El desafío es… Domar la Ley Penal Empresarial…

El desafío es… Domar la Ley Penal Empresarial…

- Existe una cultura campera que prefiere asumir riesgos

En muchos ámbitos aún existe incertidumbre sobre el alcance de la Ley de Responsabilidad Penal Empresarial, ya en vigencia. Esta incertidumbre se  transforma en temor y este determina que muchos empresarios estén pensando en prescindir de encomendar determinadas tareas, al menos hasta no conocer con exactitud el riesgo al que podrían verse expuestos en determinadas situaciones.
Un accidente fatal (que con el criterio de UNASEV  podría transformarse en siniestro), que costó la vida a un empleado de los talleres de la Intendencia de Montevideo ha determinado el rebrote de la polémica en torno al tema, dado que se afirma que ADEOMM, el gremio de los municipales de Montevideo podría llegar a denunciar penalmente a la propia Intendente capitalina, aspecto que habrá de definir en asamblea el martes próximo.
Pero las disposiciones de la nueva ley no se agotan en el rubro de la construcción, del que más se habla, sino que alcanza a toda aquella empresa que tenga dependientes de cualquier rubro.
Uno de éstos, donde se origina un mayor número de accidentes laborales, con secuelas que muchas veces no se conocen, es el rural.
No sólo involucra directamente en las tareas específicas de ganadería y agricultura, sino en todas aquellas que se hacen por contratación de servicios. La esquila, las tareas de alambrado, de manejo de herramientas y maquinarias están sujetos a la nueva ley.
La cuestión no es sencilla, entre otras cosas porque el paisano tiene casi la convicción desde siempre que el riesgo es parte de su oficio. El gaucho que monta el caballo más “nervioso” es el mas respetado en su ambiente, porque además los caballos más mansos de andar son “para chambones…”
Es decir hay todo un tema cultural en torno a las actividades rurales.
No obstante las gremiales rurales no reniegan de la búsqueda de medidas para bajar la accidentalidad en el ámbito rural, aunque el presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto, Cr. Walter Texeira Núñez sostiene que es una cuestión de dos partes (empresario y trabajador) y “uno contra otro no es la mejor forma de hacer las cosas…”.
Las notas que siguen procuran aportar una visión de las principales posiciones en la temática.

En muchos ámbitos aún existe incertidumbre sobre el alcance de la Ley de Responsabilidad Penal Empresarial, ya en vigencia. Esta incertidumbre se  transforma en temor y este determina que muchos empresarios estén pensando en prescindir de encomendar determinadas tareas, al menos hasta no conocer con exactitud el riesgo al que podrían verse expuestos en determinadas situaciones.

Un accidente fatal (que con el criterio de UNASEV  podría transformarse en siniestro), que costó la vida a un empleado de los talleres de la Intendencia de Montevideo ha determinado el rebrote de la polémica en torno al tema, dado que se afirma que ADEOMM, el gremio de los municipales de Montevideo podría llegar a denunciar penalmente a la propia Intendente capitalina, aspecto que habrá de definir en asamblea el martes próximo.

Pero las disposiciones de la nueva ley no se agotan en el rubro de la construcción, del que más se habla, sino que alcanza a toda aquella empresa que tenga dependientes de cualquier rubro.

Uno de éstos, donde se origina un mayor número de accidentes laborales, con secuelas que muchas veces no se conocen, es el rural.

No sólo involucra directamente en las tareas específicas de ganadería y agricultura, sino en todas aquellas que se hacen por contratación de servicios. La esquila, las tareas de alambrado, de manejo de herramientas y maquinarias están sujetos a la nueva ley.

La cuestión no es sencilla, entre otras cosas porque el paisano tiene casi la convicción desde siempre que el riesgo es parte de su oficio. El gaucho que monta el caballo más “nervioso” es el mas respetado en su ambiente, porque además los caballos más mansos de andar son “para chambones…”

Es decir hay todo un tema cultural en torno a las actividades rurales.

No obstante las gremiales rurales no reniegan de la búsqueda de medidas para bajar la accidentalidad en el ámbito rural, aunque el presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto, Cr. Walter Texeira Núñez sostiene que es una cuestión de dos partes (empresario y trabajador) y “uno contra otro no es la mejor forma de hacer las cosas…”.

Las notas que siguen procuran aportar una visión de las principales posiciones en la temática.

En el transporte “estamos regalados…”

Empresario esquilador y productor rural se manifiesta “asustado” por reclamos laborales, más que por la nueva ley

Héctor Esteva Arreseigor, se autofine como “la mitad del tiempo empresario de esquila y la otra mitad productor rural…”. Reseñando la situación que vive el sector ante la situación planteada por la nueva Ley de Responsabilidad Penal Empresarial…”, sostuvo que el problema principal que enfrenta su sector es el del transporte, si se aplica todo lo que dice la ley en este sentido “estamos regalados”, dijo Esteva, sosteniendo que es imposible transportar el personal en ómnibus, debido a que hay lugares que ni siquiera los camiones entran y hay que bajar a veces hasta 20 personas para mover piedras o acondicionar lo mínimo del camino para poder llegar a las estancias.

“mas que la nueva ley, lo que me preocupa son los reclamos laborales que se están viendo por parte de gente que ha trabajado, aEsquila1 veces un par de años y salen reclamando 300 ó 400 mil pesos como nada. Pienso que la ley les debe amparar, porque los abogados en algo se basarán para estos reclamos, pero lo que estoy viendo que estos reclamos laborales en las estancias realmente “asusta” y sinceramente a mi me preocupa más esto que la nueva ley.

Dijo Esteva “felizmente yo tengo una muy buena relación con mi personal, tanto de la esquila como del campo, pero sinceramente no se que va a pasar, porque vivimos en un pais donde el que mata y el que roba muchas vecesnova preso y nos quieren meter presos a nosotros porque rodó un caballo y se accidentó un empleado…” Me paree que no cabe poner preso a un productor por este motivo.

Es más – agregó – si Ud. me dice un productor que tenía su personal en negro, que no le paga lo que  corresponde se le caiga con todo el peso de la ley, todavía, pero me parece que esas cosas ya pasaron a la historia…

Pero estar encarcelando porque un tipo se accidentó en una actividad que ya se sabe que es de riesgo, no me parece bien, pero el otro tema de los reclamos laborales asusta por los montos y la frecuencia conque están sucediendo.

Esteva, con 22 años de actividad en el rubro de esquila, expresó que sólo enfrentó dos percances. Una fue una quebradura de un muchacho que en un rato libre estaba jugando al fútbol y se quebró  y el otro un muchacho al que se le escapó una tijera,pero en realidad fue un machucón y nada mas…

Nosotros con nuestra agrupación de esquiladores venimos viendo todos estos temas, tanto de los reclamos, como de la responsabilidad penal. Hoy casi todas las máquinas estamos tratando de pasarnos a equipos eléctricos que son mas ventajosos, permiten trabajar con mayor comodidad y demás. Esto ya minimiza un poco los riesgos de esta labor.

En lo que estamos ”regalados” nosotros es en el transporte porque hay lugares donde no se entra ni con camiones a veces, menos si tenemos que llevar elpersonal en ómnibus.

esquila2Pero además hay todo un tema cultural, porque hacerlos ponerse un tapaoídos o algún otra cosa de protección es casi imposible. Mire el año anterior nosotros les proporcionamos todos los elementos de seguridad, como zapatos y demás. El 90 por iento se los guardó y se los llevó para usarlos en el invierno o los usó en las esquilas de invierno, pero desde octubre en adelante aparecieron en alpargata o con championes…

De todas formas, dijo Esteva, pensamos informarnos todo lo posible y asesorarnos antes de encarar la próxima zafra que para nosotros ya comienza en el mes de junio con la esquila pre parto, expresó.

La muerte de un obrero municipal reaviva el debate

ADEOMM no descarta denunciar penalmente a la Intendente de Montevideo por medio de la nueva ley

La ley 19.196 fue aprobada el 18 de marzo, bajo presión del sindicato de la construcción (Sunca) y el rechazo general del sector empresarial. La norma castiga con entre tres y 24 meses de prisión al “empleador, o en su caso, quien ejerciendo efectivamente en su nombre el poder de dirección en la empresa, no adoptare los medios de resguardo y seguridad laboral previstos en la ley y su reglamentación, de forma que pongan en peligro grave y concreto la vida, la salud o la integridad física del trabajador”.

El pasado viernes, un funcionario de la Usina 3 de la Intendencia de Montevideo (donde se reparan los camiones de recolección de residuos) murió al caer de una altura de tres metros mientras trabajaba sobre un vehículo. El trabajador, que pasado el mediodía falleció en una mutualista, cayó en una fosa que contiene restos de gasoil, aceite y otros desperdicios generados por los camiones.

“El compañero debía estar colgado con un arnés que podría haber evitado el siniestro. Con los cursos de seguridad que estamos dando con el Pit-Cnt, cualquier funcionario sabe que tiene que tener puestos los implementos de seguridad para trabajar en una altura de tres metros”, dijo el secretario general de Adeom, Aníbal Varela.

El caso reaviva la polémica jurídica sobre la aplicabilidad de la norma aprobada en marzo, que crea un delito específico solamente para el caso donde el empleador ponga en riesgo la integridad del trabajador.

El abogado penalista Julio Lens dijo a El País que a su juicio “debería descartarse de plano” la aplicación de la nueva norma porque en este caso el empleador es el Estado (a través de la Intendencia de Montevideo) y la norma habla de `empresa`, por lo que las dependencias oficiales quedan “excluidas del ámbito subjetivo de aplicación de esta figura”.

Además, Lens indicó que como se trató de un accidente fatal podría aplicarse el delito de homicidio culpable (previsto en el artículo 314 del Código Penal) y “sin que a los efectos de esa imputación, el agente de la conducta deba revestir ninguna calidad especial, como la de empleador, empresario, ni ninguna otra”.

En tanto, el penalista Mario Spangenberg, opinó que el caso del funcionario municipal fallecido “excede con holgura” la hipótesis prevista en la nueva ley y ello “sin ingresar a la muy opinable cuestión de si los jerarcas públicos quedan comprendidos o no por ese precepto legal”.

Spangenberg explicó que el caso, como implica el fallecimiento de un trabajador, puede ajustarse a la figura del homicidio culpable “a causa de una imprudencia”, lo que representaría “una situación más grave a la contenida en el artículo 1º de la ley 19.196″.

Sin embargo, el abogado y exjuez Federico Álvarez Petraglia (que ha actuado como asesor del Sunca en cuanto a la nueva ley), dijo a El País que la norma aprobada el mes pasado “sin dudas es aplicable al Estado” porque el texto “habla de trabajador y no diferencia entre empleador público y privado y por tanto el intérprete no puede hacer esa diferenciación por su cuenta”.

Álvarez Petraglia dijo que, llegado el caso, podría darse la situación de que tras una indagatoria un juez impute un “concurso” de dos delitos: el creado por la ley 19.196 y el de homicidio doloso. Eso siempre que se concluya que hubo responsabilidad de alguna autoridad o jerarca, aclaró el abogado.

Hasta ayer por la tarde, ninguno de los cuatro jueces penales de turno en Montevideo había sido informados sobre el fallecimiento del trabajador de la Usina 3 de la comuna.

Denuncia.

El Consejo Ejecutivo de Adeom analizará el próximo martes si denuncia penalmente a la intendenta Ana Olivera por la muerte del trabajador, dijo Varela. “Ayer el problema de la accidentalidad la tenían los compañeros del Sunca y ahora nos tocó a los trabajadores municipales”, agregó.

Varela dijo que la eventual denuncia se basará en lo que establece la nueva ley sobre responsabilidad penal del empleador. “Con seguridad va haber una denuncia penal para que se investigue lo que corresponde”, afirmó el sindicalista.

Varela aseguró que la Intendencia de Montevideo “no respeta” las normas de seguridad aunque sí controla a esos aspectos en empresas privadas. “Podemos afirmar que el trabajador no tenía ningún elemento de seguridad ni correaje que pudiera haber evitado esa muerte”, advirtió.

Al mediodía de ayer (por el viernes último), luego de conocerse el fallecimiento del funcionario municipal, Adeom activó un paro de 24 horas que finalizará hoy (por ayer sábado).

La Intendencia de Montevideo anunció a través de un comunicado de prensa que los Servicios de Salud Ocupacional de la comuna realizarán una investigación administrativa para establecer las causas del accidente en la Usina 3.

Condiciones

“paupérrimas”

Adeom presentó varias denuncias en el Ministerio de Trabajo por sectores municipales que “no cumplían” con las reglamentaciones básicas de seguridad e higiene que otorguen seguridad a los trabajadores. “Se continúa reclamando las herramientas que faltan en varios lugares, además de la recuperación de los locales que no cumplen con la reglamentación” de seguridad laboral, señala el editorial de marzo de este año de la publicación El Municipal, vocero de Adeom.

La editorial, que fue firmada por el secretario general de Adeom, Aníbal Varela, señala: “Miles de veces nos hacemos la misma pregunta, ¿por qué tenemos que luchar y perder salario para hacer cumplir normativas por cosas que cualquier empresa privada la IMM le exige que cumpla”.

En una separata de El Municipal, Adeom advierte que las condiciones laborales en el sector Limpieza “son paupérrimas” y que varias áreas deberían “ser cerradas” por el Ministerio de Trabajo, institución que “mira para el costado por conveniencia política” pese a las denuncias.

Claves de una ley polémica – Fuente “El País”, 26/04/2014.

Walter Texeira Núñez, presidente de la AAS “Uno contra otro no es la mejor forma” de hacer las cosas

Hay hasta un tema cultural en los trabajadores del campo  que no es fácil de cambiar para disminuir el riesgo…

En el campo la situación es bastante complicada porque hay todo un tema cultural y de costumbre sobre todo. Hay tareas que son muy arriesgadas y además los productores solemos trabajar codo con codo con el personal y sabemos como se trabaja y se hacen las cosas, expresó a EL PUEBLO, el presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto, Cr. Walter Texeira Núñez.

Productor rural proveniente de una familia de extensa trayectoria en el área, Texeira Nuñez no ocultó las dificultades que se vislumbran por el alcance de la nueva ley, sostuvo que el tema involucra a “dos partes” y “uno contra otro no es la mejor forma “ de hacer las cosas. Texeira Núñez manifestó que próximamente se concretará la visita de una asesora de la Federación Rural en la materia, a los efectos de que aporte información detallada sobre este tema..

PARTE DE UNA

CULTURA CAMPERA

A veces incluso la misma forma de ser de la gente del campo hace los trabajos un poco más riesgosos de lo que deberían ser. Esa es una cuestión muy difícil de modificar porque es parte de una cultura que viene de generación en generación y eso es muy complejo de modificar como  para hacer responsable a los empresarios de determinadas conductas.

Esto se refleja hasta en el tipo de caballo de andar que elige. Hay gente que le gusta andar en caballos mas nerviosos, más belicosos y prefiere éstos a los más dóciles  y nadie va a cambiar eso. Eso es por lo general un riesgo que se asume por preferencia personal y así que no parece lógico intentar hacer responsable al empresario por cosas como esta.

Es por eso – añadió Texeira Nuñez – que esta ley está generando incertidumbre y temores. Ayer hablaba con un productor que me comentó que estaba a punto de contratar personal para hacer determinadas tareas en su establecimiento (en lo nidos de loros una importante  plaga para la agricultura), pero como la tarea supone cierto riesgo, dado que tienen que trepar a lo alto, estaba casi decidido a prescindir de esta contratación. Es que nadie quiere correr los riesgos que supone la ley, es decir de la eventualidad de enfrentar un cargo penal. Hay tareas rurales, como el  manejo de ganado o el trabajo con árboles mismo, que siempre supone algo de riesgo y la gente no está dispuesta a arriesgarse.

ES UN TEMA DE

DOS PARTES

Si bien todos compartimos la idea de prevención, de educación para evitar accidentes, hay que entender que es un tema de dos partes que requiere una tarea de educación por ambos lados y no como se hicieron las cosas en esta oportunidad, con una presión sindical bastante grande a la que finalmente el gobierno terminó cediendo.

Nosotros estamos trabajando con las cámaras empresariales y estamos pensando que en los próximos días, probablemente en el mes de mayo mismo, solicitaremos la venida de la asesora de la Federación Rural del Uruguay en estos temas para convocar un poco a los productores y ver de qué forma podemos pararnos frente a esta Ley de Responsabilidad Penal Empresarial.

Nosotros (desde la Asociación Agropecuaria), estaremos al tanto de las situaciones que se vayan presentando y la preocupación mayor radica en que las pautas culturales que tienen que ver con los hábitos y las costumbres de los trabajadores rurales muchas veces son difíciles de cambiar. Nosotros trabajamos codo con codo con nuestro personal y por lo tanto sabemos como se conduce y por esto también esto va mucho más allá, porque también es cierto que puede ser la forma de decirle al personal que a veces  hace mal las cosas.

EN CONJUNTO CON

LAS GREMIALES

La Asociación Agropecuaria está trabajando el tema junto con las gremiales nacionales y seguramente este tema va a ser introducido también en el próximo congreso de la Federación Rural.

En lo personal, dijo Texeira Núñez, “ me parece a mí que este tema forma parte de toda una política “anti empresarial” que hay en el país y “anti empresario” del c ampo,  porque lo ha dicho el propio Mujica que “es una desgracia tener que depender de los empresarios del campo. Nos parece que esto no es bueno. No entendemos como se abrazan los capitales extranjeros a los que les dan facilidades en contratos casi secretos y fustigan a los empresarios nacionales. Esta ley es parte de ese clima, que fomenta el  PIT-CNT, manifestó Texeira Núñez.

Entendemos que hay un montón de cosas a mejorar, sobre todo en materia de accidentes laborales, me parece que una parte contra la otra no es la mejor forma de  hacerlo.