Exhortan a que se denuncien casos de maltrato infantil

Exhortan a que se denuncien casos de maltrato infantil

El pasado sábado se llevó a cabo en la Regional Norte de la Universidad de la República una taller sobre “Violencia Doméstica y Maltrato Infantil”, actividad que estuvo a cargo de la Victimóloga Gabriela Fusco, constituyéndose una variada audiencia integrada por técnicos, familiares de personas víctimas de dicho delito, docentes y estudiantes de trabajo social.
La instancia fue impulsada por instituciones del medio, quienes tuvieron a su cargo la organización, tales como los centros comunitarios Don Calabria, Zona Este y Club de Niños Nuestra Señora de Fátima, pudiéndose comprobar una importante asistencia de interesados en interiorizarse sobre un tema que aflige a la sociedad toda.
A cargo de representantes de dichas instituciones Marianela Farías, Nancy Borghi y Luciana Debone respectivamente estuvo el abordaje del tema que dentro del recinto se desarrollaba por parte de la anteriormente mencionada profesional.
Las mismas, tras destacar el trabajo que en ese plano también realiza el Coordinador del Club De Niños de barrio La Tablada, Facundo Molina, destacaron la importancia que adquiere el hecho de que dicha violencia doméstica sea detectada a través de los propios niños en los respectivos centros a los que ellos concurren, así como la convicción de que se trata de una situación que avanza en cuanto a número de hechos.
De acuerdo a sus expresiones los casos que llegan a los centros educativos, desde donde se los deriva a la institución que va a tomar medidas que tiendan a paliar esa situación, indican resaltando la trascendencia que adquiere el funcionamiento de la Unidad específica que puso en funcionamiento hace algún tiempo la Jefatura de Policía, así como la Oficina municipal de Mujer y Familia.
CON DESEO DE AYUDAR
Las consultas periodísticas no faltaron para saber de las interlocutoras aspectos específicos del tema, aseverándose que “se debe hablar de maltrato físico y emocional y una vez captada la situación se hace una evaluación con el trabajo de un equipo multidisciplinario, donde se habla con un Psicólogo, pero siempre tratando sobre el niño ya que nunca vamos a detectar un caso. Se buscan todos los indicadores y se analizan qué medidas se pueden adoptar y la forma de trabajar con la propia familia”, se manifestó en la oportunidad.
Cuando se planteó la interrogante sobre cuáles son las formas de manifestaciones de los niños que permiten considerar que son víctimas de violencia doméstica y cuáles son los pasos que se siguen ante el hecho se respondió: “tiene que ver con la característica victimológica  donde debe actuar un especialista para dimensionar lo emocional. De allí se pasa a la Justicia”.
Fueron contestes también en destacar que la violencia emocional es lo más difícil de medir, “pero es lo que a largo plazo se va a ver en el niño”, agregando que los educadores deben “estar muy atentos a la agresividad» que “los propios niños son los que a veces piden ayuda por la situación que pasan en casa y quieren saber qué hacen”.
RECLAMANDO
DENUNCIAS
Luego comienza a entrar en acción el equipo técnico, el que va a la casa, se entrevista a los padres y otros pasos necesarios, señalándose que “se ven muchos casos de niños a los que los padres le dicen que no vayan a la escuela que no sirve para nada, que vayan a trabajar, etc.”, constituyendo ello parte de la violencia emocional. “Ellos acuden a nosotros denunciando a su familia, pudiéndose comprobar que hay casos de madres golpeadas que se desquitan con sus hijos y allí también resulta fundamental el trabajo del equipo técnico y de profesionales”, indicaron.
Más allá de tal reconocimiento al equipo, surgió la puntualización de las entrevistadas en cuanto a reclamar la denuncia de casos por parte de la población, del vecino que observa algún tipo de esta situación. “Cada uno de nosotros como adultos somos responsables y si vemos un caso, tenemos la obligación de denunciar y no esperar a que el otro haga una intervención. Entre todos es que debemos cambiar esta situación en la que los niños son los más vulnerables”, manifestaron.
CASOS Y DENUNCIAS
Muchas veces, cuando se interroga sobre la evolución del número de casos de violencia doméstica, a nivel oficial se pone énfasis en que no se debe confundir número de casos con número de denuncias y que el incremento de estas últimas pueden arrojar conclusiones erróneas.
La respuesta en este caso es que “se dan más casos de niños que  denuncian situaciones y se reciben las mismas de las propias familias”. Otra conclusión es que “muchas veces se niega que esté pasando esa situación, pero luego llegan a nosotros madres que plantean su deseo de salir de la casa y entonces se le debe hacer un acompañamiento”.
Pero además señalaron que “en la primera infancia se observa también ese incremento, pero se han puesto en práctica estrategias de no perder de vista a esas familias, procurando sostén para la madre que está en situación de familia, para que ella misma tenga su proceso que la llevará luego a denunciar”, señalan las interlocutoras quienes reconocen además: “Aún falta encontrar una solución definitiva al tema de violencia doméstica, porque si bien ahora con el servicio especializado dimos un pasito más, estaríamos precisando contemplar aspectos como vivienda y trabajo para que las madres vayan viendo que ellas valen y depende en buena parte de ellas las soluciones”, concluyeron señalando las mencionadas al principio.