Fernando Darío Muñoz Acosta: saxofonista y estudiante avanzado de Magisterio

Fernando Darío Muñoz Acosta: saxofonista y estudiante avanzado de Magisterio

Fue formado en el Conservatorio Departamental de Música y es ejecutante de saxo; también está cursando 3er. año de Magisterio, luego de vivir la experiencia cercana con su madre.
Ésta se recibió luego de criar a sus hijos para cumplir una de sus grandes vocaciones.
Fernando Darío Muñoz (24) comenzó con la música a los 19 años, si bien comenzó a interesarse a los 16 años, saliendo en murga y coros.
Se vinculó al ámbito murguero por influencia de su hermano mayor Diego que ya tenía un camino recorrido en este estilo.
Fue integrante de tres agrupaciones; «Clandestina», «Regalada pa’ la foto y «La Soberbia» de Barrio Uruguay».
- ¿Qué le dejó esa experiencia?
– «Fue muy buena pero al inicio difícil… tenía pocas nociones de poder armonizar con las voces… me costó adaptarme.
Me ayudó el hecho de estudiar un instrumento y la verdad, me gusta mucho estudiar».
- ¿Y por qué la mayoría de los jóvenes presentan dificultades a la hora de estudiar solfeo?
– «Porque es aburrido… es árido, pero es la base de la música.
Es necesario tener disciplina, buscarse una hora y sentarse a practicar».
LA TÉCNICA DEL SAXO
«MI PARTICIPACIÓN
EN LA ORQUESTA JUVENIL
ME DIO LA GRAN BASE»

Fernando eligió el saxo como instrumento de estudio, pues le pareció atractivo y a medida que lo fue conociendo se fue compenetrando aún más.
«De los instrumentos de viento es el que adopta una técnica más sencilla, porque es como el piano… tiene una nota continua a la otra en forma lineal… a diferencia del clarinete que tiene variantes en las posiciones.
-¿Y cuánto tiempo lo llevó adaptarse al instrumento?
– «Aproximadamente dos años; Preparatorio y Primero… recién al tercer año comencé a afirmarme, en la Orquesta Juvenil, dirigida por el Prof. Sergio Mena, también a participar en dúos y tríos con instrumentos de viento.
Mi participación en la orquesta fue la gran base para desarrollarme como músico y está dentro de mis proyectos seguir los estudios de música a nivel universitario».
El saxofón se compone de cinco partes: cuerpo, culata, pabellón, boquilla y pico.
Las tres primeras están soldadas entre sí; la boquilla y el pico (salvo en el sopranino y en el soprano) son desmontables. La boquilla se fija en la parte superior del cuerpo y el pico en el extremo de la boquilla. La familia del saxofón comprende: el sopranino en mi bemol, el soprano en si bemol, el contralto en mi bemol, el tenor en si bemol, el barítono en mi bemol, el bajo en si bemol y el contrabajo en mi bemol. Los dos últimos sólo tienen uso en bandas militares.
El más usado en la orquesta sinfónica es el contralto y más
raramente el tenor, barítono y el soprano.
Fernando Darío disfruta de todos los ritmos musicales, tanto la expresión instrumental, como la cantada.
FORMÁNDOSE COMO DOCENTE
Recuerda un paseo que hizo por el Instituto de Formación Docente de la mano de su mamá y esa experiencia también sumó para que se decidiera a ser maestro y hoy cursa tercer año de la carrera.
Confiesa que siempre le gustó enseñar, pero que la realidad se ve cuando se llega a las clases de práctica docente. Realiza sus prácticas en la Escuela No.9 que es pequeña pero muy acogedora.
A esas primeras clases frente a los alumnos las vivió con muchos nervios…»la primera la preparamos con una compañera… con el pasar de los días fuimos mejorando».
Hace énfasis en que para captar la atención de los educandos se plantean importantes desafíos en la estrategias, porque hoy la globalización tecnológica ha hecho que los jóvenes estén estimulados en varias aristas.
Siempre se tratan de valorar los saberes previos, porque los aportes que los escolares hacen pueden ser muy valiosos y atractivos a la hora de planificar.
«Muchos niños cuando entran al centro escolar, llega la primera mitad del año y aún no saben escribir correctamente su nombre… es bueno incentivarlos, trabajar más con ello para que no se queden rezagados» – reflexionó el joven estudiante avanzado de Magisterio.
-¿Cómo es su relación con los alumnos?
-»Es buena y trato de inspirarles confianza. La mayor dificultad que se pone de manifiesto es la falta de atención que muchos niños tienen en su hogar.
Ello se refleja en la relación con sus pares, en el rendimiento, no cumplen con las tareas y se nota el deterioro en su aseo personal.
Algunos se muestran muy tristes y otros muy ansiosos.
Tratamos de llegar al alumno y cuando se trata de casos complejos se deriva a éste al equipo multidisciplinario.
-¿Cómo ve el terreno artístico joven del departamento?
-»Considero que se han brindado oportunidades interesantes y que es bueno seguir apoyándolas.
En murga se cuenta con mucho apoyo, también para los viajes y proyectos tales como el Encuentro de Arte y Juventud.
El tema de la murga hoy lo tengo en suspenso pero es posible que en algún momento pueda volver.
Se necesita dedicarle tiempo y es muy desgastante…varios meses de ensayo a diario».
Como proyectos a futuro Fernando Darío estudia la posibilidad de formar su propio ensemble de instrumentos de viento y no descarta el dedicarse también a la docencia de la Música.
¡SOY JOVEN!
«Ser joven me lleva a innovar, a pensar siempre en nuevos proyectos».
María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...