Frustrado copamiento en el Cerro cuando el perro los puso en fuga

Frustrado copamiento en el Cerro cuando el perro los puso en fuga

La fidelidad del perro de la familia, domiciliada en calle Joaquín Suárez 1650, salvó al matrimonio dueño de casa que ayer fue víctima de un intento de copamiento armado, en momentos en que miraban televisión tranquilamente en el hall de su domicilio.
Próximo a la hora 22, dicho matrimonio se hallaba sólo, dado que dos hijos jóvenes se habían ausentado rato antes hacia el centro de la ciudad.
Intempestivamente ingresó a la finca una persona portando un arma de fuego, la que procedió a dominar al dueño de casa, al que obligó a voltearse, tomándolo del cuello y arrimándole el revólver al pecho, desde atrás.
Al mismo tiempo un segundo delincuente, en este caso encapuchado, ingresó también y tomó del brazo a la dueña de casa, intentando dominarla. Fue cuando ésta reaccionó, alzando la voz y el perro “Pipo” se abalanzó sobre el delincuente.
La mujer azorada en primera instancia intentó detener el ataque del perro, pero al notar que se trataba de un atracó le azuzó y el can volvió al ataque. Viendo el cariz que tomaban las cosas el delincuente optó por fugarse y su cómplice armado hizo lo propio, cerrando violentamente la puerta tras de sí.
Los dueños de casa no alcanzaron a divisar ningún detalle, ignorando si los delincuentes fugaron en algún vehículo o a pie.
Una vez que se repusieron del susto optaron por llamar al 911 e inmediatamente la policía puso en marcha un fuerte operativo en la zona, el que proseguía anoche, aunque no se tenía conocimiento si había detenidos en relación al hecho.
En este caso la acción heroica de “Pipo”, un policía alemán de alrededor de dos años, impidió que los delincuentes se salieran con la suya.