- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

El mundo de los muertos creado por los vivos

Ritos funerarios

Muchas son las razones para celebrar la vida, disfrutar de levantarnos y caminar hacia nuestro destino, actuando en forma comprometida con nuestros ideales, pensamientos y sentimientos o simplemente dejando que las cosas pasen como si la suerte decidiera nuestro destino.
Sin embargo, la muerte está ahí, merodeando, como algo que puede aparecer de golpe a cortar ese proyecto que es la vida y ahí aparece ese temor, el miedo a la muerte.
El 1º de noviembre se celebra el día de los “fieles difuntos y todos los santos” y el 2 de noviembre es el día de los muertos, una celebración que tiene orígenes prehispánicos, en todas las culturas del México antiguo, para quienes la muerte ocupaba un lugar importante. Su celebración se da más que nada en latinoamericana y para la Iglesia Católica este día se dedica al recuerdo de quienes murieron.
Esta festividad está declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y acoge en la actualidad a miles de personas que en ese día van a los cementerios o simplemente realizan en casa actividades vinculadas al culto a los antepasados, según cada cultura.
En este sentido también es importante reconocer el valor de la tradición y de la familia para los uruguayos y como en nuestro país con un Estado laico donde este tipo de celebraciones, según el común de la gente (sobre todo la de más edad), “es cada vez menos respetado”.
En el presente informe EL PUEBLO busca reflejar el significado de la muerte en nuestra cultura, recurriendo para ello al estudio realizado por el profesor de historia José Buslón en el Cementerio Central a través del significado de los símbolos que allí se encuentran. Así como también la opinión de quienes están más vinculados por su trabajo con ese mundo de los muertos que los vivos fabricamos.

El temor y ocultamiento de la muerte superó su visión de festejo y exhibición a causa de un “cambio de mentalidad”

“Acá en el Cementerio de Salto la muerte está escondida, es la ausencia marcada de presencia, la ausencia de la persona y la presencia del monumento funerario a través de una representación simbólica, pero no se habla de laIMG_9905 [1] muerte, parece estar escondida”, dijo a EL PUEBLO el profesor José Buslón, que lleva 10 años estudiando el tema de los ritos funerarios en nuestra ciudad.
Sin embargo, tras las recorridas realizadas en el Cementerio Central por el docente con sus alumnos con el proyecto “ante el olvido la historia despierta”, los mismos le plantearon que no veían ningún impedimento en que la muerte fuera exhibida y no se mantuviera oculta. Eso llevó a Buslón a estudiar más el tema para saber que hay detrás de la mente de las personas y de los pueblos para actuar así. “Es algo que tiene que ver con la concepción de la muerte pero también de la vida, porque la gente vive en función de eso”, precisó sobre el tema.
EL TRASLADO DEL CEMENTERIO CENTRAL
Hablar de la muerte nos lleva en primera instancia a pensar en el Cementerio Central y sobre el mismo, el docente precisó su antigua ubicación, en la esquina de Soca y 19 de Abril, hasta que por una cuestión de salubridad e higieneIMG_9904 [2] debió ser trasladado. Su antigua ubicación tenía una orientación para su acceso hacia el Sur – Este y a fines del 1800 fue trasladado hacia su ubicación actual y desde entonces tuvo varias modificaciones en su estructura y concepción.
Con el tiempo, comenzaron a haber algunos problemas con quienes no querían ser enterrados en un cementerio manejado por cristianos y así surge el Cementerio Inglés, Anglicano, en el año 1866. Allí, se enterraban los que no comulgaban con las creencias romanas y también los rusos, hasta que el Cementerio Central pasó a ser dirigido por el Estado. En el Cementerio Inglés, los cuerpos eran enterrados en tierra y no se procedía al rito de la reducción a los tres años que se daba en el Cementerio Central, porque para ellos una vez que son enterrados no se los puede sacar del lugar, explicó el docente.
De esta forma se puede ver una rivalidad en las creencias de los vivos que se extiende al mundo de los muertos.

“La muerte es algo que existe para valorar la vida”, dijo el docente José Buslón tras su estudio sobre ritos funerarios

En los primeros epitafios que aparecían en el cementerio se podían ver en las placas de las tumbas de los muertos reflexiones más emotivas y actualmente solo se colocan los nombres de los dolientes (Ej. “recuerdo de hijos y nietos”) y eso refleja en cierto proceso de evitar mostrar el dolor. Un proceso similar se aprecia a la hora del sepelio, si bien en un principio las 24 horas fueron impuestas por una cuestión biológica (para evitar el enterramiento de personas que

Grupo de investigación [3]

Grupo de investigación

simplemente carecían de los signos vitales por un tiempo), actualmente comenzó a verse cada vez más el sepelio a puertas cerradas donde los familiares no acompañan al muerto en su partida. Así como también se evita el dolor de la muerte a los tres años, con el proceso de reducción de los huesos, proponiendo el entierro en tierra para evitar ese momento, el dolor por la muerte. Para Buslón, esto lleva a que la gente viva “de espaldas a la muerte y como no queriendo tomar conciencia de su significado”, dijo el docente. Por ese motivo, en su trabajo con sus alumnos, busca generar la conciencia de que la muerte forma parte de lo cotidiano, no como algo macabro, maléfico o que haya que ocultar, sino como algo natural, que está allí y se da. “La muerte es algo que existe para valorar la vida”, puntualizó el docente.
SEPELIO EN EL HOGAR FAMILIAR
Antiguamente, cuando alguien estaba por fallecer la persona era higienizada por sus familiares y se pedía al sacerdote que fuera a darle la “extrema unción”. En el camino, el cura iba con una antorcha y dentro de la habitación era de esperar que hubieran entre 15 o 20 personas junto al cuerpo, porque no había nada peor que no morir en familia. Después se hacían reuniones con comida y bebida. Lo mismo pasaba cuando moría un bebé, porque se entendía que era un ser sin pecados, un santo y por eso se celebraba su partida, se lo ponía sobre la mesa e incluso a veces su cuerpo era trasladado por la casa de varios familiares o vecinos. Antes del 1900 la muerte entonces era festejada y exhibida. En el caso de las muertes por peste, cuando eso obligaba a que el muerto permaneciere solo sus últimos días, era visto como algo muy malo y ni siquiera se anunciaba en los diarios. En lo que hoy es la esquina de Joaquín Suárez y Uruguay, Verde Miró, que construía cajones funerarios llegó incluso a teatralizar la muerte sobre la vereda, contrataba lloronas y una persona que hacía de muerto en un cajón para exhibir los distintos tipos de cajones que vendía. Después, esto fue cambiando, hasta que el temor por la muerto hizo predominar la muerte ocultada, sin embargo se mantuvieron algunos resabios de lo que se consideraban prácticas macabras.
LA IMPORTANCIA DE LOS PANTEONES
Las primeras construcciones del Cementerio de 1856 fueron construcciones modestas, asociadas a concepciones religiosas, fundamentalmente del cristianismo y estas se mantienen así hasta el 1900 aproximadamente. Se entierra en tierra porque era la concepción de la época y con el tiempo empiezan a aparecer los grandes panteones y tiempo después, espacios como el de la Asociación Española.
De esta forma, se puede ver que hasta el 1900 el Cementerio Central mantiene una estructura bastante modesta y sencilla hasta que aparecen estas construcciones más elevadas (como los panteones) que se corresponden con un cambio de mentalidad en la sociedad. Se da en esta época el proceso de modernización y comienza cada vez más el temor y el ocultamiento de la muerte.
El docente junto a sus alumnos en el proyecto “ante el olvido la historia despierta”, hizo un estudio pormenorizado de varios panteones de destacadas personalidades (como el del Cnel Lucas Píriz), que se destacan por su ornamentación, concluyendo que en el cementerio hay muchos símbolos que si bien en apariencia son distintos sus significados son iguales según la creencia y la cultura y viceversa.
EL MUNDO DE LOS VIVOS REFLEJADO EN EL MUNDO DE LOS MUERTOS
En el centro del Cementerio Central se pueden ver las representaciones funerarias ostentosas de personalidades destacadas o familias acaudaladas y en la periferia se observan nichos de personas que ni siquiera se pueden identificar. Esto puede significar una correlación con lo que pasaba en la ciudad donde los sectores más adinerados estaban ubicados en el centro de la ciudad y en la periferia de los barrios más populares. Esto de alguna manera también esta cambiando y hoy vemos como se construyen casas destacadas por sus edificaciones donde viven personas de alto nivel económico en lugares más alejados y esto también tiene su correlato con los cementerios porque así comenzaron a aparecer cementerios privados ubicados más en la periferia. “Así, vemos como el espacio territorial del mundo de los vivos se ve reflejado en el mundo de los muertos”, remarcó Buslón.

El reglamento de los cementerios debe aggiornarse a las nuevas costumbres 

“La sociedad del 1900 no es la misma que la de ahora y obviamente los ritos funerarios han ido cambiando o han surgido algunas diferencias a como se hacían antes”, dijo el el Director de Salud e Higiene, Dr. Juan Pablo Cesio al ser consultado por EL PUEBLO.cesiodirector [4]
El Cementerio Central y el Cementerio de Barrio Artigas se encuentran bajo la responsabilidad de la Intendencia de Salto y ambos están regidos por una normativa muy vieja que a criterio del jerarca consultado debe aggiornarse.
En este sentido señaló que algunas normativas se han dejado de lado por el uso y costumbre de la sociedad. A modo de ejemplo, dijo que los nichos deben cubrirse con material blanco y de determinada forma pero con la modernización de algunas técnicas no ponen una placa de granito o mármol sino que imprimen o plotean alguna imagen o una frase. “Si aplicáramos estrictamente el reglamento, eso no debería permitirse, pero eso es algo que ha comenzado a tolerarse, siempre y cuando mantenga las normas de decoro y recato adecuadas a la comunidad”, dijo Cesio.
Las costumbres de los sepelios que se hacían en los domicilios casi no se ven más sino que se hacen en las salas velatorias que además deben estar habilitadas por la comuna.
“En términos generales, todos están autorizados a realizar los ritos que consideren siempre y cuando estén acordes al respeto que se merece el lugar y a las costumbres. Incluso cuando se organizan los reconocimientos a personalidades que han fallecido, siempre se realizan con total tranquilidad y respeto y nunca hubo ningún problema”, puntualizó Cesio.

Cementerio Slaviano:
Un cementerio con origen en el dolor de un hombre por la pérdida de su esposa

Hacia el sur del barrio Saladero, por la callecita de piedras que se recuesta a la Seccional Tercera de Policía hay que Slaviano [5]ingresar y avanzar hacia el oeste varias cuadras para encontrar, a mano derecha, el Cementerio Slaviano. Verdadera paz la que anida en ese entorno alejado de todo ruido ciudadano. Alto portón de rejas en la entrada, donde es frecuente que se acumulen flores que familiares de fallecidos allí sepultados dejan en el suelo cuando encuentran el lugar cerrado, y altos muros en todo el predio resguardan unas 300 sepulturas aproximadamente. Hay días, como el pasado jueves, que también se pueden observar junto al portón de ingreso botellas con restos de bebidas alcohólicas y un importante número de vasos descartables. Cabe recordar que en alguna ocasión (como mediados del año 2013) los responsables de este cementerio debieron denunciar hechos vandálicos (asociados a lo que popularmente se conoce como “trabajos” o “macumbas”) que comprendían incluso profanación de tumbas.
El cementerio es administrado por la Parroquia San Lucas de la Iglesia Anglicanadel Uruguay.
Origen
El origen y concreción de este cementerio en Salto son aspectos que aparecen narrados en el libro “Los rusos en el Uruguay: historia y actualidad”, con estas palabras:
“A finales del año 1971, el señor Juan Herasimchuk, dolorido por la pérdida de su esposa y de acuerdo a sus Cementerio Slaviano [6]convicciones religiosas cristiano-ortodoxas…se dirigió a las autoridades municipales con el propósito de comprar el sitio que ocupaba la sepultura. Ante la negativa de estas le surge la idea de crear un cementerio eslavo. Acompañado por su hermano Lázaro y otros compatriotas visita a todos los eslavos de Salto pidiendo su apoyo. Como resultado formaron una sociedad con personería jurídica llamada Cementerio Slaviano (…) En el año 1973, el cementerio comienza a funcionar. En el mes de mayo, Juan Herasimchuk traslada los restos mortales sin reducir de la señora Eugenia. Este señor murió el 4 de julio de 1990, y fue sepultado al lado de su amada esposa (…) En la actualidad ya hay en el cementerio 274 sepulturas…” (“Los rusos en el Uruguay: historia y actualidad”, libro presentado en nuestra ciudad el 11 de marzo de 2011 en el marco de una Fiesta del Inmigrante).
El rito de que estén juntas las sepulturas de dos personas que se amaron ha sido desde siempre motivo de inspiración literaria. Y justamente, la historia de Juan Herasimchuk y su esposa recuerda, por ejemplo, aquellos versos españoles de la Edad Media (“Romance del Conde Niño”), que cuenta que la sepultura del niño enamorado quedó ubicada a pocos pasos de la de su niña amada y esto ocurrió
De ella nació un rosal blanco,
de él nació un espino albar;
crece el uno, crece el otro,
los dos se van a juntar;
las ramitas que se alcanzan
fuertes abrazos se dan,
y las que no se alcanzaban
no dejan de suspirar.

Cementerio Inglés
El cementerio para quienes no eran católicos romanos

Enclavado en pleno barrio Salto Nuevo (con entrada por calle Yacuí al 500, casi Florencio Sánchez), portón de reja verde con cruz blanca arriba y muros de piedra y ladrillos alrededor, está el Cementerio Inglés, perteneciente a la Iglesia Anglicana y por tanto administrado por ésta. Su origen data de 1866. La donación fue de Richard AlmondCementerio Inglés [7] Williams (1814-1895) aunque se completaron los trámites después de fallecido, con determinadas modificaciones, a través de su esposa Camila L. de Williams (1821-1909). En documentos pertenecientes a la Iglesia Anglicana del Uruguay (Parroquia San Lucas de nuestra ciudad) a los que pudo acceder EL PUEBLO, se lee: “Octubre 22 de 1866. La denominada ‘Congregación Evangélica de Salto’ fue propuesta por el Sr. Grunwaldt, apoyado por el Sr. J. C. Dickinson. En esta misma fecha, Don R. A. Williams, hizo donación de una cuadra de tierra para Cementerio, en el campo Corralito”. Asimismo, por gentileza del Párroco actual de esta Iglesia, Pbro. Dr. Enrique Illarze Delgado, este diario tuvo acceso al Libro de Registro original de los primeros sepelios.
Los primeros sepultados: Vale mencionar entonces que la primera persona sepultada allí fue una mujer de origen alemán, Catharine Rügnitz (recibió sepultura el 22 de junio de 1869), fallecida por aneurisma a los 31 años. El segundo sepultado, fue un carpintero llamado Stephen Polglass (recibió sepultura el 31 de julio de 1869), fallecido por varicela a los 34 años de edad.
El servicio del Cementerio Inglés, de alguna manera responde a la necesidad de sepultura de aquellas personas que no eran católicas-romanas. Sucede que “el cementerio común, como camposanto, no recibía a quienes no eran católicos romanos, por eso hay (sepultados) no solamente anglicanos, también luteranos, metodistas, masones, librepensadores, hasta ortodoxos rusos…”, explica Illarze. Y por eso, agregamos nosotros, es que se puede observar en algunas tumbas la conjunción de dos símbolos: la cruz del catolicismo (aunque no romano) junto a la escuadra y el compás (de la Masonería). Es oportuno aclarar que actualmente sí este cementerio es considerado “Camposanto”, pues en el año 1910 llegó a nuestra ciudad el Obispo de las Malvinas (allí estaba el Obispado para toda América antes de pasar a Bs. As.) y la consagró como tal. Y es así también que se explica que se lea en las lápidas no solamente apellidos como Jones, Dickinson, Burnett o Hardy, sino también Arrestia, Gaudín (muchos) y tantos más….

Álvaro Henderson, representante de Réquiem
“La empresa está abierta a todas las posibilidades”

Desde su experiencia, ¿qué cambios se advierten a través del tiempo con respecto a los requerimientos a la hora de llevar a cabo un servicio fúnebre?-“Uno de ellos es la cremación, que se está adoptando lentamente cada día más, estimamos que cada 20 servicios se solicita una cremación en nuestra empresa. Otro aspecto es el tiempo de duración del velatorio, que es más corto.
Muchos familiares acceden a que el sepelio sea en un menor lapso de tiempo. Los velatorios nocturnos tienden a desaparecer, depende de varios factores pero se da con frecuencia. Por ejemplo: hora de fallecimiento,cantidad de familiares y la agonía del propio fallecido (si venía de una larga internación etcétera).Féretro cerrado, algunos familiares pretenden que se cierre el féretro, cosa poco probable hace unos pocos años atrás.El uso de los vehículos hacia el cementerio depende especialmente del tipo de servicio que se otorgue o que el cliente adquiera. En los servicios de mayor valor son pocos los familiares que se trasladan en los autos de la empresa. La empresa lleva siempre los vehículos igual ya que se puede dar la posibilidad de tener que llevar algún familiar a domicilio”.
- ¿De acuerdo al credo de cada persona, ¿cómo actúa la empresa?, ¿cuáles son las solicitudes más frecuentes?

-“La empresa está abierta a todas las posibilidades con respecto a las creencias religios de los familiares y deseos del fallecido, desde quitar la cruz en la sala velatoria como en la carroza fúnebre, el álbum etc. No se encuentran en el medio social de nuestra ciudad una diferencia religiosa muy sustantiva, como puede ocurrir en ciudades más grandes. Mayoritariamente nuestra sociedad es de religión católica.
Recordemos cuáles son los servicios que brinda Réquiem a sus clientes.
Nuestra empresa brinda un servico de superior calidad hacia nuestros clientes, integral en todos sus términos. Desde el comienzo, Réquiem se enfoca en el momento que esta pasando el familiar y pone toda su energía en que sus familiares tengan un servicio digno e íntegro siendo nuestro único propósito sostener y acompañar a los familiares en este doloroso momento. Los familiares una vez contratado el servicio tanto particular como el de nuestra previsora no tiene que preocuparse de ningún tipo de contacto con respecto a trámites, certificados médicos, los del momento como los sucesivos corren por cuenta de nuestro personal que se encarga de tener todo pronto y gestionado para el cliente. Las salas velatorias se encuentran diseñadas para obtener la mayor privacidad y comodidad posible. Un living room cómodo y acondicionado específicamente para la comodidad, una cocina con todos los implementos necesarios al pedido del cliente.
Las instalaciones están pensadas en dar intimidad, privacidad y respeto, con acceso en todas las áreas a espacios verdes y utilización de cuero blanco y mucha luz natural. Una flota de autos exclusiva donde también el enfoque es la comodidad del familiar a la hora de despedir a su ser querido. Se ofrece también acceso a Cementerio Parque o la realización de Cremación, asi como traslados desde y hacia todo el país”.
¿Cuáles son las costumbres más usuales hoy a partir del velatorio hasta el sepelio?
-“Los hábitos más usuales de los velatorios es la compra de ofrendas florales, de hecho en el 99 % de los servicios los familiares compran ofrendas florales. Las invitaciones tanto en la radio como en los periódicos también son importantes y usuales; de hecho los familiares se preocupan de que aparezcan. Tenemos también a disposición nuestras redes sociales y web para la manifestación de condolencias, costumbre que se está comenzando a adoptar”.

“Donde las palabras sobran”

“Anteriormente, era muy común que un velatorio fuera llevado a cabo en las Iglesias y Parroquias”, nos dice el principal de Empresa Velatoria Oliden.
“Fue derivándose a domicilios particulares y luego evolucionando, con los locales preparados especialmente.
El motivo de un velatorio, es buscar un lugar donde hacer esa pausa, dando tiempo a la familia y entorno, a reunirse en razón de respeto y cariño, por esa persona.Nuestro cometido como empresa velatoria, es tratar de que el que acude a la misma, encuentre una respuesta de contención con un servicio a la orden, incluyendo trámites, asesoramiento en cuanto a derechos sucesorios y demás, para brindarle tranquilidad a la familia.
Abarca mucho más que un simple servicio, con una guardia además, las 24 hs.
Podemos brindar a los familiares dentro de la sala, un velatorio mixto: eléctrico y con velones.
Según su credo religioso, con o sin un crucifijo.
Por lo general, se mira el cajón como una referencia al servicio, pero va mucho más allá de ello.
Además, en los sistemas previsionales a los que la persona está aportando, muchas veces deja por escrito algunas sugerencias de lo que desea.
Lo damos a conocer bajo una copia de seguridad a los familiares, pero va a quedar a criterio de ellos, lo que decidan en ese momento.
Podemos allí brindarles conocimientos acerca del tema. Muchas veces aceptan el pedido del familiar fallecido, otras tantas no.
Nosotros nos encargamos del velatorio y llevamos adelante momentos muy difíciles, como lo es sin dudas, el de retirar el féretro. Anunciándoles la hora, dándoles su tiempo para despedirse, ya que el horario que se fija, es para estar ya en cementerio.
Y aunque el común de la gente pueda pensar que estamos en esta tarea y es nuestro trabajo, hay cosas a las que uno, no se acostumbraría nunca. Cuando la persona es mayor o viene con una dolencia larga, la familia ya tomó conciencia de que esa persona tiene derecho a descansar, nunca a sufrir.
Pero los momentos más difíciles, son los casos de niños y accidentes en muchachitos jóvenes.
Padres jóvenes, que dejan niños chiquitos.
Y presenciar rodear el féretro, clamando por su padre o su madre, que no los dejen solos en la vida…
Muchas veces, como que las palabras sobran.
Allí se terminan los argumentos.
¿Qué se le puede decir a un niño de corta edad lo que pasó?,¿o a una madre o padre que perdió a su hijo y lo tiene que despedir?
Debe ser el dolor más grande que hay”.

Fernando Rodríguez de Lima – Empresa “La Salteña”
“El servicio de cremación cada vez es más solicitado”

Fernando Rodríguez de Lima desde hace más de dos décadas se desempeña en el ramo fúnebre de la empresa “La Salteña” y nos revela cómo se lleva a cabo el proceso de cremación, una alternativa que hace unos años atrás era muy poco solicitada y ha tenido un crecimiento exponencial.
“Nosotros tenemos el Cementerio Parque y hemos incorporado el crematorio” – señaló.
La cremación puede llevarse a cabo mediante dos procesos; uno que es denominado “cuerpo fresco”, cuando se crema a una persona recién fallecida. Hoy por hoy también se puede cremar restos de personas fallecidas de tiempo.Fernando Rodríguez De Lima [8]
El proceso implica que primeramente sí o sí haya velatorio. Una empresa de Salto o de cualquier lugar del país va a intervenir y luego es necesario cumplir un plazo de 24 horas posteriores al fallecimiento para comenzar con la cremación.
Cabe destacar que todo trámite siempre es encaminado por un familiar.
“La persona en vida puede expresar su voluntad de ser cremada y los familiares lo que van a hacer es respetar dicha voluntad, entonces se procede a la cremación mediante el acuerdo de la familia.
-¿Las cenizas son entregadas a la familia?
-Así es… hay actos de presencia para la cremación, los seres queridos pueden esperar en un sector cercano al crematorio. Hace como una especie de cortejo, de velatorio.
En un lapso de dos horas o dos horas y media se entregan las cenizas y los familiares se la pueden llevar.
O si no se coordina con la empresa y se vienen a retirar en cualquier momento las cenizas. Este procedimiento siempre debe contar con el aval de un familiar directo como ser esposo o esposa, hermanos o sobrinos”.
“El Crematorio del Norte en la actualidad cuenta con un horno de última generación y a veces la gente se sorprende que se quema el cuerpo con el ataúd y el proceso permite que los familiares reciban solamente las cenizas, por la forma en que se crema, en un ámbito de seguridad e higiene.
El horno está programado para hacer el proceso y se crema solo un cuerpo a la vez.
-¿Cuáles son las consultas más frecuentes que se hacen de este proceso?
-“Hay cierto interés de conocer cómo es.
Hay gente que viene, consulta y comienza a pagar la cremación en forma mensual.
Según la edad es la cuota que va a pagar.
-¿Es un procedimiento muy costoso?
-“Una cremación al contado sale en la actualidad 24.840 pesos uruguayos. Por ello si la persona es previsora, puede comenzar a pagar en cuotas”.
Otra de las preguntas más frecuentes es qué se hace con las cenizas.
Algunas personas llevan las cenizas a los panteones u otros lugares de acuerdo a la voluntad del difunto.
Dependiendo de ello es la documentación que el cliente recibe.
Con las guías proporcionadas por el “Crematorio del Norte” se han trasladado cenizas a otros lugares y para hacerlo a otros países es necesario que los clientes lleven a cabo otros trámites.
Pasando a los ritos fúnebres, la empresa “La Salteña” ofrece los servicios de acuerdo a los requerimientos de los clientes; algunos solicitan la cruz e e imágenes y otros no.
“Hay personas que no quieren que se lleve a cabo la sepultura antes de las veinticuatro horas y otras que sí quieren hacerlo. Creo que también todo se hace de acuerdo a las posibilidades de cada uno.
Lo que notan los funcionarios que trabajan en los cementerios es que cada vez menos las personas concurren allí.
El tema de la reducción es algo que la gente quiere obviar porque necesariamente cada tres años es necesario cumplir con este requisito.
“Hoy existe la posibilidad de sepultar en el Cementerio Parque en forma definitiva sin necesidad de reducir los restos. “Que la gente no haga velatorios no es algo común, pero últimamente se está viendo más. En muchos casos los familiares no pasan la noche. A veces vienen con tiempo de estar en vela en un sanatorio, con un cansancio muy acumulado.
Creo que estamos adaptados a lo que van a pedir los clientes. Aquí si las personas pasan la noche se sirve el desayuno”.