En seis casos fueron concedidas: 26 reclusos solicitaron la libertad provisional en ocasión de la visita anual de cárceles

En seis casos fueron concedidas: 26 reclusos solicitaron la libertad provisional en ocasión de la visita anual de cárceles

La expectativa se hacía sentir en los húmedos pasillos de la Cárcel de Salto cuando ayer por la tarde, una veintena de presos se preparaban para presentarse ante los Ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y así exponerles sus aspiraciones de poder recuperar la libertad, la que cada año es otorgada por el beneficio de la Gracia a algunos reclusos que cumplen con las condiciones impuestas por la ley para este caso.
En el marco de la instancia denominada Visita Anual de Cárceles, donde dos de los cinco integrantes de la Suprema Corte de Justicia realizan un juzgamiento rápido y al pasar de la situación de algunos reclusos en las distintas cárceles de todo el país, 6 de los 26 presos que se presentaron en esta instancia, obtuvieron la libertad provisional.
Además, el expediente de uno de los casos presentados fue llevado a estudio del máximo tribunal de justicia de nuestro país, denominado Acuerdo de Ministros, integrado por los cinco magistrados para su resolución.
Entre los más de 20 reclusos que se presentaron a probar suerte ante los magistrados que escuchan en breves palabras de sus defensores el estado de sus causas, había presos célebres, a los que les fue negada la libertad.
LA VISITA
Defensas encendidas sobre la virtud personal de los encarcelados y sus óptimas condiciones de reinserción social por su rehabilitación en prisión. Otras apenas argumentadas y algunas con ni siquiera eso, fue lo que se escuchó en una instancia judicial que duró poco más de una hora y media, en la sala de visitas de la Cárcel Departamental.
Allí estuvieron presentes los ministros del máximo órgano de justicia del Uruguay, Jorge Ruibal Pino y Jorge Larrieux, quienes escucharon atentamente las defensas de los abogados y tras un brevísimo análisis, con el expediente en sus manos y con la asistencia de los jueces penales locales que dirigen las causas a su lado, decidían sobre la suerte de los reclusos que allí se presentaban.
Los primeros tres que solicitaron sus libertades y que obtuvieron un fallo favorable, fueron quienes se encontraban procesados por el caso de la exhibición y producción de material pornográfico con la participación de menores a través de Internet. Estas personas llevaban cumpliendo un tiempo de 21 meses de reclusión y se entendió que el mismo fue suficiente. Ahora le  seguirán otras instancias a este juicio.
Otro de los casos, fue el de un recluso que se encontraba cumpliendo prisión preventiva desde el mes de agosto del año pasado, y que era acusado de un atentado violento al pudor contra una menor de edad. Aunque la defensa argumentó que la prueba es confusa y que hasta el momento, no hay acusación por parte de la fiscalía. Los magistrados dialogaron entre sí y accedieron a la petición por entender que el caso lo ameritaba.
La quinta persona liberada fue una mujer, que estaba cumpliendo reclusión hace pocos meses por tráfico de estupefacientes. Aunque hasta el momento, las pruebas no la incriminan en el comercio habitual de drogas, sino en el traslado de pequeñas cantidades las que incluso algunas eran para su consumo.
Y por otro caso similar, un joven que estaba recluido desde el 7 de octubre pasado por estar vinculado al tráfico de drogas. Este era primario y la droga incautada era muy poca. Los ministros lo dejaron ir.
Además, la defensa presentada hacia el caso de un abogado de Paysandú, que cumple reclusión en Salto por el homicidio agravado de su ex pareja, motivó que los magistrados entendieran necesario revisar el expediente en la sesión del Acuerdo de Ministros. Estos, entendieron que con más de 4 años de prisión preventiva, el encausado debería contar con la acusación por parte del fiscal, para tender a dictar una sentencia. Como este mecanismo importante para el desarrollo del proceso penal, no se activó aún, el mismo fue elevado a la SCJ la que decidirá si accede a la petición o al menos, le solicita a la fiscalía que se expida sobre el asunto.
Luego de la revista en la que desfilaron presos como el homicida del médico Pablo Gaudín, tres comerciantes de la zona sur que son familiares entre sí y que vendían droga, el conductor de un auto que alcoholizado provocó la muerte de un motonetista, y un rapiñero de fuste que fue atrapado por vender drogas, y a cuyas peticiones los ministros se negaron a acceder, la cárcel recobró su ritmo normal y los largos pasillos quedaron vacíos.