Con Rocío Belén Martínez Da Costa, fundadora del primer gremio estudiantil de su generación

Con Rocío Belén Martínez Da Costa, fundadora  del primer gremio estudiantil de su generación

“Debemos tener una actitud participativa frente a los hechos educativos”

Es estudiante de sexto año de Derecho en el Liceo No. 2 de Salto “Antonio M. Grompone y el año pasado tuvo la iniciativa de formar el primer gremio estudiantil de su generación.
Rocío Belén Martínez da Costa (17) desde que se inició como estudiante, se planteó la inquietud de saber a ciencia cierta sus derechos y deberes, e ir más allá de lo que se ve e informa.
“Llegará el momento en que deberé mirar hacia atrás y ver todo lo que he hecho; deseo que mis acciones puedan ser de inspiración para seguir construyendo” – enfatizó para ¡Soy Joven!

Ha formado el único gremio estudiantil que funciona en la actualidad en uno de los centros de Enseñanza Secundaria de Salto; “el año pasado mediante un paro docente me interesé por ponerme al tanto de sus solicitudes y reclamos.
Mi pregunta fue cómo podíamos nosotros como estudiantes involucrarnos, pues generalmente las movidas se inician y quedan en el olvido… yo quería aportar” – nos cuenta la adolescente.
En ese momento fue que se informó acerca del Acta No. 47 que se refiere a los derechos y deberes del estudiantado.
Luego de ponerse a tono con el tema, se la leyó a sus compañeros, quienes se pusieron de acuerdo en nuclearse – de acuerdo a los derechos que los respaldan.
Rocío entonces fue informando, cada vez que se enteraba de alguna actividad relativa al tema y de esa manera ganó confiabilidad y acercamiento con sus pares.
“Este año intenté ampliar el espectro y unir más a los grupos, sobre todo los de Derecho y al surgir recientemente la medida de que nos dejaban sin vacaciones de septiembre, me percaté que era un buen momento para afianzar el gremio.
“ME INTERESÓ DESDE UN PRINCIPIO ESTAR AL TANTO
DE LAS COSAS QUE ME TOCABAN”

-¿Desde que se inició como estudiante tuvo siempre esta inquietud de conocer el reglamento donde versan los derechos y obligaciones que los define como estudiantes?
– “Siempre me mostré inquieta con el tema… algunos docentes me tildaban de revolucionaria en ese sentido.
Me interesó desde un principio estar al tanto de las cosas que me tocaban y también informar.
Siento que muchas de las cosas que aprendemos nosotros sería importante que se difundieran a nivel masivo entre los jóvenes.
En Derecho se abordan distintos temas, también en otras especialidades… la información se debería intercambiar para que llegue a todos”.
En consonancia con sus expresiones, el espíritu revolucionario y crítico nacen cuando a las personas se las impulsa y en nuestra sociedad no existe tal actitud… muy por el contrario, está mal visto querer salirse de la manada.
“CÁLLENSE Y NO CUESTIONEN…”
“En el acta dice que uno de los objetivos del liceo en sí mismo es buscar que los estudiantes – como ciudadanos en potencia que son – sean activos, pero muchas veces eso no se despierta.
Los docentes vomitan la información y nosotros por nuestra cuenta debemos abrir nuestras cabezas para digerir todo eso… es como que de alguna manera la Educación nos hace odiar el acto de aprender” – reflexionó la joven defensora de los derechos estudiantiles.
La relación del estudiante con la institución debería tener mayor reciprocidad, que éste pueda llegar a decirse a sí mismo… “Qué bueno lo que estoy aprendiendo… voy a hacer más por investigar”.
Parece ser que cuando los jóvenes quieren movilizarse y hacer algo por sus derechos, genera cierto malestar en el ámbito docente… se da como una especie de “libertad con pinzas”.
Rocío confiesa que el hecho de mantenerse con la cabeza gacha y aceptar todo no va con su personalidad; “siempre me estoy imponiendo, pero con fundamentos bien definidos.
Lo que dicta el acta no se está cumpliendo y no se están logrando los objetivos que se están proponiendo” – agrega Rocío.
El gremio está compuesto por quince alumnos – contando los presentes y firmantes – y luego hay simpatizantes que se han acercado al grupo a partir de la movida a favor de las vacaciones.
En la carta elevada por el gremio estudiantil a la dirección del liceo se plantea que el paro sería efectuado por estudiantes agremiados y no agremiados.
“EN UNO DE LOS LICEOS UNA DOCENTE AMENAZÓ CON
BAJARLE LA NOTA A LOS ALUMNOS SI SE SUMABAN A LA MARCHA”

- ¿Cómo fue la respuesta por parte de la dirección?
-“La directora al principio no se mostró demasiado de conformidad, pero al momento de ver la carta, donde se hace mención a los artículos que fundamentan el reclamo, allí la situación cambió.
En otros liceos es más difícil… en uno de los liceos la docente amenazó a los alumnos en que les iba a bajar la nota si se sumaban a la marcha.
Por eso mucha gente tiene el impulso de agremiarse pero muere en la idea”.
CÓMO ARMAR UN GREMIO ESTUDIANTIL
Rocío se interesó por aprovechar este espacio y explicar a sus pares como se arma un gremio; primeramente leer minuciosamente el estatuto del estudiante (Artículo 47) que se puede hallar en internet.
Los artículos más importantes para armar el gremio son el 7, 11, 12 y el 13. Allí se explica que los alumnos tienen derecho a asociarse y la institución debe proporcionar una cartelera.
También se puede solicitar un salón y para una reunión excepcional se puede usar un espacio a convenir.
Dentro del protocolo es aconsejable informar a la dirección mediante una carta, cumpliendo con todos los requisitos que versan en el articulado.
“Soy Joven” – “En el momento de reclamar se nos considera como niños… ello me hizo recapacitar y ver que el estudiante necesita de un respaldo porque existen consejos de participación en todos los liceos, pero nunca se sabe nada.
Ser joven no es cuestión de edades, sino de actitudes”.
María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...