas y estrategias a nivel local. Están formados por representantes de la Intendencia, del Ministerio de Desarrollo Social, del Ministerio de Defensa Nacional, de la Dirección Nacional de Bomberos, de la Policía Nacional y del Ministerio de Salud Pública.
Las instancias operativas departamentales son los Centros Coordinadores de Emergencias Departamentales (CECOED).
GESTIÓN INTEGRAL
DEL RIESGO
La Gestión Integral del Riesgo es un proceso coordinado entre varias instituciones para reducir, prevenir, responder y apoyar la rehabilitación y recuperación frente a eventuales emergencias y desastres, en el marco de un desarrollo sostenible. Incluye diferentes niveles de organización que van desde lo familiar hasta lo internacional. El riesgo se define como una interacción entre la amenaza y la vulnerabilidad.
Se entiende por amenaza la probabilidad de que un fenómeno de origen natural, socionatural o antrópico se presente con cierta intensidad en un sitio específico y dentro de un período de tiempo, con potencial de producir efectos adversos sobre las personas, los bienes y el medio ambiente. La vulnerabilidad, por su parte, expresa las características y circunstancias de una comunidad, sistema o bien, que los vuelven susceptibles a los efectos dañinos de una amenaza.
La Gestión Integral del Riesgo tiene seis fases:
Prevención: es la acción anticipada para impedir que ocurra un fenómeno peligroso, o para evitar su incidencia negativa sobre la población, los bienes y el ambiente.
Mitigación: son las medidas para atenuar el impacto de los fenómenos adversos asumiendo que no siempre es posible evitarlos.
Preparación: son las actividades orientadas a asegurar la disponibilidad de los recursos y la efectividad de los procedimientos para enfrentar una situación de emergencia.
Atención de emergencias: es el conjunto de acciones de respuesta para proteger a la población, los bienes y el ambiente ante la ocurrencia de un evento adverso.
Rehabilitación: es la puesta en funcionamiento, en el menor tiempo posible, de los servicios básicos afectados por un evento adverso.
Recuperación: luego de un evento adverso, es el esfuerzo por promover condiciones de vida adecuadas y sostenibles, incluyendo la reactivación del desarrollo económico y social de la comunidad en condiciones más seguras.

María Soria – Coordinadora General de CECOED Salto explica protocolo en caso de enchorradas e inundaciones

El Comité Departamental de Emergencias tiene como cometidos planificar, coordinar, ejecutar, conducir, evaluar y entender en la prevención y en las acciones necesarias en todas las situaciones de emergencia, crisis y desastres excepcionales o situaciones similares, que ocurran o sean inminentes, en el ámbito del territorio departamental, su espacio aéreo o sus áreas jurisdiccionales fluviales y que directa o indirectamente afecten en forma significativa y grave, al departamento, sus habitantes o los bienes de los mismos, cuando excedan las capacidades propias de los órganos u organismos originariamente competentes.
EL PUEBLO dialogó con la Coordinadora General de CECOED, María Soria quien explicó: “En caso de enchorradas se llama directamente a bomberos que es quien esta habilitado a trabajar con tormentas.“Ellos reciben la llamada y van realizando una lista por zona para trabajar con la bomba, desagotando agua.
“Si existiera tormenta eléctrica se prioriza también evaluación de cableados de alta tensión para desconectar por si alguna columna cae o un árbol.“Allí se coordina con UTE; si hubiera algún problema de cableado caído en la calle, de desconectar la fuente de esa zona hasta que no haya riesgo“Además luego de la tormenta lo que se hace es el equipo de Intendencia limpieza de alcantarillas, boca de tormentas y desagües para que el agua circule.
El de inundación es mas extenso.“-¿Cuáles son puntos más significativos del protocolo a seguir en casos de inundaciones?“ “Trabajamos en coordinación CTM, fuerzas vivas, Ministerio de Salud Pública, Mides e Intendencia. Lo primero que se hace es el monitoreo de CTM, hasta cuánto va a crecer el río y allí vemos el mapa de riesgo.“Las cotas que vamos a tener que asistir. Se hace un monitoreo con la policia avisando que deben de retirarse de sus casas con la información de la cota que va a elevarse el río“Además se coordina con UTE el corte de luz para que no haya riesgo en las casas que el agua va a entrar. Se coordina refugio para las familias que no tienen lugar dónde ir”.
Se consideran situaciones de emergencia, crisis y desastres excepcionales, entre otros, accidentes gravísimos, tormentas que provoquen daños masivos, sequías, inundaciones, plagas, epidemias, incendios, contaminación ambiental, acciones terroristas y otras situaciones excepcionales que causen conmoción social, ocasionadas por fenómenos naturales o por la acción humana.
El Comité Departamental de Emergencias de Salto estará integrado por el Intendente Departamental, que ejercerá la presidencia y coordinación , un delegado del Ministerio de Defensa Nacional que ejercerá la secretaria, un delegado del Ministerio del Interior, el inspector departamental de Primaria, Prefectura de Salto, Dirección Departamental de Salud, director del Hospital Regional Salto, coordinador de la Red ASSE, jefe de Bomberos de Salto, Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, UTE, presidente de la Junta Departamental de Salto.
Son funciones del Comité Departamental de Emergencias planificar y hacer ejecutar las acciones que les encomiende el Comité Nacional de Emergencias.

CENTRO COORDINADOR DE EMERGENCIAS DEPARTAMENTALES
Como un componente fundamental en la organización de operaciones de emergencias, se encuentra el CECOED, que necesariamente debe coordinar las acciones y esfuerzos de respuesta, ante cualquier emergencia, contingencia, desastre o catástrofe que amerite su activación establecidas en el Plan de Emergencia Departamental que fuera sancionado por el Comité Departamental de Emergencia a través del Sr. Intendente.
El CECOED funciona en la estratégica de situaciones de riesgo, mediante la coordinación interinstitucional, y con la responsabilidad del control de las operaciones, para que mediante el uso de las comunicaciones y la informática, instrumente y facilite la toma de decisiones, mantenga informada a la prensa, atienda a los visitantes, y realice tareas de evaluación, manteniendo informado al nivel político.
Las acciones ante alerta, evacuación, búsqueda, rescate, socorro y asistencia que deben realizarse para los casos de desastres, será inmediata, tomando el CECOED la coordinación para la respuesta en un plazo máximo de una hora de haber recibido la información de la situación.
Cuando la emergencia detectada se encuentre en un nivel de alarma AMARILLA, los responsables del CE.CO.E.D. que se encuentren de servicio deberán convocar a la totalidad de sus integrantes, quienes conformaran el Puesto de Mando Operativo (P.M.O.) monitorearán la situación ateniéndose a lo establecido en los protocolos, en caso de ser convocado el Comité Departamental de Emergencias, será el que establecerá las directivas. Se deberá establecer un segundo Puesto de Mando Directo (P.M.D.) el que se constituirá en las proximidades del lugar de la emergencia, siendo el representante de la Institución a cargo de dar solución a la emergencia, el jefe de dicho puesto, no obstante lo cual deberá atenerse a los protocolos y deberá establecer una comunicación constante con el P.M.O. al cual mantendrá informado de la situación.
El CECOED y en particular el coordinador del mismo será el responsable de elaborar toda la información tanto a la prensa como a los familiares de los involucrados en el desastre.
El Centro de Operaciones de Emergencia (CECOED) es un mecanismo de coordinación, conducción y decisión que integra la información más relevante generada en situaciones de emergencia o desastre y la convierte en acciones de respuesta efectiva.
En él confluyen los niveles político y técnico, y es el sitio donde se toman las decisiones con base en la información.
En el Departamento de Salto, el CECOED depende del Comité Departamental de Emergencia.

Las emergencias más comunes son los siniestros de tránsito

Las emergencias más comunes que atendemos cuando estamos en guardia son los siniestros de tránsito”, comenzó diciendo el médico consultado en la UCMS (Unidad Cardiorespiratoria Móvil) Dr. Julio Álvez.IMG_9950JulioAlvez
En estos casos lo fundamental es que las primeras personas que llegan al lugar llamen de inmediato al 911 que es desde donde se derivará la emergencia móvil que este de guardia y el personal del área de tránsito de la Intendencia de Salto.
“Quienes llegan no deben mover al paciente, porque nunca sabemos la gravedad de las heridas que puede tener y si tiene una fractura expuesta o alguna lesión a nivel de la columna cervical cualquier movimiento puede complicar aún más al herido y en lugar de ayudarlo lo que hacemos es agravar más la situación”, comentó Álvez.
En el caso que el accidentado pueda componerse por sí mismo porque fue un siniestro leve entonces sí podemos auxiliarlo y podemos llamar a algún familiar.
Si la persona está consciente hay que tranqulilizarla y llamar al 911. Pero es fundamental saber que si la persona no contesta, no habla o está inconsciente o uno ve una lesión importante de inmediato se debe llamar al 911 y no mover a esa persona. Lo que sí pueden hacer las personas en el lugar es tratar de desviar el tránsito para que no se genere otra situación peor y la zona se vuelva lo más segura posible tanto para el accidentado como el personal médico y no médico que arribe al lugar.
“Por ejemplo, si venimos en un auto y vemos algún accidente además de realizar las conductas que comenté anteriormente podemos colocar un cono o balisa para desviar el tránsito y evitar que se junte mucha gente o que estén circulando cerca del siniestro”, dijo el médico.

Oficial Sub-ayudante Enzo Rebollo, Jefe del Destacamento de Bomberos de Salto
El Jefe del Destacamento de Bomberos de Salto sostuvo que: “No existe una situación igual a la otra; siempre nos encontramos con escenarios diversos”

EL PUEBLO dialogó con el Jefe del Destacamento de Bomberos de Salto, Oficial Sub-ayudante Enzo Rebollo, quien manifestó –entre otras cosas-, la importancia de que la población acceda a capacitarse para poder conocer y adoptar, llegado el momento, respuestas primarias ante siniestros de incendio. Ante un siniestro –grande o chico-, ¿existenFOTO INFORME BOMBEROS protocolos específicos de emergencia establecidos? En lo que se refiere a protocolos en sí, no existe uno específico para cada una de las situaciones, al ser muy diversos los casos que ocurren; por ejemplo, si nos enfrentamos a un incendio, no hay uno que sea igual al otro, siempre nos encontraremos con situaciones distintas porque, en primer lugar, las edificaciones son distintas, todas poseen materiales combustibles diferentes, encontrándonos en algunos casos con víctimas y en otros no; la temperatura y el ambiente también son distintos, o sea, no hay una situación igual a la otra, repito. Lo que sí existe es un protocolo de salida ante la recepción de un llamado: se cuenta con 60 segundos para concurrir al lugar del hecho; una vez que se llega, un jefe de operaciones evalúa la situación y determina mediante órdenes a los demás funcionarios, qué se debe hacer. Lo que sí se manejan son premisas, pasos que debe de tomar en cuenta el jefe de operaciones y establecer para que los mismos funcionarios no sufran accidentes. La primera de ellas, es la seguridad de la dotación, según la cual nunca se puede permitir que un funcionario sufra un accidente, si eso sucede es que falló el principio de seguridad; en segundo lugar, es la preservación física de las personas que vamos a socorrer, no povocándoles más daños de a los que ya están expuestos; y en tercer lugar, lo que es la preservación de los bienes materiales, aspecto que lógicamente pasa a un último lugar de importancia frente a los dos primeros. ¿El funcionario, se encuentra con una protección adecuada para realizar su trabajo? Lo difícil es qué en cada uno de los casos por lo general hay vidas (sean las víctimas o los funcionarios) y/o bienes en riesgo, por lo cual no podemos equivocarnos y tratamos de no hacerlo, teniendo siempre en cuenta que los integrantes de la estación de bomberos son seres humanos y, aunque están equipados con equipos de protección personal, que los protege minimizando los daños, no elimina por completo, el peligro al que nos exponemos ante un siniestro.
No hay un equipo que aísle al bombero completamente del ambiente; son equipos que tienen entrada de aire por todas partes pues no es hermético, no es que el funcionario se lo pone y no siente nada, no es así; no aísla completamente de las llamas, del agua, de los vapores calientes y de otros riesgos, como ser las altas temperaturas, derrumbes que hay en el interior, gases explosivos producto de la combustión, a eso el funcionario siempre está expuesto. En cuanto al salvamento, siempre es una operación sumamente riesgosa, difícil y de suma responsabilidad; el mismo exige poseer una definida y clara confianza profesional por parte del jefe de operaciones y de todo el equipo de bomberos que estén trabajando en el lugar.
La ley de protección contra siniestros indica ciertas pautas preventivas para evitar incendios, ¿se cumple? Una de las funciones específicas de los bomberos es, y se ha llegado a una situación de extremo riesgo, la protección personal, nuestra propia integridad para poder así dar la mejor respuesta a las personas que están necesitando nuestro servicio; todo esto tomándose en cuenta, como lo manifestamos anteriormente, la diversidad de escenarios con el que se encuentra bomberos al arribo a los lugares, y la inexistencia de un protocolo específico para cada uno de ellos, siendo fundamental que, después de muchos años de trabajo y de progresos en todo lo que es prevención de siniestros, se dé el cumplimiento de la ley 15.869 de protección contra siniestros, que establece que todas las edificaciones deben cumplir con la medida de protección contra incendios, ya sea con alarmas, que nos dé un aviso inmediato del siniestro que está comenzando; alarmas sonoras; detectores de humo; personal de seguridad o cualquier medio que posibilite tener conocimiento del inicio de una situación como de la que hablamos. ¿Cuáles serían los pasos adecuados a seguir ante el comienzo de un incendio? En primer lugar, siempre, llamar al 104 de bomberos; y en caso de no poder hacerlo, pedir ayuda; y a quien se le solicitó dicha ayuda, tratar de socorrer a la víctima dentro de las posibilidades, pero no exponerse físicamente, pues no se puede permitir que una posible víctima se transformen en dos. Cuando se llama a bomberos al 104, dar todos los datos posibles sobre el hecho: dirección; qué es lo que se está quemando; cuál es la situación en ese preciso momento; mantener la calma y no apresurarse a tomar decisiones peligrosas; dar un número telefónico para corroborar el llamado recibido con el fin de verificar la real y verdadera situación generada y poder dar las primeras indicaciones de qué hacer; en caso de tener medidas de protección contra incendios (extintores por ejemplo), intentar sofocar el fuego.
Al respecto, también es importante tener en cuenta lo elemental de la capacitación de la población en poder dar una primer respuesta a lo que son siniestros, evitando de esta forma pérdidas mayores (vidas y materiales); a tales efectos, bomberos brinda dicha capacitación, expidiéndose el certificado de capacitación de las medidas de protección contra incendios, obteniéndose las indicaciones necesarias para dar las primeras respuestas ante dichos siniestros.
Los elementos para dar una respuesta serán diversos; éstos, nos van a permitir que la fase incipiente o inicial del fuego, no se transforme rápidamente en un incendio de mayor magnitud; porque no es que sea un lapso prolongado de tiempo, el fuego una vez que se inicia consume todos los materiales rápidamente, en cuestión de minutos.

Alférez de Navío (CP) José Rivero – Jefe de la División 1 – Policía Marítima.
“Lamentablemente, el hallazgo de ahogados es uno de los hechos más comunes que tiene la Prefectura”

Prefectura Naval, es la encargada de patrullar la frontera marítima y litoraleña en nuestras costas, y muchas veces se ha enfrentado a situaciones donde, la vida de ciudadanos, corre peligro tras una caída al agua.
En varios casos por su intervención, se logró salvar la vida de la víctima; en otros tantos, su conocimiento tardío del hecho, impidió lograr el objetivo deseado. FOTO INFORME - PREFECTURA
EL PUEBLO dialogó con el Alférez de Navío José Rivero, Jefe de Operaciones de la Prefectura de Salto, quien nos indicó a grandes rasgos los pasos seguidos ante instancias de este tipo.

¿Cuáles son los pasos a seguir una vez que Prefectura toma conocimiento que una persona se encuentra con peligro de ahogamiento en su jurisdicción? Cuando el procedimiento es por causa de un ahogamiento, o sea, cuando una persona se haya caído a las aguas (de cualquier forma); lo primero que se hace es, una vez tomado conocimiento de la situación, sea mediante una denuncia o al constatarlo en una recorrida que se esté realizando, es concurrir inmediatamente al lugar para auxiliar a la víctima, dando con la mayor rapidez posible intervención a la emergencia móvil.
En el caso puntual de que se haya localizado a la víctima mediante una recorrida que se efectúa con el móvil, se procede con una guindola que está atrás en la cabina de la embarcación, la cual es tirada al agua como forma de auxilio en primera instancia.
Lo que deseamos recalcar es que muchas veces las personas se confunden y creen que los funcionarios de Prefectura son en cierta forma guardavidas, lo cual no lo son; hay algunos que no saben nadar, pues no es la función, la que es de ser idóneos en patonear embarcaciones, como se dice, pero no para rescatar a la gente específicamente por medio del nado. Por ese motivo, las herramientas con los que contamos de respaldo para auxiliarlos en este tipo de situaciones, son algunos elementos flotantes, en los que las personas se puedan sujetar y así salvarles la vida.

¿Y en los casos en que la víctima ya perdió la vida?
En principio, dada la característica de la jurisdicción, lamentablemente, el hallazgo de ahogados es uno de los hechos más comunes que tiene la Prefectura en su jurisdicción.
Las personas fallecidas por asfixia, por sumersión, no son precisamente las que se encuentran en las costas, sino también que se pueden hallar flotando.
Entonces, las primeras medidas necesarias que deben adoptarse tras un hallazgo, es pedir la concurrencia de un escribiente de guardia, a cargo de un Oficial, para justamente constatar la veracidad del informado, y de esa forma se procede.
Primero, no debemos mover el cuerpo del lugar, salvo que haya un peligro de que el cuerpo sea arrastrado por las aguas, obviamente que con la autorización respectiva del Magistrado Actuante; en lo posible se ubican dos o más testigos oculares del hecho; se chequean las pertenencias del occiso; se le informa al Jefe de Unidad al mando, y posteriormente se pone en conocimiento del Fiscal de Turno.Seguidamente, como Prefectura local carece de peritos criminalísticos, toma intervención la Policía Científica dependiente del Ministerio del Interior. Se documenta fotográficamente la escena del hecho y, realizan las pericias técnicas pertinentes. Posteriormente se cumplen las directrices del Fiscal, que generalmente son el traslado del cuerpo a la morgue donde se le da intervención al Médico Forense; buscar a los familiares en el caso que no se hayan localizado, para que procedan al reconocimiento del cadáver; luego la entrega de éste a sus deudos y la elevación de las actuaciones realizadas. Internamente, enviamos lo que se llama un “Mensaje Naval” al mando, informado de todo lo sucedido.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...