La cuestión es ¿quién asume el comando?

La cuestión es ¿quién asume el comando?
A la hora de educar…
La cuestión es ¿quién asume el comando?

A la hora de educar…

La actual generación de niños llega al mundo hallando un impresionante avance tecnológico que ha vuelto obsoletos cosas arraigadas en nosotros casi que “ayer nomás”. Sin embargo en el fondo la fórmula sigue siendo la misma. Educar en el amor, pero con la firmeza menester, sin alharacas, pero con límites claros e infranqueables, no sólo son importantes, sino que el mismo niño de alguna manera los requiere y necesita para formar su propia personalidad.

Sin embargo el mundo actual, con proliferación de hogares monoparentales (es decir con un sólo progenitor – padre o madre) y las más de las veces compartiendo la educación en hogares diferentes, a veces con su padre a veces con su madre, pero nunca juntos. Los padres ausentes del hogar en la mayoría de los casosmotivo que ha llevado en alguna medida a “tercerizar” la educación de los hijos, son algunos de los elementos que deben enfrentar y resolver las parejas de nuestros días a la hora del largo camino de la educación y no siempre encuentran la mejor manera de hacerlo, sino que precisamente la complacencia y el confundir amor con mano blanda en lugar de límites claros y firmes, suelen resultar en consecuencias desastrosas.

Cuando son los niños los que logran hacerse del “comando” de su vida, tanto en casa como en los centros docentes, los riesgos son muchos, acechan a cada momento, las drogas, los vicios, las malas compañías, deben ser sorteadas y no siempre se logra hacerlo. Los niños demasiados consentidos son a su vez demasiado inseguros a la hora de enfrentar estos riesgos.

Lo que sigue es un relevamiento de opiniones de docentes y técnicos psicólogos. Además de algunos padres de niños que han s ido consultados por EL PUEBLO sobre este tema.

El testimonio de dos madres

Elena tiene 32 años y un hijo de 5, consultada para este informe no dudó en contestar que el primer problema que surge a la hora de educar a su hijo es que está separada del padre del niño y entonces ya las cosas son distintas porque generalmente no se ponen de acuerdo con los límites y demás enseñanzas.

Asimismo no tuvo inconveniente en reconocer que el niño “es malenseñado”, porque teniendo en cuenta que ella pasa muchas horas fuera de la casa por su trabajo, lo poco que está con él “no lo voy a estar retando”. “Creo que es un poco cargo de conciencia por no estar con él todo el tiempo que quisiera, entonces lo compenso haciéndole los gustos”, explicó.

Para ella falla tanto la educación en la casa, que es muy diferente a la que se recibía hace unos años atrás, como también falla en la escuela porque los maestros no son como antes, no están capacitados como los de antes y están muy limitados, ya que ahora no se puede ni levantarles la voz a los niños.

LA VENTAJA DE NO TRABAJAR FUERA DE CASA

Por su parte Claudia, de 35 años, madre de un niño de 6 años, dijo que trata de inculcarle a su hijo las mismas enseñanzas que le brindaron a ella sus padres, sin embargo afirmó que esto no sería posible sin el apoyo de su esposo con quien tiene una buena relación. Asimismo agregó que trata de no dejarlo mirar mucha televisión, y apuesta mucho al diálogo. Claudia insistió que para ella la gran ventaja es no trabajar fuera de la casa, lo que le permite dedicarse más al niño.

Respecto a la educación en la escuela, coincidió con el testimonio anterior en que ha cambiado, los maestros ya no son tan respetados, y algunos no corrigen siquiera las faltas de ortografía lo que deja claro que la educación está fallando.

Dra. Sarah Ardaix
El desconcierto de los adultos ante la vida y sus múltiples opciones, se refleja en la educación que reciben los niños
Leducación de los niños es una responsabilidad de los adultos referentes, su círculo más cercano, su familia en primer lugar y allí “no puede haber una verdadera educación sin amor” enfatizó a EL PUEBLO, Sara Ardaix, licenciada en Ciencias de la Educación a través de un curso realizado en Italia, quien además cursa actualmente un Doctorado en Ciencias de la Educación con la Profesora Graciela Figerio.
“Uno de los problemas más grandes en la educación de los niños es la pérdida de sentido en que nos encontramos2.  ProEducar XV Dra. Sarah Ardaixlos  adultos, ¿para qué vivimos, porqué vivimos?, son cosas que nos pasan y las trasladamos a nuestros hijos” dijo Ardaix al hacer referencia a la incertidumbre a que se enfrentan la mayoría de las personas que se encuentran avasalladas con un sin fin de propuestas de todo tipo , generando un desconcierto en los adultos con un horizonte poco claro. Esta situación que atraviesan los adultos es volcada de alguna manera sobre los niños, quienes ven en ellos su patrón de referencia.
Los tiempos en que vivimos, marcan una explosión en los medios de comunicación que están a nuestra disposición, con tanta oferta que lleva a perdernos, generando una comunicación superficial al intentar abarcar todo sin estrechar los lazos más íntimos como los de la familia, sintiéndonos solos a pesar de la gran oferta comunicativa que se nos brinda.
En este sentido, Sara Ardaix señaló que “la educación es comunicación” y las dificultades en esta última muestran sus efectos en la primera, además “la educación se alimenta del ejemplo” y las acciones de los adultos son el punto de referencia de los menores, lo que no hace extrañar que después los niños arrastren dificultades, argumentó Ardaix.
“Tenemos que educarnos para ser personas y así poder educar luego a otras personas, porque si un ser humano vive completamente solo se convierte en algo menos que un ser humano” dijo la especialista en educación.
LA HIPERACTIVIDAD
En lo que tiene que ver con una de las dificultades para la inserción de los niños en el ámbito educativo formal que más se ha difundido en los últimos tiempos, como lo es la Hiperactividad infantil, (un trastorno que genera déficit de atención y exceso en su actividad motora), la especialista comentó que el profesional que calificó la hiperactividad como una patología, en el año 2012 poco tiempo antes de morir  reconoció haber inventado el síndrome y que nunca pensó que los niños serían tan medicados por esta causa.
Actualmente para tratar la hiperactividad se suele recetar el Retalín, un medicamento que puede provocar problemas de corazón y otros efectos secundarios sobre el sistema vascular, sistema gastrointestinal, sistema endocrino, sistema nervioso-central como por ejemplo: ansiedad, irritabilidad, agresividad, nerviosismo, depresión emocional, gestos nerviosos, tics, empeorando la situación anterior.
CALIDAD Y CANTIDAD DE TIEMPO EMPLEADO
Una de las soluciones que Sara Ardaix maneja ante esta situación pasa por el cambio en la actitud de los adultos y en este sentido resaltó que “mientras los adultos no asuman la responsabilidad que les corresponde en la educación de sus hijos superando sus propios problemas para atender y hacerse cargo de la atención que requiere un niño, seguiremos de esta manera” dijo, agregando que  “un niño necesita tiempo, tiempo dedicado, no solamente tiempo de calidad sino también en cantidad, tiempo dedicado efectivamente, sino el niño aprende a ser persona con otros, o con contactos virtuales y no con la familia, los padres deben tener la capacidad de dialogar, escuchar” destacó.

SABER PONER LÍMITES
Otro de los puntos más importantes en la educación de nuestros hijos pasa por “poner límites”, al respecto Ardaix dijo que “un niño que crece sin límites es una persona frustrada, los límites son fundamentales, ser amigo de nuestros hijos sin poner límites es inútil, pero además de ponerlos hay que mantenerlos, y algo que es muy difícil de alcanzar es que el niño entienda el porqué del límite” comentó.

NO PASAR MÁS DE UNA HORA FRENTE A UNA COMPUTADORA

La tecnología  ha llevado sus avances a los niños, y cada vez hay más juegos interactivos que se realizan a través de la computadora, a esto se agrega la vedette de las redes sociales que llevan a los niños a exponer su vida a través de sus perfiles o sus blogs generando un mundo virtual en el cual se sumergen, con “amigos” a los que muchas veces nunca han visto personalmente y a quienes les exponen sus estados de ánimo y sus vivencias diarias, con más frecuencia que a los integrantes de su familia.
Sobre este punto, la especialista en educación comentó que se aconseja que los niños no estén mas de una hora frente a la computadora, remarcando “la necesidad de tener espacio para las relaciones de carne y hueso y el contacto personal que permite construir de otra manera su propia identidad”, concluyó Sara Ardaix.
Psicóloga Lucía Minutti
Somos los adultos quienes debemos guiar la educación de los niños
La disciplina es el proceso por el cual enseñamos a un niño a entender sus límites.
Cada niño es diferente, pero hay cuatro razones básicas por las cuales la mayoría de los niños se portan mal, con  algunos ejemplos para los padres de maneras de disciplinarlos
Los niños piensan que “pertenecen” solamente cuando son el centro de atención o atraen la atención de otros.
Los padres pueden ofrecer su atención por buen comportamiento. Para desanimar comportamiento inapropiado, se pueden establecer rutinas y tiempos especiales para pasarlos a solas con el niño.
Los niños piensan que ‘pertenecen’ cuando están en control o cuando pueden probar que nadie les puede decir qué hacer.
Los padres pueden ser amables pero firmes, poner límites razonables, ofrecer opciones, y dirigir al niño a otra actividad más apropiada.
En vez de criticar y castigar duramente, los padres pueden fomentar la confianza entre ellos y sus niños, hablándoles y permitiéndoles expresar sus emociones y sentimientos.
ATENCION A LOS TRASTORNOS EMOCIONALES DEL NIÑO

niñosLa Psicóloga Lucía Minutti – quien forma parte del equipo multidisciplinario que se desempeña en “Casa Grande” (iniciativa médica que trata las problemáticas mentales y psicológicas de niños, adolescentes y adultos) expresó que la institución tiene un servicio para niños que funciona en el nuevo Plan de Salud Mental – enmarcado en el Sistema Nacional Integrado de Salud que abarca niños entre 0 a 25 más docentes y personal de la salud en general.
Nos referimos al programa de Psicoterapia; son derivados a través  de los concebidos como Comités de Recepción de niños y de adultos.
En esos comités se cuenta con psiquiatras de niños, psicólogas y asistentes sociales que hacen las derivaciones a Psicoterapia.
INFLUENCIA DE  LAS PRÁCTICAS DE CRIANZA

- ¿De qué forma incide en el perfil del infante actual la relación padres – hijos?
- “Considero que lo que si ha variado es la manera de ser niño en el pasado y en la actualidad.
Hay una variedad de factores que terminan influyendo en las prácticas de crianza, que han variado sustancialmente.
Desde una educación donde primaba una sola palabra, que era del adulto a una situación casi opuesta.
También el niño asumía las órdenes y actuaba como si no tuviera conciencia y los adultos decidían todo por él.
Hoy nos hemos ido de alguna forma para el otro lado y el niño tiene su palabra y está bien que la tenga.
Debe jugar su rol protagónico en el núcleo familiar y en el centro educativo y está bien que sea así.
Pero somos los adultos quienes debemos guiar esa educación.
La cuestión es que el adulto ha perdido un tanto su rol de educador, a fin de garantizar un desarrollo integral adecuado en el niño.
Éste último no está capacitado ni maduro para decidir ciertas cosas.
Por ejemplo, en situaciones de separación de sus padres, si quiere vivir con uno o con el otro.
Los padres no pueden perder el rol de educadores, sin importar que vivan juntos o separados; esta función es inherente a la condición de padres, que deben hacerse cargo”.
Ello parte de lo que es la crianza; antes imperaba la presencia de algún adulto en el hogar, mientras que hoy la mayoría trabaja todo el día y esos chicos están la mayor parte del tiempo solos, entonces se hace difícil mantener cierto orden, al tener que desarrollar varias tareas fuera para lograr el sustento.
Ningún niño aprende las cosas en una primera instancia, sino que es necesario ser consecuentes en la educación.
Muchas veces que el chico haga caso omiso a las normas es algo normal, lo que no lo es, es que el alumno permita todas las veces que ello suceda.
El niño de hoy es diferente, incluso tiene otra  forma de aprendizaje, en una multiplicidad de tecnologías en las cuales accede de otra manera.
¿Cómo hacen en esta época los adultos para ejercer las funciones de guía?
No puede pasar que niños de 12 ó 13 años se manden solos y decidan por sí mismos, que estudien o no, que vuelvan a cualquier hora.
No obstante, es justo que los pequeños hagan oír su voz porque de esa manera irán apropiándose del lugar en que viven y aprendan a discernir lo bueno de lo mano.
No significa entonces que el adulto deba replegarse en las funciones de crianza.
También los docentes se encuentran hoy con una diversidad de situaciones y mundos diferentes y dentro de ese contexto, debe enseñar.
No resulta productivo ver al mundo pasado como mejor sino trabajar para encontrar de qué manera los adultos “seguimos siendo garantes y guias en la crianza y la responsabilidad que tenemos para con nuestros niños y jóvenes”.
Maestro Fernando Mesta: no podemos seguir usando en educación las herramientas de 20 años atrás

Fernando Mesta, Director de la Escuela No. 4 de Tiempo Completo, desde su posición de docente brindó su punto de vista con respecto a este tema. “No se trata de que el niño se vea impedido a cuestionar, pues es necesario que tenga su opinión formada.
No podemos seguir utilizando en la educación, las mismas herramientas de hace 20 años atrás”.eSCOLARES.JPG
En cuando al abordaje de situaciones por parte de los maestros, el docente entiende que “no se pueden tomar decisiones sin tener una formación, información, lectura y sin un soporte teórico con fundamentos”.
Hay otras cosas que se deben resolver pura y exclusivamente en el entorno familiar.
-¿Cuáles son los trastornos psicológicos más comunes que se visualizan en los niños?
- “Existen muchas problemáticas que nosotros como docentes podemos intuir, pero no resolver ni abrir opinión.
El diagnóstico le corresponde a un profesional especializado.
Y esos casos complejos a veces se dan, donde los padres nos exigen que los maestros puedan detectar, por ejemplo  esos alumnos hiperactivos deben ser evaluados por la psicóloga y psiquiatra infantil y neuropediatra. No es el docente el calificado para diagnosticar al alumno. El maestro debe enseñar y adaptarse a los cambios y al contexto.
Las relaciones interactivas docente-alumno se producirán de manera favorable en la medida  que entre ellos fluya una comunicación efectiva recíproca.
Por esta razón, merece especial atención la consideración de la comunicación como parte de los elementos básicos que permiten entender los procesos de interacción alumno-profesor.
En el aula de clases, los contextos de interacción se construyen en la medida en que tanto alumnos como maestros van participando e interactuando conjuntamente, es decir, van poniéndose de acuerdo en cuanto a la forma de participación que les corresponde.
El salón de clases constituye un espacio donde la comunicación se establece bajo una serie de reglas cuyo cumplimiento hace posible que alumnos y profesores puedan comunicarse recíprocamente.

¿ES TAN SENCILLO LOGRAR LA INTERACCIÓN DOCENTE – ALUMNO?

La tarea de educar es por encima de todo una labor humana, una tarea que debe realizar el educador.
Es una transmisión de conocimientos pedagógicos, personales, morales, éticos…, que debe asumir todo educador que se precie, pero hay días en los que muchos de los docentes, salen de la clase, con una sensación semejante a lo que sería volver del campo de batalla.
A menudo, la conducta de los alumnos  – sobre todo de los pre adolescentes – es rebelde y se muestran totalmente alejados de la realidad de la etapa que vivieron las pasadas generaciones escolares.
Pareciera que su trabajo, ligado a los procesos de enseñanza-aprendizaje, quedó en un segundo plano y a lo largo de la jornada quedan enfrascados en enfrentamientos de más o menos intensidad con el grupo de alumnos.
¿Cuál es el papel de la familia ante la falta de disciplina y poder recuperar el respeto en las clases?
Diez años atrás sería impensable dirigirse a un profesor con semejante dureza.
Hoy, el entorno escolar se ha vuelto más hostil y el comportamiento de algunos alumnos es  en ocasiones  difícil de controlar y entorpece continuamente el desarrollo de una clase y, en definitiva, el fin último de la educación: enseñar y aprender.
Los alumnos continúan deambulando por la clase, siguen charlando, como si no existiera el docente.
¿Cómo impartir los conocimientos en este ámbito?
Lo peor es que las familias están al tanto de lo que sucede pero no hacen o quizás no pueden hacer nada.
Hay alumnos que faltan continuamente al respeto en clase al profesor.
También hay padres que lo hacen y no están de acuerdo con nada, sólo protegen a sus hijos.
Hoy los alumnos no tienen sentimiento de culpa ni de arrepentimiento ante una falta de disciplina, y mucho menos si son enviados a casa.
Antiguamente un maestro tenía autoridad porque la propia sociedad se la otorgaba.
Mucha culpa del comportamiento de ciertos alumnos la tienen los padres, por no asumir la parte que les toca en la educación de los hijos.
La educación empieza en la cuna y no podemos responsabilizar a los maestros y a la escuela de una educación que ha de ser compartida.
“Los límites de la escuela no son los mismos que se establecen en el hogar; si el niño tiene una libertad total y llega a la escuela donde se le marcan ciertos límites hay enfrentamientos.
Por eso lo principal es que el docente esté bien informado, tener un buen soporte teórico.
Es lo que hemos acordado con el equipo de maestros de la Escuela No. 4.
Siempre decimos que para tener tolerancia, hay que partir del respeto.
Cabe el ejemplo de dos niñas que estaban peleando por una muñeca de trapo y al tirar de un lado y del otro hasta que ésta se rompió y se perdió el relleno.
Así sucede en la vida real cuando no hay acuerdos y tolerancia.
Y cuando sucede algo, en vez de individualizar y culpar, analizamos en conjunto la situación, buscando concientizar a los alumnos para que el incidente no se vuelva a repetir”. Explicó el Director Mesta.
Rogelio Leites. Maestro y Sub. Director del Colegio Salesiano
La educación infantil tiene grandes pilares
“La educación tiene tres grandes pilares sobre los que se sustenta, y creo que todo modelo educativo que quiera fiarse de ser bueno y de realmente responder la iniciativa de permitir el crecimiento, el desarrollo y la emancipación de cualquier persona, tiene tres grandes pilares. El primero es la familia, sin duda alguna. A raíz de la capacidad que tenga la familia en función a posibilitar el desarrollo, el aprendizaje y la emancipación de una persona cualquiera, necesita de una institución que se dedique  en la medida de sus posibilidades a enriquecer el bagaje cultural propio de una época, propio de un lugar, propio de un momento determinado y que tenga que ver también con aquellas concepciones que culturalmente sean tenidas en cuenta como positivas y como necesarias para el desarrollo de esa persona. No es lo mismo el crecimiento y desarrollo hoy en pleno siglo XXI que lo que fue en el año 1800 y 1600.
Hoy nos encontramos con esa tercera gran pata del aprendizaje y el desarrollo que tiene que ver con la cultura. Si bien no incide directamente en lo que es el proceso de aprendizaje o en los procesos de crecimiento, tienen un peso muy importante, y son los que determinan los factores históricos, los factores políticos, los factores tecnológicos, que fluyen en una sociedad y que de alguna manera pueden favorecer el aprendizaje o entorpecerlo. Decisiones políticas pueden dejar a todo un país, a toda una nación sin educación. Decisiones políticas pueden generar el Plan Ceibal por ejemplo.
¿Las decisiones políticas tienen que ver con la familia y con la escuela? No, no tienen nada que ver, pero están inmersas.
¿La educación actual está en crisis?
Cuando hablamos de crisis de la educación, las dificultades que  tiene en el día de hoy, es que estos tres pilares sobre los que se sustenta el sistema educativo o en los que se sustenta la educación y el aprendizaje, ven ciertas limitaciones, ven ciertas carencias y no logran coaccionarse, ponerse de acuerdo. Articularse en beneficio de todo lo demás.
Entonces creo que la familia hoy es ausente en la vida de la persona, por los tiempos que tienen los padres fuera del hogar, por la libertad mal entendida que posibilita que el sujeto no sea parte de un hogar, sino que tome la vida por otros carriles. Vemos que la sociedad nos exige la cultura, el desarrollo sustentable, las nuevas tecnologías, las tics y no están llevando por otros caminos que poco tienen que ver con lo que por ahí está acorde con lo que la familia pretende, o sí, pero no están articulados, y entonces queda en la lupa la institución educativa como garante supuesto a partir del estado, de que realmente se haga cargo de un proceso que eventualmente no se está haciendo cargo la familia por las carencias que tiene, y porque obviamente la cultura por donde anda, está lejos de ser planificable por decirlo de alguna manera.
Lo que en un momento fue una gran iniciativa como fue el debate educativo,  hoy encontramos que las buenas propuestas e ideas que teníamos en aquel momento no tuvieron de alguna manera las repercusiones que debían ser tenidas. Hoy las políticas educativas gastan un montón de plata en computadoras por ejemplo, sistemas operativos, personal para mantenerlos, pero en las escuelas no hay libros, en las escuelas no hay cuadernos, no hay lápices, no hay gomas. Faltan carteleras, faltan planisferios y demás. Así que por un lado te proporcionan un montón de cosas, y por otro lado te están faltando las cosas que el docente necesita para trabajar.
Las  familias que entienden la preocupación y se hacen cargo de la educación, descubren que las alternativas reales que tienen muchas veces son las escuelas privadas de la educación. En donde medianamente la familia es parte de la dirección del colegio, en donde es parte de la comunidad educativa y pastoral de esa institución y puede tener su voz, puede tener su voto, y puede poner su decisión en cosas que deben ser preponderantes y necesarias realmente para que la educación esté por lo menos en sintonía con lo que el hogar requiere. Entonces ahí por lo menos hay dos instituciones de las tres que necesitamos que están articuladas. El centro educativo, que invierte los modestos recursos que tiene en cosas que son realmente necesarias, la familia que tiene un lugar en donde hacer plantear su voz y tiene un sistema de valores, y un sistema moral. La gran preocupación que tenemos en los centros educativos con la familia es de qué manera articular toda la cultura actual, como las tics y el Internet, ya que esto tiene que ser no un obstáculo para el desarrollo de los educandos , sino que realmente debe ser operativo a los proyectos que la familia tiene.
De alguna manera los colegios que están tratando de marcar como una línea, tratamos de incorporar los mecanismo tecnológicos y culturales, y articularlos a este proyecto de desarrollo para nuestros gurises. Entonces por ahí, por ese lado, vemos medianamente solucionado el tema.
La sociedad está viviendo un momento muy particular, el sistema educativo también pasa por un momento muy especial, por la diversidad que tiene.
La responsabilidad que tenemos los docentes es lograr de alguna manera poner sobre la mesa de juego todas las dificultades que se tienen, todos los desafíos que hay, y junto con la familia poder charlar proyectos que nos permitan estar tranquilos.
¿Crees que hay una indefinición en el papel del maestro?
Yo creo que la sociedad no es que le pida más. Lo que pasa es que ante la impotencia que los demás actores están teniendo, se está pidiendo líderes. Que lideren justamente las opciones que se deben tomar para que todos quedemos tranquilos. Y sin duda alguna, uno de los líderes que  se está pidiendo es el docente. Un docente que enarbole como lo hizo en algún momento todo lo que tiene que ver con el progreso bien entendido y con esa capacidad de autorrealización como se le llamaba antes, y de emancipación como se le llama ahora, de proyección para la persona.
Yo creo que está bien que se le esté exigiendo a la escuela, y que se le esté exigiendo a los docentes esto, porque lo que nos posibilita y los que nos permite, es darnos cuenta de que la gente aún tiene esperanzas en los centros educativos y aún tiene esperanzas en los docentes.  Más allá de las críticas, y más allá de no ponerse de acuerdo con algunas determinaciones que se toman, pero sin duda alguna si se le exige al docente ese rol, y se le está exigiendo más quiere decir que hay una visión positiva de su figura.
Nosotros en Uruguay tenemos una falencia muy grande que es ponernos de  acuerdo, primero que nada en qué sociedad queremos, en qué cosas reales y concretas necesitamos, en qué compromiso queremos de parte de la familia, de los políticos. Qué Uruguay soñamos de aquí al 2020. Cuando tengamos claras esas respuestas y nos podamos poner de acuerdo todos en definir al Uruguay, entonces recién podremos decirle a la educación, señores este es el producto que queremos, por favor inviertan todas sus energías, toda su capacidad y todo lo que han aprendido, en permitir que los niños y los jóvenes del Uruguay se puedan desarrollar. Ahí está el gran tema que aún nos deja en debe con un montón de cosas en nuestro país.
Trasladando un poco la frase de que “todo tiempo pasado fue mejor a la educación: ¿Qué piensa de eso?
Cuando nuestra nacionalidad toma cuerpo, cuando nuestra identidad es realmente reportada, realmente plasmada e intelectualmente llevada adelante, automáticamente  la educación sabe muy bien lo que hacer. Entonces claro que todo tiempo era mejor, pero no porque la educación era buena, sino porque había un proyecto de país en el que nadie discutía que no era lo que se quería realmente para el país, que llevó a poner a Uruguay incluso al techo de decir que era la Suiza de América, en donde todos bregaban por un mismo ideal, en donde todos ponían el hombro con los mismos lineamientos, en donde todos asumían su responsabilidad. Después, cuando se empieza a desfragmentar todo esto, y hoy día estamos a cuarenta años del último gran tropiezo que nos pegamos como nación, en ese momento se desfragmentó esa imagen de Uruguay, se transformó en lo que hoy es una sociedad líquida y no fuimos más que contagiados por esa realidad y nos convertimos en lo que querían que nos convirtiéramos. Al perder el rumbo y la identidad, ahí cae la sociedad, caen los políticos, los gremios, y ni hablar de la educación. Parece muy sencillo pero hay que trabajar mucho y sobre todo desde la familia.
Nora Kosolap. Docente en la escuela 119 y del Instituto de Formación Docente
Indudablemente la primera educación es en la casa
Indudablemente que primero debe comenzar en la casa. Es fundamental la educación dentro del primer agente socializador que es la familia y el hogar. Pero creo que deben darse en conjunto, y más hoy en día en que hay muchas instituciones que atienden a niños desde muy pequeños. Tenemos los Caif que desde que nacen ya los están atendiendo para lograr que haya estimulación temprana de parte del hogar, para luego cuando ellos se inserten en una institución educativa ya tengan cierta base de socialización.
¿Qué puede decirme de la educación actual?
Estamos en una época de muchos  conflictos. A veces reclamamos un poco más de esa atención de parte del hogar porque se le ha delegado mucho a las instituciones educativas. Entonces a veces no podemos cumplir con tantas demandas de orden social.
El docente está preparado para desarrollarse en el ámbito pedagógico pero las demandas sociales son demasiadas, y muchas veces tenemos que descuidar aspectos pedagógicos para atender esas demandas sociales.
El docente se siente muchas veces desbordado por esas otras acciones que tiene que hacer, pero también la institución toda.
Entonces, muchas veces, eso genera malestar docente, y ese malestar es provocado por diversas razones. Dentro de esas razones, esa diversidad de actividades que tiene que desarrollar, y que muchas veces no condicen con la formación que se recibe para realmente desempeñarse como docentes.
En  referencia a las tecnologías actuales. ¿Cómo ve su implementación?
Bueno evidentemente que eso es un avance importantísimo ya que se ha democratizado enormemente la información, es decir, ya no hay obstáculos respecto a los recursos. Hace un tiempo atrás no contábamos con ese recurso y demandábamos bibliografías y otro tipo de cosas que hoy están superadas por la incorporación de las tics. Y también hoy en día otra demanda de las escuelas es la incorporación de la familia, ya que la escuela y el docente se ocupan muchas veces de educar un poco a la familia, y enseñarle un poco el uso de las herramientas, algo que no es fácil porque el trabajo con el adulto es muy difícil y existe una demanda social respecto a eso. También tenemos y sentimos que tenemos esa obligación de trabajar con los padres, cosa que se hace bastante difícil para enseñarles el uso de dichas herramientas de forma racional.
Respecto a las diferencias de la época en la que usted fue a la escuela, con la época actual. ¿Cuáles considera que son?
La diferencia es muy grande, y sobre todo respecto al uso de las tecnologías. Ya que hoy no hay obstáculos para el conocimiento como había en aquella época . Hoy como se ha universalizado tanto, todos tienen acceso a la educación. De hecho, ha permitido lo que llamamos globalización, y lo que para nosotros antes era lejano, hoy para el niño es más cercano incluso que lo que pasa en el propio barrio. Porque están tan cerca de la información que ya no hay distancias aparentemente.
Creo que eso modificó también las estrategias didácticas y los abordajes de las distintas disciplinas.
¿Los niños se sienten atraídos por la educación?
Precisamente ese es el desafío del docente porque ellos ponen en juego toda su creatividad para que el niño se sienta atraído, pero a veces tenemos que recurrir a estrategias que demandan mucha preparación de parte del maestro. El niño va mucho más rápido en esto que lo que a veces podemos ir los docentes. Entonces como “nativos digitales” que son, a veces el maestro se siente desbordado porque el niño supera ampliamente los conocimientos y empieza de forma rápida a demandar más y más.
Pero el docente es el que debe guiar esa búsqueda de información, ese trabajo con las nuevas tecnologías, y eso demanda también muchísimo tiempo, porque al no haber nacido junto con la tecnología, nos cuesta muchísimo. Así que todo es un desafío, ya que la búsqueda de información no es libre porque precisamente la información que circula, en muchos casos es de buena calidad, pero en otros es información chatarra.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...