El descuento de las donaciones están en el ojo de la tormenta

El descuento de las donaciones  están en el ojo de la tormenta

El proyecto surgido de filas oficialistas apunta a dejar sin efecto la renuncia del Estado a cobrar un alto porcentaje de los impuestos que deberían pagar las empresas donantes a las universidades privadas. Hasta el momento estas empresas pueden descontar hasta el 87 por ciento de lo donado a dichas universidades, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones.
El proyecto que cuenta ya con media sanción pasará al Senado y si lograra aprobación allí quedaría firme. Se trata de un tema polémico que alineó en su contra a la oposición e incluso tendría resistencia dentro de las propias filas oficialistas. Uno de los argumentos más fuertes de quienes se oponen al mismo radica en que con ellas se solventaría el sistema de becas en las universidades privadas.

Emilio Silva, Director de UCU Salto
“Es un retroceso para el sistema educativo del país”

Consultado para este informe, el director de la Universidad Católica Sede Salto, Emilio Silva emitió la opinión de la UCU sobre este proyecto.
El Consejo de Rectores de las Universidades Privadas del Uruguay (Universidad Católica del Uruguay, Universidad ORT, Universidad de Montevideo, Universidad de la Empresa e Instituto Universitario Claeh) manifestó que el proyecto que excluye a las universidades privadas del régimen de donaciones con exoneraciones fiscales significa un retroceso para el sistema educativo del país.
En una solicitada en algunos medios de comunicación, los rectores manifestaron que “las donaciones con exoneraciones fiscales permiten a las universidades desarrollar programas de becas para estudiantes de bajos recursos y proyectos de investigación que redundan en bien de todo el país. No existen motivos económicos, académicos ni de transparencia que justifiquen esta exclusión.
Los rectores señalan que “el sistema de beneficios fiscales ha sido y es ampliamente difundido y utilizado internacionalmente porque colabora en favor de toda la sociedad. Además, es un sistema con mecanismos previstos para asegurar su transparencia. Las universidades privadas son instituciones sin fines de lucro y el mecanismo aprobado por el mismo partido de gobierno 10 años atrás, señala explícitamente qué tipo de proyectos han de aprobarse. Es el Ministerio de Economía y Finanzas quien revisa, controla y aprueba -o no- cada uno de ellos, así como sus fines y montos”.
“Sin duda un aspecto negativo del proyecto es la afectación del futuro de los miles de estudiantes que podrían acceder a las universidades privadas. Ellos y sus familias encontrarían en esas becas un estímulo para elegir libremente su lugar de estudios y su futuro, aún cuando con sus impuestos sigan contribuyendo al presupuesto de la enseñanza estatal. También quedarán afectados varios proyectos de investigación e innovación cuyos resultados son, sin dudas, bienes públicos.
“Pero probablemente el punto más grave de esta propuesta es que significa un retroceso en el desarrollo del sistema educativo universitario. Los promotores del proyecto dejan de manifiesto el carácter «ideológico» de su motivación. Lamentamos que subsistan visiones que no reconozcan ni valoren el desempeño académico, social y económico que nuestras instituciones han aportado para todo el Uruguay.
GESTIONES
El Consejo de Rectores de las Universidades Privadas del Uruguay está gestionando encuentros con senadores de la República y otros actores políticos y sociales, para que los rectores puedan plantear sus preocupaciones y visiones de futuro.
La UCU tiene alrededor de 7.000 alumnos matriculados, algo más del 40% son del interior del país. Los becarios de la UCU son 610; las becas son del 100%, 80%, 50% o 30% del valor de la carrera. Además, la UCU otorga descuentos especiales o por convenio: alrededor de 3.000 alumnos UCU reciben algún tipo de beca o descuento.
Para obtener una beca, el candidato debe postular en el Concurso de Becas UCU. Las condiciones de postulación son:
1) Ser uruguayo o extranjero con residencia permanente en el país.
2) Tener hasta 30 años de edad al 1 de noviembre de 2016.
3) Haber finalizado el bachillerato, o en caso de tener asignaturas pendientes de aprobación se atengan al régimen de previas vigente en la Universidad.
4) Si corresponde, haber cursado y aprobado asignaturas de Grado en otras universidades y __deseen solicitar su revalidación.
5) No estar cursando o haber cursado antes en la Universidad Católica del Uruguay carreras de tecnicatura, Grado o Postgrado.
6) No tener título de Grado universitario o terciario no universitario al momento de postularse al Concurso, como por ejemplo técnico de la UTU y tecnicaturas en general, así como títulos expedidos por institutos de formación docente dependientes de la ANEP o habilitados por esta, como por ejemplo título de maestro o profesor de Secundaria.
El Concurso de Becas consta de una prueba de razonamiento matemático y una de comprensión lectora, en la modalidad de múltiple opción. Cada prueba dura una hora y media; ambas se realizan el mismo día, con un intervalo de media hora entre ambas.

Los ausentes

El presente proyecto tiene media sanción, vale decir la aprobación de la Cámara Baja (diputados), posteriormente habrá de pasar a la Cámara Alta (senadores). De allí que también nos interesaba conocer la opinión del senador Germánsalteño Germán Coutinho sobre el mismo y la posición que asumirá llegado el momento.
Lamentablemente el esfuerzo periodístico fue en vano.
En un primer llamado al legislador pudimos dejarle un mensaje de voz, el pasado martes, informándose de nuestro interés en conocer su opinión sobre el tema.
Luego hubo varios intentos más de comunicarnos y siempre hallamos la misma respuesta: la casilla está llena y no puede recibir mensajes…
Algo similar nos sucedió con la diputada Catalina Correa (FA), con quien nos comunicamos en primera instancia varios días atrás y nos comunicó que era imposible coordinar en esos momentos una entrevista porque estaba en la CatalinaCorreainterpelación de la ministra Marina Arismendi.
Con los reparos del caso (la comunicación era para coordinar día y hora más factible para la entrevista telefónica, no para hacerla en ese momento) volvimos a intentar la comunicación un par de veces más, incluso vía whatsapp y a pesar de que nos consta que los mensajes fueron leídos, nunca obtuvimos respuesta.
Entendimos que correspondía la presente aclaración porque en definitiva no pudimos proporcionar a nuestros lectores las opiniones de estos dos legisladores que están vinculados al tema.

Diputada Manuela Mutti (FA)
Es el Estado quien debe decidir qué hace con el dinero público,no las empresas privadas

La diputada Manuela Mutti explicó pormenores del proyecto, argumentó a favor del mismo y sostuvo que “no significa que esté en contra de las universidades privadas, las que cumplen su rol, estando bien que aquél que pueda pagarla lo haga”.
¿Cuál es el espíritu del proyecto de ley que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Representantes?
El espíritu radica en que hoy el Estado exonera de pagar tributos a aquellas empresas que colaboran mediante donaciones, con determinadas instituciones, entre ellas las universidades privadas; eligiendo con quién de las mismas colaboran. Nosotros creemos que ese dinero no lo es de la empresa, sino que es dinero del Estado, porque proviene de exoneraciones fiscales, y que no ingresa a las arcas del Estado directamente; entonces advertimos que hoy, por ManuelaMuttiexoneraciones fiscales, al país se le va un 6% del PBI (Producto Bruto Interno), lo que es muchísimo dinero, por lo cual hay que empezar a redireccionar hacia dónde van los recursos del Estado, y para ello hay que fortalecer la educación pública, porque es la única que nos garantiza equidad en oportunidades, ya que una Universidad Privada puede becar, pero es muy relativo, al hacerlo con dinero de todos los uruguayos.
¿Qué posición adoptó usted respecto a la misma?
Entendemos que hay que fortalecer a la Universidad de la República, que es la Universidad pública, la que es accesible, gratuita, de todos nosotros, profundizando los recursos, en un momento de desaceleración de la economía, al crecer menos nuestro país, resultando en un PBI menor, con menos recursos para la educación, donde fue recortado el presupuesto educativo en la Rendición de Cuentas, pareciéndonos bastante injusto la crítica al proyecto del que hablamos.
A parte de la sociedad le molesta que se recorten los ingresos que el Estado brinda, porque en última instancia, el Estado resiente de esas cuantías, pero las brinda a esas universidades privadas, no escuchando nada al respecto que si no se hace lo que propone el proyecto, se recorta el presupuesto de la educación pública, siendo que no nos gustaría recortar ningún presupuesto educativo, pero, si hablamos de justicia, prefiero fortalecer y no recortar y profundizar las inversiones de nuestro Estado en la educación pública, laica, gratuita y obligatoria.
Siguiendo la línea de pensamiento, ¿se tomará el mismo camino respecto de las exoneraciones tributarias a las empresas que donan rubros a los Colegios Privados?
No, se está hablando solamente de los estudios terciarios, porque queremos fortalecer la educación pública que brinda la Universidad de la República.
Las empresas hoy tiene la posibilidad, lo que nos parece injusto, de decidir qué hacen con el dinero con el que no pagan impuestos; creemos que el mismo es del Estado, lo reiteramos, y por ende el Estado tiene y debe decidir qué hace con esos recursos, de acuerdo con las políticas que se proyectan.
Básicamente es eso lo que entendemos sobre el tema.
¿Puede ser que dicho proyecto no cuente con el respaldo de algunos senadores del propio Frente Amplio, quienes manifestaron malestar, principalmente los integrantes del sector del Ministro Astori?
Puede ser que se modifique el proyecto, puede ser que no se lo apruebe, por eso somos un Estado con un parlamento bicameral; si se tiene que volver a discutir, se volverá a discutir, sin dudas, veremos a qué acuerdo se llega, y de morirse el proyecto, tendrán que ver de dónde sacarán los recursos para fortalecer la educación pública, porque la realidad es que de no avanzarse en el proyecto, estaría faltando dinero para cubrir el presupuesto universitario.
¿Cree que el rol de las universidades privadas va en detrimento de la pública?
No, para nada. Me parece que si bien apuesto en lo personal a la educación pública, a la que hay que fortalecer, no significa que esté en contra de las universidades privadas, las que cumplen su rol, estando bien que aquel que pueda pagarla lo haga, pero, creo que el deber del Estado, es garantizar el derecho y las oportunidades de que quienes viven en nuestro país, y quieran estudiar pero no tengan cómo costearse sus estudios, puedan acceder a una educación de calidad y en óptimas condiciones, en eso es en lo que debemos trabajar los legisladores, lo que no quita que quien desee acceder a una educación privada, porque quiere hacerlo por determinadas características que brinda, lo pueda hacer.
Nuestro deber es defender a la educación pública, porque es pública, de todos nosotros, de uruguayos y uruguayas, quienes sin tener recursos, puedan tener una educación de calidad.

“Afecta al que no tiene plata” dijo la diputada Cecilia Eguiluz y aseguró que el recorte es para “tapar agujeros” de ANCAP

Sobre la eliminación de la exoneración de impuestos a las empresas que realicen aportes a las universidades privadas, la diputada por el partido Colorado, Cecilia Eguiluz mostró su oposición a la iniciativa de la diputada frenteamplista Macarena Gelman, por considerar que era un nuevo recorte a la educación que tiene como objetivo “tapar agujeros” dejados por ANCAP (Administración Nacional de Combustibles Alcohol y Portland).
“Esto, está muy lejos de ser una iniciativa positiva, es un tema al que el partido (Colorado) salió a contestar en bloque porque es evidente que es para tapar agujeros. Es otro efecto más de lo que pasó con ANCAP porque hay que hacer recortes y uno de esos es por la educación”, manifestó en forma enfática la diputada colorada. “Acá lo que pasa es que hay que cubrir agujeros porque no hay plata, por eso estuvo tan trancada la Rendición de Cuentas, porque hay sectores del propio Frente Amplio que no estaban de acuerdo con esos recortes sobre todo a la educación. Pero esa es la realidad, que esto es un efecto ANCAP”, agregó.
NO AFECTARÁ A LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS
Sobre la propuesta en sí, discutida en el ámbito de la Rendición de Cuentas en la Cámara baja, Eguiluz esgrimió que “es un proyecto que no es que recorte fondos a las universidades privadas porque estas se mantienen de forma autónoma pero evidentemente lo que sí va a recortar es la posibilidad de hacer donaciones a las universidades privadas que en su mayoría lo destinaban a becas”. A las universidades privadas aseguró que “no les va a afectar porque ellas se autofinancian, lo que podrá suceder es que disminuya la cantidad de alumnos porque muchos que iban con becas ya no van a ir”.
“AFECTA AL QUE NO TIENE PLATA”
La diputada y ex Secretaria General de la Intendencia, remarcó que esta iniciativa “afecta al que no tiene plata, porque el que tiene plata va a pagar igual y al recortarse la posibilidad de donar a estas universidades se recortan las becas y es una vez más un recorte a la educación”. Asimismo, recordó que ella fue becaria cuando cursó sus estudios de derecho en la Universidad de la República “y si tenés una beca es porque no tenés guita para pagar porque si tenés plata te pagás la universidad que querés. Afecta siempre al que no tiene plata. Además quien accede a una beca es porque es un buen alumno, porque tenés que acreditar una buena escolaridad y de esta forma recortan a ese tipo de alumnos”, comentó.
LA DISCUSIÓN LLEGÓ AL SENADO
Por eso se dio una gran discusión a nivel nacional, “ahora esta iniciativa pasó al Senado para ver si se aprueba o se modifica allá, pero a la larga lo que recorta son las becas. El tema de la Rendición de Cuentas para nosotros fue tremendamente negativo, por eso no apoyamos casi ningún artículo”, concluyó.

Los privados no debieran direccionar gasto público, sostuvo la diputada Macarena Gelman

La diputada Macarena Gelman (FA),señalada como la cabeza de quien ha presentado el proyecto de eliminación de la renuncia al cobro de determinado porcentaje de impuestos (87 %) por parte del Estado a empresas que donen a las universidades privadas (5),también fue consultada por EL PUEBLO sobre el tema.MacarenaGelman
Con referencia al proyecto que propone la eliminación de la exoneración de impuestos a las expresas que donan a las universidades privadas, la Diputada Gelman aclaró que el proyecto es el resultado de una decisión de todo el colectivo político frenteamplista y no una propuesta de carácter individual. También precisó que las universidades quedarán en libertad de seguir donando y de acuerdo a las expresiones del Rector de la Universidad Católica, de hecho las becas están aseguradas.
-¿Pensó usted que su proyecto generaría tantas opiniones encontradas?
-“Antes que nada, es necesario dejar claro que es un proyecto de un colectivo político que se puso a consideración de toda la bancada del Frente Amplio, que mayoritariamente resolvió incluirlo en esta Rendición de Cuentas. Del mismo modo, precisar que lo que se hace es quitar a las Universidades Privadas de una lista de instituciones que pueden ser beneficiarias del Régimen de Donaciones Especiales (artículos 78 y 79 del Texto Ordenado 1996).
Mantienen otras exoneraciones que están establecidas en el artículo 69 de la Constitución, en relación a todo tipo de impuestos nacionales y municipales, así como de los aportes patronales al BPS. Opiniones encontradas siempre las hay, es normal y es bueno que se generen todas las discusiones necesarias”.
- ¿Qué persigue el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados?
-“El planteo es el que acabo de explicitar, estos beneficios implican que de un monto X que una empresa resuelve «donar», el 83% de ese monto lo asume el Estado a través de una renuncia fiscal, con lo cual la empresa dona realmente el 17%. Entendemos que de esta manera la empresa que dona está direccionando gasto del Estado (más allá de que el mecanismo incluya la presentación de proyectos) y que privados no debieran direccionar gasto público.
También quisiera dejar claro que el planteo no es quitar becas, ni prohibir donaciones. Las empresas pueden seguir donando y la decisión de restringir las becas es privativa de las Universidades. De hecho el Rector de la Universidad Católica ya expresó públicamente que las becas estaban aseguradas”.
-¿Qué opinión le merece la existencia de universidades privadas?
-“Es positivo que existan, en la medida que complementan la oferta pública de Educación Terciaria”.
-¿Cuántas becas da cada universidad privada en Salto (totales o parciales y en qué porcentajes). ¿Qué exigencias tienen las becas, a quiénes se otorgan y en que condiciones? – Consulta a directores de centros qué funcionan en Salto. (Católica –ORT – )
-“Entiendo que no es una pregunta para mí, pero si lo fuera, la respuesta es que ese tipo de información solamente la pueden manejar las Universidades Privadas”.
-¿Qué opina sobre las críticas de la oposición que subrayan que detrás de esta iniciativa existe un fin recaudador?
-“A nuestro juicio los fines de recaudación del Estado son legítimos siempre y cuando, el gasto público esté orientado a la generación de políticas públicas que garanticen la efectivización de los derechos de los ciudadanos”.

La UCUDAL le notificó que más allá de la medida del gobierno les mantendrán la beca
Ignacio Correa cree que la propuesta del gobierno es «ideológica» y Alfonsina Rijo considera que es «injusta»

Me pareció una medida injusta y hasta ideológica, porque si no estuvieran las universidades privadas en el interior muchos jóvenes no podríamos estudiar», dijo a EL PUEBLO para este informe Ignacio Correa, un estudiante de Economía de la Universidad Católica.
FINAL FELIZ
Ignacio, «Nacho», como le dicen sus amigos, tiene 22 años de edad y estudia para ser Contador. Accedió a una beca en la Universidad Católica que le permitió quedarse en Salto y poder estudiar lo que le gustaba, porque sino quizás no habría logrado llegar a la Universidad.

Ignacio Correa

Ignacio Correa

«La Universidad de la República es gratis para los que viven en Montevideo, pero para los que estamos en el interior ir a estudiar una carrera allá nos sale carísimo y por eso hay muchos que no pueden acceder, porque a las carreras las tienen muy centralizadas, sigue siendo centralista y cara para los que no somos de la capital», señaló a este diario.
Ignacio recibió con «preocupación» la noticia de que el Poder Ejecutivo recortaría el beneficio que reciben las universidades privadas, porque entendió que podían verse perjudicado en el mantenimiento de la beca que obtuvo para poder hacer su carrera.
«Tengo una beca del 50% del costo de la matrícula que si la pagara toda me saldría 17 mil pesos por mes y no la podría pagar, es decir, no podría ir a estudiar a Montevideo ni tampoco hacer la carrera. Gracias a esa beca puedo estudiar en Salto abaratándole el costo a mis padres, la carrera que elegí y creo que no se puede hacer en contra eso porque es perjudicar a los jóvenes del interior», expresó.
Pero manifestó que «recibimos un correo electrónico donde la Universidad nos informó que más allá de la aplicación de la medida por parte del gobierno, a los que nos habían dado ya la beca no nos la iban a quitar, algo que me dejó tranquilo y a mis padres también. Nos quedamos todos muy contentos».
Dijo que «la verdad se portó la Universidad con nosotros porque podría haber puesto cualquier excusa y sin embargo actuaron muy bien. Yo no creo que esa medida sirva económicamente en algo, creo que es más bien una postura ideológica que en nada ayuda a los uruguayos, sobre todo a los que estamos en el interior y no podríamos estudiar en Montevideo con lo que sale vivir allá». Correa dijo que si la Universidad de la República fuera más abierta «todos podríamos acceder, pero está muy centralizada y es gratis solo para los que viven en Montevideo, y es una pena, no me alegro para nada. pero por suerte hay estas oportunidades como las universidades privadas en el interior del país».
AGRADECIDA
El caso de Alfonsina Rijo, estudiante de primer año de la carrera de Contador Público de la Universidad Católica es muy similar a la de Ignacio. Con 18 años de edad empezó la carrera y obtuvo una beca por el 50% del valor de lo

Alfonsina Rijo

Alfonsina Rijo

cursos. “Eso hizo posible que me pudiera inscribir y hacer la carrera que siempre quise, porque con mis padres nos pusimos a sacar cuentas y no podría haberme ido a estudia ir a Montevideo, entonces gracias a esa beca puedo estudiar lo que yo quiero y sin irme de mi ciudad”, dijo.
Sostuvo que cuando recibió la noticia se sintió muy preocupada por lo que podía pasar. “Pero nos mandaron un mail de la Universidad diciéndonos que las becas que nos habían otorgado a todos no iban a ser modificadas y eso nos dejó más tranquilos. Aunque nos dijeron que iban a ser rigurosos con el compromiso académico que habíamos asumido al recibir la beca de estudiar mucho y eso además es hasta motivador”.
La joven estudiante opina que “el Estado debería buscar otros mecanismos para recaudar sin tener que poner en jaque a los estudiantes y más a los del interior, que hacemos un esfuerzo doble por salir adelante”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...