El proyecto de reutilización y reciclaje de la UTU recupera parte de basura electro electrónica y requiere más inversión

El proyecto de reutilización y reciclaje de la UTU recupera parte de basura electro electrónica y requiere más inversión
Desde hace más de cinco años, la UTU (Universidad del Trabajo del Uruguay) viene implementando un proyecto de reutilización y reciclaje de lo que se conoce como basura electro electrónica y comprende aquellos elementos domésticos e industriales que quedan obsoletos y no son económicamente rentables reparar como computadoras, radio grabadores, televisores, ventiladores, licuadoras, etc.
El proyecto apunta a mejorar el medio ambiente porque estos deshechos suelen ir directamente al vertedero municipal y contienen elementos que contaminan el medio ambiente como metales pesados y otros componentes.
Esta idea presentada originariamente por los profesores de los cursos de electricidad y electrónica con el aval de la Dirección de la UTU,  obtuvo un premio internacional (en Estados Unidos), por ser una iniciativa de gran interés en un problema que es de todos los países.
Sin embargo el proyecto de reutilización y reciclaje solo se ha podido implementar en parte, porque ambas cosas son diferentes y el reciclaje aún no se ha podido desarrollar.
DESARMAR Y REUTILIZAR
El Director de la UTU, Miguel Ángel Fernández,  comentó a EL PUEBLO, cómo se ejecuta este proyecto, “las empresas o los particulares nos envían sus productos, los muchachos de los cursos de electricidad y electrónica los desarman y retiran aquellos elementos que son de utilidad para repuesto, o material de estudio; a veces tenemos que decir que no, porque no estamos en condiciones de hacer de la escuela una gran vertedero”.
DE MONITORES Y
TELEVISORES SE
RECUPERA MUY POCO
“La reutilización depende de qué tipo de productos nos llegan, en algunos casos hemos recuperado computadoras que las reutilizamos o las donamos a las escuelas, pero en materia de monitores o televisores es muy poco lo que se recupera, podemos rescatar algún elemento como transistores, condensadores, yodos, pero que superan los cursos muy rápidamente; el resto hay que desechar y el plástico si no podemos reutilizarlo a corto plazo vamos a tener problemas con la acumulación de este material. En otros casos se pueden sacar algunos metales como cobre o estaño, que los podemos vender y generar  ingresos; en los casos de aires acondicionados y heladeras es muy poco lo que se puede aprovechar salvo el metal que se vende”, comentó el Director.
EL RECICLAJE
“QUEDÓ PARA ATRÁS”
En este proyecto, el reciclaje “es lo que más quedó para atrás”, el qué hacer con aquellas partes que  no se pueden reutilizar como por ejemplo los tubos  de los televisores,  que son compuestos principalmente por vidrios pero que en su interior contienen elementos como el fósforo que es altamente contaminante y hoy se están yendo al vertedero.
“No hay en el país una empresa que pueda reciclar eso y requiere un procedimiento bastante oneroso que no estamos en condiciones de emplear, sí lo podríamos hacer con las carcasas de las computadoras, que es un polímero plástico y se lo pensaba reutilizar en la construcción de bloques o baldosas en nuestros cursos de construcción,  pero eso no fue posible por la falta de maquinaria adecuada. Necesitamos que el plástico sea procesado, llevado a un tamaño adecuado para que sea mezclado con resina y otros componentes para elaborar los bloques. El proyecto es muy bueno, pero necesita hoy en día un impulso económico para poder llevarlo adelante, ya sea de iniciativa pública como privada”, comentó Fernández.
NO HAY INVERSIÓN
EN EL ÁREA
“En el tema electrónico la obsolescencia es inmediata, sobre todo en elementos domésticos, esto hace que los volúmenes vayan en aumento, en una ciudad como Salto con más de cien mil habitantes, si recibiéramos todos los desperdicios tendríamos en el local varias toneladas. Es un tema que preocupa y las autoridades competentes deberán tomar decisiones sobre el tema,
la reutilización y el reciclaje son dos cosas distintas, nosotros reutilizamos muchas cosas, pero estamos en problemas para el reciclaje que requiere una inversión y si fuera económicamente rentable habrían empresas que lo harían, pero no hay inversión en este tema. La política de deshechos en el vertedero es una pésima política porque a la larga va contaminando otros elementos muy valiosos como el agua y la tierra”, concluyó el Director de la UTU.

Desde hace más de cinco años, la UTU (Universidad del Trabajo del Uruguay) viene implementando un proyecto de reutilización y reciclaje de lo que se conoce como basura electro electrónica y comprende aquellos elementos domésticos e industriales que quedan obsoletos y no son económicamente rentables reparar como computadoras, radio grabadores, televisores, ventiladores, licuadoras, etc.

El proyecto apunta a mejorar el medio ambiente porque estos deshechos suelen ir directamente al vertedero municipal y contienen elementos que contaminan el medio ambiente como metales pesados y otros componentes.

Esta idea presentada originariamente por los profesores de los cursos de electricidad y electrónica con el aval de la Dirección de la UTU,  obtuvo un premio internacional (en Estados Unidos), por ser una iniciativa de gran interés en un problema que es de todos los países.

Sin embargo el proyecto de reutilización y reciclaje solo se ha podido implementar en parte, porque ambas cosas son diferentes y el reciclaje aún no se ha podido desarrollar.

DESARMAR Y REUTILIZAR

El Director de la UTU, Miguel Ángel Fernández,  comentó a EL PUEBLO, cómo se ejecuta este proyecto, “las empresas o los particulares nos envían sus productos, los muchachos de los cursos de electricidad y electrónica los desarman y retiran aquellos elementos que son de utilidad para repuesto, o material de estudio; a veces tenemos que decir que no, porque no estamos en condiciones de hacer de la escuela una gran vertedero”.

DE MONITORES Y TELEVISORES SE RECUPERA MUY POCO

“La reutilización depende de qué tipo de productos nos llegan, en algunos casos hemos recuperado computadoras que las reutilizamos o las donamos a las escuelas, pero en materia de monitores o televisores es muy poco lo que se recupera, podemos rescatar algún elemento como transistores, condensadores, yodos, pero que superan los cursos muy rápidamente; el resto hay que desechar y el plástico si no podemos reutilizarlo a corto plazo vamos a tener problemas con la acumulación de este material. En otros casos se pueden sacar algunos metales como cobre o estaño, que los podemos vender y generar  ingresos; en los casos de aires acondicionados y heladeras es muy poco lo que se puede aprovechar salvo el metal que se vende”, comentó el Director.

EL RECICLAJE “QUEDÓ PARA ATRÁS”

En este proyecto, el reciclaje “es lo que más quedó para atrás”, el qué hacer con aquellas partes que  no se pueden reutilizar como por ejemplo los tubos  de los televisores,  que son compuestos principalmente por vidrios pero que en su interior contienen elementos como el fósforo que es altamente contaminante y hoy se están yendo al vertedero.

“No hay en el país una empresa que pueda reciclar eso y requiere un procedimiento bastante oneroso que no estamos en condiciones de emplear, sí lo podríamos hacer con las carcasas de las computadoras, que es un polímero plástico y se lo pensaba reutilizar en la construcción de bloques o baldosas en nuestros cursos de construcción,  pero eso no fue posible por la falta de maquinaria adecuada. Necesitamos que el plástico sea procesado, llevado a un tamaño adecuado para que sea mezclado con resina y otros componentes para elaborar los bloques. El proyecto es muy bueno, pero necesita hoy en día un impulso económico para poder llevarlo adelante, ya sea de iniciativa pública como privada”, comentó Fernández.

NO HAY INVERSIÓN EN EL ÁREA

“En el tema electrónico la obsolescencia es inmediata, sobre todo en elementos domésticos, esto hace que los volúmenes vayan en aumento, en una ciudad como Salto con más de cien mil habitantes, si recibiéramos todos los desperdicios tendríamos en el local varias toneladas. Es un tema que preocupa y las autoridades competentes deberán tomar decisiones sobre el tema,

la reutilización y el reciclaje son dos cosas distintas, nosotros reutilizamos muchas cosas, pero estamos en problemas para el reciclaje que requiere una inversión y si fuera económicamente rentable habrían empresas que lo harían, pero no hay inversión en este tema. La política de deshechos en el vertedero es una pésima política porque a la larga va contaminando otros elementos muy valiosos como el agua y la tierra”, concluyó el Director de la UTU.

Marisel Calfani: “tiene que ser llevada a Chile o Europa adonde existen plantas de reciclaje”

La Directora de Medio Ambiente en Salto, Marisel Calfani sostiene que tanto a nivel local como nacional no existe un programa que se encargue de darle un destino real a la basura electrónica; entiende que es un tema de preocupación y que es necesario legislar al respecto.

Se hicieron algunos intentos como el de la empresa ANTEL que colocó un receptáculo especial para los deshechos electrónicos  – tales como pilas, restos de artefactos eléctricos y de equipos de computación hasta que se llenó el contenedor que fue ubicado en el Puerto.

“El programa se cerró y por un tiempo no será habilitado.

Es necesario llevar todos esos desechos a Chile o Europa, lugares donde cuentan con la tecnología adecuada para reciclar dichos elementos”.

El programa implementado por Antel, permitió recoger desechos de celulares y baterías en desuso.

Por un tiempo no se podrá llevar a cabo el mismo procedimiento hasta que se retome el tema nuevamente y esos desechos finalmente puedan ser llevados a Europa – donde existe una planta de reciclaje.

“Es un tema muy complicado tanto para interior como para el país; el Estado no le ha hincado el diente todavía a este tema.

Como es tan costoso, a nivel departamental nosotros podemos hacer poco y nada al respecto” – determinó la jerarca.

Como una medida alternativa se sugiere que las pilas sean colocadas en un recipiente aparte, empero para la chatarra electrónica, no se cuenta con las condiciones necesarias para tratarla.

NECESIDAD DEL GOBIERNO DE TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO

Calfani una vez más señaló que este tema debe despertar el interés del gobierno nacional “porque admiten las importaciones de los electrodomésticos y artefactos electrónicos».

Se debería establecer como norma qué hacer luego de que éstos pierdan utilidad.

“Estamos esperando que el gobierno nacional se encargue de este tema” – agregó.

En Chile, Estados Unidos y Europa existen dispositivos que permiten reciclar y re aprovechar la basura electrónica.

Ciertamente para poder volver a utilizar lo desechado se requiere de una tecnología de avanzada, lo que significa una inversión muy grande.

La ambientalista señaló que aquel país “siempre ha apostado a los cuidados del medio ambiente y ha tomado conciencia” y es su gobierno que ha apostado a invertir en políticas de preservación.

EN CHILE

Existe una empresa que se dedica al manejo y reciclaje de residuos orgánicos

agroindustriales desde el año 1982, evitando su disposición en rellenos sanitarios.

Especializada en aportar soluciones integrales en el campo de la agroindustria y en el desarrollo de tecnologías innovadoras para la creación de procesos sustentables en el tiempo.

Por otra parte los residuos orgánicos libres de contaminantes, que son sometidos a procesos de compostación, mejoran la sanidad ambiental.

FUNCIONAMIENTO DE UNA PLANTA DE RECICLAJE

Los camiones depositan la basura en unos grandes espacios sellados para evitar malos olores.

Aquí es cuando se realiza la primera separación de la basura.

A un lado quedan los materiales reciclables para reutilizarlos, y al otro lado caen los residuos orgánicos.

Estos últimos pasan por un sistema de limpieza de metales que hayan podido quedar sin separar anteriormente.

Desde ese lugar pasan a un depósito llamado área de fermentación, donde se mantienen un tiempo hasta que van cayendo y vuelven a ser filtrados, hasta un vertedero controlado.

Es en ese lugar donde se convierten los residuos orgánicos, por medios naturales de fermentación, en abono orgánico que es comercializado para su uso agrícola.

La parte más trabajosa del proceso es la de reciclaje y recuperación de residuos que pueden ser reutilizados.

La separación de elementos, metales, vidrios, papel, se hace en casi todas las plantas de forma casi manual, siendo clasificadas según sean papel, vidrio o plásticos.

Todos ellos caen hasta unos almacenes en los que el metal se separa automáticamente mediante grandes electroimanes.

Una parte de esos residuos irán a un vertedero controlado y los realmente reutilizables se empaquetarán para su comercialización en empresas dedicadas a la distribución y a la preparación de materiales procedentes del reciclado.

Los residuos que no son orgánicos y que tampoco pueden ser reutilizados son llevados hacia una serie de vertederos controlados que no provocan daño al medio ambiente.

En Evolución “tratamos de no tirar nada”, afirmó Federico Schiavi

Federico Schiavi, hace 20 años que trabaja en torno al rubro informático y hace 16 que  preside Evolución.

Consultado para este informe acerca del destino que se le da a la basura electrónica teniendo en cuenta que el local además de venta de productos informáticos, brinda el servicio de reparación, comentó que con todo lo que es desperdicio electrónico por lo general cada tanto se hace una clasificación, “y llamamos a los estudiantes de UTU, ya que muchos productos como capacitores, e integrados, les sirven”.

DONACIÓN

Por otra  parte  y respecto a los monitores CRT que estaban funcionando los han donado a varias instituciones “aunque hoy por hoy ya no se ven ese tipo de monitores, son todos LCD o LED”.

“Tratamos de no tirar nada”, afirmó el titular de Evolución quien agregó que tienen cantidad de cosas en el depósito, “sacamos plástico por ejemplo que hemos regalado a la gente que ha venido, hay algunos chiquilines que piden carcasas de impresoras para sacarle ese material”.

LOS MÁS CONTAMINANTES SE REMITEN A MONTEVIDEO

Asimismo informó que hay una empresa  en Montevideo donde se le remiten algunos desechos, “hemos mandado tubos de monitores porque rotos contaminan mucho. Hay una empresa que se encarga  inclusive del flete, y se manda a través de un proveedor”, indicó.

En PC Informática, se saca y la gente se lo lleva

Por otro lado Pablo Celada, hace cuatro años que tiene PC Informática, casa dedicada a la venta y reparación de productos informáticos. Indicó que cuando se hace limpieza en el taller del local, se descarta lo que no se utiliza como torres viejas, impresoras, grabadoras de CD o DVD, lo coloca en una caja con un cartel que indica “para llevar, y en media hora no queda nada”.

Consultado acerca de productos como los monitores viejos (CRT), que contienen productos más contaminantes, indicó que  “ya no se ven”, inclusive hay clientes que los han querido entregar como parte de pago para los monitores LED o LCD, pero no los acepta.

Además en muchos casos los productos,  tanto torres, como notebooks o  netbooks, que no tienen reparación, se les entrega al cliente, pero sabe qué destino se le da.

Se estima que crecerá 33% en el mundo hacia el año 2017

A nivel local se recomienda «guardar en casa» los desechos hasta que se ponga en marcha una normativa adecuada.

El problema de la generación de electrónicos en desuso está aumentando a pasos agigantados en todo el mundo, y si bien se han puesto en marcha campañas y programas para hacer frente a las dificultades que acarrea, la velocidad de generación de esos desechos supera el ritmo de la puesta en marcha de las medidas adoptadas. En Uruguay, los bajos porcentajes de reutilización y reciclado reflejan la complejidad de la situación.

Se trata de un problema a escala global para el que todas las soluciones parecen parciales.

Desde 1981 hasta 2008, se lanzaron al mercado un billón de computadoras, según datos de Unesco. Diferentes publicaciones internacionales estiman que esa cifra se duplicó en los últimos cinco años. A esto, debe sumarse -según cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones- que a 2012 había 6 mil millones de teléfonos celulares en todo el planeta, cada vez con menor vida útil, producto de los avances tecnológicos y las lógicas del consumo.

Rápido crecimiento

En solo cinco años, el volumen de los artículos que requieren corriente eléctrica o campos electromagnéticos para su funcionamiento que culminan su vida útil a nivel global se incrementará un tercio, alcanzando las 65,5 millones de toneladas métricas anuales, según datos de «Solución al Problema de los Desechos Electrónicos» (StEP, por su sigla en inglés), una iniciativa respaldada por Naciones Unidas en la que participan empresas, gobiernos y ONG.

En 2012, se produjeron casi 49 millones de toneladas métricas de basura electrónica, un promedio de 7 kilogramos para cada uno de los habitantes del planeta, de acuerdo con un reciente informe de esta organización.

A partir de distintas iniciativas, Naciones Unidas quiere poner el foco a nivel global sobre este problema, lo que en inglés se conoce como «e-waste». Ello, tanto por la gran cantidad de piezas con productos tóxicos de estos aparatos, como por el interés económico que surge de las tareas de reciclaje.

Un reciente estudio sobre los beneficios de reciclar los teléfonos móviles, señala que un millón de estos aparatos puede producir 24 kilos de oro, 250 kilos de plata, 9 kilos de paladio y alrededor de nueve toneladas de cobre. Condiciones similares se presentan para el reciclado de computadoras y monitores.

(En base a nota publicada por Luisw Custodio en “El País”)