El culto a los muertos nos llega de tiempos inmemoriales

El culto a los muertos nos llega de tiempos inmemoriales
Quizás el misterio entre la vida y la muerte que el hombre no ha podido
desentrañar y permanece en el campo de lo enigmático, reservado a
creencias religiosas, filosóficas y demás, es lo que más se refleja
en las necrópolis, donde los seres vivos, de acuerdo a su concepto
de la vida y la muerte determinan las particularidades de estos recintos.
Las diferencias de la vida se mantienen más allá de la muerte y los
cementerios son la mejor expresión de estas ideas, dsde el momento
en que existen  lujosos panteones y “camposantos”,  generalmente
en el interior del departamento, donde descansan quienes
ya no están sobre la faz de la tierra.
Lo que sigue es un  informe sobre algunas de las numerosas
particularidades que pueden hallarse en las necrópolis de Salto.

Quizás el misterio entre la vida y la muerte que el hombre no ha podido desentrañar y permanece en el campo de lo enigmático, reservado a creencias religiosas, filosóficas y demás, es lo que más se refleja en las necrópolis, donde los seres vivos, de acuerdo a su concepto de la vida y la muerte determinan las particularidades de estos recintos. Las diferencias de la vida se mantienen más allá de la muerte y los cementerios son la mejor expresión de estas ideas, dsde el momento en que existen  lujosos panteones y “camposantos”,  generalmente en el interior del departamento, donde descansan quienes ya no están sobre la faz de la tierra.Lo que sigue es un  informe sobre algunas de las numerosas particularidades que pueden hallarse en las necrópolis de Salto.

“El casco central merece ser visitado por su valor arquitectónico”

Las obras arquitectónicas del Cementerio de Salto – según nos cuenta el Arquitecto Ivón Grilli –  recibieron varias designaciones de monumentos nacionales por la relevancia que revisten dentro del propio cementerio y de la ciudad.

Grilli señaló que el casco central del cementerio en Salto es digno de ser visitado por los salteños, debido a su gran riqueza arquitectónica, “una verdadera obra de arte”.

En verdad, cuando concurrimos allí lo hacemos en un momento muy especial que no estamos en condiciones de apreciarlo, pero es un espacio abierto en la ciudad y se puede concurrir en el horario en que está habilitado.

Es así que el Panteón Social de la Sociedad Italiana fue designado Monumento Nacional y como tal mantiene esa característica.

Así también hay otras expresiones arquitectónicas, por tal motivo esa ampliación corrió para muchos de los monumentos.

Al frente del cementerio hay una gran placa que separa las estructuras que fueron designadas Monumentos Históricos.

Son unas cuantas pues lo cierto es que a partir de la génesis del cementerio que surgió a mediados del siglo XlX.

El culto a los muertos tenía un especial significado; las asociaciones, los deudos y los familiares de los fallecidos erigían allí auténticos monumentos en recordación a sus seres queridos.

Hay algunos recintos que tienen esculturas en mármol hechas por un artista italiano Giovani del Vecchio, “un artista que realizaba por encargos a pedido de los familiares y tenía una lista de esculturas y trabajos en combinación con empresas italianas que le enviaban la materia prima y él desde su taller en Paysandú los remitía a diferentes lugares”.

Existe un panteón que originariamente era de la familia Ventura – Goncálvez, que tiene un templete muy elevado y vertical; en sí toda la obra es una gran escultura en mármol de Carrara y “tiene un valiosísimo nivel de ejecución y de calidad constructiva”.

Entrando un poco en detalles, podemos apreciar un ángel rematando la construcción en la parte superior y hay unas figuras femeninas que escoltan la entrada del templete elaborado con una calidad suprema.

Del Vecchio fue uno de los grandes artistas que intervino allí.

Pero también hay obras realizadas por arquitectos salteños y que actuaron en Salto que también tienen una validez importante y que reflejan la calidad constructiva y de expresión de sí misma.

Hay obras del Maestro Invernizzi, obras del Escultor Edmundo Prati, que realizó una escultura en bronce para Catalina Harriague de Castaños.

CEMENTERIO DE LOS INGLESES: PRIMA EL ENTORNO NATURAL

El Cementerio de los Ingleses está próximo a la zona de Salto nuevo y tal como lo explica el Arquitecto Grilli, “tiene un carácter diferente del cementerio tradicional… allí podemos ver la presencia del elemento natural”.

Allí hay mucha vegetación y las construcciones son más sencillas, si bien ello no quiere significar que tengan menos valor, simplemente se da predominio al elemento vegetal.

Hay otro cementerio ubicado al sur de la ciudad que es el cementerio eslavo que también posee elementos de ornamentaciones muy particulares y hay otro cementerio en el barrio Artigas cuya construcción se decidió hace un tiempo, pues el cementerio es un espacio que se va ocupando y tiene sus límites.

Va a llegar un momento en que no se va a poder instalar más sepulturas.

Con respecto a la posibilidad de promover un turismo necrológico en nuestra ciudad el Arquitecto Grilli señaló que de hecho se hizo alguna experiencia al respecto.

Es viable organizar visitas colectivas con la guía de una persona idónea en el conocimiento de las diferentes tumbas a los efectos de promover ese tipo de expresión artística, consideró.

Desde la prehistoria

Algunas de las simbologías siguen siendo un enigma

Los sepulcros son también considerados ofrendas a los restos de las personas  que allí están.

“Desde la prehistoria hasta nuestros días se han extendido sistemas del culto a la muerte que comprenden ofrendas materiales como las que describimos y otras menos ostentosas pero que guardan en su presencia una carga emotiva para quienes fueron protagonistas de ese tiempo aunque hoy no lo podamos interpretar” – nos explica el Arqueólogo Mario Trindade.

Los cementerios muestran un resumen de lo que es la sociedad, con riquezas espirituales, con pobrezas y demás… uno va visualizando todos los períodos y va viendo también los status sociales que no difieren de cualquier sociedad, en cualquier lugar.

Ello dio en llamarse Necro Turismo o Gore (esta última palabra se le atribuye a Gordon Lewis un director de cine que muestra por la misma la intención de cultivar un género de películas con corte de terror y que de alguna forma convulsionara el estado de ánimo de una persona).

¿ANTES HUBO UNO EN ZONA DEL TEATRO LARRAÑAGA?

El cementerio que tiene valores patrimoniales más visibles es el Cementerio Central que data de 1851.

Está para confirmar pero todo apunta a que el cementerio anterior estaba ubicado en la manzana donde se encuentra hoy el Teatro Larrañaga.

“Los cuerpos que se rescataron allí, datan de esa época y se encontraban sepultados en posición de penitente; no se advirtió allí ningún enterramiento ilegal ni nada por el estilo” – puntualizó Trindade.

La ciudad sin dudas tiene un montón de lugares que fueron sacralizados en el siglo XIX y que luego la urbanización fue de alguna manera, pasándole por encima.

Es importante tener en cuenta que la ciudad creció y ese terreno que hoy está en el centro de la ciudad, es parte de uno o dos cementerios anteriores.

En las zonas suburbanas hay algunos que han sido muy depredados donde hay lápidas que datan de principios del siglo XIX.

LA INFLUENCIA DE LAS GRANDES EPIDEMIAS

Es muy probable que alguno de ellos tenga relación con el poblado de Manduré, que fue uno de los primeros poblados que existió al norte de la ciudad de Salto.

Al decir cementerio por lo general, uno tiene idea de muros y de grandes construcciones.

Teniendo en cuenta la evolución, la situación social, económica y política del siglo XIX, los fallecidos ya sean por enfermedades en caso de pestes y fallecimientos en gran número, eran lugares considerados sacralizados.

Y no necesariamente en los cementerios urbanos; hay momentos en el siglo XIX que se dan epidemias y murieron cientos y cientos de personas por día.

No había posibilidad de hacer velatorios, entonces lo que se hacían eran fosas comunes.

Una de esas fosas comunes está en la manzana donde se ubican Agraciada, Soca y Osimani que datan del año 1846 donde se habrían sepultado a los muertos en la Batalla de San Antonio.

DOS LÁPIDAS DE FINES DE 1700

En la manzana de calle Uruguay y Soca habrían sido recuperadas dos lápidas que corresponderían a fines de 1700, una está en Montevideo y la otra supuestamente en Argentina y pertenecían a la colección Planke y habían sido rescatadas de un movimiento de terreno de ese lugar.

Esta información – de acuerdo a expresiones de Trindade – no ha podido ser confirmada.

Va surgiendo poco a poco una tendencia a erigir como monumento a la perpetuidad, a valorar la realidad arquitectónica, arqueológica, artística y así se van sumando disciplinas.

“Últimamente se está sumando la Semiótica, lo que comprende el simbolismo.

Tratando de ver las distintas representaciones en un todo, se advierte que hay elementos simbólicos que se repiten y no hay un estudio semiológico de dicha realidad.

En general vamos a encontrar cruces, pues tenemos una gran filiación hacia la religión.

La gran interrogante que se plantea es por qué se repiten determinados símbolos a cierta distancia.

Por ejemplo, una cruz con una manta encima sobre el brazo izquierdo de la cruz.

¿Cuál es el significado? Sigue siendo un enigma.

¿Qué hace un búho oculto en las esculturas? Ese mismo búho lo encontramos en el ángulo superior derecho del billete del dólar.

También lo encontramos en algunas tumbas en el Cementerio de la Chacarita en Buenos Aires.

El mismo animal está en la primera tumba a la izquierda en el Cementerio Central en nuestra ciudad.

¿Qué significan las antorchas? ¿Cuál es el verdadero significado del reloj de arena? Puede que signifique la brevedad de la vida.

En algunos casos aparece un círculo que interpreta a una serpiente que se está mordiendo la cola.

A ésta la volvemos a encontrar en otras interpretaciones iconográficas que son todo un misterio para los neófitos y a la vez nos obliga a pensar que si bien hay símbolos para ser socializados hay otros que claramente están marcando un mensaje solamente dirigido a algunos.

Liceales estudiaron los símbolos del Cementerio Central

Encontraron un universo simbólico que dice mucho de lo que fue la vida de cada persona y que hay más allá de la muerte

El hombre tiene un problema existencial que es el tema de la muerte, cómo se proyecta el ser humano después de la muerte y qué mensaje quiere dejar de lo que fue la vida.

Cuando ingresamos al Cementerio de Salto encontramos una leyenda de bienvenida de Francisco Acuña de Figueroa (1790-1862) que dice

“Tú que ciego en el placer cierras del alma los ojos. Contempla en estos despojos lo que eres y has de ser. Ven a este sitio a aprender

del hombre la duración; que en esta triste mansión de desengaño y consejo, cada tumba es espejo y cada epitafio, lección”.

El Cementerio es un lugar donde existen muchas representaciones de tipo simbólicas, que fueron analizadas por el Profesor José Buslón junto a un grupo de alumnos liceales en un trabajo que ya lleva 3 años de estudio. El docente recibió a EL PUEBLO con varios estudiantes quienes explicaron los pormenores del trabajo que vienen realizando.

El cementerio es una necrópolis, una ciudad en miniatura, con calles internas, muchas de ellas cubiertas con baldosas blancas y negras que representan la dualidad del hombre, lo bueno, lo malo, la fuerza, la inteligencia, etc.

Encontramos en el cementerio representaciones de concepciones de tipo paganas, religiosas, masónicas, así como diferentes interpretaciones de la muerte según el tiempo, porque no se ve la muerte de la misma manera hace 100 años atrás a como se la expresa ahora.

“Nosotros partimos del estudio del símbolo como una representación sensorial esotérica, como algo que solamente es posible decodificar a través de un análisis e interpretación. En realidad todo el universo es un código simbólico y nosotros simplemente tomamos esos símbolos y los aplicamos al arte, la vida cotidiana y también al patrimonio funerario, trascendiendo a través de los símbolos nuestra condición de mortales”, dijo el docente.

DISTINTOS SÍMBOLOS QUE SE VEN EN EL CEMENTERIO

A modo de ejemplo señaló que cuando vemos en una tumba una antorcha con fuego, representa que esa persona que ha muerto ha logrado trascender su vida, lo que se explica por el fuego como símbolo del más allá donde continúa con su vida. Hay estatuas que son representaciones silenciosas de lo que quiere expresar el hombre, en algunos casos vemos a una mujer llorando o en un plano de inferioridad respecto al hombre con un claro mensaje terrenal.

Otro de los símbolos que se encuentra frecuentemente es la columna truncada, que demuestra una vida interrumpida y la muerte de una persona joven. También se ve la corona de laureles que simboliza que esa persona ha tenido una vida de gloria y sus familiares quieren demostrar eso.

Hay casos donde vemos un recipiente donde adentro se supone que está el agua y encima una llama,  lo que muestra la conjunción de dos elementos vitales (el agua y el fuego) y si sobre el mismo tiene un paño o tela, marca la muerte que termina todo, en ese caso no hay un más allá que continúe.

La antorcha invertida con el fuego hacia abajo significa la purificación de la persona que vuelve a la tierra del más allá.

El reloj alado es también un símbolo frecuente en el cementerio, haciendo referencia  a lo efímero del tiempo y en este sentido hay una coincidencia con las flores que también se encuentran y simbolizan la fragilidad de la vida, que se termina muy pronto.

El arpa, representa una escalera mística, una conexión entre la tierra y el cielo. El pino que también está presente en el Cementerio tiene un significado parecido, la trascendencia de la persona entre el cielo y la tierra, como si fueran una misma cosa con una conexión entre ellos que se da a través del pino.

La serpiente que también está presente y tiene diferentes significados según como se la encuentre. Puede representar la sabiduría cuando se la encuentra enroscada en el caliseo,  o puede estar mordiéndose la cola y ahí simboliza la vida eterna que se regenera, o puede estar en una posición agazapada y ahí representa el peligro inminente al cual se debe estar atento.

El Panteón de Lucas Píriz

Luis Pérez, estudiante de 6to. año del Liceo 2, estudió particularmente el panteón del Gral. Lucas Píriz, un militar del partido blanco héroe de la defensa de Paysandú contra la revolución de Venancio Flores que fue muerto de un disparo en enero de 1865.

Por ese disparo en su panteón se encuentra un libro abierto marcado con una rosa, como símbolo de que su vida no pudo terminarse por una muerte temprana. Un símbolo que no tiene el mismo significado que la columna truncada que muestra el dolor ante esa muerte repentina.

En ese panteón se ve la corona de flores que simboliza la gloria por ser una persona muy destacada.

El ánfora  allí presente representa el agua y el fuego como vida y la tela sobre el mismo es el corte de esa vida.

Este panteón presenta un obelisco con una dimensión bastante importante, que simboliza el rayo del sol que se eleva y baja a la tierra y está  ubicado al lado derecho de la Capilla Central.

Lucas Píriz era Masón de grado 32 y en el ejército tenía un grado superior a Leandro Gómez, pero como éste último tenía un grado 33 de Masón, se respetó esto y fue él quien finalmente dirigió el ejército de la Defensa de Paysandú.